BLOGS

La inteligencia del ser humanoes la capacidad que tiene para adaptarse a la realidad.Xavier Zubiri, filósofo. (San Sebastián, 1889 - Madrid, 1983)

Contra Alemania, ¿Quijotes o Sanchos?

Siempre he pensado que España es un país de Quijotes y Sanchos. Los españoles, o se ponen a derribar molinos de viento (fantaseando con la hidalguía, la furia española y cosas así), o se echan a la bartola, acomplejados, a comer ristras de chorizos e incapaces de reaccionar ante cualquier contratiempo.

De ahí que el partido jugado el pasado sábado, contra Italia, sea un hito en la historia; ya lo verán. No sé si alguien ha hecho ya el análisis psicológico de este encuentro; espero que alguien preparado para hacerlo lo haga. Porque la experiencia fue fascinante y el ejercicio terapéutico intenso. ¿El resultado? Ya se vio. Fastuoso, si nos atenemos a lo visto y vivido posteriormente frente a Rusia.

La España Imperial Eterna se había montado tal película con el fútbol que, a decir de los entendidos, hacía medio siglo que “no se comía una rosca”. Siempre que llegaba un evento futbolero importante, señalan, la impotencia y la incapacidad de jugar al fútbol “como el equipo español sabe”, era manifiesta. Ahí estaban para muestra los ejemplos de Italia y Alemania… Equipos mediocres muchas veces, pero que se metían en su papel de “campeones” como si lo fueran de verdad, y… ¡A jugar! A jugar sin complejos y sin más preocupación que la de hacerlo. Si les metían un gol, seguían a lo suyo (véase Alemania contra Turquía hace unos días); y si tocaba especular, como ha hecho casi siempre Italia, pues… ¡A especular! A especular y que el contrario se busque la vida, que, a nosotros, los italianos, nos tiene sin cuidado jugar mal y acabar en la prórroga con un cero a cero (el partido de marras contra España, de cuartos de final, es un buen ejemplo de esto).

El primer tiempo de España del sábado pasado, insisto, fue toda una gesta… ¡No jugaron al fútbol un pimiento! De acuerdo. Pero consiguieron no lanzarse hacia la portería italiana como unos Quijotes sobre los molinos de viento… Fue el mayor esfuerzo mental que jamás ha hecho nunca la selección española. Veías a Sergio Ramos que quería ponerse a cabalgar por la banda… pero de pronto se acordaba que estaba en sesión terapéutica y retrocedía humildemente para darle el balón al portero o al último defensa… Y vuelta a empezar. Fue un esfuerzo (aburridísimo para el espectador) pero encomiable. Lo que hicieron los jugadores españoles contra Italia para terminar de aprender que al fútbol se juega con la cabeza fundamentalmente, y que la sintonía mental del colectivo es imprescindible para alcanzar la victoria, era la gran asignatura pendiente del “combinado nacional”.

No tengo ni idea de cuál será el resultado en la final contra Alemania, pero de lo que sí estoy seguro es de que España no saldrá ya con el miedo en el cuerpo a lo Sancho ni se sentirá don Quijote dando lanzadas a diestro y siniestro. Jugará como sabe, sin complejos. Y si la terapia ha funcionado, el equipo español ganará. Ganará porque los jugadores son mejores que los alemanes en este momento. Y si no falla la terapia, claro.

1 comentario

  1. Dice ser tetuan

    Muy bien lo de la Selección española, somos, es,campeones/a de Europa….ahora bién..Seremos capaces el resto de los españoles de tener esa actitud mental y marchar todos juntos para superar nuestras dificultades????Nos han dado una lección de como se deben hacer las cosas..Felicidades Selección, espero que hayamos captado algo más que el buen futbol

    29 Junio 2008 | 23:45

Los comentarios están cerrados.