BLOGS
Madre Reciente Madre Reciente

Vivir es cabalgar un dragón y disfrutar del viaje

Los niños y las profecías autocumplidas, para bien y para mal

(GTRES).

(GTRES).

La Asociación Mundial de Educadores Infantiles (AMEI-WAECE) me ha mandado un comunicado de prensa con una serie de consejos con los que estoy de acuerdo.

Hablan de algo que ya he tratado en el pasado en este blog: de las profecías autocumplidas con los niños. Si les decimos “eres malo” o “eres vago” o “no vales para hacer deporte”, esos niños asumirán esa etiqueta que los mayores les ponemos y nos encontraremos con que acaban siendo así, cuando no era un camino ineludible.

Habla también de algo importante: de que no es cierta la creencia de que los padres deben tratar a todos los hijos por igual. Es cierto que a ambos hay que apoyarlos, amarlos y darles las mismas oportunidades, “pero cada uno tiene unas características y necesidades distintas. Es importante que se sienta especial y singular”. Obrar por igual con ellos puede ser muy injusto. Pero de eso, si os parece, ya hablamos otro día.

Os dejo con los consejos que dan.

Y tened en cuenta, con todas estas pautas, que conviene ser consciente de ellas pero que la perfección es imposible e intentar alcanzarla frustrante. Hay que hacer como apuntaba Pío Baroja: “Hazme caso, porque es verdad. Si quieres hacer algo en la vida, no creas en la palabra imposible. Nada hay imposible para una voluntad enérgica. Si tratas de disparar una flecha, apunta muy alto, lo más alto que puedas; cuanto más alto apuntes más lejos irá”.

Todo niño normal nace con el potencial necesario para alcanzar la salud mental y el equilibrio emocional. Indispensable para lograr este objetivo es poseer una autoestima elevada, que se fundamenta en la creencia del niño de ser digno de amor y que importa por el hecho de existir, sintiendo que se valora y respeta su individualidad.

El niño posee cualidades y recursos internos suficientes para gustarse a sí mismo. Desde que nace aprende a verse como considera que le ven las personas que le rodean. Su imagen la construye en función del lenguaje verbal y corporal, las actitudes y los juicios que sobre él emiten las personas que considera importantes. Se juzga a sí mismo comparándose con los demás y según sean las reacciones de éstos hacia él. La opinión de sí mismo afecta su estabilidad y constituye el núcleo de su personalidad, determinando la forma en que utiliza su potencial.

La autoestima alta surge de las experiencias positivas, produce en los niños seguridad, propia aceptación y la confianza suficiente para poder realizarse en todas las áreas de la vida. Con un buen nivel de autoestima las expectativas sobre sí mismos son apropiadas, alcanzando en el futuro la estabilidad emocional.

La autoestima pobre da lugar a la inseguridad, una escasa resistencia a la frustración, un bajo sentido de quién es y provoca ansiedad. El niño se siente inepto y carece de motivación para relacionarse de forma positiva o comenzar nuevos aprendizajes. Suele ser una de las principales causas de las conductas desadaptadas en la infancia ya que cuando el pequeño tiene un concepto negativo de sí mismo, cree ser “malo” y adapta sus comportamientos a este juicio. Normalmente, por ello se le regaña, juzga, castiga y rechaza, arraigando en él con más firmeza la convicción de “ser malo”. Por necesidad de coherencia interna evita entonces que le lleguen mensajes positivos.

El modo como nos vemos a nosotros mismos, a los demás y al mundo que nos rodea se crea durante la infancia en el ámbito familiar. Las impresiones que adquirimos entonces, nos acompañan toda la vida.

Los padres pueden y deben fomentar una autoestima elevada en sus hijos siguiendo unas pautas sencillas, pero valiosas. Precisamente por su gran valor es preciso insistir en algunos aspectos como:

  • QUE EL NIÑO O LA NIÑA SE CONSIDERE ACEPTADO Y AMADO INCONDICIONALMENTE. No basta con que le demos todo nuestro amor, debemos asegurarnos que él lo siente y experimenta. Tiene que percibir que se respeta y acepta su individualidad. Aceptar al niño significa quererle por cómo es no por cómo nos gustaría que fuese y, sobre todo, no confundir el valor de su existencia con el de su comportamiento.
  • TIENE QUE SENTIRSE VALIOSO, UTIL Y CAPAZ, vinculado a los grupos que pertenece (familia, clase, etc.) y recibir de éstos seguridad y confianza; interiorizando formas de conducta positivas porque no se hacen juicios de valor sobre su persona, sino sobre aspectos de su comportamiento.
  • DEBE DESARROLLAR SEGURIDAD INTERIOR para afrontar con éxito las dificultades que se le presenten. Para conseguirlo se le pedirá que concluya las tareas que comience, se le asignarán responsabilidades en función de su edad y capacidad, no se hará nunca por el niño aquello que sea capaz de hacer solo, se le ayudará a aceptar las consecuencias de sus acciones y a medir sus posibilidades antes de comenzar una actividad.
  • QUE PUEDA AFIRMARSE COMO INDIVIDUO. Cada niño es único e irrepetible y necesita sentirse distinto a los demás. No es cierta la creencia de que los padres deben tratar a todos los hijos por igual, tienen derecho a las mismas oportunidades, pero cada uno tiene unas características y necesidades distintas. Es importante que se sienta especial y singular.
  • PROPORCIONAR UN AMBIENTE SIN CONDICIONES PARA EXPRESAR LIBREMENTE SUS SENTIMIENTOS Y CUIDAR LAS EXPECTATIVAS INADECUADAS. Se fomentará así su capacidad crítica, permitiendo que piense por sí mismo, aunque no coincida con los pensamientos de los padres o de otros adultos.
  • CUIDAR QUE SU INDIVIDUALIDAD NO SE CONVIERTA EN INDIVIDUALISMO EGOISTA.
  • QUE ADQUIERA UNAS PAUTAS DE CONDUCTA Y UNA ESCALA DE VALORES PERSONALES que le sirvan de referencia para que su forma de pensar y actuar adquiera coherencia, para que aprenda a distinguir el bien del mal. Los padres, y posteriormente los educadores, son las personas cuya estima y aprobación busca con más esfuerzo, por ello deben convertirse en los modelos que intente imitar. Los modelos que se proporcionan deben ser coherentes en sus mensajes y actuaciones.

11 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Stewart Cops

    Todos los consejos son buenos, pero me quedo especialmente con:
    CUIDAR QUE SU INDIVIDUALIDAD NO SE CONVIERTA EN INDIVIDUALISMO EGOISTA.
    Creo que esto lo deberiamos tener en cuenta los mayores tambien…

    28 abril 2014 | 08:56

  2. Dice ser Eva

    La crianza y formación de un hijo es algo más natural que todo esto, más instintivo y en función de cada niño, no puede haber ni manuales ni reglas escritas ni pautas iguales a seguir. Un niño no es un aparato con instrucciones. Con lo expuesto aquí, bajo mi punto de vista, hay muchos puntos en los que se puede incurrir en formar un prepotente, egoísta y que se crea superior a los demás. Por eso digo que hay que ir viendo, conociendo a tu hijo y así obrar.

    28 abril 2014 | 09:27

  3. Dice ser Manuel

    Un resultado catastrófico de esta psicología infantil es la que ha dado en pensar erróneamente a muchísimos padres que no pueden hacer ver a sus hijos sus errores de conducta o simplemente regañarles o reprender su mal comportamiento, consiguiendo con ello individuos profundamente egoístas y con grandes carencias en sus capacidades sociales o simplemente cívicas.

    28 abril 2014 | 09:53

  4. Dice ser Andrea

    Es todo lo que mi familia nunca hizo conmigo.

    28 abril 2014 | 10:18

  5. Dice ser Blanca

    No creo que tenga nada que ver que un niño sea y se sienta profundamente amado con hacerle creer que el mundo gira a su alrededor, que es el centro de atención de todo y todos y que puede conseguir todo en la vida. Una cosa es que se tengan aptitudes y se fomenten e intentemos dar a nuestros hijos lo mejor en su educación y formación y otra que les garantice el éxito absoluto y el primer puesto en todo, hay que mentalizarles suavemente de que eso es probable que no sea así y que no pasa nada en absoluto, hacerles creer lo contario sí que puede ser dañino, traumático dar lugar a egoístas incivilizados y amargados que lo pasarán muy mal en la vida y a los padres nos harán pasar unos ratos malísimos.

    28 abril 2014 | 10:48

  6. Dice ser tony

    es curioso ver un estudio de este tipo basado en decir que si le dices una serie de cosas a un niño este reaccionara de una determinada manera cuando sea mayor o le influirá de mismo modo, cuando realmente eso no es asi, cada persona es distinta y reacciona de una manera diferente por eso todos no somos iguales, hay mucha gente a la que le han dicho que no sirve para nada cuando eran pequeño y a dia de hoy tienen grandes empresas o son grandes deportistas etc…precisamente para demostrar al mundo o tal vez a si mismos o a la persona que se lo dijo que estaban equivocados…

    28 abril 2014 | 13:25

  7. Dice ser R. Rico

    Dais miedo los padres de manual, los de libro y consulta para todo lo concerniente a vuestros hijos. A mí lo único que me demuestra esta actitud es la poca idea que tenéis de la crianza de los niños y la poca confianza en vosotros mismos. Eso se los transmitís a vuestros hijos junto con las instrucciones que leeis en revistas, libros y blog de gente “lista” que no tiene ni idea de nada y vende humo a costa de todos los que los encumbran y alaban porque no tienen ideas propias. Estos listos hacen de ellos su medio de vida y se estarán o partiendo la caja de vosotros o se terminan creyendo que son profesionales. Lo que más me alucina es que una madre sin más se atreva a dar consejos y recomendar formas de educar y enseñar, qué atrevimiento más grande y más irresponsable. Pero más alucinado quedo de ver que, a veces, hasta la preguntan. Lo siento tanto por estos niños que están en manos de padres que dependen de lo que leen y lo que oyen, lo siento también por el futuro, vaya tela las generaciones que estáis criando. Ya se va viendo el futuro al observar y ver a multitud de niños tan mal educados, tan antipáticos, egocéntricos, tiranos con quién se preste a ello…Niños que sólo admmiten planes para ellos, niños que no saben estar en su sitio, cerrar la boca a tiempo, comportarse en un restaurante, en un hotel, en un avión, realmente no tienen la culpa ellos sino sus divinos papás de manual, de teoría y no práctica, incapaces de educar por si mismos y que se creen modernos y en posesión de la verdad.

    28 abril 2014 | 17:31

  8. Dice ser mari mar

    Me gusta este blog.

    28 abril 2014 | 19:42

  9. Dice ser Tia de SobrinoS

    Pues yo creo que si hay muchos padres que pueden agradecer ciertas pautas a seguir. Muchos de los que critican estas cosas son los que educan a golpe de “porque lo digo yo y a callar” porque se creen que así están educando en el respeto a los demás. Cuando nos demos cuenta de que los niños no aprenden de los que se les dice por mas que les repitamos las cosas, si no que aprenden siguiendo nuestro ejemplo, tanto dentro de la familia como en sociedad, cambiaran muchas cosas. y es que hay cosas muy graciosas como
    – ese progenitor (padre o madre) que le dice chillando a su hijo: NO SE GRITA
    – o ese otro que le da un cachete a su hijo para decirle que no se pega.

    Y luego lo de, pues yo le pego cuatro gritos y funciona o pues lo único que funciono es cuando le di el cachete. Claro que funcionó, el niño aprende que no puede hacer eso no porque este mal, si no que no puede hacerlo porque es mas débil ante sus padres, pero en una situación en que sea mas fuerte con sus amigos, en la sociedad, con sus hermanos y cuando los padres (la autoridad) no le vea hará lo que quiera porque no habrá interiorizado que hay cosas que no se deben hacer, habrá interiorizado que debes evitar que te pillen para no ser castigado pero nada mas.

    O lo de, por mas que le castigo y le regaño, es que no hace caso. ¿y no sera que castigas y regañas mal, inadecuadamente y que por eso el niño no entiende y no modifica su conducta?

    Pero no esta claro que no nos hace falta pararnos a pensar que estamos haciendo con nuestros pequeños, de que manera les estamos educando ( la tribu entera, no solo cada padre o madre) para que tengamos una sociedad tan triste, egoísta, corrupta, racista, insolidaria, cobarde……en fin….pero los niños mejor calladitos que si no molestan.

    29 abril 2014 | 02:29

  10. Dice ser Almudena

    R. Rico, no acabo de entenderte muy bien, me parece que te contradices bastante. Porque hablas de padres que con poca confianza en si mismos, que no tienen ideas propias pero al final dice que se creen en posesión en la verdad. O lo uno o lo otro. Y también que los que venden libros y consejos solo venden humo, que no tienen ni idea, pero también te parece un atrevimiento que “una madre sin más” de consejos. A ver, si según tú el mero hecho de tener un hijo da la sabiduría, pues nadie mejor que una madre para dar consejos, ¿no? Aunque yo lo entiendo más como opiniones que como consejos, y las agradezco.
    Yo no se como lo harás tu, pero yo para formar mis propias ideas, tanto en la educación de mis hijos como en cualquier otra cosa, leo y escucho, no poseo ciencia infusa. Y de lo que leo y escucho saco mis propias conclusiones y actuo conforme a ellas. Y a veces hasta leo o escucho cosas que me hacen reflexionar y cambiar de opinión, debo de ser muy rara.
    Totalmente de acuerdo con Tia de Sobrinos

    29 abril 2014 | 11:04

  11. Dice ser Ana

    El articulo me parece muy interesante.
    Pero yo añadiría una observación , cuando hablamos de las teorías para el desarrollo emocional de los niños y niñas tenemos que tener en cuenta que los ejemplo que imitan son los nuestros, entonces uno de los factores mas importantes es ser honestos con lo que decimos ser y lo que el niño o niña ,pueda ver en nosotros. Muchos adultos padecen en sus carnes resentimientos y mal estar ,esto se transmite al niño porque el niño es como una esponja , que absorbe muchas emociones.
    Como podemos enseñar a un niño que no juzgue si nosotros estamos siempre haciendo juicios.
    Como podemos enseñarles a no mentir ,si constantemente escuchan nuestras mentiras sorprendidos.
    Y sobre todo como apartarles del mayor mal habido en este mundo que es la envidia , si ve que sus educadores envidian y no quieren ver a nadie subir un nivel mas de la escalera, si ven como se traicionan los valores por afán y codicia. Si se le predica el amor y le enseñamos ,un amor adulterado y posesivo .El cambio debe ser con el ejemplo .

    05 mayo 2014 | 11:07

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.