Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘onu’

Ciudades masificadas, ciudades sin magia

Por Luis Fernando Crespo Zorita

Varias personas en un centro comercial. (EFE)

Varias personas en un centro comercial. (EFE)

La ONU, que asume y ejerce muy responsablemente su labor residual de observador de la realidad social, (sin apenas capacidad de intervención en la misma) nos dice que en 2010 más de la mitad de la población mundial vivía ya en áreas urbanas; en 2050 serán 7.000 millones, más del 60% del total, pues se prevé que la población mundial se acerque los 10.000 millones para entonces.

Admiten los observadores la evidencia de que la continua destrucción y construcción de la ciudad postindustrial evoluciona de forma tan errática, que apabulla a propios y extraños: ofrece un panorama de gigantismo sin formas ni control aparente. El espacio urbano como constructo social es siempre coyuntura histórica, pues recibe sentido de los procesos sociales que se desarrollan en su interior, los cuales quedan reflejados en su urbanismo.

En las sociedades globalizadas lo urbano no se reduce solamente a una forma espacial, sino que expresa y concentra el proceso de reproducción humana y social. Este proceso determina que todos aquellos que han nacido en el seno de familias o grupos con limitaciones económicas y sociales en tanto a vínculos y relaciones, de no adquirir capacidades personales suficientes para superarlas como individuos, están condenados a no ser otra cosa que mano de obra prescindible y vecinos de ninguna parte (gentrificación).

La ciudad es el lugar idóneo para clasificar a los individuos, no sólo como agentes económicos a través del acceso diferenciado a la propiedad, a la autoridad y al conocimiento, sino además por su pertenencia previa a grupos definidos, asignándoles identidades inamovibles que legitiman la pervivencia de los privilegios de unos pocos y el consecuente debilitamiento de los derechos humanos de todos. La ciudad propicia el contacto y las comparaciones generan desesperanza por la existencia de desigualdad. Consecuentemente, antes o después, surge la violencia.

Tauromaquia, ONU e infancia

Por Julio Ortega

Fran Rivera, toreando una vaquilla con su hija en brazos (Fran Rivera/Instagram).

Fran Rivera, toreando una vaquilla con su hija en brazos (Fran Rivera/Instagram).

¿Creemos como nación en los Organismos Internacionales con los que rubricamos tratados de adhesión? ¿Cree, el gobierno de turno, en los compromisos adquiridos ante los ciudadanos y en los principios declarados en leyes de diferente rango?

Porque si es así no se comprende que el Comité de Derechos del Niño de la ONU haya demostrado que exponer a la infancia a la tauromaquia es una forma de violencia para ella y esté instando a los países a apartarlos de la misma, que España asegure en su legislación la suprema importancia de la defensa del menor y que, una vez más, estemos asistiendo al despliegue de estrategias del lobby taurino para introducirlos en ese mundo con absoluta impunidad.

En esta ocasión es la de la empresa Tauroemoción, que anuncia la invitación a dos festejos en la Plaza de Vista Alegre de Madrid a 3000 escolares de la zona. ¿Creemos en lo que juramos y firmamos o aquí se trata de darle capotazos a los principios, a las promesas y a la evolución?

 

 

 

¿Queda algún lugar seguro en el planeta?

Kim Jong-un.

El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, rodeado de sus altos cargos militares. (GTRES)

Por Rafa Zamora Sancho

En un día tan especial como el 6 de Enero nos despertamos con un “regalito” que nos ha dejado un nuevo “rey de Oriente”: la explosión de un artefacto que ha originado un temblor de magnitud 5,1 grados. No nos bastaba con las decapitaciones yihadistas o de los cárteles mexicanos; con crear una Europa xenófoba, aterrorizada y en estado paranoide.

No nos bastaba con la tensión entre Arabia Saudita e Irán, la lucha por controlar el pastel energético de Siria o la proliferación de armas en EE UU con la posibilidad de que llegue un nazi a la Casa Blanca; ahora encima nos debe preocupar también el Kim Jong-un de las narices. ¿Queda algún lugar seguro en el planeta? ¿Qué va a decir el consejo de seguridad de la ONU? ¿Qué ejemplo van a dar a Corea del Norte si ellos mismos siguen fabricando y utilizando las armas más destructivas del planeta? Lo único que pueden decir es “bienvenido al club termonuclear”.

Jonas Salk famoso virólogo que desarrolló la vacuna contra la polio dijo: “Si desaparecieran todos los insectos, en 50 años la vida sobre la tierra desaparecería; si los seres humanos desaparecieran de la tierra, en menos de 50 años todas las formas de vida florecerían”. Parece que sobramos en este planeta, mejor emigrar todos a Marte para que vuelva a haber vida inteligente en la Tierra (de momento ya lo están intentando).

Dichos y hechos del papa

Por Javier Torres Sanz

Jesús insistió sobre todo en que vigiláramos a quienes dicen representar a Dios: “Por sus obras les conoceréis”. El papa Francisco habla de libertad, pero es el único papa que ha visitado Cuba sin querer ni ver a los oprimidos. Dice en Estados Unidos que es una vergüenza la pederastia clerical, pero allí, como en España y otros países, no actúa con energía contra ella.

Papa

El Papa Francisco saluda a Fidel Castro (EFE)

Predica la justicia, pero el Vaticano aún no ha firmado las declaraciones de la ONU sobre los derechos de las mujeres, de organizar sindicatos, etc. Presume, hasta autocalificarse de Francisco, de preocuparse por los pobres, pero aún no hemos visto que este exjesuita -esa “esperanza blanca” de muchos católicos ilusionados, como lo fuera Obama en EE UU- redima a ninguno vendiendo alguna de las incontables riquezas inútiles del Vaticano, e incluso los mendigos más próximos a él siguen durmiendo –ahora con duchas, para que no huelan mal- en la columnata de San Pedro. “Por sus obras los conoceréis”.  ¿A quién haremos caso?

Los crímenes del franquismo

Por J Fdez

 

Familiares de las víctimas del franquismo en el Parlamento Europeo (PE), en Bruselas (Bélgica). (OLIVIERA HOSLET/EFE)

Familiares de las víctimas del franquismo en el Parlamento Europeo (PE), en Bruselas (Bélgica). (OLIVIERA HOSLET/EFE)

Las noticias de los 43 estudiantes desaparecidos en Iguala, México, me trae la memoria histórica de España, el segundo país del mundo en número de desaparecidos cuyos restos no han sido recuperados ni identificados, tras Camboya.

España es la única democracia que no ha realizado investigación alguna sobre el terrorismo de Estado una vez acabada la dictadura. La ONU y el Consejo de Europa, la primera reclamando repetidamente

La investigación de los crímenes del franquismo, y la segunda aprobando por unanimidad en la que se instaba al Gobierno español , a crear una comisión de investigación sobre crímenes de la dictadura. El destituido y apartado juez Garzón recibió 143.353 nombres de desaparecidos. Una persona honesta es un inadaptado en esta sociedad en la que vivimos hoy en día.

Sobre la ofensiva israelí en Gaza

Por María Olga Santisteban

Genocidio en Palestina

Cuando se cumplen 70 años del Holocausto nazi con 6 millones de judíos muertos (algo que nadie o casi nadie niega) se invierte la historia y son ahora los palestinos los que son perseguidos, masacrados, torturados y perseguidos por el Estado de Israel, amparándose en su “legitimo” derecho a defenderse como Estado.

Las imágenes sobrecogedoras que vemos estos días en los medios de comunicación en la Franja de Gaza nos horrorizan, nada se libra de los bombardeos por tierra y aire, nada se respeta, ni escuelas (amparadas bajo la bandera de la ONU), hospitales, centrales eléctricas, etc.

Todo esto ha convertido a la Franja de Gaza en un verdadero campo de concentración y exterminio. Las cifras hablan por sí solas desde que comenzó la ofensiva Israelí, cerca de 1.800 muertos, (entre ellos 300 niños) hasta la fecha, casi 1.900 heridos, 400.000 desplazados, según la agencia de refugiados de la ONU y todo ello ante la pasividad de la comunidad internacional que mira hacia otro lado, que se limita a tibias condenas, ya sea la Unión Europea o la hipocresía de Estados Unidos, fiel aliado del Estado de Israel.

También en todo ello tendrá algo que ver la organización política Hamás, que controla todo lo que mueve en la Franja. Pero hacen falta más que palabras, porque pocos proponen medidas contundentes contra este genocidio, ¿cuántos más inocentes tendrán que morir para que finalice esta barbarie indiscriminada y salvaje?

——————————————————————————————————————————————————————–

Por P. Udó

Un dolor injustificado y desgarrador

El ser humano es el animal más testarudo y zoquete sobre la superficie de la tierra. Es increíble que tropecemos, una y mil veces con la misma piedra, y sabiendo el daño que causa seguimos golpeándola.

No salgo de mi asombro; sabiendo el dolor que causaron los nazis sobre el pueblo judío, ahora los judíos repiten el dolor una y otra vez sin tener en cuenta la barbarie que su pueblo vivió en campos de concentración, con todo tipo de aberraciones físicas y verbales.

Un joven palestino corre sobre los escombros. (EFE)

Un joven palestino corre sobre los escombros. (EFE)

Lloro amargamente y el corazón se me encoge de ver tanta muerte. De ver el desgarrador llanto de esas madres, de los padres, familiares y vecinos perdiendo a los suyos.

No es justo que mientras otros hacen la guerra en los despachos haya tantas personas humildes e inocentes viviendo esta terrible masacre.

Nada en este mundo puede tener una justificación para dar muerte a un ser humano. Somos despreciables, somos más que salvajes. No aprendemos ni de las guerras vividas. Tenemos que tener, en primera persona, las experiencias amargas pasadas para entender que son despreciables, que son intolerantes.

Por favor, si escucháramos más a nuestro corazón entenderíamos que todos somos iguales, independientemente de las diferentes creencias religiosas que uno pueda tener. Solo la música y el amor, que no necesita traductores, nos une y es el camino para limar asperezas, apartando el egoísmo, los intereses materiales y la codicia.

Nada, por lo que hoy luchamos, nos podremos llevar al viaje del que nunca se vuelve. ¿Merece la pena que estemos siempre en guerra? La tierra es prestada, y así como la cuidemos esa es la mejor herencia para nuestros descendientes.

Todos somos iguales. Mi corazón llora profundamente.

———————————————————————————————————————————————–

Por José Ignacio Calleja Sáenz de Navarrete

La guerra injusta de Gaza deriva en terrorismo

Una guerra en legítima defensa -como por ahí se pretende- tiene unos límites en la tradición moral de occidente -por imprecisos y odiosos que sean sus requisitos- y aquí, es evidente, que ni es el último recurso, ni proporcionado, ni con perspectivas de éxito, ni sin que provoque daños menores de los que evita, ni amparada en una causa tan justa como debiera, ni las víctimas inocentes son inevitables

No se tiene por ningún lado; es un desastre de lucha antiterrorista que se sitúa en el mismo plano del terrorismo que combate.

Y desde luego entrar en comparaciones con que más muertes de niños hay en otros sitios y por otras causas -y que sin embargo callamos-, no justifica nada.

Israel-Palestina: Límites al derecho a defenderse

Por Óscar Martín García

Defenderse de una agresión, ejerciendo el derecho a la legítima defensa, es una acción natural y lógica para garantizar tu integridad física. Pero como cualquier derecho, no puede ejercerse de manera absoluta. La legitimidad del derecho a defenderse se asienta en la proporcionalidad de la respuesta, imaginen lo demencial que sería reconocer legítima defensa si en respuesta a una bofetada le descerrajamos dos tiros en la cara al agresor. El gobierno israelí, alega su legítimo derecho a defenderse de los ataques de Hamás para ejecutar su “Operación Margen Protector”, una intervención militar que ha provocado y continúa provocando la muerte de decenas de niños y de personas culpables únicamente de ser palestinos y malvivir en Gaza y que convierte en objetivos militares a hospitales, ambulancias o centros de Naciones Unidas es, al menos es lo que nos dice la razón, una respuesta desproporcionada y por tanto debería reputarse como ilegítima.

Una mujer palestina huye del barrio de Al Shejaeiya, en el este de Gaza. (EFE)

Una mujer palestina huye del barrio de Al Shejaeiya, en el este de Gaza. (EFE)

La Comunidad Internacional debe presionar al Gobierno de Israel para que ordene el cese inmediato de los ataques sobre Gaza y obligar a Hamás a detener el lanzamiento de proyectiles sobre territorio israelí y no deteniéndose ahí, debe impulsar nuevas rondas de negociaciones multilaterales que permitan iniciar el camino hacia la paz definitiva para que dejen de morir inocentes en Israel y en Palestina. Los honestos y castigados pueblos judío y palestino se merecen vivir en su tierra libres y sin miedo. Ayudémosles.

La Guerra Caliente

Por Francisco Pineda Zamorano

Pensar que la Guerra Fría terminó con la caída del muro de Berlín es, simplemente, de bienintencionados. Es cierto que desapareció el bloque socialista soviético y con ello quedaron abiertas todas las opciones para el desarrollo del otro bloque, el capitalista, eufemísticamente llamado occidental. Pero en pocos años pudimos comprobar que la guerra fría iba tornándose en guerra caliente con un gran número de conflictos armados que han mantenido y mantienen nuestro planeta en guerra permanente.

En estos momentos, Ucrania se convierte en epicentro de la lucha de poder de los bloques. Todo parece apuntar a un desenlace de guerra civil a las puertas de Europa permaneciendo la Unión Europea agazapada por sus necesidades del gas ruso. Pero los conflictos no han cesado en otras partes del mundo: Afganistán, Irak, Líbano, Palestina, Siria, República Centroafricana, Sudán del Sur, Congo, Colombia, Corea, Egipto y otros de baja intensidad que afectan fundamentalmente al continente africano.

Si la consigna en la Guerra Fría era dotarse de mayores arsenales para persuadir al enemigo y ambos bloques se pertrecharon de material atómico suficiente para hacer desaparecer la Tierra cien veces, en la Guerra Caliente actual lo que prima son los intereses económicos por encima de todos los demás, con unos beneficios extraordinarios para las empresas armamentísticas que hacen su agosto particular.

Dos manifestantes prorrusos vigilan un punto de control cerca de Krasnyi Liman, Donetsk, Ucrania. (Evgeniy Maloletka / EFE)

Dos manifestantes prorrusos vigilan un punto de control cerca de Krasnyi Liman, Donetsk, Ucrania. (Evgeniy Maloletka / EFE)

Lo que ha cambiado en el tablero son los actores. Hoy intervienen muchos más que entonces: China, que está comprando tierras en medio mundo, sobre todo América Latina y África; Rusia, que aprovecha su poderío en recursos naturales para poner en jaque; países emergentes como Brasil, India, Sudáfrica e Indonesia que juegan sus cartas cada vez más potentes. En medio, como siempre, los países empobrecidos que sufren en su territorio y con su gente los intereses de unos y otros por hacerse con sus riquezas, poniendo en peligro permanente la estabilidad política, social y económica, abortando las opciones de desarrollo real y la aplicación de estrategias basadas en las políticas públicas.

Es cierto que el final de la Guerra Fría ha alejado (momentáneamente) el peligro de un conflicto nuclear, pero no lo es menos que los arsenales siguen intactos, renovados y listos para ser utilizados en cualquier momento. Mientras tanto, continuarán jugando a las guerras de sus intereses particulares, considerando a la mayoría silenciosa mundial como simples peones a utilizar en un diseño malvado de ignominia y desesperación.

Los organismos internacionales, especialmente Naciones Unidas, ya no son garantía de nada. Hemos visto cómo pasan de puntillas sobre conflictos muy graves y sólo han cumplido bien con su misión de asistencia humanitaria a desplazados y víctimas de los conflictos. Es decir, la plasmación de su misión sería la correspondiente a una gran ONG mundial, más que a un estamento vigilante del cumplimiento de los derechos humanos, la paz y el desarrollo mundial.

Señor Rajoy, sus políticas nos empobrecen

Por María Teresa Serrano Oñate (*)

El próximo jueves día 17 de octubre se “celebra” el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza. Coincidiendo con esa fecha, las más de mil organizaciones que formamos parte de la Alianza Española contra la Pobreza queremos recordar lo que usted mismo afirmó hace apenas unos días en la 68ª Asamblea General de Naciones Unidas. El propósito fundamental de sus acciones políticas, como señaló en la ONU, no es otro que el de “la defensa de la dignidad de la persona”. Entonces no le tembló la voz al asegurar el firme compromiso de su gobierno con el desarrollo humano y sostenible, con la justicia social y con la erradicación de la desigualdad y la pobreza a escala global.

140473Señor Rajoy, nos gustaría recordarle que la generación de riqueza a costa del empobrecimiento de millones de personas es un problema sistémico. Apoyar, facilitar o promover políticas que fomentan la generación de esa riqueza que empobrece, nos hace dudar de la veracidad de sus discursos en los foros internacionales. También muchas de sus decisiones políticas, como los recortes en políticas sociales y de manera nunca antes conocida en la política de cooperación ―esa política de la que habló con orgullo en la ONU al tiempo que es prácticamente desmantelada―, o su falta de voluntad en promover una verdadera justicia fiscal, no sólo no contribuyen a la erradicación de la pobreza, sino que en gran medida contribuyen al aumento de las desigualdades, y no sólo en los países más “pobres”, sino también en el Estado que usted gobierna.

¿No hay dinero? Alega usted que los recortes en las políticas sociales, en las políticas de cooperación, en las políticas de igualdad entre géneros, la austeridad impuesta en nuestros derechos económicos, sociales y culturales que está dejando en el umbral de la pobreza a miles de ciudadanas y ciudadanos, se deben supuestamente a que no hay dinero para cumplir a las exigencias europeas de poner un límite a nuestro déficit fiscal. Sin embargo, según datos de expertos en la Hacienda Pública, el Estado español pierde 90.000 millones de euros al año debido al fraude fiscal, realizado en un 72% por grandes empresas y fortunas. El Observatorio de la Responsabilidad Social Corporativa afirma que 33 de las 35 empresas que forman el Ibex 35 tienen fondos en paraísos fiscales. Su gobierno tiene mucha tarea por delante en este sentido, algo que ha de unirse a una firme apuesta de nuestro Estado por un marco de justicia fiscal global y el impulso de otras formas internacionales de recaudación, como el Impuesto a las Transacciones Financieras. Según los cálculos de la propia UE, si se aplicara este impuesto, España podría recaudar hasta 5.000 millones de euros, mientras que Europa alcanzaría los 35.000 millones, que podrían ser destinados a políticas sociales que garanticen los derechos de las personas.

Los Presupuestos Generales del Estado para 2014, así como el resto de políticas que su gobierno viene implementando en los últimos años, lejos de ir en esta dirección -en la dirección que usted mismo defendía ante Naciones Unidas-, no observa medidas ni para eliminar los paraísos fiscales ni para gravar más a los grandes capitales, ni siquiera se dota de medios a la inspección fiscal para perseguir a quienes defraudan. De nuevo los presupuestos contribuyen al empobrecimiento de las arcas públicas, al empobrecimiento de la ciudadanía local y global, creando y contribuyendo a un sistema cada vez más desigual.

Exigimos que su discurso aterrice, que luche firmemente y de manera real y efectiva contra la pobreza y la desigualdad, que persiga el fraude fiscal y ponga en marcha políticas redistributivas que no permitan que una minoría se enriquezca a costa del empobrecimiento de la mayoría. Es una cuestión de coherencia política y de políticas coherentes, no de dinero.

(*) Firma este escrito la Alianza Española contra la Pobreza y Cumbre social, del que forma parte la Coordinadora de ONG para el Desarrollo, cuya directora es María Teresa Serrano Oñate.

La niña más valiente del mundo: “Un libro y una pluma pueden cambiar el mundo”

Por Pedro Serrano Martínez

MalalaEstas contundentes y certeras palabras las ha pronunciado Malala, recientemente, en un conmovedor discurso ante la Asamblea General de la ONU, donde le rendían un homenaje en su decimosexto cumpleaños. Malala, a la que ya califican como la niña más valiente del mundo por su coraje y determinación, pidió en su discurso “educación para todos” y defendió que la única vía para cambiar el mundo son “los libros y las plumas”.

Como ya sabrán, Malala es una niña paquistaní que sufrió un ataque brutal de los talibanes en octubre de 2012 por defender la educación de las niñas. “Pensaron que con sus balas me callarían para siempre, pero fracasaron. Tomemos los libros y las plumas porque son nuestras armas más poderosas”, ha dicho esta joven ante la Asamblea.

Cuánta razón tiene esta niña decidida y valiente. Solo la educación nos puede rescatar de la cerrazón y de la bestialidad. Solo la formación y la cultura nos pueden librar de las tinieblas y ofrecernos nuevos horizontes. Solo los libros nos pueden despejar el camino hacia la libertad personal. De modo que, como dice Malala, luchemos por la escolarización universal. Tomemos las armas más inofensivas y más poderosas a la vez para cambiar el mundo, para neutralizar la sinrazón y la barbarie.