Solo un capítulo más Solo un capítulo más

Siempre busco la manera de acabar una serie cuanto antes... para ponerme a ver otra.

Entradas etiquetadas como ‘Margaery Tyrell’

La fuerza de la adaptación en el fin de temporada de Juego de Tronos

Hay spoilers hasta en los espacios. Si no habéis visto la cuarta temporada, no leáis

 

Si vas a ver una película o una serie adaptada de un libro que has leído previamente y esperar que todo sea calcado a lo que quedó escrito, tienes un problema. Primero porque es imposible que aparezca en un metraje palabra por palabra lo que pasó en las páginas, segundo porque los lenguajes son completamente distintos y es imposible que lo que se cuenta con imágenes coincida con lo que creaste en tu mente, y tercero porque el espacio, en este caso la duración, es mucho más limitada.1

El caso de Juego de Tronos es aún más evidente. Las novelas de Canción de hielo y fuego son larguísimas, y George R.R. Martin cuenta en ellas decenas de historias. Que David Benioff y D.B. Weiss se hayan tomando todas las licencias posibles a la hora de adaptar los libros a la HBO entra dentro de lo normal. Incluso que se inventen situaciones que no aparecen en los libros, estructuren la serie de otra manera o se carguen personajes que en las novelas siguen vivos.

Después de la clase de perogrullo que me he marcado, iré a lo importante: Juego de Tronos es la adaptación más fuerte, brillante, e irrespetuosa con su ‘madre’ que ha alumbrado la televisión en los últimos años. Al menos a mí me entró un escalofrío cuando acabó la finale  de la cuarta temporada, The Children. Una sensación que solo habría mejorado un fundido a negro inmediato como los que nos regalan en algunas películas. Es que esa música, esa escena final… Es imposible explicarlo con palabras.

5Lo mejor de todo es que Juego de Tronos no ha hecho algo distinto a lo que venía haciendo. Buscaba dejar con ganas de más, no cerrar ninguna trama y provocar las especulaciones y cábalas de sus seguidores. Y lo ha conseguido sin despeinarse. A saber: ¿qué va a pasar con Tyrion ahora? ¿Qué se va a encontrar Arya en Braavos? ¿Cómo gestionará Daenerys el problema de sus dragones? ¿El Perro se ha ido para siempre? ¿Dónde narices está Bran? ¿Por qué Stannis ha ido al muro, y qué hará al respecto Jon Snow? ¿Y Sansa? No hay más que preguntas, y muchas ganas de que lleguen las respuestas.

Sobre la serie se pueden hacer todos los análisis sesudos que se le ocurran a uno. Desde su crítica encubierta a ciertos sistemas políticos, el trato de temáticas como el machismo o la discriminación, el laxo concepto de la justicia que a veces recuerda a la actualidad, o las luchas entre familias por el poder que son más habituales de lo que creemos. Todo lo que sugiere da para varios libros aparte de los de Martin (alguno ya se ha escrito). A veces roza demasiado la realidad.4

La polémica es otro de los componentes indefectibles a Juego de Tronos. Si no la liase en cada episodio resultaría extraño, y en esta no ha fallado ni uno. La violación de Jaime a Cersei fue la que provocó centenares de links, ya fuesen a favor o en contra, o analizando qué suponía una escena de ese calibre en la serie más vista de la actualidad. No ha sido la única, ya que también se han deslizado las acusaciones de pederastia por el cortejo de Margaery a Tommen.

3Además, han conseguido que se haya llegado a calificar la triste muerte de Oberyn a manos de La Montaña como lo más gore que se ha emitido en televisión (las reacciones en Youtube hay que verlas). No sé si tienen razón, pero yo no pude sacarme de la cabeza la escena hasta que pasaron unos días desde que la vi. Me aterrorizaba, pero no podía dejar de mirar. Y eso que sabía lo que pasaba gracias al libro. Otra medalla más. ¿A que por culpa de esto ya no os acordabais de lo de Joffrey?

Lo anterior responde a que los responsables de la serie y la HBO son unos genios. También a que George R.R. Martin sea muy mala persona por las que monta en las novelas y lo que escribe en su blog. Porque vamos, no me creo que sea una coincidencia que el final de la cuarta temporada se haya emitido en pleno Día del Padre en Estados Unidos. 2

Que celebren fechas tan señaladas con muertes tan importantes forma parte del ADN de Juego de Tronos. ¿Es una serie sobre la muerte? Lo dudo. Solo muestra la realidad de que el poder mata cuando quiere y como le da la gana. Seas quien seas, no estás a salvo, porque siempre habrá alguien que tenga un poco más que tú. Ya sea dinero, fuerza, velocidad o juventud, puedes toparte con alguien que te supere en uno o varios de esos aspectos. Y eso será tu fin. A lo mejor digo una barbaridad, pero en las cuatro temporadas he visto muchos guiños a Dickens. “En este juego, alguien siempre gana y alguien siempre pierde”, como dicen en una gran obra de teatro.

Juego de Tronos es la serie perfecta porque logra entretener desde la calidad a todos los públicos. Puedes estar perdido ante lo rápido que se desarrolla la trama o los nuevos personajes que se incorporan, pero eso no impide que te enganche de una manera enfermiza. Un ejemplo de “cumple su función”, entretener, pero ofreciendo lecciones de cómo debe ser una ficción. Y ya si le hacen caso a Martin y extienden a trece capítulos las temporadas, mejor.

6Por cierto: han sido benévolos. No han metido el auténtico final de Tormenta de Espadas. Eso sí que os habría hecho flipar. Miedo me da la que estarán preparando con ESO. Los que lo han leído lo sabrán. Como contrapartida, han regalado las escenas más desgarradoras protagonizadas por el mejor de esta temporada, Tyrion. Verle llorar mientras quitaba una vida, para luego mostrarse impasible al arrebatar otra es uno de los mejores contrastes que he visto en un actor en mi vida. Un Emmy para Peter Dinklage a la de ya, por favor.

Ah, no hagáis spoilers a los demás. Es de ser mala gente. Los que los hacéis no merecéis que os cojan de extras para la quinta temporada. Si es que vienen a España. Valar Morghulis.

 

Para recordar: cuando no doblaron el primer episodio en Canal +