BLOGS

La inteligencia del ser humanoes la capacidad que tiene para adaptarse a la realidad.Xavier Zubiri, filósofo. (San Sebastián, 1889 - Madrid, 1983)

Colas… y colarse en Marruecos

He asistido a espectáculos asombrosos haciendo cola en este país. Como por ejemplo, en la frontera con Ceuta, cuando, en más de una ocasión (¡no una vez ni dos, en muchas!) el ansia o la impaciencia, ¡qué se yo!, el “yo paso primero por cojones”, el “a mi no me pisa nadie” o eso de “voy metiendo el morro y ya veremos…”, llegó a taponar… no los tres carriles que había entonces para pasar a Ceuta, no, también ¡los dos de entrada a Marruecos! Por lo que, a dos kilómetros de la frontera, esta se “sellaba” con cinco carriles en dirección a Ceuta. Nadie lo entendía, pero así era.

Y esto viene a cuento porque recordando esta mañana mi última estancia en Nueva York donde tuve que hacer cola una hora y pico para subir el Empire State Building, una de las notas “agradable” (dicho entre comillas) de la experiencia, fue estar conversando con unos y con otros, sabiendo que nadie iba a adelantarte de malos modos, ni que nadie intentaría hacerte la puñeta…

Esto, en Marruecos, es imposible. ¡Imposible! Si acudes a pagar el recibo de la luz o del teléfono, o a la ventanilla de un banco cualquiera… a comprar en cualquier tienda, a poco que te descuides ya hay alguien metiéndote el codo o achuchándote para sacarte del mostrador… Pero lo mismo ocurre con los coches en los semáforos o en las rotondas, que nadie cede el paso ni deja salir a los que ya entraron… porque ellos también quieren entrar como sea… Así que se prepara un guirigay de cuidado.

Que alguien me lo explique… Yo tengo una teoría, pero… Pero prefiero que sea un viejo amigo profesor de Mekinés quién exponga la suya: “Marruecos es todavía un Estado joven”, dice. “De alguna forma, aún no hemos superado aquella condición de pueblo nómada. Así que, allí donde estamos nosotros… allí está nuestra casa, nuestro territorio; nuestro país en cierto mdo. Es decir, no tenemos interiorizado todavía ese concepto de espacio público, común, que hay que respetar y compartir. No nos sentimos suficiente ni conscientemente “tan ciudadanos” como para pensar que nuestros derechos, los de cada uno, acaban donde empiezan los de los otos”, pienso yo.

“¡Ah, entonces”, le dije, “ahora ya entiendo mejor por qué puedo encontrarme a dos amigos que detienen su automóvil en mitad de una avenida y se ponen a conversar tranquilamente montando un atasco del diablo… O por qué un anciano venerable, a lomos de su burro, avanza tan tranquilo, en dirección contraria a los coches, por el carril de aceleración de una autopista... (¡Eso lo he visto yo!)”

“Bueno, la mía sólo es una explicación… Supongo que habrá otras”, concluyó.

4 comentarios

  1. Dice ser jueeeeeeeee

    “nuestros derechos, los de cada uno, acaban donde empiezan los de los otros”Esa frase se usaba mucho aquí en epoca de Franco en las escuelas.He vivido allí y el tema de las colas, así como otros muchos, resultaban divertidos, una forma de que sucediera algo.Aquí en Europa, todo tiene tanto orden que aburre. Aquí el abuso sucede de otra forma mas sutíl, dentro de la ventanilla.No es tan dramatico, pero si lo que quieres es orden, hazte sueco …..y muerete de aburrimiento.

    30 Noviembre -0001 | 0:00

  2. Dice ser snas

    ¡Ja, ja, ja! He vivido en Marruecos y me ha hecho mucha gracia volver a recordar lo que son allí las “colas”, o mejor dicho, esas pelotas tumultuosas sin orden ni concierto. ¡La de discusiones que he tenido esperando a poder pagar el teléfono con los que llegaban después que yo y se me querían colar!!! Por cierto, que bien se encargaban todos de recordarme que yo era español y tenía que aguantarme si se me colaban, que qué me creía, “snaszarani di mierda”… Y no digo nada si quien iba a pagar el teléfono era mi hermana, a quien por ser mujer y española la machacaban mucho más. La primera y última vez que ella fue a pagar el teléfono volvió a casa llorando de rabia.Porque algo de lo que no se habla es de lo racistas que son los marroquíes. ¡Muchísimo más que nosotros!

    31 Enero 2008 | 16:07

  3. Dice ser ¿islam? no, gracias

    civilización, el proceso se llama civilización.

    31 Enero 2008 | 16:54

  4. Dice ser Casas

    La situacion en marruecos tiene que ser muy desesperada para recurrir a eso …. pobre gente … la verdad es que da lastima la situacion que deben de vivir:(

    01 Febrero 2008 | 13:22

Los comentarios están cerrados.