Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘santiago’

Una muerte digna para Andrea

Por Jon García Rodríguez

Padres de Andrea

Los padres de Andrea, ante los periodistas. (EFE)

Tiene que ser horrible ver cómo se apaga paulatinamente la vida de tu hija sin que puedas hacer nada para evitarlo. Y tiene que dar pavor escuchar a diario sus gemidos de dolor y sus estertores, los sonidos que avisan que la niña, tu niña, se está muriendo ma non troppo (poquito a poco).

Leo en los periódicos con tristeza que los padres de Andrea, una cría de 12 años que sufre una enfermedad rara y degenerativa, han pedido «una muerte digna» para su hija tras agravarse su larga lucha vital.

Y leo con indignación que el equipo pediátrico que la trata -Hospital Clínico de Santiago- se niega a medicarla con sedación para que «se vaya» sin sufrir. Desgraciadamente en este caso, como en tantos otros, la ética y las creencias religiosas se vuelven a enfrentar.

Yo, que cuando rezo lo hago en latín y que siento empatía por la teología, creo sinceramente que los galenos están errando con su decisión. La muerte digna debería ser el derecho más básico de las personas. Prolongar el sufrimiento de un desahuciado resulta amoral. Andrea se va ad astra per aspera (a las estrellas por el camino difícil). Ayudémosla a marchar.

El Cabildo, al desnudo

Por Martín Sagrera

El escultor Ramón Conde posa con una de sus figuras. (Xoan Rey / EFE)

El escultor Ramón Conde posa con una de sus figuras. (Xoan Rey / EFE)

Para no hablar de los adultos, centenares de niños están siendo asesinados estos días en Palestina, y muchos miles más mueren por desnutrición y enfermedades curables. Y Jesús dijo que lo que hiciéramos o dejáramos de hacer al prójimo, a Él se lo hacíamos. Pero lo que ahora motiva la protesta del Cabildo de la catedral de Santiago, lo que “hiere su sensibilidad”, es una exposición callejera cercana de estatuas de desnudos que ya estuvo sin problemas junto a la catedral de Ourense.

Los primeros cristianos, durante muchos siglos, recibían desnudos el bautismo y la extremaunción. Todo es puro para los puros. No hay que avergonzarse de lo que Dios ha creado, sino de seguir a guías ciegos, que han pervertido las enseñanzas de Jesús, reprimidos represores, que tanto daño hacen, mental y hasta físicamente, en donde aún tienen influencia. Nada más lógico que, por envidia y por salvar su negocio, quieran tapar, aunque sean de piedra, esos cuerpos vigorosos, la antítesis de lo que sucede a quienes siguen su modo de vida. ¡Ojalá volviera el Maestro o unos discípulos suyos de verdad, que echaran a esos fariseos, “que cuelan un mosquito y se tragan un camello”, y que han vuelto a apoderarse de su Templo!

Gracias Angrois

Por Cristina, Mª Concepción, Mª del Carmen, Verónica y Mª Dolores*

Asistencia a las víctimas de SantiagoTras el desgraciado accidente del tren Alvia de Santiago de Compostela, el presidente del Gobierno agradeció a funcionarios y empleados públicos de todos los sectores su “comportamiento admirable y ejemplar”. Otros cargos políticos aludieron también a ello.

En situación de descanso, período vacacional, huelga, paro, incluso doblando turnos, no dudaron en prestar sus servicios, dando muestras de su sentido de la responsabilidad.

Recordamos que, en los gobiernos socialistas ya pasados y ahora con el PP, hemos sufrido serios recortes profesionales y económicos y hemos sido desprestigiados repetidas veces en los medios, tildándonos de ser una carga innecesaria para el Estado.

Somos los que fuimos pero más desamparados en nuestros derechos laborales, en la consideración social y en nuestros sueldos (la mayoría mileuristas). El Estado se articula sobre la profesionalidad y la dedicación de los buenos funcionarios y la cooperación ciudadana, algo que en Angrois se dio con el más alto grado de generosidad. Gracias a todos por ello.

*Trabajadoras del Hospital Universitario Central de Asturias.

La triste realidad de las víctimas del tren accidentado en Santiago de Compostela

Por José Caballero Silván

Mucho se ha hablado pasadas casi 3 semanas desde el fatal accidente ocurrido el 24 de Julio antes de llegar el tren a Santiago. Y el que suscribe, que se desplazó aquella noche a Galicia donde pasé varios días para acompañar y apoyar a una amiga de la familia hospitalizada por el accidente, por cuyo conocimiento de causa estoy en disposición de poder afirmar lo siguiente:

132125-825-550Hablamos de un accidente que no debió existir, que se pudo haber evitado, pues se tenían los medios técnicos necesarios para evitar llegar a la fatídica curva con una velocidad inapropiada, pero no se aplicaron y ahora quieren cargarle toda la culpa al maquinista, que la tiene, pero no él sólo, pues alguien más también es culpable.

Una vez acabado el circo con la parafernalia del pase de políticos, reyes, príncipes, etc. Haciéndose las fotos de rigor y prometiendo no se sabe qué, parece que ahora van a aplicar los medios técnicos para que no vuelva a ocurrir, cuando ya es tarde para muchos, como casi siempre.

Pero la triste realidad para víctimas y familiares empieza ahora. Pues cuando más necesitan de la ayuda humana, social y económica, nos encontramos que “con la burocracia hemos topado”.

Las compañías aseguradoras, tanto de Renfe (Allianz y QBE Insurance), como las agencias de viajes e incluso el Juzgado nº 3 de Santiago encargado de canalizar los trámites, en lugar de poner la alfombra y facilitar la agilización de los mismos para que los afectados puedan con urgencia comenzar a recibir anticipos de indemnización suficientes para cubrir los primeros gastos, lo que ocurre realmente es que van poniendo palos en la rueda con tanta burocracia, de forma que hacen compleja su solicitud y reclamación.

También parece que los hospitales intentan ahorrar días de ingreso, despachando a los enfermos sin estar suficientemente restablecidos, ni sabiendo qué pasará con la rehabilitación necesaria para recuperar el máximo de su estado físico y psíquico.

¿Hay una lucha por ir bajando la estadística de hospitalizados hasta alcanzar cuanto antes la cifra cero, como si tuvieran que batir un record?Víctimas accidente tren Santiago

No se tiene en cuenta que hay personas desplazadas desde diversos puntos de España y otros países, que en algunos casos no disponen de recursos para costear alojamiento y manutención de tantos días, añadiendo el sufrimiento a la tragedia que ya vienen padeciendo.

Lo que necesitan estas personas es la predisposición y buena voluntad por parte de todos los que han de intervenir en este proceso y ayudar realmente a que se sientan amparadas víctimas y familiares por los organismos y aseguradoras citadas.

Así que remánguense señores y actúen con agilidad suficiente para satisfacción de los afectados. De lo contrario, resultará que mientras unos héroes (a los que hay mucho que agradecer) se sacrificaron por salvar vidas humanas aquel 24 de julio, otros carroñeros niegan el pan y la sal a los sufridos heridos y familiares.

La velocidad mata

Por Antonio Cánaves Martín

Muerte en alta velocidad: cuanto más elevada es la velocidad de un vehículo en el momento del accidente, más graves son las consecuencias del accidente, más graves las heridas y el número de víctimas. A mayor velocidad, el conductor tiene menos tiempo de reacción ante cualquier distracción, contratiempo o eventualidad. 132125-825-550

El accidente ferroviario de Santiago de Compostela vuelve a poner de manifiesto que el aumento de las velocidades en los medios de transporte, si no están salvaguardados por medios técnicos que sustituyan a la atención humana, nos pueden llevar a tragedias como esta. Cada segundo de distracción a 200 km/h son 55 metros recorridos sin control. 10 segundos de distracción son más de medio kilómetro sin control, y a esto le hemos de añadir los cientos de metros de vía que necesita un tren para frenar a 200 km/h en línea recta.

Debemos recordar que el ferrocarril es el medio de trasporte más seguro que existe, que por cada muerto en accidente de ferrocarril, hay 100 en accidentes de tráfico. Cada 15 días, muere más gente en las carreteras de Galicia, que las que han muerto en este accidente de tren. En el tren, como en el avión, mueren todos juntos en el mismo momento, en la carretera mueran cada uno por su lado y a destiempo. ¿Dónde está la cobertura mediática de los accidentes de tráfico? ¿Dónde las declaraciones de las autoridades por los 3.000 muertos cada año? ¿Dónde las declaraciones de fabricantes de automóviles que superan las velocidades máximas autorizadas por la ley? ¿Dónde las declaraciones de familiares y amigos que nos den cada día una imagen de la envergadura de la tragedia en la carretera? ¿Dónde han ido a parar los trenes tradicionales, que se paraban en todos los pueblos que encontraban a su paso y desatascaban las carreteras?