El placer de columpiarse

A mí, os confieso, aún me gusta columpiarme. La sensación de vaivén, de alcanzar aunque sea brevemente el cielo, obliga,aunque sea internamente, a la sonrisa.

Para mi hijo, con doce años recién cumplidos y autismo, el columpio es una de sus ocupaciones favoritas. De las pocas actividades que disfruta, junto con la piscina o escuchar música. El autismo va ligado con frecuencia a intereses restringidos.

En verano, los fines de semana, salimos prontito de casa, paseamos a nuestras perras hasta un parque que siempre está vacío y le observo ser feliz al vaivén un ratito.

Doce años recién cumplidos. Una edad que hace que con frecuencia ya no sea bien recibido en los columpios. Es un niño demasiado mayor, ocupando un entretenimiento infantil. Algunos parques incluso vetan su acceso por edad, por mucho que el columpio soporte de sobra su peso.

Por eso buscamos columpios solitarios. Pero a veces, paseando, encuentra en el camino un columpio vacío esperando para hacerle volar. ¿Cómo negárselo?

En breve será más difícil. Será un hombre. O casi un hombre. El placer de columpiarse será el mismo, pero su presencia en los parques infantiles será más complicada de gestionar.

Estoy convencida de que hay muchas personas como mi hijo. Hombres y mujeres con distinto tipo de discapacidad enamorados de esa sensación de volar.

Si alguna vez nos veis en un columpio, a mi adolescente dorado o a algún otro, no nos miréis mal, no juzguéis sin saber.

No siempre tienen que ser gamberros apropiándose de los rincones de juego infantiles.

2 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Begoña

    En nuestro barrio hay un chico de unos 25 años con autismo. Hace 7 años, cuando nació nuestro hijo, salía a columpiarse también a horas en las que no había niños en el parque, pero parece que poco a poco a la gente ha dejado de extrañarle ver a un chico tan mayor en el columpio, así es que baja a las horas a las que hay niños en el parque. Ya no se ven miradas extrañas.
    A veces, cuando los niños son pequeños se sorprenden porque se ríe muy alto mientras se columpia, pero no les da miedo ni rechazo.

    22 agosto 2018 | 09:11

  2. Dice ser Crecrec

    Yo de peque tenía un columpio en la puerta de una habitación, en casa de la abu que tenía los techos muy altos y no veas las velocidades que me pillaba y de lado para no chocar con la esquina de un armario. Ahora yo tengo mi propio columpio en casa en el pasillo: viga de acero encajada en agujeros que taladré. Ahí dejo la idea 🙂

    30 agosto 2018 | 02:21

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.