Fuentesycharcos

“Mark Twain tendría hoy un blog, pero jamás habría escrito gratis”. Robert Hirst, estudioso de Mark Twain

Entradas etiquetadas como ‘El País’

Pere Rusiñol: “La mejor manera de blindar el periodismo es que los periodistas participemos en los medios”

Foto: Guadalupe De La Vallina

Después de trabajar en El País, donde fue redactor jefe, y como adjunto a la dirección de Público, Pere Rusiñol (Artés, Barcelona, 1972) es socio y redactor de Alternativas Económicas y Mongolia. También colabora con ElDiario.es. Convencido de que “al papel todavía le queda mucha vida”, Rusiñol es uno de los adalides del movimiento de nuevos medios creados por periodistas que se ha generado en España.

¿Estamos viviendo la decadencia de la prensa tradicional?

Sí, es una decadencia extrema. El motivo fundamental es la pérdida total de independencia como consecuencia de los cambios de propiedad que se han producido por la crisis.

¿Los bancos se han convertido en los dueños de los grandes medios españoles?

Los grandes medios generaron unas deudas tan inasumibles que si hubieran sido empresas normales habrían quebrado al pinchar la burbuja. Prisa, el grupo más fuerte, llegó a acumular una deuda de 5.000 millones de euros, cifra que es imposible de devolver con la crisis y con unos ingresos muy a la baja: El País, que llegó a tener 150 millones de beneficios, este año va a perder más de 20. Así es imposible devolver los créditos. Los bancos han conmutado deuda por capital y ahora son los principales propietarios de los grandes medios. En ese contexto no se puede desarrollar un periodismo mínimamente independiente, cuando el propietario es la banca y casi todos los temas que son objeto del periodismo tienen que ver con la banca. Ahora mismo en los grandes grupos no se puede ejercer el periodismo. Eso no quiere decir que haya excepciones individuales que, con mucho mérito, hacen cosas interesantes.

¿Algún ejemplo?

En la mayoría de los temas, como las preferentes o los deshaucios, si rascas encuentras al sector financiero como generador de lo que pasó —700.000 familias afectadas—, pero resulta difícil que el medio que ahora es propiedad de quien ha emitido preferentes lo explique bien. Se pueden llenar páginas y páginas contando cosas de preferentes y deshaucios sin llegar a la raíz, que es el objetivo del periodismo: explicar no solo lo que pasa, recreándose en los llantos de los afectados, sino por qué pasa.

¿Alternativas?

Primero, asumir la situación, que es irreversible aunque vuelvan las vacas gordas. Se habla de que ha habido 10.000 despidos en el sector, pero para mí eso no es lo fundamental. Si volvieran las vacas gordas y los 10.000 periodistas regresaran a las redacciones se encontrarían con unos medios distintos porque la propiedad ha cambiado. En mi opinión la alternativa está en crear medios para que los periodistas participemos en la propiedad, que es la mejor manera de blindar el periodismo. Y luego encontrar modelos que sean sostenibles. Hay que realizar una tarea pedagógica para hacer ver a los ciudadanos que les va a ser útil comprometerse pagando para recuperar la información independiente.

Hace tiempo que apuestas por los medios independientes. Por cierto, te quedan pocos nuevos medios en los que colaborar. Tal vez infoLibre

(Risas) Hemos hecho cosas juntos. La gracia del momento es que, en contra de lo que dicen muchos de que no es posible, hay ejemplos de que sí que se puede conseguir. El caso de ElDiario.es es impresionante: en solo dos años han conseguido facturar en el último ejercicio dos millones de euros y lo cerrarán con trescientos mil euros de beneficio. Su modelo es mixto, no solo dependen de la publicidad. Han logrado el apoyo de más de 10.000 socios y el director, Nacho Escolar, controla más de la mitad de las acciones de la empresa. Los trabajadores que están desde el principio también tienen participación. En Mongolia, los trabajadores tenemos más del 70% y en Alternativas Económicas todavía más porque somos una cooperativa. En Mongolia cerramos el ejercicio de 2013 con 11.000 euros de beneficio. No debemos nada a nadie y la empresa da beneficio. Ese es el entorno ideal para hacer periodismo. Nos equivocaremos, como todo el mundo, pero será una equivocación no que nos pleguemos ante alguien. En Alternativas Económicas damos perdidas, pero el cierre de 2014 será sensiblemente mejor que el de 2013 porque hemos conseguido más suscriptores, que son personas que apoyan el proyecto, no por solidaridad sino porque la información independiente merece la pena.

¿En los nuevos medios se realiza un periodismo más artesanal?

Sí, porque parten de las premisas de toda la vida de que el periodismo no es propaganda. Hay que ir a los sitios y vivirlo de primera mano. No es suficiente con que alguien te diga qué ha pasado sino que tienes que verlo. Por otra parte, hemos perdido mucho tiempo en el debate papel/internet. Los periodistas debemos arremangarnos para crear contenidos y también para crear las herramientas empresariales que hacen posible el periodismo.

Pero, por lo general, el periodista no tiene formación de gestor o de empresario.

Los periodistas no tienen que gestionar los medios. Se trata de participar en la propiedad y marcar las líneas estratégicas. No hace falta que el presidente o el gerente sean periodistas.

¿Hasta qué punto financia la publicidad a los nuevos medios?

En el caso de ElDiario.es los ingresos publicitarios son superiores a los que aportan los socios. En Alternativas Económicas son mayores los ingresos de socios y suscriptores que los que provienen de la publicidad. Hay que ser conscientes de que la publicidad como era en el pasado no volverá, ni en papel ni en internet. La expansión de las redes sociales hace que el precio de la publicidad haya caído en picado con independencia de la crisis. Antes el anunciante tenía que pasar obligatoriamente por los medios. Eso hacía que los precios fueran muy altos. Era muy difícil anunciarse en El País por menos de 15.000 euros la página. Ya no es así porque una empresa puede hacer una extraordinaria campaña de publicidad sin pasar por los medios, por muy bien que estos lo hagan, y con poco o ningún presupuesto si se trata de redes sociales. Eso hunde los precios del sector. Ahora se puede poner una página en El País por 2.000 euros. Pueden subir los precios, pero el monopolio ya no volverá.

El segundo problema es que en épocas de crisis los que ponen publicidad son las grandes corporaciones cuyo objetivo no es tanto anunciarse como tener al medio controlado. No es lo mismo que un medio esté saneado y depender de doscientos anunciantes que tener pérdidas y depender de cinco anunciantes, que en su mayoría son del sector financiero o empresas del IBEX.

¿Qué medios te interesan?

Hay tres que sigo con esperanza. Unos son de toda la vida y otro es nuevo. El primero es The Guardian porque no es una empresa capitalista al uso sino que depende de una fundación que puede enjugar las pérdidas. Le Canard Enchaine, uno de los referentes de Mongolia, que cumple 100 años, vende 500.000 ejemplares a la semana y es propiedad de sus trabajadores. Ganan 2 o 3 millones de euros al año. Eso les da una fortaleza increíble para hacer el periodismo que quieren. Además, sin internet. Visitas su página web y te dicen que están muy ocupados preparando la portada del próximo número y que nos veremos el próximo miércoles en el kiosco. El tercer modelo es la experimentación de la filantropía en Estados Unidos para hacer periodismo. Propublica lo ha conseguido con ‘seniors’ del periodismo que no tienen que preocuparse por cuadrar las cuentas y pueden dedicarse durante un año a realizar una investigación y hacer periodismo de calidad. Propublica es un modelo extraordinario que habría que conseguir trasladar a España de alguna manera, aunque aquí no hay tradición, pero en la medida en que empieza a haber superricos, que no los había antes, habrá que empezar a exigirles que tengan planes de filantropía, aunque no lo gasten en periodismo.

William Lyon: “En internet se escribe mejor que en los diarios de papel”

William Lyon

William Lyon

Una noticia es algo nuevo para ti. Es importantísimo que el titular resuma de qué va la noticia, pero muchos titulares no se entienden. A veces lees una noticia de un tema que sigues desde hace un tiempo y tampoco la entiendes”, dice William Lyon (Nueva York, 1940), quien se instaló en Madrid después de licenciarse en Filosofía y Letras en la universidad de Yale.

Ha trabajado para Variety, United Press Internacional, Time, las emisoras de radio CBS y NBC, Associated Press, El País y fue jefe de Edición y de Toros de El Sol. Sus artículos han aparecido en medios como Herald Tribune, Financial Times, 20Minutos y las ediciones españolas de Vogue y GQ. Además de colaborar en varias revistas e impartir clases en un máster de periodismo, actualmente es asesor editorial de empresas y particulares a través de laescrituratransparente.com.

Ha publicado el libro La escritura transparente. Cómo contar historias (Libros del KO, 2014), un manual que no debe faltar en la mesa de todo periodista, estudiante de periodismo o de cualquier persona que pretenda escribir para contar una historia.

No es madrugador.

En el libro dices que en España se escribe mal en los periódicos.

Sí, comparado con el nivel de exigencia de la prensa anglosajona donde el listón está más alto y se exige más. Aquí hay mucha dejadez. No quiero decir que todo se escribe mal, ni mucho menos. Hay crónicas y noticias que están perfectamente redactadas, pero hay demasiadas noticias mal redactadas. En el libro cito a García Márquez, quien dijo que “lo que hacen los editores es más importante incluso que el papel del director”.

portada-Lyon¿Por qué no hay editores en los periódicos españoles?

Cada vez hay menos redactores para hacer más trabajo y más deprisa porque hay menos dinero. Si contrataran a tres o cuatro editores cualquier periódico mejoraría mucho. Pero si lo propones, te dicen que estás loco. La edición es el último mono. Los directores creen que están para cosas más importantes que algo tan prosaico como es cuidar un poco los textos.

Algunos redactores también son reacios a que editen sus textos.

Si yo escribo una cosa, quiero una labor esmerada de edición y prefiero que la editen 20 personas. Si alguien pide una aclaración en beneficio del artículo y del autor, la mayoría de los periodistas pone mala cara. Eso sucede por la falta de tradición y de exigencia.

¿Algunas claves para escribir mejor?

Lo primero es pensar en el lector y escribir para él. Uno de los pasos más importantes, sobre todo ahora que no hay editores, es que el redactor debe leer en voz alta lo que ha escrito. Leyendo en voz alta y despacio se detectan las frases kilométricas, las faltas de lógica, la organización defectuosa… Otra clave es tomar un poco de tiempo al principio para pensar cuál es la manera de presentar el artículo para que sea más comprensible. Por otra parte, se echa de menos la falta de antecedentes. En la prensa española muchas veces si tú no has leído una noticia desde el primer día y te enganchas cuando lleva varios días, estás perdido porque no te explican nada de lo anterior. Con lo fácil que es añadir información con una frase subordinada.

¿En internet se escribe mejor o peor que en los periódicos de papel?

Leo prensa de vez en cuando en internet, pero no me gusta leer en pantalla. Mi impresión es que se escribe mejor. Tal vez los textos son más breves, aunque no hay límites de espacio, pero las noticias son más cortas y van al grano. Muchas noticias que aparecen en El País, un periódico que leo todos los días, ocupan una página entera porque es más fácil y más económico llenarla con una sola noticia, aunque esté hinchada. El coste es más eficiente que si dos periodistas trabajan para ocupar ese espacio. Por eso lees en la prensa muchas noticias hinchadas, más que en internet donde no tienen esa exigencia de llenar tanto espacio.

¿Cuál es la extensión media que resulta recomendable para escribir una noticia?

Siempre más corto que largo. Lo bueno, si breve, dos veces bueno. Yo soy capaz de reducir el texto un 10% sin que el redactor se dé cuenta o, en todo caso, advierte que está mejor. En casi todos los textos hay paja.

Daniel Moreno: “En Animal Político publicamos todos los días entre dos y cinco historias propias”

Daniel Moreno, director de Animal Político.
Daniel Moreno, director de Animal Político.

 

“Soy guerrerense, de uno de los pueblos del Estado donde ha pasado lo de los estudiantes”, dice el periodista mexicano Daniel Moreno, nacido en 1964, quien, tras una carrera profesional en medios tradicionales, hace cuatro años decidió fundar Animal Político, uno de los medios latinoamericanos que se ha convertido en una referencia del nuevo periodismo de Internet en español.

“Soy crítico con el periodismo que estamos haciendo en México porque no es un espejo fiel de lo que está pasando. La posibilidad de hacer un medio digital representa tres ventajas. La primera, hacer el periodismo en el que creo. La segunda, descubrir un nuevo público. Los medios en México, como en otros países, están diseñados para mayores de 45 años. En el periodismo digital, el público es más joven. Los principales consumidores de nuestros contenidos tienen alrededor de 30 años y no te dejan pasar una, porque es gente que está muy interesada en leer y comprender, que exige contexto y profundidad, rigor y ética. La tercera es la posibilidad de explorar nuevas narrativas: emplear nuevas herramientas como los gráficos interactivos, vídeos que te permiten acercarte a nuevos públicos y ofrecerles distintas posibilidades de lectura”.

En un país de alrededor de 120 millones de habitantes, la tirada de los grandes periódicos no llega a 60.000 ejemplares de lunes a sábado. ¿Son parecidas las audiencias de los medios digitales?

En digital nos ha ido a todos mejor. Hay medios que tienen diez millones de visitas al mes. El periódico más leído, El Universal, que abrió el diario online hace 15 años y ha logrado cifras destacables. En un país con una penetración de Internet que ronda entre los 40 y los 50 millones de personas, tener este nivel de visitas es importante. Nosotros recibimos entre 3 y 4 millones de visitas al mes. Pero si los digitales nos obsesionamos con las visitas, terminamos echando a perder el periodismo que hacemos. En Animal Político no competimos para ser el medio más visitado de México. De ese ring, nos bajamos.

En estos años, has pasado de trabajar como periodista a gestionar también una empresa de 15 personas. ¿Cómo ha sido la experiencia?

Les digo de broma a mis compañeros de Animal Político que antes amaba las quincenas y ahora las odio (en México se paga la nómina cada 15 días). Es un negocio pequeño, con un aprendizaje complejo. Había tenido la oportunidad de tener cargos directivos que me sirvieron para aprender lo básico en términos de presupuestos y demás, pero el reto es más complejo porque no solo tengo que dedicarme a gastar sino también a ingresar dinero. Ese ha sido el aprendizaje más complejos y donde he cometido los errores más notables. Es evidente que salgo demasiado caro como vendedor, por el tiempo que le tengo que dedicar y por mi nivel de ineficiencia. No es mi vocación. Uno de nuestros objetivos para 2015 es tener un “Publisher” que se dedique al negocio. Porque si no termina siendo caro e ineficiente tener a un periodista vendiendo y haciendo presupuestos.

¿Qué encuentra un lector en Animal Político?

Los temas que nosotros abordamos fundamentalmente son corrupción, transparencia, derechos humanos y por supuesto, especialmente en los últimos años, la violencia. Para nosotros ha sido un trabajo importante poner rostro a las víctimas. En términos de definición editorial es algo capital. En México nos habíamos dedicado a contar muertos y criminalizar a las víctimas. Entre los muertos ha habido mucha gente inocente. Además, nada puede justificar la muerte.

¿Qué importancia tiene la última hora en un medio digital?

Es una trituradora que come los recursos humanos y conduce a una batalla absurda. Nosotros apostamos por la generación de nuestros propios contenidos. En un lugar destacado, tratamos de publicar todos los días entre dos y cinco historias propias, que son nuestra apuesta más importante. La última hora es importante en términos de visitas, pero no podemos ser los más rápidos y los más imprecisos. Asumimos todos los días que queremos ser un medio con credibilidad, con rigor, que dé un buen servicio al lector. Si esto implica que tardamos más en publicar una noticia, asumimos el coste de que vamos a perder visitas por ello.

¿En México también se padece el “mal de la columna”?

Es general. En el caso de México lo hace doblemente preocupante. Gente que habla de todo aunque no conozca de nada. Un día escriben de reforma fiscal, otro de seguridad y al día siguiente sobre partidos políticos. Son “todólogos”. El segundo elemento que preocupa es que son todólogos muy bien pagados porque un columnista en México puede ganar diez, veinte veces o más que un reportero. Se privilegia el pago a los columnistas famosos frente a los periodistas porque importa más hacer un periódico de opinión que hacer uno de información. Los que quieran opinar, que abran una cuenta en Twitter y ya veremos si nos importa o no lo que dicen. En Animal Político intentamos que quienes opinan sean especialistas capaces de aportar información que sustente el análisis y no al revés. Tenemos medio centenar de colaboradores. Publicamos seis u ocho columnas diarias, pero la mitad son de organizaciones de la sociedad civil, de centros de derechos humanos y de think thank que reflexionan sobre temas concretos.

¿Los medios digitales en América Latina también se encuentran en el camino de la búsqueda de la rentabilidad?

Como sucede en todo el mundo, en América Latina nos encontramos en la búsqueda del modelo de negocio. Cuando ves en España a El Confidencial o a ElDiario.es con finanzas sanas, adviertes que ya han encontrado un camino. Muchos periodistas ven la posibilidad de tener un medio propio. Les suelo recomendar que se preparen para ser pobres y para estar preocupados sobre cómo llegar a la quincena.

¿Qué papel juegan las redes sociales para que los medios generen nuevas relaciones con el lector?

Las redes sociales nos ayudan a establecer conversaciones con los lectores. El nuevo lector ya no ve portadas. Las redes sociales son las portadas. Nosotros somos eficientes en las redes, el 50% del tráfico nos llega a través de ellas. Aspiramos a que las redes sociales sean una forma de añadir lectores y también una forma de conseguir opiniones sobre lo que publicamos e ideas para nuevos contenidos. Quiero fortalecer nuestra dependencia del lector también en ese terreno. Que el lector nos dé tips, ideas, nosotros haremos el periodismo. Si en términos conceptuales hay que señalar una diferencia entre el periodismo digital y el tradicional, es que los tradicionales están acostumbrados a establecer un monólogo con el lector y los medios digitales generan un diálogo con el lector.

¿Cómo ves a los medios españoles?

Han estado atrapados por la crisis económica interna y la de los medios tradicionales se sufre en todo el mundo que implica caída de ventas y caída de publicidad. En España, el periodismo digital ha sido una salida importante para muchos periodistas que perdieron su empleo y han buscado nuevas formas de hacer periodismo. Eso hace que España sea uno de los países más saludables en términos de periodismo digital porque tienen una variedad muy importante y un notable nivel de calidad.

Desde fuera se nota que el periodismo español ha estado atrapado en el debate Partido Popular versus PSOE. En un país bipartidista, los medios, de alguna manera, acaban afiliándose a una de las partes. Un ejemplo es el tratamiento que le dan a Podemos. Las críticas a Podemos en los medios son demoledoras. Se encuentran editoriales acusándolos de ser el peor populismo.

Tal vez lo que le falta a la prensa española es entender que los partidos políticos no reflejan a la sociedad completa y que vale la pena atreverse a explorar nuevos públicos. Otra característica de algunos nuevos medios españoles es que se nota que son gente que querrían tener un periódico tradicional, pero que por falta de dinero, han puesto en marcha un periódico digital.

En España y en América Latina hay dos tipos de periodistas digitales: los que tienen medio digital porque no tienen dinero para hacer uno impreso y otros que queremos hacer periodismo digital y aunque tuviéramos dinero no haríamos un periódico de papel. En todo caso, tendríamos más reporteros en el mundo digital.

¿Por qué los medios españoles están lanzando ediciones para América Latina?

La crisis económica española es una explicación. Pero están aprovechando correctamente un déficit de calidad en periodismo en América Latina. El País tiene todos los días decenas y decenas de miles de visitas de mexicanos buscando noticias de México. Eso hay que reconocerlo. El País se ha convertido en una fuente de información relevante para los mexicanos. Ha hecho coberturas más que notables, tiene periodistas de gran nivel y una redacción de gente joven con mucho talento que tiene tanta gente como Animal Político. No es la clásica visión externa del español. Han aprendido a ver México desde México. No solo nos ven, como lo hacían antes, como mercado, sino también como un tema relevante de su agenda informativa. Y eso lo celebro. Más allá de las críticas que, como a otro medio, se le pueden hacer a El País o a El Mundo, celebro que tengamos medios potentes, haciendo buen periodismo, abordando los temas que les importan a los mexicanos.

Salvador Frausto: “El titular largo tiene mucho éxito en la web porque es el modo de hablar de la gente”

La revista Domingo, que publica El Universal, es la que ha ganado más premios en México en los tres últimos años. Entre los cinco galardones que ha recibido se encuentran el Ortega y Gasset de 2014 y el Nacional de Periodismo. “Domingo es un magazine semanal para mujeres, con una celebridad en la portada y contenidos ligeros. Dentro de la revista siempre se incluye una crónica y un reportaje de investigación dirigido a las mujeres. La intención es hacer una revista inteligente y entretenida”, explica Salvador Frausto México DF, 1973), editor de la revista y coordinador de reportajes de investigación del diario El Universal.

Salvador Frausto
Salvador Frausto, editor de la revista Domingo y coordinador de reportajes de investigación del diario El Universal.

Frausto también colabora con Cuadernosdobleraya.com. “Es un capricho y un placer que nos damos un grupo de amigos. Lo iniciamos cuatro periodistas y ahora somos diez o doce. No ganamos un peso. Publicamos lo que queremos: crónicas, artículos, reflexiones sobre periodismo, reportajes, artículos de opinión. La experiencia está resultando muy interesante: tenemos más visitas que muchas revistas en México.

Para conocer su trabajo, resulta muy recomendable la lectura de “Cómo se edita una historia“.

Con el “párrafo nudo” propones una estrategia periodística para que historias que difícilmente llegarían a primera página lo consigan. ¿En qué consiste?

Es el que engarza la narración periodística con la noticia dura y pura. Soy partidario del periodismo narrativo, pero a la vez he hecho periodismo de investigación, que es por el que me contratan los medios. Siempre han sido mis dos tentaciones periodísticas en los 20 años que llevo en esto. Me di cuenta de que las crónicas no llegaban a la primer página de los periódicos ni a la portada de las revistas. Así que lo que hicimos fue engarzar buenas narraciones con un párrafo que sea noticioso y tentador para quien toma las decisiones de qué va a la primera plana o a la portada.

¿Puedes poner un ejemplo?

Hicimos un reportaje sobre los perros en la ciudad de México. ¿Cómo se convirtieron los perros en una especie de hijos para la gente? Van al Spa, tienen hoteles, tienen restaurantes, tienen cementerios… En lugar de contarlo como una curiosidad, aplicamos técnicas de investigación profunda, con todo el rigor que se emplea para una investigación sobre corrupción, por ejemplo. Los llamamos “perrijos” e hicimos un reportaje en cinco partes, que salieron en primera plana del periódico y fueron los más leídos en papel y en la web. Ahora todo el mundo en México emplea el término “perrijos”. La clave fue que cada reportaje tenía una noticia como “¿Cuánto repuntó la venta de comida gourmet para perros?”. Titulábamos en el periódico con el dato duro y en las páginas interiores como si fuera una historia, igual que en la web. El truco es ese: incrustar la nota dura en la web sabrosa.

¿Internet es un soporte adecuado para contar historias largas?

Las historias duras y largas son muy leídas. El micrositio que más ha crecido en el último año en El Universal ha sido la revista Domingo: un 200%. Publicamos textos largos de 25.000 o 30.000 caracteres (4.500 palabras), pero tratados como historias.

Sin embargo, dicen que leemos menos y que cuando lo hacemos preferimos los textos cortos. 

Conviven los dos fenómenos. Hay un montón de historias cortas que son muy leídas e historias largas potentes que también terminan siendo leídas. Ahora podemos registrar el tiempo de permanencia en la página y los datos son muy satisfactorios cuando ves que la gente permanece entre 10 y 12 minutos en una página. Yo le doy más valor al tiempo de permanencia porque es lo que aspiramos. Mi periódico, también lo valora, pero es un medio industrial y está atento a los clics porque de allí vienen los ingresos.

Salvador Frausto conversa con Enric González en un  descanso del seminario sobre Desigualdad que se celebró, del 11 al 13 de noviembre, en Panamá.
Salvador Frausto conversa con Enric González en un descanso del seminario sobre Desigualdad que se celebró, del 11 al 13 de noviembre, en Panamá.

 

¿Cómo es el trabajo de un editor de crónicas?

El método de edición exhaustivo me encanta, pero lo que he aplicado en el diario es un método intermedio con el cual puedo dar orientación a los reporteros, revisar los trabajos, verificar los datos, pedir cambios… Y hacerlo de forma un poco más veloz porque el trabajo en un diario o en un semanario no permite que tardes un mes en editar una pieza. En el tiempo que dispongo, intento aplicar los siete pasos que comento en el blog. Normalmente, leo un texto con ojo crítico y pienso cómo lo puedo mejorar. Depende del tiempo que tenga, tomo una, dos o tres acciones. Tengo un equipo de editores —dos para Domingo y uno para reportajes de investigación—, les paso los reportajes y ellos realizan el siguiente trabajo con los autores. Antes de publicar, siempre doy un último vistazo a los textos. En realidad, a lo que dedico más tiempo es al diálogo con el autor. Creo que el 50% de la edición está en el diálogo con el autor. Al plantear la idea, una vez que el autor ya tiene la información y antes de que se ponga a escribir, es cuando se puede decidir, conjuntamente con el autor, el enfoque de la historia.

¿Las redes sociales han cambiado la forma de titular?

A veces, esos coqueteos con los títulos muy largos me recuerdan a los de libros como “El anciano que saltó por la ventana y se largó”. El titular largo tiene mucho éxito en la web porque es el modo de hablar de la gente. Hay que combinar los productos gancho con las historias bien hechas.

¿Qué influencia en la generación de agenda pública tienen los medios digitales en México? 

Estamos en una etapa mixta. Los medios industriales siguen marcando la agenda pública, pero de un modo trenzado están compitiendo con nuevos medios o alternativos como Animal Político o la revista emeequis. Los medios tradicionales caminan con un desgaste parecido al de los medios en España, pero siguen generando agenda.

¿Cómo ves el periodismo en España?

Me acerco al periodismo español con mucha fascinación por personas como Enric González. Me parece que, a diferencia de América Latina, es un periodismo mucho mejor escrito. La vieja sección de deportes de El País era como una escuela de narración para mi generación. Me causa mucha desazón ver a El País haciendo un periódico casi monárquico. Pero encuentras piezas en otros lados como en ElDiario.es o en 20Minutos. Me gustaba Público, el anterior, pero le he perdido la pista. Cuando iba a crear Domingo, me inspiré en cierto modo de Público, que tenía una cosa de política, pero luego había algo de tecnología y le daba a la ciencia. Parece esquizofrénico, pero ahora las personas somos así. Antes había cajones: política, aquí; ciencia, allá. Ahora con Twitter y Facebook no nos parece descabellado mirar una noticia de tecnología y luego una de moda. Encuentro cosas aisladas bien padres (muy interesantes) en Jot Down, pero deslavazadas.

Roberto Alcántara, el empresario mexicano que “novió” con Cebrián

Tú me acostumbraste 
a todas esas cosas 
y tú me enseñaste 
que son maravillosas 

 Tú me acostumbraste, Chavela Vargas

“Esto surgió de una manera tan sorpresiva, tan afortunada”, dice Roberto Alcántara a la revista mexicana Expansión para explicar cómo comenzó su relación con Juan Luis Cebrián. “Haciéndonos amigos, empezamos a “noviar” sin darnos cuenta. Por lo menos yo no me había dado cuenta”. Una sincera explicación para un romance que tuvo su punto más alto en el momento en que Alcántara invirtió cien millones de euros en Prisa y se convirtió, cuando se formalizó la compra en el pasado mes de septiembre, en el primer accionista individual del grupo con un 9,3%.

Portada ExpansionRoberto Alcántara Rojas, que ocupa el puesto 74 en la lista de empresarios de México, elaborada por la revista Expansión, aparece citado habitualmente en los medios de comunicación mexicanos, pero no se prodiga en declaraciones ni intervenciones personales. Hasta la entrevista/perfil que publicó el pasado mes de octubre Expansión, no se recuerda otra aparición similar en la prensa desde hace quince años, en 1999, cuando fue entrevistado por el diario La Jornada. “Me gustan los medios, pero no me gusta estar en los medios”, explica.

Nacido en 1950 en Acambay, un pueblo de menos de 20.000 habitantes situado a 141 kilómetros de la capital de México, donde vive ahora y gestiona sus negocios de “mover gente”, porque Alcántara es un empresario que se dedica fundamentalmente al transporte por tierra y aire de pasajeros. Dirige Toluca, la empresa familiar de autobuses que es a su vez mayoritaria en IAMSA, un consorcio de empresas que da servicio a 260 millones de viajeros en autobús al cabo del año. En México, el 95% de la población emplea el autobús como medio de transporte. De ese importante mercado, IAMSA, que preside Alcántara, tiene nada menos que el 23,7%.

En 2006, el empresario puso en marcha VivaAerobus, la primera línea aérea de bajo coste en México. A su juicio, los autobuses y los vuelos baratos son “interdependientes y complementarios”. Para introducirse en el transporte aéreo de pasajeros no dudó en asociarse con Tony Ryan, el fundador de la línea aérea irlandesa Ryanair que falleció en 2007. IAMSA posee el 51% de la aerolínea mexicana, que vende el 25% de los billetes en las estaciones de autobús, mientras que Irelandia (Ryanair) cuenta con el 49%. Como sucede en Europa con sus socios irlandeses, VivaAerobus es la segunda compañía con más quejas ante el defensor de los derechos del consumidor de México. Por otra parte, en VivaAerobus presumen de haber realizado el pedido más importe de América Latina a Airbus, 52 unidades que empezarán a recibir el próximo año. La compra requiere una inversión de cinco mil millones de dólares. Con las nueva unidades de Airbus 320 esperan reducir sus tarifas entre un 10 y un 15%.

IAMSA también participa en Omnitren, una sociedad con la compañía española CAF, que gestiona el suburbano de México. Uno de los retos de Alcántara es el concurso para obtener la operación y el mantenimiento del tren de alta velocidad México-Querétano y aumentar su negocio en el sector del transporte de pasajeros. Pero habrá que esperar porque el gobierno de Peña Nieto se ha visto obligado a “tumbar” el concurso para acallar críticas.

En una licitación que generó controversia en los medios por su adjudicación, IAMSA, a través de Iave, comenzó a operar los peajes de las autopistas mexicanas el pasado mes de agosto. A raíz de esta adjudicación, empezaron a aparecer titulares en la prensa que señalaban a Alcántara como “el empresario del sexenio”, en una clara referencia al periodo de seis años del mandato del presidente de México, Enrique Peña Nieto.

EL GRUPO ATLACOMULCO

Los rumores apuntan a que Alcántara forma parte del Grupo Atlacomulco, una “presunta cofradía de políticos y empresarios priistas” (del PRI, Partido Revolucionario Institucional) del norte del Estado de México”, según explican en el editorial de la revista Expansión del mes de octubre. Atlacomulco es un municipio de alrededor de 90.000 habitantes, que se encuentra a menos de 20 kilómetros del pueblo donde nació Alcántara.

Una anécdota ha alimentado el mito del Grupo Atlacomulco. Francisco Cruz y Jorge Toribio Cruz Montiel en el libro “Negocios de familia” (Planeta Mexicana, 1999), explican que “en 1940 doña Francisca Castro Montiel, vidente del pueblo, reunió a los notables del municipio para profetizarles con voz de arcano mayor: “Seis gobernadores saldrán de este pueblo. Y de este grupo compacto uno llegará a la Presidencia de la República”. Enrique Peña Nieto, que fue gobernador y es el actual presidente de México, nació en Atlacomulco en 1966. En el libro se citan los lazos familiares con el Grupo Atlacomulco de parientes del empresario y político Jesús Alcántara, padre de Roberto, “zar desde mediados de la década de 1950 del autotransporte de pasajeros en el centro del país”, quien, entre otros cargos, fue senador por el PRI.

A finales de agosto, la revista Proceso se refería a Alcántara como “El consentido de Peña”:

“Por ser consentido del presidente de la República, al empresario Roberto Alcántara Rojas se le perdona todo –como el caos que provocó una de sus empresas en las casetas de Capufe con la operación del cobro electrónico de peaje mediante el sistema IAVE– y se le concede todo –tal es el caso de contratos de obra por miles de millones de pesos, algunos de ellos plagados de irregularidades. Está destinado a convertirse en empresario modelo del “nuevo México.

Roberto Alcántara Rojas tiene la gracia presidencial para convertirse en el empresario del sexenio. En menos de dos años de la llegada a Los Pinos de su paisano y cofrade Enrique Peña Nieto, la estructura y recursos gubernamentales puestos a su servicio lo han apuntalado como el exitoso hombre de negocios en México que ha comenzado a invertir en el extranjero”.

ALCÁNTARA ENTRA EN PRISA
¿Cómo conoció Alcántara a Juan Luis Cebrián? El empresario mexicano quería comprar contenido multimedia para ofrecerlo a los pasajeros de ETN, su compañía de autobuses de “lujo”. Así empezaron los contactos. Luego, llegó el momento de “generar sinergias”. Cuando Cebrián viajaba a Nueva York, avisaba a su nuevo amigo para encontrarse. El “noviar” continuó cuando el presidente de Prisa invitó al empresario mexicano a la inauguración de la edición de El País de Brasil, en diciembre de 2013. Tras viajar juntos a Argentina, el 24 de febrero Alcántara se incorporó como consejero independiente de Prisa. Unos meses después, “se convirtió en el primer accionista individual del grupo español, pagando un 40% más del precio promedio al que contrataron las acciones en los tres meses anteriores”.

Alcantara El PaísLa revista Proceso, tras la firma de la compra de acciones, explicaba que Alcántara la había realizado por “compromiso moral“. “Debe decirse que la gente no sólo se mueve por dinero, incluso en el mundo del dinero se mueven por una serie de motivaciones profundas. Y los que creemos en los periódicos como esas instituciones, creemos que hay una moral detrás de todo eso. Yo creo que esa es la motivación fundamental de Roberto Alcántara, que venía también significada por la permanencia de nosotros en la dirección del periódico como garantía de que seguirá esa identidad moral”, justificaba Juan Luis Cebrián.

Mientras en Prisa recibían con los brazos abiertos a Alcántara, Antonio Caño, director de El País, ante un grupo de corresponsales, apoyaba sin reservas a Enrique Peña Nieto y a las reformas que estaba llevando a cabo en México. “Nosotros apoyamos editorialmente las reformas de Peña Nieto, las hemos apoyado desde el primer día, no tengo por qué ocultarlo, nos parecen bien”.

Unas semanas antes, El País organizó en Madrid el foro “México, reformar para crecer”, en el que intervino Peña Nieto. Al evento también asistió Roberto Alcántara y los hermanos Luis y Anuar Maccise, empresarios de comunicación que gestionan el grupo MacMedia, aliados de Prisa en México y compañeros de viaje en el conglomerado MacMedia/Prisa/Alcántara que era uno de los ocho licitadores interesados inicialmente en los dos nuevos canales de televisión que ha sacado a concurso el Instituto Federal de Telecomunicaciones de México (IFT). Sin embargo, según el comunicado que difundió ayer el IFT solo han presentado oferta para los nuevos canales tres postores y entre ellos no se encuentra la alianza que incluye a Alcántara y a Prisa.

¿Qué ha sucedido? Los medios de comunicación de México daban por hecho que la entrada de Alcántara en Prisa estaba relacionada con la adjudicación de las nuevas televisiones. A pesar del importante volumen de deuda y las pérdidas que arroja el grupo español, Alcántara afirma que no se hubiera metido en Prisa “si no lo viera como un negocio”. Pero las cuentas no salen para los medios españoles y Latinoamérica se ha convertido en el nuevo “El Dorado” para las empresas que pierden dinero y quieren crecer en tierras de promisión. Lo que habrá que ver es sin televisión, ¿dónde está el negocio que ve Alcántara?

El empresario mexicano reconoce que enseguida le asoma “lo romántico”. Tal vez, pasado un tiempo, del noviazgo recuerde la última estrofa de la ranchera de Chavela Vargas: Ahora me pregunto / al ver que me olvidaste / por qué no me enseñaste / cómo se vive sin ti.

Dime cómo titulas y te diré quién eres, ¿o no?

Hace unos años bastaba con mirar el periódico de papel que la gente llevaba debajo del brazo para saber a quién votaba.

Ahora, poca gente pasea el periódico por la calle y la confusión se apodera de los medios.

Hablando de confusión, juguemos a los titulares, una prueba que deja perplejo a cualquiera.

El juego es muy sencillo.

Los siguientes titulares se publicaron en caliente antes de las 13 horas, cuando se acababan de conocer los resultados de intención de voto de la última encuesta del CIS, en seis medios españoles de gran difusión: El País, El Mundo, ABC, 20Minutos, La Razón y ElDiario.es.

«Podemos ya es la primera fuerza política en intención de voto»

«CIS: el PP supera al PSOE por 3,6 puntos y a Podemos por cinco»

«El CIS confirma el fin del bipartidismo»

«Podemos, primera fuerza en intención de voto»

«El CIS sitúa a Podemos como tercera fuerza política tras PSOE y PP»

«El PP ganaría las elecciones por delante de PSOE y Podemos»

Para jugar, solo hay que elegir un titular y emparejarlo con una de las seis portadas de los periódicos citados. Recomiendo la utilización del ingenio y olvidarse de si se trata de medios conservadores, progresistas o cualquier otra cosa.

¿Cuántos aciertos?

Titulares 13 horas sobre la encuesta del CIS

A la hora del almuerzo, algunos titulares de portada aparecían más cocinados:

La Razón: «El PP ganaría las elecciones por delante del PSOE y Podemos»

El Mundo: «Podemos hace temblar el bipartidismo PP-PSOE»

ABC: «CIS: el PP supera al PSOE por 3,6 puntos y a Podemos, por 5»

EL País: El CIS sitúa a Podemos como tercera fuerza política tras PP y PSOE»

20Minutos: «Podemos irrumpe como primera fuerza en voto directo y configura un escenario “tripartidista”»

ElDiario.es: «El CIS confirma el fin del bipartidismo»

portadas "cocinadas" encuesta CIS

En fin, que el PP gana según ABC, La Razón y El País. Mientras que El Mundo, ElDiario.es y 20Minutos optan por explicar en un titular que las cosas están cambiando.

Gracias a @melisatuya por la “inspiración” y las imágenes.

Al que se porte bien, le pongo publicidad

La publicidad institucional a veces se utiliza como un instrumento para doblegar voluntades, premiar fidelidades y parar marrones (políticos, claro). El reparto del dinero público a los medios de comunicación, por las vías de la subvención y de la publicidad, ha sido moneda de cambio habitual entre (algunos) políticos y (algunos) medios de comunicación. La ley de Publicidad Institucional de 2005 regula cómo se deben realizar las campañas de publicidad institucional, pero, como explicaba en Salvados Víctor Lapuente, profesor  de la Universidad de Göteborg, promover la transparencia no funciona tanto por las leyes sino por un código ético que impida, en este caso, que la publicidad se reparta de forma no equitativa entre los medios.

No todas las batallas se pierdenRadio Castellón acaba de ganar otro recurso de amparo en el Tribunal Constitucional contra un ayuntamiento por trato discriminatorio en la distribución de campañas publicitarias. El Ayuntamiento de Burriana —como antes los de Castellón, Vilareal, La Vall d’Uixó y la Diputación Provincial de Castellón— discriminó a la emisora de la SER en Castellón que estuvo cinco años sin publicidad institucional, pese a ser líder de audiencia.

Al parecer, la difusión de información sobre el “caso Fabra” hizo que Radio Castellón se quedara fuera del reparto publicitario. En la sentencia, como explica 20Minutos en su información de ayer, el Tribunal Constitucional no encuentra motivos de discriminación “por razones ideológicas, de tendencia u opinión”, pero sí considera “vulnerado su derecho fundamental a la igualdad ante la ley en relación con la libertad de información” que garantiza la Constitución Española.

Reparto en prensa de la campaña "Hay salida"

Las irregularidades en la gestión de la publicidad institucional son uno de los asuntos recurrentes en la agenda informativa. La AEEPP (Asociación Española de Publicaciones Periódicas, que preside Arsenio Escolar, director de 20Minutos) ha denunciado el incumplimiento sistemático por ministerios, consejerías o ayuntamientos, gobernados por diferentes partidos de la ley que regula la publicidad institucional. En 2013 se conoció que una campaña sobre violencia de género realizada en 2012 por el Ministerio de Sanidad había invertido más dinero en diarios de poca audiencia, como La Razón y La Gaceta, discriminando a los más leídos, como El País y 20 Minutos. La inversión media de la campaña “Hay salida” por cada mil lectores en el periódico que dirige Marhuenda fue de 264,87 euros y de 206,46 en La Gaceta. A los periódicos más leídos como El País no le correspondían ni 18 euros por el millar de lectores y solo 5,60 euros a 20Minutos.

 

Plan de dinamización demográfica de Galicia

El BOE nuestro de cada día informaba de la publicación de una “campaña publicitaria de sensibilización para la dinamización
demográfica de Galicia”. El gobierno de Feijóo gasta en 2014, con la que está cayendo, nada menos que 300.000 euros en animar a los gallegos a tener hijos. El presupuesto se utiliza solo para colocar anuncios en prensa, radio, televisión e Internet. Emplean la misma creatavidad del año pasado, que invirtieron el doble, 640.000 euros. Así que la agencia que han contratado solo tiene que repartir los anuncios por los medios.

Si se siguen criterios objetivos como, por ejemplo, la audiencia de cada medio, se puede dudar de la necesidad de invertir tanto dinero en una campaña con un fin tan peculiar, pero no de cómo se reparte. Lo que hay que evitar es que el reparto publicitario se destine a comprar noticias y a pagar servicios prestados o por prestar.

¿Cerrará Google News en España o pagará a la AEDE? (1)

La nueva Ley de Propiedad Intelectual permitirá que los periódicos cobren a Google por publicar los enlaces a sus noticias en Google News. Todo indica que se trata de un grave error producido por el desconocimiento de quienes han promovido la ley a instancias de la asociación de editores de periódicos de papel.

Google NewsLa Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE) ha conseguido ganar el favor del Gobierno. Por su parte, Google News ha amagado con el cierre en España. Si toman esa decisión, según Google, los periódicos perderían una parte importante de su facturación digital. Además, quedan por ver las consecuencias de una ley que hace trizas el espíritu de Internet que se basa, precisamente, en el enlace o hipervínculo. El objetivo de los editores de diarios que forman parte de la AEDE es cobrar a Google, pero en su ofensiva producen daños colaterales a otros agregadores como Menéame, que es uno de los mejores aliados de los nuevos medios digitales para generar tráfico a sus páginas.

El jueves pasado, el Congreso de los Diputados aprobó, solo con los votos del PP, la Ley de Propiedad Intelectual (LPI) que, entre otras cosas, crea la llamada tasa Google (también conocida como “canon AEDE“), por la cual los agregadores de noticias, como Google News, deberán pagar una compensación equitativa a los editores por reproducir “fragmentos no significativos de contenidos, divulgados en publicaciones periódicas o en web de actualización periódica y que tengan una finalidad informativa, de creación de opinión pública o de entretenimiento”.

La compensación se realizará a través de las entidades de gestión de los derechos, una persistente aspiración de la AEDE, a la que pertenece la mayoría de los diarios de papel españoles. Se puede resumir lo publicado en los últimos días sobre la aprobación de la tasa Google diciendo que solo el PP y la AEDE están de acuerdo con la medida.

Google considera que las noticias que aparecen en Google News generan tráfico y, por tanto, beneficio económico para el diario que las ha publicado. En la AEDE explican que “los editores no buscamos ayudas directas sino un marco jurídico que reconozca el valor de nuestros contenidos frente a los abusos cometidos”. El marco jurídico al que alude la AEDE, aunque no haga falta decirlo, persigue una compensación económica. La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, en su informe de mayo de 2014, cuestionó, entre otras cosas, la necesidad de que haya una compensación económica. El desacuerdo se podría solucionar de una forma mucho más sencilla: bastaría con que los editores solicitaran a Google que retirara sus noticias de Google News. El inconveniente es que, de hacerlo así, renunciarían a una parte de su tráfico y no conseguirían la compensación económica que buscan.

Google envío el jueves pasado por correo electrónico su “posición” ante la aprobación en el Congreso de la Ley de Propiedad Intelectual.

«Estamos decepcionados con la nueva ley porque creemos que servicios como Google News ayudan a los editores a llevar tráfico a sus sitios web. Por lo que se refiere al futuro, continuaremos trabajando con los editores españoles para ayudarles a incrementar sus ingresos mientras valoramos nuestras opciones en el marco de la nueva regulación».

¿Cuánto dejarían de facturar los medios si cerrara Google News? Mañana continuaremos.

José Yoldi: «Cuando consigues una exclusiva, creas un problema al jefe»

JYoldi gorra desenfocada
José Yoldi. Foto: Moeh Atitar.

 

José Yoldi (San Sebastián, 1954) trabajó seis años en la agencia Europa Press y casi treinta en El País, donde fue corresponsal de Interior y miembro del Equipo de Investigación. Considerado como uno de los especialistas más reconocidos en temas jurídicos y de tribunales, en su trayectoria profesional ha conseguido un gran número de exclusivas. En 2012, Yoldi denunció que Carlos Dívar, presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, cargaba sus gastos particulares de los fines de semana a los presupuestos del organismo. Por ese trabajo, Divar se vio obligado a renunciar a sus cargos y Yoldi, en enero de 2013, recibió el premio Víctor de la Serna al periodista  más destacado en 2012. A finales del mismo año, el periódico El País decidió prescindir de sus servicios.

En septiembre, publicó Peor habría sido tener que trabajar (Libros.com), un libro de anécdotas donde repasa una gran parte de su trayectoria profesional. El próximo día 13 presentará, junto a Baltasar Garzón, El enigma Kungsholm, su primera novela, que edita Mong.

 

peor-habria-sido-tener-que-trabajar¿Por qué decidiste escribir un libro de anécdotas periodísticas?

Cuando me echaron de El País, se me acercó un chico de 25 años y me propuso hacer un libro para su editorial. Pensé que mi hijo entonces tenía 27 años y que también me gustaría que alguien le ayudara. Así que decidí echarle una mano en el momento en que empezaba. Yo estaba en una situación delicada, pero le prometí que si un día escribía de eso lo haría para su editorial. Un año después, me volvió a llamar y me propuso algo breve porque iba a ser un proyecto con más gente, pero llegada la hora de entregar el original solo lo había terminado yo. El crowdfunding funcionó y ha salido el libro. Lo he escrito sin ningún afán de revancha. Por el contrario, he pretendido en todo momento que fuera algo amable e, incluso, divertido. Cuento cosas que pasan en los periódicos. Por ejemplo, la gente piensa que una exclusiva es un logro profesional para el periodista, pero no siempre es así. Cuando consigues una exclusiva para el periódico, creas un problema al jefe.

¿Cómo surgió lo de escribir una novela?

El Enigma Kungsholm_PortadaCuando estaba viendo cómo seguía trabajando, me surgieron ofertas de algunas editoriales para escribir un libro. Querían ensayos sesudos de por dónde va la justicia o un reportaje amplio sobre algún caso completo para novelar. Ninguna propuesta me hacía feliz. Una seguidora del blog me animaba a que escribiera una novela. En la playa de San Sebastián, mientras miraba si  una ola subía un centímetro más que otra, me acordé de un caso que no salió en El País y del que guardaba un par de páginas. Empecé a darle vueltas al tema. Quería saber cómo era el principio y cómo el final. Comencé a escribir la novela y, aunque en el caso real no había muertos, en la página tres decidí que me cargaba a un tío. Me he divertido mucho escribiendo un thriller judicial. A los personajes les he puesto nombres de vecinos y de personas reales que conozco. La protagonista es una periodista de investigación de un diario de referencia en Madrid que se llama La Crónica. En la novela se puede conocer cómo se desarrolla la vida en un periódico.

¿Hace frío fuera de El País?

Sí, hace mucho frío. Los sueldos del periódico eran muy buenos. Al salir, el problema es que nadie contrata con Seguridad Social y si alguien lo hace es con un contrato muy desesperante. Te llegan muchas ofertas que, como dice un compañero, te ponen la cadena y la bola de presidiario por 1.500 euros al mes. Además, no te puedes quejar porque los que empiezan cobran menos de 1.000 euros. Por suerte, mi situación económica me permite no tener necesidad de eso y, además, hay que dejar paso a los jóvenes. Pero tenía una cierta responsabilidad con mi mujer, que insistía en que tenía que mantener la neurona activa. Como ha visto que con esto de las novelas soy un tío feliz, pues ya está resuelto. Estoy empezando a escribir la segunda novela, así que no tengo tiempo de aburrirme.

También escribes en un blog.

Creo que lo voy a dejar porque se ha ido Gallardón que era el que me tenía en pie de guerra, por decirlo de alguna manera. Es un hombre que puso de acuerdo a toda la sociedad en su contra en los cien primeros días de mandato… Me pasa como a los humoristas que lloraban cuando Aznar salió del Gobierno porque hacía tantas barbaridades que lo tenían chupado con él. Gallardón, en la etapa de ministro, ha dado cantidad de portadas con sus decisiones. La ley del aborto ha sido el chocolate del loro. La ley de tasas puso en su contra a todos los abogados y la reforma del Poder Judicial convirtió al Consejo en un chiringuito de su ministerio. El nuevo (Rafael Catalá) es, como dicen algunos jueces de determinados colegas, un “nomefo” (no meterse en follones).

La forma de ejercer el periodismo ha cambiado mucho en los últimos años. ¿Ahora es más difícil conseguir exclusivas que antes?

Antes no había gabinetes de prensa ni nada por el estilo. A los periodistas les han enseñado a que lo que hay que hacer bien es el carril. El mensaje que llega es que si sacas exclusivas, te pueden echar. Hay que tener cuidado si tus exclusivas van en contra de lo que les gustaría a alguna de las fuentes de tus jefes o si te metes con alguien que se sienta en un consejo de administración con tu presidente o con tu consejero delegado… Hay que esperar a que el gabinete de prensa proporcione la información. Ya no se va a hablar con el fiscal, el juez o con determinados abogados. Ahora lo que se espera es que el gabinete de prensa te proporcione el papel. Y lo que no sea el papel, resulta muy cansado. Los gabinetes de la Audiencia Nacional, el del Supremo y el del Consejo del Poder Judicial funcionan muy bien. Tú preguntas lo que sea y ellos, al cabo del rato, te dan el papel. Así ya has satisfecho las inquietudes de tu jefe.

Una de tus máximas, cuando las cosas no están claras, es hacer periodismo en caso de duda.

Lo he repetido siempre: en caso de duda, haz periodismo.. No te compliques. Fulanito dice esto, Menganito dice esto otro y tú, si puedes, analiza el tema y di por qué te convence más uno que otro. El objetivo del periódico no es la equidistancia. Mucha gente piensa que consiste en escribir lo que dice el PP y lo que dice el PSOE. Lo que tienes que buscar es la verdad. Hay que poner lo que dicen todos, pero tú debes expresar qué parte de la versión es más creíble.

División de opiniones sobre las cuentas de Prisa

Cuánto se echan de menos aquellas mañanas en las que abrías el periódico y encontrabas unas noticias incontestables. El mayor inconveniente era que si no estabas de acuerdo con alguna o tenías otra información distinta de la que publicaba el diario, solo quedaban dos recursos: la pataleta y enviar una carta al director.

Ahora, con la velocidad de las redes sociales y de los medios digitales, las cosas han cambiado. Todo es decepción. Encontramos la información en distintos sitios, se nos ofrece de forma plural y podemos generar una fundada opinión propia. También podemos optar por quedarnos con la que facilita nuestro periódico de cabecera, pero corremos el riesgo de que sea una información sesgada, más cuando se trata de hablar del propio periódico.

En una información firmada por El País (hoy en papel y ayer en digital), en el titular aseguran que Prisa ha ganado 79 millones de euros por la recompra de deuda:

Prisa gana. El País.

La información firmada por Europa Press, sin embargo, dice que Prisa registra pérdidas de 2.084 millones de euros:

Prisa - Europa Press

Ambas cosas pueden ser ciertas. Sí, eso está claro: se puede ver la botella completa, medio llena, medio vacía o solo la etiqueta. El País opta por contar los resultados del tercer trimestre que le son más favorables al compararlos con los del mismo periodo del año pasado. El Economista y otros medios reflejan que Prisa está en números rojos en los nueve primeros meses de 2014. Dicho de otra forma, El  País cuenta lo que le interesa, pero el periodismo de “calidad” exige rigor y no una mirada tan aviesa de los asuntos propios del grupo al que pertenece.

Tampoco mencionan que El País pierde 23,6 millones en nueve meses, multiplicando por 7 las del año anterior, según explican hoy también en El Economista.

El País pierde 23,6 millones en nueve meses

La periodista África Semprún lo cuenta con claridad en la información que aparece en El Economista (los subrayados en color rojo son míos):

«Tras los complicados resultados del diario que dirige Antonio Caño se encuentra un descenso del 5,2 por ciento de los ingresos de explotación, hasta los 129,3 millones, por la caída del 8,1 por ciento de la publicidad y del 11 por ciento de la circulación entre enero y septiembre (los ingresos por circulación del área de prensa cayeron un 14,3 por ciento), mientras que los gastos de explotación se dispararon un 6,6 por ciento, hasta los 142,49 millones, debido a las indemnizaciones de reestructuración de personal (12,3 millones, comparado con 3,7 millones en 2013). Así, El País, con un 31 por ciento de la cuota de mercado, no ha logrado compensar la caída del papel con el alza de los ingresos online (la publicidad digital del grupo ha crecido un 14,8 por ciento) y del número de usuarios en Internet. En esta línea, Cinco Días ha reducido sus ingresos un 6,3 por ciento y ha perdido 710.000 euros mientras que el deportivo As ha sido el único que se ha mantenido en números negros, con un ebit de 4 millones, un 20 por ciento menos».

Resumiendo: descenso de ingresos, caída de la publicidad, caída de la circulación y más gastos de explotación por el ERE. Me entristece escribirlo, pero todo apunta a que la situación financiera del periódico es desesperada. 

Semprún también revela en su información que la Fundación de Bill Gates subvencionó con 526.000 euros a El País a lo largo de  2013 para publicar la web Planeta Futuro dentro del periódico digital.

PS. Para conocer las cuentas del Grupo Prisa, aquí se encuentran los informes de resultados trimestrales que publican dentro del apartado para “Accionistas e inversores”.