Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘voz’

Homenaje a Gaspar Rosety

Por Javier Prieto Pérez

La noticia del fallecimiento de Gaspar Rosety ha teñido de luto el mundo del periodismo deportivo y a mí me ha causado una profunda consternación. Rosety nos ha dejado con apenas 57 años, aunque nos ha donado un legado profesional impresionante.

Gaspar Rosety, en la entrega de los premios Antena de Oro 2013 (Gtres).

Gaspar Rosety, en la entrega de los premios Antena de Oro 2013 (Gtres).

Gaspar fue una de las mejores voces radiofónicas, sobre todo en la década de los 80 y 90, cuando trabajó para las principales emisoras españolas. En aquellos años, que fueron una época dorada para ese género periodístico, nos regaló infinidad de lecciones magistrales. Contaba con una voz profunda y personalísima que ponía al servicio de unas retransmisiones espectaculares, especialmente de partidos de fútbol. En ellas combinaba lirismo, épica e intensidad. Su talento, su extraordinaria dicción y su riqueza de vocabulario convertían en mágicas sus alocuciones. Siempre huyó de convencionalismos y desarrolló un estilo genuino, propio y auténtico, aglutinando en el ejercicio de su profesión todas las características del buen periodista. Sus palabras a través de las ondas conseguían el milagro de hacernos ‘ver en color’ el fútbol en la radio. Al mismo tiempo, poseía una gran personalidad.

Recuerdo sus frecuentes encontronazos con José María García en directo en el programa SuperGarcía de Antena 3 Radio. Pero su mayor virtud era la pasión por el deporte y por el periodismo que transmitía cada vez que se ponía delante de un micrófono. Con su marcha, perdemos a uno de los grandes iconos de la ‘vieja escuela’ del periodismo en estado puro. Sólo puedo decir que sin conocerle era un integrante más de mi familia, puesto que su voz me acompañó durante toda mi juventud.

Fue, es y será un referente para una generación completa de periodistas. Ahora, junto a Juanma Gozalo y Andrés Montes, organizará unas maravillosas tertulias en el cielo. Gracias maestro y hasta siempre.

 

 

Innecesarios varones

Por Xabier Vila Fernández

En su famosa novela 1984, George Orwell introdujo el concepto de “neolengua”, entendida por él como aquel lenguaje tendenciosamente creado para “solucionar necesidades ideológicas”; es decir, cuya intención es estrictamente política: está orientado a imponer una determinada actitud mental a todo aquel que se vale de sus palabras para expresarse. Lo llamativo es que este autor imaginó semejante tipo de manipulación de la lengua en sociedades totalitarias, por eso debería preocuparnos que, por el contrario, esta esté tan presente en las democracias del siglo XXI.La creación de Adán

El ejemplo que con mayor frecuencia escucho (y leo) en los medios de comunicación y en las aulas universitarias (aunque hay otros muchos), es el empleo deliberado y en exclusividad de la voz varón para aludir a los hombres. Así, se utiliza tanto para referirse a un presunto asesino, como a los muertos en un accidente o a los asistentes a un evento. Y hasta explican los profesores de universidad que “En el siglo XIX los varones trabajaban en las minas, en tanto que las mujeres lo hacían en otras actividades”.

Cualquiera que se moleste en consultar un diccionario de español comprobará que en esta lengua la palabra varón designa a las personas de sexo ―no género― masculino, mientras que su correlativo para mentar al sexo ―no género― femenino es la voz hembra, no la voz mujer. Mujer y hombre son vocablos que denotan no el aspecto biológico de nuestra naturaleza, sino el racional y social. En consecuencia, lo correcto, justo y educado para con quienes nos sentimos hombres además de varones, es que se refieran a nosotros con esa hermosa palabra: hombre, la cual se ajusta más a nuestra identidad y construcción sociales que a nuestra herencia biológica. Lo demás es eso; neolengua.

Sin voz ni voto…y ahora sin derechos

Por Mayte Guillén

Me dirijo a su periódico en representación de mi hermana de 30 años, con 83% discapacidad y Grado III. Ella no tiene voz porque su habla silenciosa y tropezada solo la entendemos algunos. Su mundo somos su familia, y nuestro mundo gira en torno a ella. Tampoco tiene voto por que su incapacitación así lo determina.

En el 2007 solicitamos la dependencia, desde entonces se han publicado normas inconexas, hemos reciDependenciabido la visita del valorador en casa por dos veces, pero solo damos pasos en círculos sin avanzar, con trabas administrativas y sin rastro de ayudas…Así que solo me queda concluir que, como decía al principio, mi hermana no solo no tiene voz ni voto, sino que además no tiene derechos.

Quizá deberíamos replantearnos qué hacer con sus obligaciones, especialmente las fiscales; pero claro ella no es una SICAV ni es consejera delegada de entidad bancaria, ni se relaciona con las Islas Caiman, ni tiene dinero que aflorar…

“Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos”

(…)”. Art. 1 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Que la voz nos acompañe

Por Samuel García

Constantino RomeroSe apagó la voz, la gran voz de los medios. El icono del doblaje español, actor, locutor, presentador y un profesional de oro: Constantino Romero. Un adiós a la voz que dejamos entrar en casa en películas con cara de Mufasa, Clint Eastwood, Terminator o el mismísimo Darth Vader.  La voz de muchos anuncios. La voz que ha escuchado y escucharán muchas generaciones. La voz única, excepcional y probablemente irrepetible. Un adiós que a nadie ha dejado indiferente. Gracias por tu trabajo, gracias por tu voz.  Descanse en paz.