BLOGS

Archivo de la categoría ‘Aire Acondicionado’

¿Tienen tu casa o tu oficina el ‘síndrome del edificio enfermo’? ¡Combátelo así!

Hasta un 30% de los edificios modernos que nos rodean podrían causar malestar permanente a quienes residen o trabajan en ellos. Si eres asmático, alérgico o tienes problemas respiratorios de cualquier tipo, el riesgo de sufrir los síntomas de los que te hablaré a continuación aumenta considerablemente.

¿Qué es el síndrome del edificio enfermo?

En 1982, la Organización Mundial de la Salud definió el Síndrome del Edificio Enfermo como un conjunto de molestias y enfermedades ocasionadas por la mala ventilación, la descompensación de temperaturas, las cargas iónicas y electromagnéticas, las partículas en suspensión, los gases y vapores de origen químico y los bioaerosoles, entre otros agentes causantes que producen en al menos un 20% de los habitantes un conjunto de síntomas sin que sus causas estén bien definidas.

Ya sea debido a una mala ventilación o a puntos concretos que almacenan bacterias y contaminan el flujo de aire, la consecuencia es una situación constante de indisposición para las personas, que dependerá de su estado de salud o tendencia a sufrir complicaciones respiratorias.
.

Los edificios enfermos más famosos de España son la Torre Agbar, la sede de la Caixa y la de Gas Natural, en Barcelona, y el edificio de Telefónica en Madrid

Casi siempre sucede en edificios con sistemas de ventilación cerrados, en los que el mismo aire circula una y otra vez por cada rincón de los mismos. Aquellos grandes edificios de oficinas en los que las ventanas no se abren y hay moqueta en el suelo por doquier son candidatos a padecerlo.
.

.
Y si sus conductos de ventilación no son examinados y saneados a conciencia y de forma muy regular, se pueden formar colonias bacterianas en su interior que repartan partículas de moho hasta a la última nariz que se encuentre entre sus paredes.
.

¿Cuáles son los síntomas más habituales?

Imagina que la calidad del aire es precaria y viene acompañada de partículas dañinas para tus vías respiratorias, como ácaros, moho y todo tipo de virus.

1. Lo primero que sentirás son síntomas nasales como irritación, aumento de la mucosidad y su coloración —esto sucede cuando aparecen las infecciones—, el combo de congestión y sequedad nasal y su inmediato compañero de fastidio: la tos.

2. De la nariz, a la garganta. Siguiendo esta línea sintomática, notarás inflamación, sequedad y molestias al tragar o hablar.

3. Lo más normal cuando esto pasa es que la irritación te suba a los ojos, provocando un cansancio mayor de lo habitual en los mismos. De ahí al escozor y el enrojecimiento, que sentirás aliviarse cuando pases unas horas fuera del inmueble.

4. Cuando la congestión y la irritación se apodere de tus zonas húmedas en contacto con el aire, se puede producir con facilidad un dolor de cabeza provocado por la mala oxigenación del cerebro y el ataque de los agentes patógenos. Además, puedes notar mareos o náuseas, y un cansancio mental más que justificado.

Lo peor… sucederá si tienes alergia, asma o dificultades habituales para respirar. En estos casos, la permanencia en espacios de este tipo te afectará más rápida e intensamente.

.
¿Qué causas provocan el síndrome del edificio enfermo?

Estamos hablando de edificios cuyo aire disponible está viciado y no se filtra correctamente.

La acumulación de tóxicos de todo tipo es la causante de todas las molestias citadas anteriormente. Y pueden provenir de distintos tipos de focos.

Para empezar, los biológicos (como hongos, bacterias y ácaros), seguidos por los químicos (sobre todo el polvo, pero también multitud de agentes contaminantes como el formaldehído, el benceno y el tricoloroetileno, presentes en pegamentos, pinturas, lacas y productos de limpieza del hogar).

El propio dióxido de carbono que expelemos al respirar también se acumula y nos perjudica.

.
¡Pero atención, no todo se queda en las vías respiratorias!

¿Has notado de qué forma te perjudica cuando sufres obras cerca de tu casa o tu lugar de trabajo? Ese malestar, dolor de cabeza, irritación o dificultades para concentrarte están totalmente fundamentados, puesto que los ruidos y vibraciones resultan muy molestos, hasta el punto de causar indisposiciones tras una exposición continuada.

De la misma forma, es necesario vigilar la ergonomía de los espacios, ya sea para trabajar o para descansar: no ayudan una mala iluminación o insonorización, la humedad excesiva o demasiado baja, ni un equipamiento poco adaptado a la comodidad y salud de nuestros cuerpos, además de los malos olores.

Lo mejor para descubrir si te encuentras en un edificio insalubre es prestar atención a cómo percibes tu propio malestar.

Si se circunscribe a la presencia en el edificio, empieza a sospechar.

Si ves que el sistema de ventilación es común a todo el edificio, que las tomas de aire no funcionan bien o están mal ubicadas, que hay un exceso de fibras y un aire cargado en todo el inmueble en general… preocúpate hasta el punto de realizar una pequeña encuesta entre aquellos otros habitantes del lugar.
.

La Organización Mundial de la Salud considera con el síndrome de edificio enfermo a aquel en cuyo interior sufre la patología descrita al menos un 20% de sus habitantes.
.

.
¿Y cómo combatimos este molesto trastorno?

La solución es, al igual que el origen del problema, estructural: será necesaria una importante reforma que garantice una salubridad aceptable del aire compartido.

Como te imaginas, en muchos casos dicha reforma resulta carísima o muy complicada por factores técnicos, por lo que hay una serie de medidas rápidas que es importante acatar cuanto antes para reducir el impacto del problema.

1. Lo más importante es limpiar los conductos de ventilación con ahínco y regularidad.

2. Si no se pueden abrir las ventanas o buscar nuevas formas de airear el espacio para que se renueve, cuenta con plantas para ayudarnos a llevar a cabo dicha labor.

La NASA estableció una decena de especies vegetales expertas en purificar el aire que respiramos, de las cuales hemos extraído 6 plantas (casi) mágicas que te ayudarán a mejorar tu entorno y tu salud:

3. En cuanto a las condiciones ambientales, respeta siempre una franja de humedad entre el 40% y el 60% y una temperatura entre 22º y 24º.

4. Y para asegurarnos de que no se acumulan tóxicos, opta por eliminar la moqueta y emplea siempre productos de limpieza ecológicos y sin ingredientes perjudiciales para tu salud:
.

.
Si conoces a alguien que sufra estos síntomas en su casa o en su trabajo, comparte esta información para que empiecen a tomar medidas y dejen de sufrir cuanto antes la sintomatología derivada de un inmueble enfermizo.

Todo lo que necesitas saber sobre el suelo radiante, la calefacción invisible y eficiente

Cada vez que entro en un hogar con calefacción por suelo radiante, me fascina su conjunto de características que la hace tan futurista y distinta a las demás maneras de calentar una casa.

Para empezar, notas enseguida que toda la estancia mantiene la misma temperatura de forma increíblemente homogénea, y que no hay ni un solo radiador en las paredes, por lo que se puede aprovechar mucho más espacio para decorar o colocar muebles.

  > Por cierto, ¿tienes radiadores en casa que estás deseando esconder de la vista o el alcance de los niños? Echa un vistazo a nuestro post ideas para cubrir tus radiadores de forma segura.

Pese a resultar uno de los sistemas de climatización más eficientes y prácticos, aún no está ampliamente implantado en nuestro país y todavía muchos piensan que es inaccesible para sus bolsillos.

Pero eso no es necesariamente cierto, y hoy te voy a contar algo más sobre suelo radiante para que lo compruebes por ti mismo.

Foto: houzz.es

¿Cómo funciona la calefacción por suelo radiante?

Es muy sencillo: se trata de instalar un sistema de tuberías bajo el pavimento o superficie del suelo que pisamos en casa.

Por esa red de tuberías circulará agua a una temperatura de entre 30ºC y 40ºC, similar a la que transita por los radiadores comunes de muchas casas.

Esa agua es igualmente calentada en una caldera, por lo que la eficiencia y el consumo energético —y, por tanto, el ahorro o la carestía en nuestras facturas de la calefacción— dependerá del tipo de caldera empleada para mantener el agua viajando a dichas temperaturas.

Una combinación óptima es suelo radiante + caldera de condensación de alta eficiencia, lo que nos ayudará a respetar el medio ambiente a niveles ejemplares mientras nuestro gasto mensual se disminuye respecto a la media.

¿Puedo instalar suelo radiante bajo cualquier tipo de suelo?

La particularidad de este tipo de calefacción es que el suelo viene de abajo hacia arriba, atravesando el pavimento que pisamos.

Por eso es fundamental y necesario que el material sea resistente a los cambios fuertes de temperatura y no se abarquille (es decir, que no sufra deformaciones con cada dilatación o contracción del material).

Algunos tipos de madera estable y bien instalada pueden soportar sin problemas estos cambios térmicos, aunque los suelos que mejor los gestionan son, sin duda, los cerámicos y las baldosas pétreas.

¿Por qué es tan eficaz para calentar toda la casa por igual?

En primer lugar, la red de tuberías que se traza bajo la superficie recorre toda el área de cada estancia, lo que logra llevar el mismo calor a cada punto.

Además, y como bien sabes, el aire caliente se desplaza de abajo a arriba, así que si el punto de partida es el suelo, la temperatura será homogénea y más agradable de forma muy tangible y superior a cualquier otro tipo de calefacción.

¿Por qué tiene fama de caro el suelo radiante?

Obviamente, su instalación requiere levantar el suelo, una obra que a mucha gente asusta de entrada.

Pero esta inversión no es ni tan salvaje ni tan costosa como puede parecer, y la comodidad que disfrutaremos después es tal que, en mi opinión, merece la pena planteárselo.

Por supuesto, si la casa aún está en construcción, miel sobre hojuelas: en esta fase previa resultará facilísimo y económico implementar suelo radiante por doquier antes de preparar el suelo definitivo.

Una vez instalado este suelo radiante podrás colocar cualquier tipo de mueble sin problema alguno y, como extra, tu nueva calefacción invisible te servirá también en verano para refrescar la casa, haciendo correr agua fría bajo tus pies.

Si quieres más información o ayuda de los mejores profesionales para plantearte tu cambio a suelo radiante, no dudes en hablar con nuestros expertos en climatización sin ningún tipo de compromiso.

Y tampoco olvides compartir la información de este post con tu familia y amigos, seguro que les resultará muy útil, sobre todo para los más frioleros en esta época del año.

Salvador de la Casa, de HomeServe, te ayuda a ahorrar y crear con tus propias manos con proyectos, ideas y trucos DIY

Descubre los pros y contras de cada tipo de calefacción

Mi abuela repetía a menudo aquello de que solo nos acordamos de Santa Bárbara —patrona de los dinamiteros— cuando truena. Ella, tan previsora y sacrificada, resolvía siempre los problemas antes de que los demás nos hubiéramos siquiera percatado de ellos.

Cuando se trata del hogar, esta actitud vital resulta doblemente sabia y rentable en todos los sentidos:

  • Cuidar, revisar y mantener antes de que se produzca una avería y la reparación sea más costosa. ¿Una idea estupenda? Contar con buenos microseguros que cubran estos problemas antes de que lleguen a producirse, ya sean eléctricos, de fontanería o incluso para proteger toda tu tecnología.
    .
  • Actualizar, mejorar y valorar alternativas en todos aquellos equipamientos que requieran inversiones y supongan gastos constantes.

Esto cobra especial importancia con nuestros sistemas de calefacción, servicios de imperiosa necesidad en los meses de invierno y partidas importantes en los presupuestos domésticos.

Lo cierto es que existe un desconocimiento generalizado sobre las ventajas e inconvenientes de cada tipo de calefacción, y muchas veces encontramos en un hogar un tipo de climatización que no resulta eficiente ni el más conveniente para su ubicación y estructura.

Hoy voy a repasar someramente este tema para ayudarte a identificar qué tipo de calor le viene mejor a tu casa:

 

Calefacción de gas, subtipos

Tengamos en cuenta que el gas puede ser natural, gasóleo C o gas propano.

Calefacción de gasóleo C

Ventajas: es capaz de calentar grandes superficies.

Desventajas: requiere un tanque de almacenamiento de un tamaño considerable para acumular el gasóleo. Esto exige medidas de seguridad y un mantenimiento exigentes para evitar cualquier tipo de riesgo de incendio o explosión.

Además, se trata de una energía bastante contaminante y sucia para el medio ambiente, y su instalación es más costosa y complicada.

Calefacción de gas natural

Ventajas: no es necesario acumular el gas en nuestras casas, puesto que llega por conducto desde fuera. Además, es una energía bastante más limpia, con un coste más moderado.

Inconvenientes: si no vives en la ciudad, es más difícil que el suministro llegue hasta tu vivienda. Esto lo convierte en un modelo de calefacción más urbanita.

Calefacción de gas propano

Ventajas: este tipo de energía es más potente que la que proviene de la explotación de gas natural.

Inconvenientes: debemos repostar los depósitos periódicamente, aunque su tipo de instalación es menos complicada que la del gasóleo C.

 

Calefacción eléctrica por acumulación

Muy habitual en nuestro país, convierten la electricidad en calor a través de unas resistencias eléctricas.

Ventajas: estos aparatos son económicos, no requieren calefacción ni mantenimiento.

Inconvenientes: solo pueden calentar una zona específica de la casa, por ello se colocan junto al habitante, para concentrar esa producción de calor en su entorno más directo.

Si tu casa es muy grande y requieres calentar grandes zonas de ella, este tipo de energía no te servirá. Además, el consumo energético es muy alto y el calor generado se disipa con rapidez. Además, como te puedes imaginar, produce un calor excesivo en las cortas distancias que puede resultar molesto y poco cómodo.

Calefacción eléctrica por convectores

Los convectores trabajan a partir de una resistencia eléctrica que calienta el aire frío que entra por la parte inferior del aparato, expulsándolo mediante un chorro de aire caliente por la superior. Así, ofrece calor instantáneo que podemos regular con un termostato.

Algunos modelos de convectores, los termoventiladores, incorporan un ventilador en el interior del chasis para que el aire caliente circule más rápido.

El uso óptimo de estos equipos es como complemento a otros sistemas de calefacción más capaces de calentar un hogar de forma versátil y no como única opción.

Ventajas: su instalación es instantánea, basta con enchufar el aparato a la red eléctrica. No emiten gases tóxicos.

Inconvenientes: al igual que con la calefacción eléctrica por acumulación, los convectores no calientan grandes zonas de la casa, sino que son solo eficaces para habitaciones pequeñas, como los cuartos de baño o cocinas de poco tamaño.

Además, tienen a remover el polvo en el aire, provocando problemas para personas sensibles a este, alérgicas y asmáticas. Si optas por un equipo de convección, búscalo silencioso y con termostato, además de mando a distancia.

Emisores termoeléctricos

Conocidos también como radiadores de aceite, transmiten el calor a través de un aceite térmico calentado mediante resistencia blindada de acero.

Ventajas: cada radiador es independiente, así que puedes colocarlos y disponer de su trabajo según tus necesidades domésticas, además de programarlos en muchos modelos. Además, son muy seguros y la temperatura es estable, algo que no sucede con el calor efímero de otras opciones eléctricas.

Se recomienda su uso en casas con niños y animales. Algunos de estos emisores incorporan ionizador, un dispositivo que desprende iones beneficiosos para la salud, porque producen relajación y reducen el estrés.

Inconvenientes: su precio es elevado y no son aptos para calentar grandes superficies (necesitarías disponer de varios aparatos haciendo ese esfuerzo conjunto, lo que elevaría los costes considerablemente).

Caldera con radiador de agua

Es el sistema más habitual en nuestro país. El calor se produce quemando combustible como gas natural en una caldera del edificio o la casa, distribuyéndose hacia los distintos radiadores mediante agua.

Ventajas: ofrece una gran comodidad y, si la instalación es eficiente, modera el consumo energético. Su rendimiento es muy alto, ofreciendo además un calor residual de muy alta calidad, que permanece más rato después de apagado.

Inconvenientes: hay poca disponibilidad del tipo de gas que utiliza en ciertas zonas más rurales, lo que hará necesario un depósito y su recarga periódica. Es contaminante. Además, las normativas europeas para controlar su funcionamiento hacen necesarios cambios estructurales en el sistema que supondrán una inversión económica.

Bomba de calor

Resulta bastante versátil, proporcionando calor en invierno y frío en verano.

Ventajas: requiere una sola instalación para proveer todas las necesidades de climatización del año entero, ahorrando en equipamientos.

Desventajas: es ruidoso y reseca el ambiente, lo que hará necesario que cuentes con humidificadores si tu casa es seca o tienes dificultades respiratorias. Además, el calor no es constante y requiere mantenimientos como el cambio de filtros.

Ahora que ya conoces las claves de cada tipo de calefacción, dinos: ¿cuál crees que es más adecuado para tu hogar?

Si quieres evitar sustos y problemas con tus sistemas de calefacción domésticos este invierno, cuenta con nuestros packs de protección. ¡Te sorprenderá lo económicos y útiles que resultan!

Salvador de la Casa, de HomeServe, te ayuda a ahorrar y crear con tus propias manos con proyectos, ideas y trucos DIY

6 mitos de ahorro en la calefacción que necesitas desmontar ya

Tanto tiempo esperándolo sin que nadie lo creyese. Pero las amenazas se cumplieron.

Y, por fin, llegó el frío.

¿Y ahora, sabes lo que is coming de nuevo? Docenas y docenas de consejos cuñadescos sobre cómo mantener la casa calentita gastando lo mínimo posible.

Pero para defendernos de ese terrible desafío tenemos a nuestra guardia nocturna eléctrica, formada por bravos electricistas de todos los rincones de España, dispuestos a desmontar mitos que te harían perder tiempo y dinero.

Prepárate para descubrir la verdad sobre cómo afectan tus acciones a tu factura eléctrica desde hoy mismo, aguerrido lector.

 

Mito #1: apagar la calefacción sale caro a la larga > FALSO

Ni a la larga, ni a la corta. Hasta ahora se creía que mantener la calefacción encendida todo el día a una temperatura moderada era la mejor solución para evitar esos fuertes arreones que le exigimos cuando llegamos a casa por la noche.

Efectivamente, exigirle a la caldera que nos resuelva el problema en un cuarto de hora es como pedirle a Ronaldo y Benzema que arreglen un partido en los últimos 10 minutos: a menudo, sale caro.

Pero si pasamos muchas horas fuera de nuestro hogar, tenerla encendida todo el día no nos sale a cuenta (cosa que sí servirá si solo salimos por breves periodos de tiempo, como para hacer la compra o ir al gimnasio… y os estoy mirando a vosotros, autónomos que trabajáis en casa).

Durante la noche, nuestros cuerpos necesitan esa reducción de temperatura para dormir bien. Si a eso sumamos una ropa de cama ponderada, podemos reducir la temperatura de 20ºC a 16ºC, ahorrando un 13% por el camino.

 

Mito #2: pintar de negro los radiadores hace que aumente el calor > FALSO

Esta la he oído en no pocas ocasiones durante las visitas invernales a hogares con averías en la calefacción.

La realidad es que el color negro haría que se concentrase en su propio espacio, mientras que los blancos lo proyectan mejor, algo deseable en cualquier casa.

De todos modos, el color no logra una diferencia significativa en el ahorro de energía. Lo importante es mantener las paredes impermeabilizadas y aisladas.

Y si quieres hacer experimentos de proyección y ahorro de energía que SÍ funcionan, prueba a colocar paneles reflectantes en su trasera. Notarás la diferencia.

 

Mito #3: una pequeña estufa es más rentable que calentar toda la casa > FALSO

Desde luego, hablamos de calentar nuestro hogar de forma inteligente: si se trata de una casa muy grande, no será necesario que calentemos todas las zonas si no están realmente habitadas o en uso.

Pero ten en cuenta que las estufas y chimeneas eléctricas portátiles consumen proporcionalmente mucha más energía, produciendo un gasto económico mucho mayor que una calefacción general de la vivienda.

Además, ese calor que generan no es rentable, pues desaparece a los pocos minutos de desconectar el aparato:

 

Mito #4: poner film plástico en las ventanas es inútil para evitar que se escape el calor > FALSO

Aunque, una cosa te diré: desde luego, es muy antiestético.

Nunca me cansaré de repetir el lema de nuestros compañeros especialistas en climatización: la mejor calefacción es un buen aislamiento.

Por eso sí que es buena idea que optimices el correcto cerramiento de puertas y ventanas, pero usando herramientas profesionales, duraderas y estéticas, como los muchos tipos de burletes que existen para cada superficie, material y grosor del hueco.

Toma nota de cómo instalar burletes en tus puertas y ventanas como un profesional de la carpintería:

.
Mito #5: el frío no se escapa por el hueco de la persiana > FALSO

Lo hace, y a borbotones. Por eso es importante que lo aísles, como hicimos en el punto anterior con los huecos de puertas y ventanas.

En este vídeo tutorial rápido y sencillo podrás aprender cómo aislar del frío el tambor de tus persianas, con solo unos pocos minutos de trabajo fácil y una plancha de Porexpan o poliestireno expandido (EPS).

.
Mito #6: para mantener la casa calentita, deben estar todas las habitaciones a la misma temperatura > FALSO

Adapta el uso de la calefacción a tu uso de tu casa. Si no hay nadie en una habitación, apaga su radiador y cierra bien la puerta.

Y si no quieres que dicha estancia robe calor a las demás… ¿Qué debes hacer? ¡Exacto! Volver al punto anterior y colocar burletes en la puerta. ¡Vas aprendiendo, manitas!

Ahora, ayuda a tus amigos y familiares a usar mejor la calefacción y preparar su casa para el invierno que nos espera.

Recuerda:

Y si no quieres que nadie pase frío ni dolores de cabeza al recibir las próximas facturas de la calefacción… ¡comparte el conocimiento! Y te no olvides de que puedes proteger tu hogar de cualquier imprevisto que puedas tener en tu circuito de calefacción.

Salvador de la Casa, de HomeServe, te ayuda a ahorrar y crear con tus propias manos con proyectos, ideas y trucos DIY

Cómo evitar los típicos problemas de estos 3 electrodomésticos en verano

Los meses centrales de la época estival y el duro invierno son los momentos del año en que más ponemos a prueba algunos de nuestros electrodomésticos estrella.

El calor y el sobreesfuerzo llevan a algunos de ellos a su límite en días como hoy, provocando averías y roturas de equipamientos domésticos que pueden ser evitadas con algunas pautas de uso como las que voy a repasar a continuación:

Tu aire acondicionado, a prueba de olas de calor

Uno de los pasos más importantes para reforzar el estado de tu split es llevar a cabo una limpieza rigurosa de todas sus partes, especialmente de los filtros. Además de ayudar al equipo a funcionar mejor con menos energía, esta práctica protegerá tu salud y la de los tuyos al eliminar bacterias, moho y polvo.

Echa un vistazo a nuestro vídeo con instrucciones sencillas para limpiarlo:

Además de esto, es necesario que compruebes el nivel de gas del aparato, tarea en que te puede ayudar cualquiera de nuestros técnicos profesionales de instalación y mantenimiento de aire acondicionado.

Tu frigorífico, en lucha permanente por mantener frío su interior

¿Te imaginas mantener fresca una caja llena de alimentos mientras alguien la abre una y otra vez en pleno agosto y con más de 30 grados en el exterior?

Empatizar con la función de tu nevera te ayudará a corregir comportamientos poco eficientes como abrir su puerta y mirar al vacío en busca de inspiración.

Decide antes qué quieres tomar, ordena bien su interior para encontrar más rápido cada producto, y cierra enseguida.

Si quieres tomártelo en serio y mejorar la salud de tus alimentos, alargar su fecha de caducidad y reducir el consumo de tu nevera, presta atención a estos consejos.

Y sobre todo, no abuses del termostato interior del frigo en estos meses para refrescar aún más los líquidos porque harás que su gasto energético se dispare exponencialmente.

Si el esfuerzo eléctrico de tu frigorífico hace que empiece a hacer ruidos (parecidos a vibraciones, semejantes a los que hace un grillo) prueba a retocar la altura de sus patas para reforzar su equilibrio, o a separarlo unos centímetros de la pared trasera.

También es normal que el calor descomponga antes tus alimentos, sobre todo en el periodo que pasan fuera del frigorífico mientras cocinas. Para evitar que aumenten los olores en el interior, pon un poco de bicarbonato en un vaso de chupito en un estante de la puerta, y absorberá estos efluvios indeseados.

Tu lavadora, más exigida en verano

Te habrás dado cuenta de que la cesta de la ropa sucia sube mucho más deprisa en verano que en invierno. Y es que, aun teniendo en cuenta que las prendas son más ligeras cuando hace calor, el sudor hace que no las reutilicemos como sería posible en temporadas más frías.

Además de este detalle, nos cuesta menos lavar ropa cuando sabemos que en unas pocas horas estará seca frente a este sol que nos alumbra ahora. Por ello es importante que cuidemos de este otro electrodoméstico cuando más trabaja y en un contexto climático menos agradecido para sus circuitos.

El primero consejo es que no llenes nunca el tambor a tope ni lo dejes tampoco a medias. La ropa debe circular con libertad para limpiarse bien, mientras que se aproveche de forma óptima la carga de agua y su calentamiento durante el proceso.

Los otros dos trucos te invitamos a leerlos en este otro post, con 3 trucos para mantener a punto y sacarle todo el partido a tu lavadora.

Una buena idea es contar con uno de estos packs de protección para tus electrodomésticos, que te proporcionarán asistencia inmediata ante cualquier problema, avería o mal funcionamiento, y te ayudarán a mantenerlos siempre a punto y a reducir tu factura eléctrica.

5 trucos para dormir mejor en verano

El Instituto del Sueño confirma que la temperatura ideal para conciliar el sueño está entre los 18 y los 22 grados, una media que se rebasa de forma regular en gran parte de España durante los meses de julio y agosto.

El problema es que las altas temperaturas disminuyen la eficacia de tu descanso y lo fragmentan, provocando numerosos despertares, ya que a medida que aumenta la temperatura en el ambiente, la duración de los ciclos del sueño es más corta.

Además, para dormir necesitamos alcanzar una temperatura determinada, que es el inductor del sueño, ya que el descenso de la temperatura nos produce esa deseada somnolencia nocturna que en verano se retrasa. Por este motivo, nos cuesta también más quedarnos dormidos al principio de la noche.
.

Y por si todo esto no fuera suficiente, tenemos que tener presente que el sueño está directamente relacionado con la secreción de melatonina, una sustancia que se libera en nuestro cerebro en condiciones de oscuridad (adivina… efectivamente, induciendo también nuestro sueño).

El problema es que en verano hay muchas más horas de luz, y la melatonina que producimos comienza a segregarse más tarde, lo que dificulta la conciliación del sueño y provoca un incremento del insomnio.
.

Si tú también tienes problemas para dormir en estas tórridas noches veraniegas, toma nota de estos consejos para descansar mejor durante el estío:
.

1. Usa sábanas de algodón

El satén, la seda o las sábanas de poliéster son muy elegantes y prácticas, pero mejor guárdalas para temporadas más frías. En verano elige sábanas de colores claros y creadas con algodón liviano, como el egipcio.

Permiten a la piel respirar mejor y promueven la ventilación y el flujo de aire en la habitación.

*Truco extra: mete las sábanas en una bolsa hermética y esta, al congelador durante media hora antes de acostarte. Te ayudará a conciliar el sueño con unos deliciosos primeros minutos de frescor.
.

2. Emplea una bolsa térmica para refrescar tu colchón

Es una idea que te servirá igual en verano (llenándola de agua y poniéndola en el congelador) como en invierno (cargándola de agua calentita).
.

3. Apaga todas las luces para refrescar el ambiente

Y haz lo mismo con los electrodomésticos y accesorios eléctricos que no necesites, como cargadores, ordenadores, etc.

4. Reduce la deshidratación nocturna

Gánale a la deshidratación tomando un vaso de agua antes de dormir. La transpiración y el constante movimiento en la cama puede generar deshidratación, por lo que conviene ingerir algo de agua previamente.
.

5. Cambia tus almohadas por otras de alforfón

¡Una almohada fresca en verano es posible!

Y el alforfón es tu mejor aliado para conseguirlo: sus granos no absorben el calor como el algodón. Además, puedes emplear granos de este tipo introduciéndolos en una compresa fría en verano: llena un calcetín con arroz, átalo y colócalo en el congelador aproximadamente una hora antes de dormir. La compresa se mantendrá fría durante al menos 30 minutos, lo suficiente como para dormirte a gusto.
.

Y por último, un consejo importantísimo para tu salud: si usas el aire acondicionado durante la noche para ayudarte a descansar, no lo proyectes de forma directa sobre tu cuerpo y prográmalo a una temperatura suave para evitar cogerte esos típicos catarros innecesarios de verano.

Recuerda que el aire acondicionado es un electrodoméstico maravilloso para sobrellevar los momentos más duros de esta temporada, pero hay que aprender a usarlo con cabeza para no perjudicar nuestra condición física… ¡ni nuestro bolsillo!
..

Publicidad:

¿Tienes pánico a que tu Aire Acondicionado sufra una avería en pleno verano y te deje tirado?

El número de roturas se ha multiplicado este mes y el coste de su reparación puede ser un quebradero de cabeza.

Evítalo contratando ahora nuestra protección para tu Aire Acondicionado a un precio reducidísimo y respira tranquilo. Tendrás a tu disposición a uno de nuestros expertos en todo tipo de climatización: ¡hay uno muy cerca de ti! 😉
.

Los expertos en instalación, mantenimiento y reparación de todo tipo de aire acondicionado te traen consejos para dormir mejor y un seguro frente a sus averías para que ahorres mucho dinero en imprevistos veraniegos.

5 consejos frente al calor – Cómo tener una casa más fresca este verano

 

Somos inconformistas, qué le vamos a hacer.

Nos pasamos ¾ del año soñando con la llegada del verano, con la piel morena, con la arena de la playa… y luego, cuando llega junio, empezamos a quejarnos del calor, del sol, de que se duerme mal, de que “ya nos gustaría poder volver a dormir tapaditos, como en diciembre”.

Por eso, de junio a septiembre tienes una misión doméstica importantísima: convertir tu hogar en tu refugio fresquito a estas olas de calor insufrible.

Tu Aire Acondicionado puede hacer parte del trabajo, pero no deberías apostarlo todo a este as en la manga, pues tu factura eléctrica se puede ver mucho más resentida al enfriar tu casa en verano que al calentarla en invierno.

  • Por cierto: ¿Quieres olvidarte de problemas en tu Aire Acondicionado durante todo el verano? ¡Haz clic aquí y descubre cómo conseguir que te reparemos cualquier avería en menos que suda un pollo!

 

Si estás deseando encontrar tu casa más fresquita cuando llegues del trabajo cada día de este verano, toma nota de las siguientes 5 ideas para transformar y adaptar tu hogar frente al calor, que te ayudarán a ahorrar en tu factura de la luz y a vivir, trabajar y dormir mucho mejor pese a las altas temperaturas:

 

#1 La pintura, el aliado anti-calor más económico

Todas las paredes necesitan un mantenimiento periódico, con un lavado de cara basado en una buena mano de pintura nueva.

Por eso es una gran idea sustituir aquellas paredes de colores más oscuros -que guardan y difunden el calor por toda la casa- por otros colores más fresquitos, tanto a la vista como por su menor retención térmica.

Buenos ejemplos son los tonos pastel suave, los colores turquesa o el tan de moda matiz menta.
.

#2 La madera, tu gran aliado estructural

Nos encantan los techos de madera por su estética campestre y bucólica. Pero además de embellecer y desestresar cualquier espacio, la madera es un material flexible y versátil, capaz de regular la humedad ambiental gracias a su porosidad y resistencia.

Solo necesitas llevar a cabo un buen mantenimiento de la misma, con los tratamientos adecuados a cada momento del año y tipo de exposición climática a la que se enfrenta, para que funcione como el perfecto aislante térmico que es.

 

#3 Ventanas y puertas, cuando más grandes, mejor por la noche

Ya sabes que, durante el día, lo mejor es mantener bajadas las persianas para evitar que los rayos de sol penetren en tus estancias.

Pero cuando el sol se retira, es buena idea abrir y dejar a la brisa y las corrientes de aire pasearse por su casa y refrescarla. Una gran idea para esto es realizar una reforma que amplíe en lo posible el tamaño de tus ventanas, convirtiéndolas en ventanales o, directamente, en puertas.
.

#4 El ladrillo visto, un truco cerámico muy fresquito

Por su composición, el ladrillo almacena la temperatura y es un perfecto aislante para las altas temperaturas.

Los profesionales de la reparación de todo tipo de averías y roturas de Reparalia te traen ideas, trucos y consejos para evitar el calor en casa y estar fresquitos durante todo el verano y sin gastar mucho dinero

Foto: houzz.es

Por eso es una idea genial incluir una pared de ladrillo visto en un salón o dormitorio que estén expuestos a estas durante el verano.

 

#5 Textiles de temporada: evita envolverte en más calor

Muchas veces empleamos las mismas telas a lo largo de todo el año en nuestro hogar, y esto es un error fácil y muy barato de evitar.

Los cobertores de camas y sofás pueden sustituirse por materiales como la seda, el satén, el lino, la gasa o el algodón fino, que no acumulan tanto calor como otros tejidos más rugosos y calurosos de los que tanto disfrutamos en invierno.

Hazte con juegos de verano y juegos de invierno para cubrir tus muebles de descanso, y prueba a enfriar los primeros con trucos como introducir la funda de la almohada en el frigorífico un rato antes de acostarte.

¡Verás cómo te resulta mucho más fácil conciliar el sueño así!

¿Tienes tus propios trucos para no pasar calor en casa este verano?

¡Compártelos en los comentarios! 😉
.

Evita enfermar por un mal uso de tu aire acondicionado. Te explicamos cómo

Los expertos en reparación de todo tipo de averías y roturas del hogar de Reparalia te traen hoy 4 trucos para evitar catarros, alergias, asmas y otros problemas de salud por culpa de un mal uso del aire acondicionado en verano

Nos preocupa tu salud tanto como la de tu hogar. Por eso hemos realizado una gran encuesta este verano, en la que descubrimos que 7 de cada 10 españoles enferma por culpa de un uso indebido del aire acondicionado, ya sea en su casa o en el trabajo.

Y es que, por mucho que Vicente del Bosque nos diese instrucciones desde la banda de no bajar más allá de los 24°C para que la factura de la luz no nos colase un buen gol, aún seguimos desobedeciendo al Míster del sentido común y despilfarrando tanto nuestro dinero como nuestra salud.

No lo decimos nosotros, sino todos vosotros: el 30,8 % de las personas sigue manteniendo el aire acondicionado a temperaturas bajas.

Y cuando decimos “bajas”, nos referimos a entre 24°C y 22°C.

La mala noticia no acaba ahí: otro 20,5% de nuestros vecinos lo mantiene a temperaturas muy bajas -entre los 20°C y los 22°C.

Los expertos en reparación de todo tipo de averías y roturas del hogar de Reparalia te traen hoy 4 trucos para evitar catarros, alergias, asmas y otros problemas de salud por culpa de un mal uso del aire acondicionado en verano

Antes de nada, dos consecuencias inmediatas: cada grado de reducción dispara un 7% el consumo eléctrico (y económico) y aumenta las posibilidades de que te pilles ese “catarro tonto de verano”.

Vicente del Bosque se puede equivocar en una alineación. Pero cuando él e Iniesta te hacían aquel gesto con el dedo para que no bajases la climatización por debajo de los 24°C, tenían más razón que unos santos. Y sin embargo, nuestra encuesta reveló que solo 8 de cada 100 personas -que es, aproximadamente, po-quí-si-mo- siguen esta recomendación.

Si el bolsillo no te duele, lo harán la garganta y la cabeza, en forma de faringitis, rinitis, asma, neumonía, dolores de cabeza, contracturas musculares, lumbalgia y cervicalgia, entre otros.

¿Cómo evitar todos estos dolores cada verano? Atiende y comparte:
.

Limpia los filtros del aire acondicionado

Nunca nos cansaremos de decirte que tu equipo de climatización es el mayor laboratorio biológico oculto en tu casa, a unos niveles de actividad que sonrojarían tu wc, la tabla de cortar de la cocina y el cajón de las verduras del frigorífico.

Los expertos en reparación de todo tipo de averías y roturas del hogar de Reparalia te traen hoy 4 trucos para evitar catarros, alergias, asmas y otros problemas de salud por culpa de un mal uso del aire acondicionado en verano

Ahí se desarrollan, ocultos y alimentados por humedad, corrientes de aire y cambios frecuentes de temperatura, decenas de tipos de bacterías y microorganismos que te pueden provocar y agravar todo tipo de enfermedades respiratorias como asma y alergia.

Por eso cada verano has de llevar a cabo una limpieza completa y exhaustiva de tu equipo de aire acondicionado al completo: no solo extraer y lavar los filtros del aire, sino también limpiar la bandeja de desagüe, los conductos… ¡todo!

Si no tienes tiempo, lo encuentras peligroso o inaccesible, o prefieres quedarte tranquilo, solicita la ayuda de uno de nuestros profesionales especialistas en aire acondicionado para que lo limpie y revise por ti, y garantízate un verano de relax sin enfermedades ni disgustos.

¿Quieres respirar aire más puro? Mejor un aire acondicionado de conductos

La diferencia entre este tipo y un Split de pared es que el primero tomará aire de la calle y lo filtrará a conciencia, mientras que el segundo utilizará una y otra vez el aire del interior de tu casa.

Evita las grandes diferencias de temperatura entre interior y exterior

Causan algo más que condensación y grandes consumos eléctricos ¿Recuerdas aquel anuncio de una bebida con más propiedades que los herederos de la Duquesa de Alba? Ese que decía que en verano caímos enfermos por los constantes cambios de temperatura (del autobús a la calle, a la oficina, al metro, al cine…) pues tenía toda la razón.

Los expertos en reparación de todo tipo de averías y roturas del hogar de Reparalia te traen hoy 4 trucos para evitar catarros, alergias, asmas y otros problemas de salud por culpa de un mal uso del aire acondicionado en verano

Por eso te recomendamos que no se sobrepasen los 10°C de diferencia entre la temperatura de tu casa / oficina y la de la calle (salvo, claro está, los momentos más críticos del verano o el invierno).

Así, en verano es aconsejable poner el termostato en 24°C, y en invierno en 20°C.

Y un truco extra a la salud… ¡de los pajaritos!

Es muy habitual que los pájaros creen sus nidos sobre un aire acondicionado. Por eso, antes de encenderlo este verano, comprueba si ha sucedido esto y retíralo con cuidado.
.
Comparte esta información con tus amigos y compañeros de trabajo, y ayuda a evitar esa imagen tan -tristemente- habitual en las oficinas de todo el país: personas usando pañuelos en sus cuellos en pleno agosto para evitar cogerse el constipado más innecesario del año  :/

 

Trucazo DIY: Cómo hacer un aire acondicionado casero y portátil por 4 duros

Prepárate, porque en esos días de calor extremo y desesperación, esta es de esas manualidades que te granjearán la fama de MacGyver que siempre has merecido y deseado.

Y es que, si no tienes aire acondicionado en casa o en tu residencia de vacaciones, y necesitas crear con tus propias manos un sustituto ecológico, barato y eficaz para reducir la temperatura de la estancia…

¡Hoy vas a conocer una alternativa hand made low cost que seguro que estimula tus neuronas más manitas!

La solución maestra, tan creativa como económica, viene de manos de Debbie Williams y solo requerirá, a grandes rasgos, hielo, un cubo y un ventilador.

¿Preparado para aliviar los meses más duros del verano por cuatro duros?

¡Toma nota de lo que necesitas!

  > ¿Conoces a alguien que no tenga aire acondicionado y se achicharre de calor?
     ¡Comparte esta ideaca con ellos! 😉

Los expertos profesionales en reparación de todo tipo de roturas y averías del hogar de Reparalia, te traen ideas, trucos y consejos para no sufrir el calor del verano con esta manualidad DIY de un aire acondicionado portátil, casero y low cost.

Materiales

  • Un cubo de unos 20 litros con tapa (¡puedes reciclar un cubo de pintura grande!)
  • Un cubo interior de poliestireno
  • Un tubo de PVC de unos 3cm de diámetro por 30 cm de largo
  • Una sierra de perforación de 1 5/8 de pulgada (4,1 cm)
  • Un ventilador portátil de 7 pulgadas (17,7 cm)
  • Un boli o rotulador
  • Un cúter
  • Una botella de agua congelada de 3 litros (o Hielo sobre un recipiente estable)

 

Instrucciones

Los expertos profesionales en reparación de todo tipo de roturas y averías del hogar de Reparalia, te traen ideas, trucos y consejos para no sufrir el calor del verano con esta manualidad DIY de un aire acondicionado portátil, casero y low cost.

1. Coloca el ventilador sobre el cubo -con su tapa puesta- y apuntando hacia abajo, bien centrado sobre la superficie de la tapa.

Ahora, marca su contorno con el boli.

Los expertos profesionales en reparación de todo tipo de roturas y averías del hogar de Reparalia, te traen ideas, trucos y consejos para no sufrir el calor del verano con esta manualidad DIY de un aire acondicionado portátil, casero y low cost.

2 Usa el cutter para cortar el diámetro del ventilador que acabas de marcar. Si la tapa fuese de un plástico muy duro, usa una sierra con dientes finos para realizar esta tarea de forma menos costosa.

Los expertos profesionales en reparación de todo tipo de roturas y averías del hogar de Reparalia, te traen ideas, trucos y consejos para no sufrir el calor del verano con esta manualidad DIY de un aire acondicionado portátil, casero y low cost.

3. Si el ventilador que vas a utilizar tiene soportes o pies, tal vez tengas que quitárselos, con una sierra para plásticos o para metales, según el caso.

Los expertos profesionales en reparación de todo tipo de roturas y averías del hogar de Reparalia, te traen ideas, trucos y consejos para no sufrir el calor del verano con esta manualidad DIY de un aire acondicionado portátil, casero y low cost.

4. Comprueba que el ventilador se adapta bien al agujero que has hecho, quedando bien sujetos, sin caer al interior del cubo.

Los expertos profesionales en reparación de todo tipo de roturas y averías del hogar de Reparalia, te traen ideas, trucos y consejos para no sufrir el calor del verano con esta manualidad DIY de un aire acondicionado portátil, casero y low cost.

5. Perfora 3 agujeros en el lateral del cubo, con una sierra de perforar o con una broca de agujerear.

Los expertos profesionales en reparación de todo tipo de roturas y averías del hogar de Reparalia, te traen ideas, trucos y consejos para no sufrir el calor del verano con esta manualidad DIY de un aire acondicionado portátil, casero y low cost.

6. Introduce el cubo de poliestireno dentro del cubo grande y perfóralo también a través de los agujeros que acabas de practicar, como en la imagen.

Los expertos profesionales en reparación de todo tipo de roturas y averías del hogar de Reparalia, te traen ideas, trucos y consejos para no sufrir el calor del verano con esta manualidad DIY de un aire acondicionado portátil, casero y low cost.

7. Toma el tubo de PVC y recórtalo en 3 piezas de igual longitud, con una sierra dentada. Estos 3 tubos serán las salidas de aire frío de tu aire acondicionado do it yourself.

Los expertos profesionales en reparación de todo tipo de roturas y averías del hogar de Reparalia, te traen ideas, trucos y consejos para no sufrir el calor del verano con esta manualidad DIY de un aire acondicionado portátil, casero y low cost.

8. Introduce estos 3 tubos en los agujeros y asegúrate de que quedan bien sujetos. Puedes utilizar para fijarlos algún tipo de pegamento, o una espuma expansiva de poliuretano, por ejemplo.

Los expertos profesionales en reparación de todo tipo de roturas y averías del hogar de Reparalia, te traen ideas, trucos y consejos para no sufrir el calor del verano con esta manualidad DIY de un aire acondicionado portátil, casero y low cost.

9. Vamos con la tapa del cubo interior de poliestireno: recórtala lo suficiente para que pase el aire del ventilador y quede bien sujeto y aislado el interior. Este paso no es imprescindible, pero el material del cubo interior conseguirá que la temperatura inferior de su interior se mantenga durante más tiempo y, así, el efecto de enfriamiento se prolongue (la autora del proyecto calcula que puede durar dando aire frío unas 6 horas).

Los expertos profesionales en reparación de todo tipo de roturas y averías del hogar de Reparalia, te traen ideas, trucos y consejos para no sufrir el calor del verano con esta manualidad DIY de un aire acondicionado portátil, casero y low cost.

10. Coloca la botella con agua congelada dentro de ambos cubos (también puedes usar directamente hielo en cubos sobre un bol, calculando que el agua derretida no lo rebose, para tu comodidad a la hora de reemplazarlo por más hielo), cierra la tapa de poliestireno, cierra la tapa de plástico con el ventilador incrustado en ella, y enchufa tu nuevo aire acondicionado portátil low cost a la corriente eléctrica para probarlo.

Los expertos profesionales en reparación de todo tipo de roturas y averías del hogar de Reparalia, te traen ideas, trucos y consejos para no sufrir el calor del verano con esta manualidad DIY de un aire acondicionado portátil, casero y low cost.

Comprobarás que el aire sale por los 3 tubos, arrastrando la temperatura gélida que produce la botella congelada del interior.

Seguridad y mantenimiento: asegúrate de que no produce grandes vibraciones que terminen dañando sus piezas o haciéndolo caer al suelo, y de que en ningún momento se puede mojar el ventilador durante el proceso de recarga del agua fría.

Y si tú ya tienes tu propio equipo de frío en casa… ahórrate disgustos ahora mismo contratando nuestra protección para Aire Acondicionado por solo 60€ 49,99€ al año (¡impuestos incluidos!).

 

¡Aquí tienes 8 consejos de mantenimiento y ahorro para tu Aire Acondicionado!

Los expertos profesionales en reparación de todo tipo de roturas y averías del hogar de Reparalia, te traen ideas, trucos y consejos para no sufrir el calor del verano con esta manualidad DIY de un aire acondicionado portátil, casero y low cost.

 

¿Es tu hogar saludable? Check list de ventilación para asegurarte

La correcta ventilación de la vivienda es una parte fundamental para garantizar un ambiente saludable… que demasiadas veces pasamos por alto.

.
La correcta ventilación de la vivienda es una parte fundamental para garantizar un ambiente saludable… que demasiadas veces pasamos por alto.

Realizar estas sencillas pero importantes tareas debería ser una costumbre, parte de nuestra rutina diaria.

Aquí te dejamos algunos consejos para ventilar tu hogar:

Puertas y ventanas

La forma más rápida y económica de airear tus estancias es abrirlas durante un rato, preferiblemente por la mañana, mientras haces la cama o cambias las sábanas. También es totalmente recomendable hacerlo mientras barres o friegas, para evitar que el polvo se concentre en el interior de la casa y acelerar el secado del suelo.

En verano

Si abres puertas y ventanas que atraviesen la casa, lograrás crear corrientes de aire que refresquen el ambiente.

En invierno

Para no dejar pasar el frío, airea tu casa apenas unos minutos por la mañana, creando una corriente de aire que sanee el que respiráis.

Calefacción, condensación y humedades

Debes evitar problemas de condensación aireando baños y otras estancias con calefacción, especialmente después de usos muy intensos, como la ducha y sus vapores concentrados.

Durante la noche

La calidad del aire que estarás respirando durante una media de 8 horas es fundamental. Asegúrate de que no se vicia el ambiente debido a una excesiva estanqueidad de la habitación.

Comprueba también los niveles de humedad (lo correcto sería que oscilase en torno al 40%), y regúlalos si fuera necesario con aparatos humidificadores o deshumidificadores.

Extractores de aire en puntos conflictivos

Estos son la cocina, el baño y el cuarto de la colada, de haberlo. Invertir en extractores de aire húmedo o cargado es siempre una excelente elección que mejorará tu salud y tu bienestar, además de proteger tus paredes de humedades y las estancias de olores indeseados.

Recuerda limpiar sus filtros regularmente y encenderlos antes de la actividad, y no apagarlos hasta pasado un rato tras la ducha, limpieza o cocina.