Entradas etiquetadas como ‘edificios’

La modelo rusa que desafía al vértigo jugándose la vida

Una pin-up de la moda suicida. Look de niña sin miedo. Un fashion film de riesgo. Temeridad. Desafío. Inconsciencia. La gata sobre el rascacielos de acero.

Vértigo. Demasiado vértigo.

Sinceramente, no sé que decir de Angela Nikolau. Solo sé que es rusa, modelo, chica de Instagram (hasta aquí hormona y silicio); sé que corretea por edificios sin arneses, protocolos o leyes, una práctica popular en Rusia. Aquí, las coordenadas erróneas, el juego perverso que en inglés llaman Rooftopping: personas que eluden las medidas de seguridad de los edificios más altos para tomarse, una vez en la cumbre, fotografías o vídeos panorámicos.

Lugares de acceso restringido por su extrema peligrosidad.

Como un cuerpecito que quiere vacilar al abismo. Una modelo que asciende por unas cuchillas que destripan el cielo. Posa sobre estas aristas, su estudio fotográfico, en los límites de la sensatez, donde tu vida depende de la fuerza del viento, el sudor, o el conjuro de la fatalidad.

No sé si es atractivo este dilema. Su rostro angelical, la marca seductora, y un vértigo tremebundo.

Lee el resto de la entrada »

Hermosos pájaros colisionando contra edificios

'Impact (Indigo Bunting)' - Miranda Brandon

‘Impact (Indigo Bunting)’ – Miranda Brandon

“Estos son algunos de los pájaros que encontré, intactos y tal y como eran, salvo por la consciencia y el pulso“. Miranda Brandon captura en sus fotografías a pájaros de plumajes exquisitos, casi siempre especies de tamaño reducido: un colibrí de garganta roja, un chipe de cabeza gris, un azulejo… La imagen crea la ilusión de que las aves están chocando justo en ese momento, pero en realidad ya estaban muertas cuando Brandon las retrató.

La artista le dio forma a la serie Impact (Impacto) cuando trabajaba de manera voluntaria en la estadounidense Asociación Nacional Audubon, fundada para “conservar y restaurar los ecosistemas naturales”. Centrada en la preservación de las aves, recibe el nombre de John James Audubon (1785-1851), un artista que se propuso representar a los animales con realismo científico y se convirtió en una eminencia de la ornitología.

Durante su voluntariado en Audubon recogió pájaros, muertos tras colisionar contra construcciones creadas por el ser humano. En un análisis realizado por la asociación, se especifican las causas de estos choques. De día, los accidentes suceden sobre todo porque “no perciben el cristal como un obstáculo”: las aves migratorias no están acostumbradas a vivir en zonas con edificios y el nítido reflejo del cielo y de los árboles sobre las fachadas de cristal es una trampa mortal e inesperada. En el paisaje urbano nocturno, la iluminación de los edificios crea “un efecto faro” sobre los pájaros que emigran de noche.

Según el último informe anual elaborado por The State of the Birds, una organización que aúna a varias asociaciones ornitológicas  de los EE UU, la población de aves del país muere principalmente por tres causas. Con 2400 millones de ejemplares al año, los ataques de gatos ocupa el primer lugar, los choques —contra edificios, coches, torres de alta tensión, torres de comunicación, torres eólicas…— son la segunda causa de muerte, con 599 millones de muertes. Los pesticidas agrícolas y los vertidos tóxicos en aguas, la tercera.

“Estoy interesada en cómo nuestro modo de vivir afecta a otras especies”, explica en su página web. La fotógrafa estadounidense explica que, en las imágenes, utiliza la belleza natural de criaturas como un pájaro cantor para provocar una reflexión personal, “no pensar en términos antropocéntricos” y poder entender que debe existir un sentimiento de “igualdad” con el resto de las criaturas vivas del planeta.

Helena Celdrán

'Impact (American Redstart)' - Miranda Brandon

‘Impact (American Redstart)’ – Miranda Brandon

'Impact (Tennessee Warbler)'- Miranda Brandon

‘Impact (Tennessee Warbler)’- Miranda Brandon

'Impact (Ruby-throated Hummingbird)' - Miranda Brandon

‘Impact (Ruby-throated Hummingbird)’ – Miranda Brandon

'Impact (Nashvile Warbler)'- Miranda Brandon

‘Impact (Nashvile Warbler)’- Miranda Brandon

‘Smart Bricks’, Lego para construir casas reales

Se trata de aplicar el sistema de uno de los juegos de construcción más famosos de la historia a la edificación real de viviendas. El proyecto Smart Bricks (Ladrillos inteligentes) todavía está en proceso de hacerse realidad, pero se presenta como una alternativa que “cambiará el modo en que construimos casas, edificios, puentes y aceras”.

Las piezas son de un hormigón “de alta resistencia” y con propiedades aislantes que propician el ahorro energético tanto en invierno como en verano. Con ellas se forman estructuras similares a las que todos hemos creado alguna vez a partir de los coloridos ladrillos de Lego: los Smart Bricks se mantienen juntos con un potente adhesivo y a mayores se pueden asegurar con barras de acero que los atraviesan en su interior. Además, es posible crear en ellos espacios especiales para la electricidad y el agua y tienen ganchos en los que se pueden encajar piezas para los suelos y las paredes.

Prototipo de 'Smart Brick' - Foto: Kite Brick

Prototipo de ‘Smart Brick’ – Foto: Kite Bricks

Sus creadores ahora buscan financiación y de momento la iniciativa (pendiente de patente en los EE UU) sólo cuenta con prototipos del ladrillo y un vídeo con una animación virtual que recrea cómo sería el procedimiento, controlado por un robot. Ronnie Zohar, el fundador de la empresa a la que pertenece la idea, la israelí Kite Bricks, destaca que con el método se reducirían los costes en un 70% y el tiempo de la construcción en un 80% además de que supondría un menor gasto de energía, mayor limpieza y mucho menos ruido durante el tiempo que durara la obra.

Con un considerable ahorro del gasto general, los inventores de los “ladrillos inteligentes” ven la posibilidad de crear construcciones de bajo coste en todo el mundo, desde un poblado de “granjeros indios” a una localidad de “vinateros franceses”. Aclaran que el material se puede adaptar a las necesidades estéticas para respetar la arquitectura tradicional del lugar y que la aplicación del método no arrasaría con el paisaje ni anularía los gustos ni la identidad de los habitantes de las viviendas.

Helena Celdrán

Prototipo de ladrillo para 'Smart Bricks' - Foto: Kite Bricks

Prototipo de ladrillo para ‘Smart Bricks’ – Foto: Kite Bricks

Prototipo de ladrillo para 'Smart Bricks' - Foto: Kite Bricks

Prototipo de ladrillo para ‘Smart Bricks’ – Foto: Kite Bricks

Arquitectura invisible: edificios demolidos, incompletos y utópicos

La 'Globe Tower' que se iba a construir en Nueva York

La ‘Globe Tower’ diseñada para  Nueva York en 1906

Una ciudad amurallada (en Hong Kong, demolida en 1992), que en la década de los ochenta fue uno de los puntos más densamente poblados del planeta; una especie de torre Eiffel con cúpula, que en 1906 se proyectó en Nueva York para Coney Island; la Torre de Babel, que según la Biblia provocó el enfado de Dios y condenó a la humanidad a hablar diferentes idiomas…

The Unbuilt (Lo no-construido) es una colección  —modesta y aparentemente abandonada, pero exquisita— de reseñas de edificios que no existen, obras que quedaron condenadas al proyecto y a la utopía, fueron demolidas, destruidas o nunca completadas. Su autor, interesado en la historia de estos testimonios arquitectónicos invisibles, es anónimo, algo frecuente en los microblogs de la plataforma Tumblr, parcos en palabras y generosos en imágenes. Aunque la página ya no se actualiza, merece la pena una visita para descubrir las joyas que ofrece.

'Cénotaphe à Newton'

‘Cénotaphe à Newton’

Entre las pequeñas historias rodeadas de romanticismo que recopila la página hay fiascos económicos, arquitectos idealistas, monumentos megalómanos y situaciones insostenibles. El Cenotafio de Newton, un monumento funerario a la memoria de Isaac Newton, uno de los científicos más notables de la historia, es de momento la última entrada de la selección de construcciones malogradas de The Unbuilt.

Proyectada en 1.748 por el arquitecto neoclásico francés Étienne-Louis Boullée, la construcción allanaba ya en el siglo XVIII el camino hacia la arquitectura moderna que desarrolló Le Corbusier. Boullée creía en las formas geométricas limpias sin adornos superfluos, en la sencillez de una arquitectura expresiva, clara en su propósito. Sus detractores, riéndose de la poesía la llamaban “arquitectura parlante”.

El monumento iba a contar con una esfera de 150 metros de diámetro, que descansaría sobre una base circular rodeada de cipreses, y crearía con luces y sombras el efecto del día y la noche. La luz del sol entraría por unos diminutos agujeros a la bóveda simulando las estrellas y por la noche un foco simularía la iluminación diurna. La simetría, el orden y la armonía de las formas eran el espíritu de la inspiración newtoniana, que iluminaba con una luz eterna el conocimiento de los científicos.

A pesar de que nunca se realizó, en su día circuló en forma de grabados entre los círculos de profesionales y aún ahora se considera un diseño visionario. El cenotafio es, irónicamente, uno de los proyectos más famosos del arquitecto francés. Habría que preguntarse si Isaac Newton hubiera preferido la esfera como sepulcro en lugar de la Abadía de Westminster de Londres, donde descansa junto a otros notables británicos.

Helena Celdrán

Hotel Attraction - Antonio Gaudi

El ‘Hotel Attraction’ , un proyecto de hotel-rascacielos que Antoni Gaudí diseñó por encargo para ser construido en Nueva York

El Palacio de los Sóviets, una construcción megalómana diseñada en los años treinta para Moscú y que representaría los ideales del régimen soviético

‘El Palacio de los Sóviets’, una construcción megalómana apenas empezada, diseñada en los años treinta para Moscú, que iba a representar los ideales del régimen soviético

 

La ciudad amurallada de Kowloon, en Hong-Kong, en la que vivían 33.000 personas en 4 kilómetros cuadrados

La ciudad amurallada de Kowloon, en Hong-Kong, en la que vivían 33.000 personas en 4 kilómetros cuadrados

Fotos imaginarias de pesadillas arquitectónicas

Los edificios imposibles de Filip Dujardin

Los edificios imposibles de Dujardin

Filip Dujardin (Gante, 1971) es como el escenógrafo de un sueño que se torna pesadilla. Entre sus fantasías hay casas de las que no se puede salir, estructuras que parecen a punto de perder el equilibrio, pasadizos que no llevan a ninguna parte.

El fotógrafo belga manipula imágenes de edificios reales para inventar estructuras imposibles. Muchas estarían destinadas al fracaso si fueran reales, ninguna parece tener una función determinada. Algunas podrían ser la excentricidad del arquitecto que ha perdido la cabeza y se sienten por encima del bien y del mal.

Confiesa que se siente como un niño jugando con cajas de cartón. En cada modificación busca el equilibrio entre realidad y ficción, para que la construcción no parezca demasiado rocambolesca, pero tampoco posible.

La imagen del edificio fantástico se le viene a la cabeza antes que el real. Tras realizar un boceto y una maqueta con cartón o Lego, Dujardin sale a la caza de la construcción real que va a convertir en su nueva fantasía. Le resultan especialmente inspiradores las fachasas con “mucho de lo mismo”: las hileras de ventanas, puertas y balcones son un filón para la locura posterior.

Estudió Historia del arte en la Universidad de Gante y se especializó en arquitectura y hace fotos de edificios reales para publicaciones especializadas. Dujardin vive rodeado de construcciones, pero no construye. El artista sugiere que sus fantasías tienen algo de frustración, que juega a ser un arquitecto en lugar de un documentador de edificios que otros han realizado.

Helena Celdrán