Entradas etiquetadas como ‘metoo’

¿Dónde está Steven Seagal?

Yo sé que es posible que me granjee enemigos con esto que voy a decir, pero a mí este señor no me ha gustado en la vida. Ni antes, ni ahora.

steven-seagal-2018

Seagal en 2018 (GTRES)

Es decir, no digo que tenga nada en contra de Steven Seagal, no me malinterpretéis. Quiero decir que nunca me ha gustado como actor ni me han gustado sus pelis. Creo, de hecho, que lo más cerca que ha estado una peli suya de gustarme fue la que salió en Padre de familia.

Aunque me dan bastante pena los animalinos, no sé. Es una sensación agridulce.

La cuestión es que no importa lo que yo opine de él: Seagal es, sin duda, un referente de cine de acción de los ’90 (tal vez penséis que de los ’80 también, pero en realidad su debut como actor fue ya en Por encima de la ley en el 88!), ese tipo que resultaba en pantalla grandullón como Bud Spencer y diestro en artes marciales como Jean Claude Van Damme, pero con una moderna coleta, que a la vista parecía que lo mismo le encajaba una guitarra y un sombrero de cowboy como una vara pa mover el ganao por los campos de Burgos. Eso era Steven Seagal.

steven-seagal-por-encima-de-la-ley

¿Ves? Le puedes cambiar el machete por una guitarra o por un rastrillo.

En los ’90 se hizo un hueco de los grandes, protagonizando películas que él mismo producía en numerosas ocasiones, con títulos tan recordados como Difícil de matar, En tierra peligrosa o Decisión crítica (si es que qué títulos, madre mía, que solo el título ya valía la entrada que pagabas). Y fue, precisamente, con la segunda entrega de En tierra peligrosa, en 1997, con la que Seagal terminó su contrato con la Warner Lee el resto de la entrada »

#RoseArmy : El ejército de Rose McGowan

Seguro, seguro, seguro que, a menos que viváis en una pequeña cuevecita aislada del mundo occidental, en estas últimas semanas habéis asistido al terremoto Weinstein, a las decenas de denuncias por acoso sexual que se empiezan a acumular en el mundo del cine y a la extensión que de ello se ha hecho en todo el mundo, a todos los ámbitos, bajo el lema de #metoo. Lo que quizá no sepáis es que hay un puño detrás dando pelea por encima de todos los demás.

 

Pongámonos en situación:

Verano de 2017: Rose McGowan, retirada del mundo de la actuación, artista y activista feminista, descubre que, en un acuerdo firmado con Harvey Weinstein en 1997, ella se compromete a no interponer una denuncia… Pero no hay nada sobre un acuerdo de confidencialidad. Puede hablar. Se va a liar parda.

rose-mcgowan-gtres

Septiembre de 2017: Decenas de mujeres presentan denuncias por abuso sexual contra Harvey Weinstein.

4 de octubre de 2017: Un Weinstein desesperado contacta con Rose McGowan y le ofrece un millón de dólares para que se calle. Esto lo hace exactamente veinte años después de haberle pagado cien mil dólares con los mismos fines. Pero, esta vez, una Rose que ya no es una pequeña estrella veinteañera perdida en un universo de gigantes gaseosos, literalmente, lo manda a la mierda. Esta vez no se va a callar.

5 de octubre de 2017. El New York Times cuenta la historia denunciada por Ashley Judd, hace pública su investigación y, al hacerlo, arranca la tapa de la caja de Pandora. “Harvey Weinstein lleva décadas pagando para callar sus abusos sexuales”.

Hace dos décadas, el productor de Hollywood Harvey Weinstein invitó a Ashley Judd al hotel Península Beverly Hills a lo que la joven actriz esperaba que fuera un desayuno de negocios. En cambio, la envió a su habitación, donde apareció en bata de baño y le preguntó si podía darle un masaje o si podía verlo ducharse, recordó Judd en una entrevista.

“¿Cómo salgo de la habitación lo más rápido posible sin ofender a Harvey Weinstein?”, dice Judd que recuerda haber pensado.

La investigación del N.Y. Times revela que han encontrado pruebas de denuncias por abuso contra Weinstein que se remontan incluso a tres décadas atrás. Otras voces se unes a la de Judd. La que has liado, Harvey.

8 de octubre de 2017: The Winstein Company despide a su fundador, Harvey Weinstein.

Al ver que, esta vez, las denuncias sí funcionan, decenas de mujeres empiezan a levantar la voz, no solo contra Weinstein, sino contra todos aquellos quienes han abusado o han sido cómplices de los abusos. Gwyneth Paltrow, Angelina Jolie, Mira Sorvino… Mujeres y hombres alrededor del globo, cuentan lo que saben. Cientos de miles de mujeres suman un #metoo en sus redes sociales.

27 de octubre de 2017: Rose habla por primera vez en público después de destaparse los abusos. Da un discurso en la Convención de Mujeres de Detroit que da la vuelta al globo.

Me han silenciado durante veinte años. Me han colgado el estigma de mujer violada. He sido agredida. He sido demonizada. ¿Sabéis qué? Justo como vosotras.

No nos pueden callar, porque somos valientes. Ponedles nombre, identificadles, avergonzadles.

McGowan se convierte en la abanderada del movimiento mundial contra los abusos sexuales. Surge el #RoseArmy. Lee el resto de la entrada »