Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘gays’

Números fantásticos en el Orgullo Gay

Por Miguel Ángel Loma Pérez

Asistentes al pregón del Orgullo en la Plaza Pedro Zerolo (Europa Press).

Asistentes al pregón del Orgullo en la Plaza Pedro Zerolo (Europa Press).

En diferentes informaciones periodísticas sobre las pasadas celebraciones del Orgullo Gay en Madrid, se ofrecía -incluso con antelación a que se produjesen- el impresionante dato de «más de un millón y medio de participantes», sin cuestionamiento alguno. Y esta aparente aceptación de tan fantástica cifra choca con lo que sucede respecto a otras grandes concentraciones, cuando es la propia Organización la que ofrece un número tan elevado de asistentes, siendo habitual que se cuestionen sus cifras, incluso por la Policía, descendiéndose a comprobaciones detalladas como el número de personas por metro cuadrado, distancias entre unos y otros manifestantes, etcétera. Pero esto no sucede con las fiestas del Orgullo Gay.

Recuerdo que hace unos años, no demasiados, cuando comenzaban a darse estas fiestas, al pasar por una plaza de Sevilla me encontré con un escenario donde se estaba celebrando una de ellas. Como ya entonces me parecía que se inflaba el dato de los asistentes, discretamente contabilicé su número: unas cincuenta personas, no más. Pues bien, aunque en los aledaños de aquel lugar era visible la presencia de Policía Local, en las noticias del día siguiente, esa misma Policía Local ofrecía el número de 500 participantes. Por alguna extraña operación matemática, de la noche a la mañana los asistentes se habían multiplicado por diez. 

El porqué se hacía eso entonces, no podría asegurarlo. Pero si ahora se hace me temo que pudiera ser porque atreverse a cuestionar los datos que ofrece la Organización, conlleva una velada acusación de homofobia que a nadie le gusta soportar.

El obispo de Córdoba vuelve a escandalizar

Por Rafael Bueno

De nuevo el obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, para hacerse presente, vuelve a escandalizar. ¡Vuelta la burra al trigo! Ahora dice que la fecundación artificial es un aquelarre químico de laboratorio, y que cuanto más varón sea el varón, y cuanto más femenina sea la mujer, mejor para todos en la casa.

El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández (Europa Press).

El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández (Europa Press).

Mire, obispo: para empezar le diré que cuanto más cristiana sea la jerarquía eclesiástica, mejor para la Iglesia de Cristo, pero desgraciadamente tenemos lo que tenemos, de lo que usted y los mercaderes del templo de su Iglesia son la peor muestra. Eso sí que es un aquelarre satánico.

Y en cuanto a lo del hombre y la mujer, le diré que mis amigas y amigos gays son muchos más cristianos, coherentes y honrados que usted y los suyos, que con su doble moral se saltan todos los votos y especialmente el de castidad (dicho sin generalizar, por supuesto). Limpie primero su casa, obispo, y después hablamos, ¿vale? Porque para dar clases de moral a los demás primero hay que predicar con el ejemplo. ¡Felices fiestas!

 

 

Los gays rusos no existen

Por  Eduardo Almeida

No entiendo cómo Holanda es el único país que se atreve a alzar la voz para defender los derechos de los gays en Rusia. Solo Holanda ha ofrecido asilo a los homosexuales rusos que se vean atacados. Ningún otro país ha sabido ponerse manos a la obra para actuar en contra de esta discriminación homófoba desmesurada que no se veía desde la Segunda Guerra Mundial. Orgullo gayEstados Unidos se ha pronunciado, pero no ha actuado, no ha hecho nada. Mucho ruido y pocas nueces. Y mientras tanto, en Rusia, se dedican a acosar, a linchar, a provocar suicidios ante este trato infrahumano. ¿Cómo es posible que nadie haga absolutamente nada ante esta violación de los derechos humanos? Hasta la época de Pedro el Grande no había ninguna prohibición legislativa contra los gays, era tolerada. Hasta que llegó Putin y el Gulag en la extinta Unión Soviética. Y ahora, con Putin hemos topado. Claro, lo mejor es mirar hacia otro lado. Como hacemos con todo.

 

Cursos de sexualidad para machotes

Por Nacho Belmonte

El otro día me partía de risa en el tren leyendo la noticia de que el  señor Reig Pla quiere impartir cursos de sexualidad como Dios manda. No se que significa exactamente eso de “como Dios manda”, pero teniendo en cuenta lo que precede a este señor, no creo que Dios quiera que sea él el encargado de dar cursos de sexualidad.

Por un lado me encantaría que todos los homosexuales nos apuntáramos a sus cursos para ponerle al individuo algunas cosas claras, como que gay no es sinónimo de promiscuo, ni de ateo, ni de VIH, ni de abusos sexuales a menores. También habría que explicarle que el amor no es exclusivo de las parejas heterosexuales, y Dios es amor, y si Dios nos ha hecho gays no creo que sea porque seamos un experimento fallido, sino más bien una interpretación de tipos como Reig Pla.

Por otro lado, me alegra una cosa: que gracias a personas así, la Iglesia católica se está cavando su propia tumba, y nos estamos haciendo cada vez más ateos, gracias a Dios. Vamos a ver, entonces, qué nos enseñan sobre sexualidad estos muchachotes de la Iglesia.

 

La ‘justa’ Iglesia

Por Adrián Infante Dionisio

Parece ser que a la Conferencia Episcopal Española le parece “gravemente injusta” la decisión del Tribunal Constitucional de avalar el matrimonio homosexual. Es decir, a los garantes de la moral y la ética en España les parece injusto que dos personas que se aman quieran formalizar su relación en pos de una vida en común.

A estas alturas, yo me pregunto: ¿qué es justo para la Iglesia? ¿Qué es para ustedes la justicia, señores clérigos? ¿Acaso entendéis por justicia aquellas cruzadas en las que se mataba a miles de personas en nombre de Dios? ¿O quizás les parecía más justo que su institución mandara quemar en la hoguera a los científicos y librepensadores que, en aras del progreso, se atrevían a poner en entredicho sus postulados?

Quizás soy muy antiguo en mis planteamientos; en ese caso, ¿les parece justo no permitir que las mujeres puedan oficiar sus sacramentos? Que vuestro máximo representante se desplace a uno de los países más azotados por el sida para dar el mensaje de que es malo usar preservativos, ¿les parece suficiente justicia? Que miles de niños y niñas en todo el mundo hayan sido vejados sexualmente por sacerdotes cristianos (y que se les intente encubrir desde las altas instancias eclesiásticas) es muy justo, ¿verdad? Y la ostentación y el derroche de medios económicos de los que hace gala el Vaticano mientras miles de millones de personas no pueden ni beber agua, ¿es justo?

Señores (que no señoras, porque no las dejan) de la Conferencia Episcopal, antes de hablar de justicia revisen su pasado y su presente; no banalicen un concepto tan importante porque entonces estaremos condenados, como a ustedes les gusta decir, al infierno.

La fe del ministro

Por Diego Mas

En principio, la fe de un ministro no tiene interés para nadie más que para él, aunque sea el ministro del Interior. No importaría, pues, que Fernández diga, a pesar de la sentencia del Tribunal Constitucional, que “sigo creyendo que el matrimonio es entre hombre y mujer”. Pero en España sí importa, y mucho. Porque Fernández está tratando de ocultar lo que él y el PP trataban de hacer con su recurso ante ese Tribunal: impedir por ley que otros ciudadanos tuvieran los mismos derechos que ellos para realizar un contrato civil de convivencia con otra persona, llamado matrimonio. Y no podemos olvidar que su partido ha sido fundado y han pertenecido y pertenecen a él personas que proviene de un régimen que condenaba a los homosexuales a la cárcel e incluso a la muerte. Así de claro, como así de dura y peligrosa es la ideología de no pocos de los que nos gobiernan aún en los más altos organismos del Estado. Con razón les suena fatal todo lo que sea que otros hablen de “memoria histórica”, aunque ellos no hagan sino santificar la de carniceros como Franco o Queipo de Llano. Esto nos exige una profunda y constante alerta para no perder nuestros derechos, nuestra libertad física e incluso algo más.