Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘católicos’

Dichos y hechos del papa

Por Javier Torres Sanz

Jesús insistió sobre todo en que vigiláramos a quienes dicen representar a Dios: “Por sus obras les conoceréis”. El papa Francisco habla de libertad, pero es el único papa que ha visitado Cuba sin querer ni ver a los oprimidos. Dice en Estados Unidos que es una vergüenza la pederastia clerical, pero allí, como en España y otros países, no actúa con energía contra ella.

Papa

El Papa Francisco saluda a Fidel Castro (EFE)

Predica la justicia, pero el Vaticano aún no ha firmado las declaraciones de la ONU sobre los derechos de las mujeres, de organizar sindicatos, etc. Presume, hasta autocalificarse de Francisco, de preocuparse por los pobres, pero aún no hemos visto que este exjesuita -esa “esperanza blanca” de muchos católicos ilusionados, como lo fuera Obama en EE UU- redima a ninguno vendiendo alguna de las incontables riquezas inútiles del Vaticano, e incluso los mendigos más próximos a él siguen durmiendo –ahora con duchas, para que no huelan mal- en la columnata de San Pedro. “Por sus obras los conoceréis”.  ¿A quién haremos caso?

Jesús no entraría así en Río

Por Martín Sagrera

Jesús no vivió de impuestos, ni entró triunfante en Jerusalén subvencionado por el Estado, como lo hará el papa Francisco en Río de Janeiro, gracias a las docenas de millones de dólares que el Estado va a sacar a todos los ciudadanos. Y no se diga que la mayoría de los brasileños son católicos: no es cristiano violentar el bolsillo y la conciencia de la minoría. Y los brasileños católicos de verdad protestan, -como ya hicieron los españoles en Madrid- contra esa contraproducente imitación de Jesús. ¿Qué el turismo devolverá esos gastos? Quizá, pero ¿a quienes? Y nunca es lícito hacer el mal para que salga un bien. PAPA

Se exhiben fotos del “humilde” cuarto que albergará al papa en Río, y se alaba su renuncia al “papamóvil”. Pero falta que rechace a ese “homenaje” impuesto a todos. Se repite, pues, en Río, ese gravísimo pecado que se cometió en Madrid en la mal llamada Jornada Mundial de la Juventud, que tampoco es Jornada, porque dura varios días, ni Mundial, sino de la minoría católica, ni casi de la Juventud, porque sólo tres quintos de los inscritos en Río tienen entre 19 y 35 (sí, 35) años.

Esperemos que Río no haya, como hubo en Madrid, ni “piadosos fieles” que agredan a una manifestación legalizada contra esa financiación ilegal y anticristiana, ni quien intente eliminarlos con gases, como un mejicano, ni quien ataque con una navaja por la espalda a un manifestante solitario, hechos que pueden comprobarse en Internet. Jesús no lo habría hecho.

Un regidor valiente ante la Iglesia

Por Agustín Arroyo

El alcalde socialista, junto al equipo de gobierno de la ciudad de Soria, han decidido la equiparación del tratamiento fiscal de la Iglesia católica provincial con el resto de los ciudadanos de a pie. Ya va siendo hora de que la mayor multinacional de la Historia desde hace dos mil años empiece a contribuir fiscalmente en serio al bien común y al erario público. Los privilegios, exenciones, prebeCrucifijondas y canonjías son tan obsoletos como anacrónicos y rancios, además de injustos. La Iglesia católica, como institución secular y temporal, atesora un patrimonio en bienes raíces o inmobiliarios que nos podría marear si cuantificásemos su monto total.

La exención del IBI supone la pérdida de muchos miles de millones al erario público. No está España para seguir manteniendo paraísos fiscales dentro de su propio territorio ni corralitos de opacidad insolidaria sacramentada. Va siendo hora, igualmente, de que algún partido verdaderamente laico, y consecuente con esta línea de pensamiento, vaya pensando o exigiendo también la revisión del concordato con El Vaticano que data de 1979. Es cierto que la Iglesia realiza una cierta labor social ligada al mandamiento de la virtud de la caridad, pero también es igualmente cierto que en una sociedad donde reinase la justicia social y la redistribución equitativa de la riqueza no debería existir la caridad como limosna a los más pobres porque estos no existirían. A Dios lo que es Dios y al César lo que es del César aunque se resistan a aceptarlo de buen talante.

¿Por qué la Iglesia Católica no condena a los políticos católicos corruptos?

Por Dionisio Cañas

Tanto en los debates públicos como en la prensa se denuncia y condena la corrupción de los políticos que está destruyendo la democracia española, pero rara vez la Iglesia Católica se pronuncia al respecto. ¿Por qué? Los políticos católicos que se apropian de dinero de una forma ilegal están cometiendo uno de los 7 pecados capitales más importante: el de avaricia. La Iglesia Católica, tan afín al Partido Popular español, debería excomulgar a sus miembros corruptos por cometer el mencionado pecado capital.

¿Por qué no lo hace? ¿Por qué la Iglesia Católica Española, que hace declaraciones por cualquier asunto que vaya contra su idea de moralidad y ética, no se pronuncia sobre la corrupción sistemática de algunos miembros del PP?

Parafraseando el artículo de la Wikipedia relacionado con los 7 pecados capitales, la avaricia se aplica sólo a la adquisición ilegal de riquezas en particular. Tomás de Aquino escribió que la avaricia es «un pecado contra Dios, al igual que todos los pecados mortales, en lo que el hombre condena las cosas eternas por las cosas temporales». Avaricia es un término que describe muchos otros ejemplos de pecados. Estos incluyen deslealtad, traición deliberada, especialmente para el beneficio personal, como en el caso de dejarse sobornar. Búsqueda y acumulación de objetos, los engaños o la manipulación de la autoridad. ¿No es todo esto una descripción perfecta de un político corrupto español? Entonces, ¿por qué no interviene la Iglesia Católica amonestando y condenando a los políticos católicos corruptos?

El silencio de la Iglesia ante la corrupción es también una forma de complicidad implícita. ¿Tendremos que esperar a un nuevo Cristo para que eche del templo de la Democracia a latigazos a los fariseos?

 

Cursos de sexualidad para machotes

Por Nacho Belmonte

El otro día me partía de risa en el tren leyendo la noticia de que el  señor Reig Pla quiere impartir cursos de sexualidad como Dios manda. No se que significa exactamente eso de “como Dios manda”, pero teniendo en cuenta lo que precede a este señor, no creo que Dios quiera que sea él el encargado de dar cursos de sexualidad.

Por un lado me encantaría que todos los homosexuales nos apuntáramos a sus cursos para ponerle al individuo algunas cosas claras, como que gay no es sinónimo de promiscuo, ni de ateo, ni de VIH, ni de abusos sexuales a menores. También habría que explicarle que el amor no es exclusivo de las parejas heterosexuales, y Dios es amor, y si Dios nos ha hecho gays no creo que sea porque seamos un experimento fallido, sino más bien una interpretación de tipos como Reig Pla.

Por otro lado, me alegra una cosa: que gracias a personas así, la Iglesia católica se está cavando su propia tumba, y nos estamos haciendo cada vez más ateos, gracias a Dios. Vamos a ver, entonces, qué nos enseñan sobre sexualidad estos muchachotes de la Iglesia.