Entradas etiquetadas como ‘lienzo’

El cuadro por el que escapan los refugiados

El cuadro de la artista omaní Iman Al Khatri, de 24 años, es un óleo que apunta a los ojos. Se sale del marco. Busca la vida. Quiebra los límites. Desafía la ausencia de humanidad.

Salirse del cuadro es buscar la vida. Escapar de una carnicería.

A veces la vida se parece a un museo, con sus múltiples salas y alegorías. El personaje que retrata el cuadro es un sirio que escapa de esos límites. El marco es la frontera imposible. Un espacio arbitrario que delimita el ellos del nosotros.

Nosotros quiere decir los espectadores. Así nos define el espacio. La posición en la sala. Habitamos el otro lado, en este museo que llaman Europa. Un lugar proclive a coleccionar obras sin contexto.

El audioguía solo susurra: “matanza, cerco, asesinato, horror…”.

Los museos son lugares diseñados para mirar. Y aquí vemos a un padre que saca a su hijo de las tinieblas. Estas penumbras son cuadradas. Están selladas. Como un cuartucho bajo las bombas de Alepo, o un campamento de refugiados, un suburbio sin nombre en el invierno.

El padre hace lo imposible: sale del cuadro. Pero duda si lanzar a su hijo a la nada, actúa como un péndulo.

Nadie puede prometerle que el niño será recogido si lo suelta.

La nada es imprevisible.

Somos el sujeto pornográfico. El espectador ciego. Somos la nada que nada recoge.

Iman Al Khatri nos aprieta las córneas con este trabajo. La fuerza de su tela está en la parte invisible: ¿qué habrá bajo los pies del niño de camiseta roja?

Lee el resto de la entrada »

Querido Torquemada 3.0

Aparece esta imagen en el espejo.

Fray Tomás de Torquemada. Wikimedia.

Fray Tomás de Torquemada. Wikimedia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Es el retrato del ilustre Gran Inquisidor, fray Tomás de Torquemada, un dominico que es símbolo perpetuo de la Inquisición. No es una obra de arte, pero explica bien el personaje: rasgos duros, mente obtusa, peinado extremo, cruz justificante.

Me golpea su leyenda negra, los actos que dicen que cometió, cómo condenó y quemó a los conversos, el modo en que asesinó a brujas y herejes. Armado con la maza de la ley levantó una fe monolítica de espinas y cruces puñal al servicio de los reyes, grave cual losa de una fosa común– solo él tenía la razón y la impuso sobre el coste de miles de vidas que hoy consideramos inocentes.

He leído que lanzó a España, que hasta entonces la escribíamos en plural –las Españas– a las tinieblas de las que tanto le cuesta recuperarse: habitamos desde aquellos días en una especie de cripta ideológica, siempre contrariada, enfrentada, vehemente, dispuesta al juicio del que grita “¡traidor!” -dicen los parapsicólogos que si prestas la suficiente atención todavía hoy puedes oír a alguien, puede que sea un poeta, un filósofo o un pensador, aullar en la tumba de Franco, y golpea, clama por su liberación desde el interior de la fosa, reverbera su auxilio en la cripta. Fue como un pesticida moral que solo permitía la supervivencia a una clase de hombre y mujer: la consagración del pensamiento uniforme y el cabreo eterno.

No nos gusta este Torquemada en el reino del pluralismo político. Es cierto, al menos en apariencia. Ahí está el enigma que esconde el retrato que veo en el espejo. Como en el cuadro de Dorian Gray, enseña un reflejo perverso.

Lee el resto de la entrada »

¿Un lienzo o una bañera llena de leche?

'Head Trip' - Alexa Meade y Sheila Vand

‘Head Trip’ – Alexa Meade y Sheila Vand

Parecen pinturas, pero la ilusión se esfuma cuando la figura humana que protagoniza los supuestos cuadros mueve los ojos buscando la cámara. Las artistas Alexa Meade y Sheila Vand, residentes en Los Ángeles (EE UU), colaboran en un proyecto en el que juegan a “comprimir espacios en 3D en plano en 2D”.

La técnica es sencilla y efectiva. Meade pinta de blanco a Vand y resalta contornos y sombras con trazos gruesos de tonos oscuros. Después, la modelo se sumerge en una bañera o en una colchoneta hinchable llena de leche: el contacto de la pintura con el líquido hace en resto.

Las imágenes cenitales parecen cuadros en constante movimiento. El fondo blanco, que se tiñe poco a poco con los colores que Vand lleva en la piel, funciona como un lienzo que crea volutas de diferentes tonos y combina con el cuerpo. Cada segundo que pasa, el escenario se transforma. “Los trabajos exploran la fluidez de la forma en relación con el tiempo y el espacio. Despojando al sujeto de la profundidad de la dimensión (…) se demuestra el poder del contexto sobre el contenido“, dicen en su declaración de intenciones.

Helena Celdrán

'Activate' - Alexa Meade y Sheila Vand

‘Activate’ – Alexa Meade y Sheila Vand

'White Out' - Alexa Meade y Sheila Vand

‘White Out’ – Alexa Meade y Sheila Vand

'Doll Face // Who, Me?' - Alexa Meade y   Sheila Vand

‘Doll Face // Who, Me?’ – Alexa Meade y Sheila Vand

'Deviate' - Alexa Meade y Sheila Vand

‘Deviate’ – Alexa Meade y Sheila Vand

Alexa Meade pinta a Sheila Vand - Foto: David Branson

Alexa Meade pinta a Sheila Vand – Foto: David Branson

 

Sheila Vand tras una sesión de fotos

Sheila Vand tras una sesión de fotos