En todas las madres recientes dormita una “mamá oso”

Todas las madres recientes (y también los padres, claro) encerramos una “mamá oso” dentro. Sí, somos como Hulk. Somos como la madre de la princesa Mérida en Brave, la película con la que Disney parece haberse querido reconciliar con las madres por habernos asesinado sin pudor en casi todas sus historias.

Seguro que lo habéis sentido en muchas ocasiones, frente a un abusón que empuja a vuestro niño en el parque o ante un adulto que les agobia o les trata con poco respeto. Te conviertes en el zorro justiciero y tienes que controlarte para no salir en defensa de tu peque con capa, espada y haciendo zetas en la camiseta del culpable. Digo que tienes que luchar, porque tampoco es plan muchas de esas veces dejar salir al oso protector frente a otro niño pequeño, por ejemplo.

Cuando tienes un niño con una discapacidad, las posibilidades de ver asomar a la “mamá oso” se multiplican. De momento han sido situaciones nimias y mi autocontrol siempre me ha permitido no perder los papeles. Pero si alguna vez hay que perderlos y rugir, no dudéis que lo haré. Como cualquier madre, humana y de muchas otras especies animales.

¿Vosotros habéis tenido que sacar alguna vez el oso que lleváis dentro? ¿Cómo fue? Qué hay que hacer para que salga la “mamá oso” o el “papá oso” que hay en vosotros?

8 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Tia de SobrinoS

    Creo que tambien existen las “tias oso”…

    06 noviembre 2012 | 08:40

  2. Dice ser Mar71

    Uf….yo soy muy temperamental y hasta ahora me he controlado con el desconocido que le quiere dar un beso, o un dulce o un muñeco (todo esto ya me ha llegado a pasar)…pero lo llevo muy difícil cuando es otro niño el que agobia a mi retoño, qué se le dice a un niño abusón?

    06 noviembre 2012 | 08:57

  3. Dice ser Elena

    Pues si, totalmente de acuerdo aunque más que mamá oso..yo nos defino como leonas. A mí me tocó un día cuando un canijo maleducado le dio un mordisco a mi peque..tal fue la fuerza que traspasó la camisa, el jersey, le dejó marca y luego se amorató durante unos días. Agarré a mi nene de la mano y para allá que fui..cual es mi sorpresa cuando veo que hay dos adultos con los niños y uno de ellos la madre que se hizo la loca, como que el niño no era suyo, yo no supe quien era hasta más tarde. Claro que luego cuando mordió a otro se armó la marimorena, una madre ajena le llamó la atención a la madre del niño ya que lo vio todo….todavía la madre del mordedor defendía la acción de su hijo..cuando los demás no habían hecho nada. Hay una cosa que sí que hay que hacer…el niño no sabe que es malo morder si no le llamas la atención pero lo que no puede ser es estar tú delante y ni tan siquiera disculparte.

    06 noviembre 2012 | 09:04

  4. Dice ser miriam

    Yo en los parques infantiles me pongo negra con alguna madre que no esta demasiado atenta a que sus hijos guarden cola en los columpios….me llevan los demonios buffff

    Mira que foto más apropiada para tu post de hoy 😉
    http://1.bp.blogspot.com/_3XffiqgJp4w/TC-aKlM1WyI/AAAAAAAAAC0/qjBC0wQA5II/s400/jaki+nuca.jpg

    06 noviembre 2012 | 10:11

  5. Dice ser vivian

    Sí, yo muchas veces.

    La útima vez el otro día, cuando un amigo de mi hijo no hacía más que chincharle y el mío lloraba para que no lo hiciera y le dejara en paz, cosa que hacía reír al amigo. Los dos tienen 3 años, se llevan muy bien y van a la misma clase.

    Mi duda era ¿qué hago?, ¿defiendo a mi hijo o dejo que él se las arregle y vaya aprendiendo a defenderse sólo en el cole, que es lo que va a tener que hacer? Pues me sostuve muy a mi pesar y el de mi instinto. Yo intentaba dar instrucciones a mi hijo desde unos pasos de distancia, “déjalo, ya se le pasará, no le hagas caso, pues dile que él es un chinchón y que no va a tener premio…”.

    Aún sigo sin saber si obré bien…

    06 noviembre 2012 | 10:18

  6. Dice ser Susana

    Si buscas “mama osa” en el diccionario debe salir mi cara, aunque intento contenerme lo consigo a duras penas y me llevo a mi casa un dolor de tripas que ni os cuento. Lo que peor llevo es como cuenta alguien en una entrada anterior, la pasividad con que ls otras madres actuan. Yo estoy siempre pendiente de mi pequeño, no es pegón, es mas de los que lloran en cuanto otro niño le chincha, pero si hace algo mal, estoy enseguida encima para que pida disculpas.
    El otro día una niña de unos 3 años le quitó una bola con la que estaba jugando, él se puso a llorar y yo me acerque a la peque para pedirle con educación que nos devolviera la bola. Le dije que si queria podia jugar con mi hijo, pero tenian que pasarse la bola uno al otro.Su madre estaba sentada a 5 metros y ni se levantó, ni intervino. La insolencia de la nena fue alucinante, pero me desarmó totalmente cuando me dijo que “nadie va a jugar con esta bola” y la lanzó lejos detrás de unos matorrales inaccesibles. Yo me giré y miré a su madre que me miraba sonriente, con la misma insolencia que mostró su hija. Cogí a mi hijo de la mano y me lo llevé a casa. El cuerpo me pedía coger a la niña de los pelos y meterla tras los matorrales para que buscase la dichosa bola, o mejor a su madre, pero como una si que tiene educación y verguenza, preferí irme con el veneno dentro.
    Menos mal que no estaba “papa oso” que si no salimos en los periodicos

    06 noviembre 2012 | 13:14

  7. Dice ser LaCestitadelBebe

    Buah, demasiadas, pero hay que controlarse, aunque no sé yo porque ay gente con poca cabeza que sus hijos van igual por la vida y darles un merecido no estaría mal, incluso sería bueno para que aprendiesen.

    Besos!

    Anabel

    01 octubre 2017 | 08:10

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.