A veces hay que aprender a relajarse y convivir con un cierto grado de desorden

Crecí escuchando a mi madre decir que las casas están para vivirlas, no de adorno, y creo que lo interioricé más aún de lo que ella hubiera deseado.

Mi casa no está, ni de lejos, completamente ordenada, lo reconozco. Ni mi santo ni yo somos de los que necesitamos tenerlo todo recogido y organizado, ambos tenemos un nivel de tolerancia razonable al desorden. Y os aseguro que encontramos (casi siempre) lo que buscamos por casa.

Y menos mal. Con dos niños pequeños y uno de ellos con autismo, querer tener la casa siempre perfectamente recogida sería un dolor de cabeza, fuente de discusiones y malos rollos. Prefiero dedicar el poco tiempo que tenemos libre a leer, pintar maquetas, jugar con los niños, cocinar… antes que a tenerlo todo impoluto, listo para ser fotografiado en ese escaparate de mentiras que es Instagram.

Tal vez por esa manera que tenemos de afrontar las cosas de casa me sorprendió hace unos días recibir una nota de prensa de la empresa Coaching Club en el que hablaba de sesiones con muchas madres que “se manifiestan agobiadas el estrés y el desequilibrio emocional que les provoca la anarquía de juguetes, de libros de texto, de ropa y de otros abigarrados enseres dispersos por las habitaciones”.

Hablaban de los niños “doble D”:
despistados y desorganizados, diciendo que son “características por las que los padres pueden llegar a desesperarse”. Características que, si somos sinceros, muchos adultos compartimos.

Pero lo que me hizo gracia y por lo que he he decidido traer esa nota de prensa aquí, es el apartado en el que Verónica Rodríguez Orellana, terapeuta y directora de Coaching Club, hablaba de cómo afrontar tanto agobio.

Ojo a los consejos prácticos que ofrecen:

  • Con niños pequeños es fundamental priorizar lo funcional a lo estético dentro del hogar.
  • La casa ha de ser un lugar para vivir y no un museo.
  • Si tenemos más de un niño habrá que regular la pasión por el orden y compatibilizar el mismo con las distintas personalidades de los más pequeños.
  • Posibilitar una posición intermedia en la que haya espacio para enseñar a que cada uno debe de responsabilizarse de sus parcelas personales.

Al final mi madre tenía razón: las casas están para vivirlas. A lo que yo añado que relajarse un poquito y primar lo realmente importante es muy necesario. Y oye, si para alguien es realmente importante ordenar y tenerlo todo inmaculado, pues adelante con ello.

Y añaden lo siguiente: “Incluso la dispersión o la distracción, consideradas hasta hace poco como enemigas del conocimiento, ahora se contemplan por las nuevas corrientes educativas como una capacidad a desarrollar consistente en poder estar concentrados en una actividad sin perder la atención que se presta al entorno”.

En fin, que parece que conviene aprender a relajarse y convivir con un cierto grado de desorden (y de despiste).

Fotos: GTRES

4 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Asocial

    Los que no dejan los comentarios que contradicen lo que ellos creen a pies juntillas que problema tienen? No creo que los que hoy te alaben porque les das la razón sean idiotas cuando contradigan su argumentación lo que les convierte (a los primeros) en individuos poco fiables, veletas y nada objetivos.

    05 octubre 2017 | 10:07

  2. Dice ser marian

    Cierto que el hogar es para disfrutar y la casa en sí misma es el envoltorio, un orden mínimo la hace mucho más confortable.
    Enseñar a los niños a recoger sus cosas es básico. La vida como caos es muy complicada y enseñarles de pequeños a ordenar les va a ayudar más de lo que creemos.

    05 octubre 2017 | 10:58

  3. Dice ser LaCestitadelBebe

    Hola,

    está claro que son para vivirlas, pero a veces cuando el nivel de desorden es alto, hay que limpiar por dentro y fuera, ya empieza a subir el strésss.. nosotros hemos comprado un arcón también para el comedor, así siempre está más recogido.

    Besos!

    Anabel

    07 octubre 2017 | 08:22

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.