BLOGS

Milá se solidariza en directo en Gran Hermano: “Yo también soy puta”

Hola a todos.

La de anoche fue una gala de moralinas. De solidaridad con viejos oficios. De que Flo le relamiera los paluegos a la Milá hasta que le quedó la dentadura reluciente como la taza del water de Dios.

Pero empecemos por el principio, que es como se tienen que hacer las cosas, con rectitud, que si no se pervierte uno y acaba pagándose los vicios con una tarjeta de crédito de color negro.

Y hablando de vicios, ya sabéis que esta semana la palabra preferida en la casa ha sido “puta”. Si me dieran un euro por cada vez que se ha dicho esa palabra en Gran Hermano esta semana podría dejar de echar los euromillones. Y ChulOmar sería el responsable del 90% de los ingresos.

A tenor de la bronca más “puta” que se haya vivido en Gran Hermano Milá, que es muy de causas, comenzó haciendo un bonito y sentido homenaje a las señoritas de moral distraída.

Por solidaridad con las putas os digo que yo también soy puta“, decía la Milá. Lo malo es que los audímetros no miden empleos antiguos como ese, así que no podemos saber cuántas señoritas de vida alegre había viendo el programa.

Por si había alguna viendo la tele por falta de actividades nocturnas remuneradas, Milá recordó que “bastante tienen las putas”.

Y luego, parafraseando a un señor camionero natural de Torralba del Pijo, añadió: “Yo os quiero, putas“. JA JA JA Parecía Britney Spears hinchada a sidra saludando en su cumpleaños a Lindsay Lohan y Miley Cyrus.

Y Bustamante volvió a entrar en la casa. Ese chico pasa tanto tiempo ahí dentro que el día menos pensado le meten en unas nominaciones a ver si le expulsan y no vuelve más.

El caso es que esta vez iba a cantar. La verdad es que le prefería escondiendo discos por la casa, que si no los pones por lo menos no suenan. Por algún motivo que no alcanzo a entender, Busta les dijo que la prueba solo la habían pasado a la mitad y en la casa se pusieron contentos como si hubieran ganado el premio Nobel.

Bueno, para qué les voy a criticar, si en mi infancia colegial el 5 era el número más bonito que se podía ver. La frontera entre el bien y el mal, la línea a partir de la cual estaba el Nirvana, el Paraíso, el evitar ir al despacho del profesor a chu…  llorarle.

Alfredo tiene un problema en las galas. No hay una sola que no se quiera levantar para irse al confe, a fumar o a rascarse los huevos haciendo caminitos como en un jardín zen. Que tío más pesado. Que le den un cigarrillo electrónico o un puro con motor de gasolina, pero que deje de molestar (como veremos, ya no hará falta).

Yoli fue la primera en salvarse de la expulsión, lo que puso muy contentas a las primas. Sobre todo a Alejandra, que lleva dos semanas dejando que su prima se arriesgue. Eso es amor a la familia. Cuando Alejandra no sabe si un aparato eléctrico se ha estropeado espera a que Yoli se esté bañando y se lo echa en el agua.

¡¡¡Y A LA CALLE ALFREDO!!!

Clarísimo mensaje a Omar y su pandilla. De hecho, es posible que esta semana Vitín empiece a hacer el San Pedro y comience a negar a Omar como si no hubiera mañana. Lo de negar tres veces antes de que cante el gallo es para aficionados. Para cuando el gallo cante Vitín está firmando el certificado del Libro Guinness de los récords de la negación.

Azahara, que por si no os suena quien es, es la cosa esa con el pelo como un big bang albino, dijo que su habitación estaba gafada, porque siempre salía el nominado que dormía allí. Pero no, oye, no, porque dijo Yolanda que Loli había entrado allí y no había notado nada malo.

Amos no me jodas. ¿Por qué aún creen en las predicciones y poderes de una mujer que vaticinó que Paula y Omar no iban a encontrar obstáculos e iban a seguir juntos para siempre? Podría haber un puñetero cementerio indio debajo de la cama de Loli y no notaría más que un olorcillo raro.

Flo, más conocido como Súper Maligno reapareció para decirle a los concursantes que se vistieran con toda la ropa que pudieran, que iban a pasar más frío que las zurraspas de un pingüino.

La cosa consistía en que se metieran vestidos en la ducha y abrieran el agua fría. Ay, esa ducha, con las cosas que ha visto esa ducha. Entre otras, a Omar y Paula haciendo un Nokia (connecting people). Sí, allí fue donde Omar, en los viejos tiempos, puso a cargar su iPhene en el enchufe de Paulizza.

Pero na, que se mojaron, se cambiaron y punto. Nivel de emoción (exceptuando los gritos de Paula, que habrían hecho que se estremeciera un torturador de la Inquisición), cero patatero.

Lo malo llegó después. Esa noche el cátering no debió llegar a tiempo a Telecinco y Flo tenía hambre. Como milá en las publis de la gala siempre se come unas galletas y un plátano, Flo decidió hacer como los pájaros que le rebañan los dientes a los cocodrilos.

Se besaron. Pero no un pico, no, Flo le metió la lengua a Milá hasta donde ya no daba más. Yo juraría que vi menearse y asomar la punta de la lengua de Flo por el culo de Milá. Le dejó el tracto digestivo como recién fregao.

Esta vez las nominaciones eran en positivo y a la cara (o sea, tenían que decir quién preferían que se quedara en la casa). Los que me seguís sabéis bien el mucho aprecio que le tengo a Fran y a Loli. Tanto, que si pudiera les mandaba a un crucero. Al Titanic, concretamente.

Pues si antes les tenía ojeriza, después de ver cómo nominaban en positivo a Omar y Vitín ya es que pasan cerca de mi casa y se me agría la nata.

Por si fuera poco, Loli tiene suerte. El caso es que Pedro García Aguado, el de Hermano Mayor entró en la casa. Yo pensé que venía a soltarle un par de caricias a Omar, a ver si lo metía en vereda, pero no, venía a lo de la prueba de inmunidad. Escondió un libro.

Por un momento pensé que nunca lo encontrarían, más que nada porque en la casa sólo unos pocos saben qué aspecto tiene un libro, pero lo encontró Loli. Ahora dirá que los espíritus le dijeron donde estaba. Qué cabrones, sus espíritus, que no le dijeron que se iba a la calle su hermana.

Las primas, Shaima y Paula fueron las menos nominadas. ¿Sabéis cuando se organiza un partidillo en el cole y los capitanes piden por turnos a la gente de su equipo y hay dos o tres a los que nadie les elige y se van quedando solos? Pues así. El caso es que por aquello de disimular decidieron que fuera Alejandra la que se expusiese.

NOMINADOS: SHAIMA, ALEJANDRA Y PAULA. Se va… Shaima.

La entrevista con Alfredo tampoco tuvo demasiado interés, más allá de ver cómo el muchacho flipaba con Fran, al ver que es más falso que abrazar a un municipal después de que te multe.

Eso sí, le honra que al despedirse de la casa le pidiera perdón a Paula por haber dicho que había llamado perro a Omar cuando no fue así. Otra hostia para Omar. Porque claro, Lucía se calló como una persona de las que reciben la solidaridad de Milá.

A continuación Omar también le pidió perdón a Paula, pero vamos, a su estilo, que si yo rompo un jarrón en casa y le pido así perdón a mi madre me suelta una hostia que me tienen que despegar de la pared con una espátula.

Al parecer, Zeppelin, que es la productora de GH, ha puesto una denuncia al novio de Azahara por lanzar un par de pelotas de tenis al patio de la casa con información de fuera (entre otras cosas llamando falso a Fran). Bueno, por eso y por hacer estallar unos petardos de nada. De esos que recalifican terrenos a base dejarlos como un erial. Vamos, que según la denuncia, pudo causar accidentes en el terreno colindante.

Desde luego… si es que… dos pelotas de tenis y unos petardos… Antes de probar con la bomba atómica los ejércitos de EE UU y la URRS estuvieron ensayando con bombas de tenis. Iba un petardo en el medio y las pelotas alrededor y salían disparadas. Si no tenías raqueta te cagabas vivo.

La cosa terminó con Milá echando la bronca, así en general, aunque iba sólo por Omar, por no tenerse respeto en la casa. “Insultos, malas palabras y agresividad no tienen cabida en Gran Hermano. Se puede convivir tener que insultar”. Peeeeero, para nuestra desgracia, dejaba claro que no habría expulsión, ni lapidación, ni la gota malaya para Omar. Sólo la bronca.

En fin, menos da una piedra.

Sexismo barato, amenazas y acusaciones de “puta” de Omar a Paula en Gran Hermano 15

No hay por donde cogerle. Hablo del señor gorritas, del muchacho del codo felpudo, del ojitos de persiana a la mitad… de Omar el melenas.

Porque además de sus muchas virtudes inexistentes tiene una cantidad de cosas malas que parece un catálogo de defectos. El catálogo Omakea 2014. Pon un defecto en tu vida.

Y uno de esos defectos es el sexismo rancio que el chaval destila, que si se pone hasta lo puede embotellar. Y no es sólo que le diga a su novia que le haga el desayuno por la mañana (y la otra le diga que sí, que cada mañana de su vida).

Omar, con la mano tonta en el huerto del pepino (TELECINCO)

Omar, con la mano tonta en el huerto del pepino (TELECINCO)

Pero vayamos al caso concreto:

Anoche estaba Paula (más conocida como la Hawaiana) en la radio haciendo el canelo (tampoco es que la muchacha sepa hacer otra cosa, por otro lado) cuando para hacer una rima (según ella) se refirió a Lucía como “señorita de la calle” (según Vitín, que fue el bocas que se lo dijo a Omar). En realidad no creo que lo dijera en plan señorita de moral disoluta, sino como concursante que ha sido expulsada (que tampoco es que estuviera fina, ojo, que lo dicho dicho está).

Peeeero, Omar, que es de pensar poco, se lo tomó como peor podía, y ya en su triángulo compañeril, con Vitín y Alfredo comenzó a decir (y cito al minuto a minuto): “Me suda la polla lo que le pase, que se haga un dedo, es una alcohólica y una despechada, rubia de bote, la crujo el cuello“.

Pero luego se retractó, porque es muy de pensar y decir las cosas bien y se corrigió a sí mismo: “No le diré alcohólica, sino puta borracha“.

Y como tampoco es muy de hablar las cosas tranquilas, pues se fue a la pequeña rubia de voz aflautada y le dijo “La única puta que hay aquí eres tú“. Recordemos que ya le montaron un pollo a Paula, con amenazas como ahora, porque la señorita Luci-fer dijo haber oído cómo llamaba a su hombre “perro” en el confe. Cosa que resultó ser mentira.

Paula, que normalmente habría recurrido al poder de los osos amorosos para defenderse, reaccionó con arrojo y valor como para matar un león con sus propias manos, diciéndole al señor de la cabeza como un helipuerto que “ha sido una tontería, no soy una puta ni se lo quería decir a ella. Ha sido una broma”. Y como eso no calaba en Omar, le añadió que era un imbécil, un patético y que tenía cara de amargado. De esto último cualquier notario podría dar fe.


“Bronca Paula-Omar tema p.u.t.a” Parte 1/3 por abby_
Con todo, Paula intentaba disculparse: “Lo siento, era broma. Si tengo que pedir perdón y hablar con Lucía lo haré, ha sido un error”. Pero Omar estaba ya on fire, así que siguió “ni broma ni pollas. Me paso tus niñatadas por ahí, eres una niñata”. Con “por ahí” se refería a sus testículos y eso no es cosa de broma, porque se los toca mucho.

De hecho, hace unos años un rinoceronte africano sufrió graves quemaduras en un incendio y le tuvieron que trasplantar piel de los cojones de Omar, que era lo más parecido en dureza y textura.

Pero poco después se destapó el pastel: ¿qué era lo que le molestaba a Omar, que recordemos estuvo liado y tuvo sexo en la casa con Paula? ¡Que ésta tontee con Luis, el torero!

De hecho, después de la bronca fue diciendo que había en la casa “mucho puterío”.

Y aquí es donde viene la reflexión: Omar piensa al parecer que las mujeres que se acuestan con quien les da la gana son unas putas, incluso si ese “quien les de la gana” son él mismo. ¿Y sabéis porqué lo parece, además de porque la llame puta?”.

Porque Luci-fer dijo en el debate que Omar no había tenido sexo con ella en la casa y sí con Paula porque a Lucía la respeta y no quiere que eso se vea. O sea, que a Paula no la respeta, pudo hacer con ella lo que quiso en la casa porque da igual quien lo vea o lo que piense la gente.

O sea, que el ejercicio de la sexualidad en una mujer es algo feo y no debe ser revelado. Pero que él se trinque a dos muchachas es de ser un machote, como las 800 y pico mujeres que le van a esperar fuera, según él.

“Si te quiero atacar acabas llorando en una esquina, le dijo a Paula y por si fuera poco: “puta tú que vas de cama en cama. Que me has comido la polla” o “que te vayas de cama en cama, que es para lo único que vales“.

Lo peor no es eso. Lo peor es su frasecita de “la crujo el cuello”. No, Omar, por ahí no. Este chaval está alcanzando niveles insospechados en el cretinómetro.

¿Y qué hicieron los demás? Nada.

O hicieron como el apoderado, Fran, ese hombre que tiene dos barrigas, la del ombligo y la del cuello, que le dijo a Omar que se lo había “tomado muy caballerosamente dentro de cómo eres tú”. JA JA JA Este tío sí que sabe lo que es un caballero.

Pero sí, los demás mirando. Nadie salió a decirle a Omar que se callara, que así no, que guardar respeto…

OMAR DEBE SER EXPULSADO. ¡¡OMAR A LA CALLE!!

Nota: Tampoco creáis que a Paula le afectó mucho, porque al poco estaba en el jardín de risas… pero mira, no me parece mal. Mejor que no deje que le afecte.

Milá se enzarza y abronca en directo con un colaborador y Lucía es expulsada de GH15

Hola a todos.

La gala de anoche estuvo más tensa que los cables del puente de San Francisco. Y no sólo por el tema Lucía-Omar-Paula, que tuvo su miga, sino porque Milá se enzarzó con el amigo-defensor de Omar en el plató.

Pero no adelantemos acontecimientos.

Sé que lo he hecho genial, me siento realizada“, vimos decir a Lucía en un vídeo. JA JA JA. A ver, muchacha, pues depende de lo que quisieras hacer. Si pretendías ganar el concurso y ser amada, ya te digo que has metido la pata hasta el sobaco.

Si lo que querías era entrar en la casa como Godzilla en una cristalería, pues sí, lo has clavado. Qué le vamos a hacer, si la muchacha no se siente realizada hasta que la odian un millón o dos de personas, pues que se de el gustazo.

Al principio de la gala los porcentajes estaban así: 75,3%, 14,4% y 10,3%. Luci-Fer tenía peor porcentaje que Farruquito haciendo el test de la autoescuela.

Lo mismo no os fijásteis, pero Milá llevaba puesto un collar élfico que brillaba. ¿Era por la cercanía de Lucía? Si Milá hubiera tenido la espada de Frodo, ¿se habría encendido al acercarse la muchacha? ¿Cuando Tolkien le puso el nombre a los Balrogs en realidad quería llamarlos Luci-ferogs?

Basta de frikadas. Me pego un poco con la puerta en la cabeza y sigo escribiendo.

Hecho.

“A mi madre sé que la he decepcionado, le prometí que no volvería con Omar”, dijo Lucía. Normal. Mi madre tampoco quiere que yo vuelva a coger paperas. Para eso son madres.

“Yo mis cojones siempre han ido por delante, estoy yo, después yo y luego yo“, dijo Omar. Pues es raro que la madre de Lucía no le considere un partidazo… Este chico, como se preocupa por los demás. ¡Esperaos que no le de el telele y se vaya de la casa a ayudar a construir un pozo en África!

Para Omar la palabra “solidaridad” es una marca de baldosas para el suelo.

¿PERO QUÉ COJONES SE PUSO PACO EN LA CABEZA? ¿PUES NO SE HABÍA CARDADO EL PELO DE ENCIMA DEL CABEZÓN? Eso era como el pubis de una señora albina en los años ochenta.

Y entonces llegó el movidón de Milá con el amiguete de Omar. Veréis, al parecer resulta que el amigo había conocido a Lucía en el sentido bíblico de la palabra antes que Omar. Digamos que el coleguita le hizo la anunciación a Lucía pero con la paloma dentro de un condón y apretando el culo.

Milá se interesó por el asunto, pero como el chaval no soltaba prenda Mercedes le acusó de callarse para ir al Deluxe a llevarse la pasta.

“Criticándome el otro día por lo del diente y resulta que tú eres un traidor!, dijo la Milá al muchacho, al que le quedó la cara roja como el culo de un mandril.

“Es una espinita que tenías clavada, te estás vengando“, replicó el muchacho con una temeridad que igual le habría llevado a cruzar bailando un zapateado un campo de minas.

“Yo siempre hago las cosas delante de todo el mundo“, dijo Milá, “incluido desnudarme”, añadió.

“Desnúdate, que lo disfrutemos todos“, replicó chulesco el muchacho.

“Yo me desnudo cuando quiero, no cuando me lo dice un tipo como tu“, aseguró Milá. Para entonces el muchacho había recibido hostias como para que le convalidaran la primera comunión.

Milá se dio la vuelta con intención de seguir con el programa, pero de fondo se oyó al muchacho decir “voy a vomitar”.

Milá no hizo ésto porque no tenía pistola:

Así que le dijo “pues buscas un rincón y vomitas” y le dijo que como volviera a interrumpir le echaba del plató. Punto, set y partido para Milá.

En ese plató había buen rollo como en las puñeteras colinas de los Teletubbies.

Vimos numerosos vídeos de la relación de Omar-Lucía y Paula. Más o menos la historia se resume así:

Ojo Fran, ojo el apoderado. Es más malo que ir a cagar a una zarza. Va malmetiendo allá donde puede. Es el John Goodman de la maldad. Creo que en la papada que tiene, que si vuela con Ryanair se la hacen facturar, lo que lleva es bilis como para que tenga una fuga y amargar el mar Mediterráneo entero.

Lucía y Omar se encontraron en la sale de expulsión y se refrotaron los hocicos como si no hubiera un mañana. Omar le dejó a Lucía la cara roja del pintalabios, pero en realidad parecía una extra de The Walking Dead después de merendarse a un señor.

Vimos la hora sin cámaras. La parte que no se vio, la del audio (claro, cómo cojones se va a ver si era un audio). Se oía a Lucía así como respirar fuerte, como si estuviera haciendo flexiones y a Omar diciendo “me quedo con ganas de más”.

Nivel erótico: 3,5. Y dos de esos puntos son porque había dos moscas que se lo montaron a la vez encima de las sobras de la cena y las puntúo.

Capítulos aparte merecen Paula, que no ha dejado a nadie ni nada a lo que no le haya restregado el culo. Si sus nalgas dejaran rastro, los de CSI podrían entrar a la casa con la luz violeta y saldrían de allí horrorizados por tanta marca. Y es que Paula menea el culo que puedes ponerle entre las nalgas el canto de una puerta y ya no te roza más con la jamba.

Otra que reboza es Yoli. Lo que pasa es que ella restriega marisco y sólo a Jonathan. Que manera de menear el besugo. Esta muchacha es la que pone el sabor a pescado a los palitos de cangrejo. Y no doy más detalles del proceso, pero si quiere Yoli te puede acuchillar el parquet con sólo sentarse en el suelo.

¡¡Y A LA CALLE LUCÍA!!

TOMAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA TOMAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA

Si Milá empieza a sacarse billetes de 500 del sujetador y a repartirlos por el público en el plató no se oyen más aplausos. Que manera de venirse arriba la gente.

“Te voy a estar vigilando, ¿eh?”, le dijo Lucía a Omar antes de separarse. Eso es confianza en la pareja, amigos. Si le saca un cinturón de castidad y se lo aprieta al pene no habría parecido más desconfiada.

¿Son imaginaciones mías o a Omar se le vio aliviado por la marcha de Lucía?

Omar, con la mano tonta en el huerto del pepino (TELECINCO)

Omar, con la mano tonta en el huerto del pepino (TELECINCO)

Bueno, a Omar no sé, pero a Paula le vino Dios a ver con las llaves de un piso en Benidorm. La muchacha se puso a dar palmitas y a sonreír primero y a llorar después de alivio, diciendo “esto se ha acabado, esto se ha acabado“, como si se hubiera ido del colegio el repetidor matón.

Pero la suerte de Paula no acabaría ahí anoche. La prueba de inmunidad consistía en comer unas trufas que picaban como lamerle el sobaco a Satanás, excepto una. El que la encontrara sería inmune: la encontró Paula.

LA CARA DE OMAR ERA UN POEMA. Pero no un poema de los de “poesía eres tú”, no, un poema de los de “esto es como una mierda de jaula / que se va mi bombón / y hacen inmune a Paula”.

Hay muchos tipos de entrevistas. Por orden ascendente de entrevista jodida están: la que te hace Jordi Ébole. La que te hace Risto Mejide, la que te hace un torturador de la KGB y la que le hizo Milá a Lucía.

Por lo pronto Lucía entró en el plató y no aplaudió ni cristo. Aquello era como Harry Potter cantando I will survive en un karaoke de mortífagos.

77,3% de los votos se han llevado Lucía. No supera el récord de Nagore. OOOH.

Lo primero que le pusieron fue el vídeo del confe y el perro. Cuando vio que la había cagado Lucía puso cara limpiarse el culo con una ortiga. “Cuando salga le pediré disculpas”, dijo.

Y para que no rabiara ni nada, le pusieron el vídeo de Omar con Paula. Cuando eran los mayores tortolitos, cuando Omar decía que amaba a Paula para siempre y que se la “pelaba” Lucía.

Lucía ponía cara la cara de Poker Face que inspiró a Lady Gaga.

Escenas de la ducha, escenas de edredoning… Y ahí sí que aplaudía la gente. En ese plató hay más sádico por metro cuadrado que en un penal de alta seguridad.

“Que se jodan, tata, así de claro”, dijo Lucía a los del público. Esta chica sí que sabe como hacer amigos. Si fuera del plató se pone un tipo a vender antorchas, azadas y horcas, se forra.

Lucía se puso a relatar la gente que pensaba que la había apoyado en la casa y según iba diciendo nombres su hermana le iba diciendo: “esa no, esos no valen”, y así. JA JA JA ¿Oísteis eso anoche? ¿Un ruido seco? Era el cuello de Lucía de la crujida que le estaban haciendo entre todos.

Paula de momento te ha ganado la partida“, le dijo Milá a Lucía, que se debía estar preguntando dónde está esa Milá que ella piensa que la defendió…

“No te querían en la casa”, le dijo Milá, por si no le había quedado claro. “Y después dices que no eres mala“, “tus caras de felicidad ante el dolor de otra persona…”, o “ya le puedes dar gracias a toda su familia de cómo se ha portado Paula”, fueron algunas de las otras frases amables de Milá.

Lo nuestro es amor del bueno, Mercedes“, dijo Lucía, que debería hacer anuncios, pero pagados por la competencia, porque con esa credibilidad la empresa que ella anuncie se arruina en dos meses.

“Tú le has echado cojones, pero él es un blando total“, dijo Milá de Omar. Si lo de que los oídos pitan cuando hablan mal de ti es verdad, Omar debía estar retorciéndose en el suelo como si le hubieran metido una vuvuzela por el culo y estuviera soplando por ella Plácido Domingo.

“¿Cómo es eso de que España no te quiera?”, le preguntó Milá a Lucía, que dijo que le daba lo mismo.

Milá podía haber seguido con cosas como: “¿Cómo es ser esa persona con las que las madres asustan a los niños que no comen? ¿Es duro que quemen posters con tu cara en las plazas públicas? ¿Duele que ofrezcan 10.000 dólares por tu cabeza?”.

Un 90% de la audiencia piensa (por la app) que Omar tenía más pasión con Paula que con Lucía. Ella se quedó al oírlo de piedra pómez.

El caso es que salieron NOMINADOS: YOLI, SHAIMA Y ALFREDO.

En la despedida de Lucía desde el plató, Omar le dijo “te amo, que nadie te a quitar de mi lado, me como al que sea“. Lo de “me como al que sea” creo que se refiere a cualquier órgano reproductor femenino que se le cruce.

Y así quedó la cosa, amigos. ¿Quién debe salir esta semana?: ALFREDO. Y a Omar se le caen los palos del sombrajo.

La entrevista con la malvada Lucía de Gran Hermano 15

Paula ya está en Telecinco.

Lucía entra en el plató. La abraza su hermana. No aplaude ni cristo. Eso es como si hubiera entrado un señor de recursos humanos con un montón de despidos.

Lo primero que le ponen es el vídeo del confe y el perro.

Lucía pone cara de haberse sentado en un cardo. Asiente cuando se oye a sí misma decir que se disculparía: “cuando salga le pediré disculpas”, dice en directo. En el plató la gente está como en un velatorio, ni aplauden ni nada.

Sobre lo de recuperar a Omar dice que no, que no iba a eso, pero que “tenía un cartucho” y lo “gasté, y mira, me lo llevé”.

Y para que no rabie ni nada, le ponen el vídeo de Omar con Paula. Cuando eran los mayores tortolitos, cuando Omar decía que amaba a Paula para siempre y que se la “pelaba” Lucía.

Lucía está poniendo una Poker Face que inspiró a Lady Gaga.

Eso sí, por momentos se está poniendo de los nervios. Sobre todo porque le ponen los vídeos en los que Omar le daba los diez segundos de sexo a Paula.

Escenas de la ducha, escenas de edredoning… Y ahora sí que aplaude la gente. En ese plató hay más sádico por metro cuadrado que en un penal de alta seguridad.

“Que se jodan, tata, así de claro”, dice Lucía a los del público.

Dice Lucía que cuando le decía esas cositas a Paula lo decía de mentira. Que ella le conoce y que las cosas de verdad se las dice sólo a ella.

Se quieren tanto, se respetan tanto, que Lucía dice que cuando entró pensó en que Omar iría a por ella “a machete”. Sí, es lo que uno espera de la persona a la que ama, que te vaya a joder (y no en el buen sentido).

Ahora le toca ver las imágenes de antes de que volvieran, cuando aún esta Paula en el trono de Omar. Al finar me va a dar hasta penita. Ah, perdón, no, no me da pena.

Recordemos que Omar llegó a tener sexo con Paula estando Lucía a menos de diez metros.

JA JA JA JA Lucía se pone a relatar la gente que piensa que la ha apoyado y según va diciendo nombres su hermana le va diciendo: “esa no, esos no valen”, y así. JA JA JA

“Yo no me considero mala”, dice Lucía.  En el plató la gente hace un ruido así como de “no, mis cojones”.

“Paula de momento te ha ganado la partida”, le dice Milá a Lucía, que se debe estar preguntando dónde está esa Milá que ella piensa que la defendió…

Lucía está conteniéndose, pero yo creo que sólo porque teme que la gente del público saquen las antorchas y las picas y la persigan por todo Fuencarral.

77,3% de los votos se ha llevado Lucía. No supera el récord de Nagore. OOOH.

“No te querían en la casa”, le dice Milá, por si no le había quedado claro.

PAULA NOMINA: 2 puntos al trío, porque Alfredo lo ha pedido. 1 para Loli, por haber estado separada del grupo.

NOMINAN FRAN Y LUIS: 2 puntos a Shaima, por su desorden. 1 punto a las primas, por no conocerlas. “Soy real”, dice Fran. JA JA JA

NOMINA SHAIMA: 2 puntos a Vitín (dice) porque Vitín ya no le cae bien y porque le manda a lavar las manos. 1 punto a las primas, porque tiene que nominar a alguien.

“Es difícil hacer una entrevista a alguien que te está dando el culo”, dice Milá, porque Lucía estaba de media vuelta charlando con su hermana.

Lucía se ve llorar en el confe cuando Omar era aún novio de Paula. Sigue con la cara de Poker Face cuando oye a Omar decir sobre ella “ahora me comes los huevos”.

“Y después dices que no eres mala”, le dice Milá “tus caras de felicidad ante el dolor de otra persona…”, añade la presentadora.

Lucía dice que no, que no era por eso. “Paula no tiene culpa de nada, pero venía pinchando”, dice Lucía.

“Ya le puedes dar gracias a toda su familia de cómo se ha portado Paula”, dice Milá. Lucía tiene la cara ya que no le caben los bofetones.

“Lo nuestro es amor del bueno, Mercedes”, dice Lucía, que debería hacer anuncios, pero pagados por la competencia, porque con esa credibilidad la empresa que anuncie se arruina en dos meses.

“No estuvo bien lo que Omar hizo, pero porque no fue claro con ella”. “No debió decirle lo del amor y todo eso, cuando realmente no lo sentía”, dice Lucía.

“Tú le has echado cojones, pero él es un blando total”, dice Milá de Omar. Si lo de que los oídos pitan es verdad, Omar debe estar retorciéndose en el suelo como si le hubieran metido una vuvucela por el culo y estuviera soplando por ella Plácido Domingo.

La prueba semanal iba de correr en una cinta, elíptica y bicicleta. NO LA PASARON.

NOMINA EL TRÍO: 2 puntos a Shaima, por no hacer labores de la casa y porque no acepta críticas y con un punto a las primas.

NOMINA AZAHARA Y HUGO: 2 puntos al trío, porque Alfredo lo pidió y con un punto a Shaima “por crear descontrol” y ser “falsa”.

Al parecer los amigos del plató de Omar no están de acuerdo con Lucía. Y Milá, que se las sabe todas, le jode la exclusiva al amigo de Omar: ¿Tuvisteis un lío tú y él? “Sí”, dice Lucía.

La muchacha malvada dice que fue “mucho antes de lo de Omar”.

Ahora tocan vídeos de Lucía cagándose en Paula. Se obsesionó con ella. Se dedicó a criticar todo lo que hacía, decía e incluso si respiraba.

“Yo no estoy perdiendo los papeles en ningún momento”, dijo Lucía en el confe. Joder, eso mismo decía Hulk antes de ponerse verde.

“Para mi casa me voy muy agustamente”, dice Lucía, que es amor puro por la RAE.

“Mi madre es mi madre y me quiere”, dice Lucía, “no me digas lo que te acabo de decir yo en la publicidad”, le dice Milá, que está degüello.

Lucía es capaz de sostener que las sirenas existen y que son las concubinas de Papá Noel con tal de no dar su brazo a torcer. “Sí, era Paula la que me provocaba”.

Nominan los primos: 2 puntos al trío, por Omar. Un punto a Luis, por afinidad.

Nominan las primas: 2 puntos a Shaima, por los comentarios que tiene con Yoli. Con un punto a Fran y a Luis, por estrategia.

Nomina Loli: 2 puntos al trío. Con uno a Azahara y Hugo.

NOMINADOS PROVISIONALES: TRIO, SHAIMA Y LAS PRIMAS.

“¿Cómo es eso de que España no te quiera?”, le pregunta Milá a Lucía, que dice que le da lo mismo.

Como siga así Milá va a acabar diciendo: “¿Cómo es ser esa persona con las que las madres asustan a los niños que no comen? ¿Es duro que quemen posters con tu cara en las plazas públicas? ¿Duele que te ofrezcan 10.000 dólares por tu cabeza?”.

SALA DE PRENOMINADOS.

El trío decide que salga nominado Alfredo. No quiere salir, pero quiere exponerse, porque lo necesitaba.

Lo malo de Shaima es que no tiene con quien repartir la nominación. Está la mujer con un cabreo de cojones.

Primas in da jaus. Debería exponerse Alejandra, porque le toca. Peeeero, finalmente se pone Yoli. Luego llorará Alejandra, como al otra vez, ay, ay, que le carga la conciencia.

NOMINADOS: YOLI, SHAIMA Y ALFREDO.

Un 90% de la audiencia piensa (por la app) que Omar tenía más pasión con Paula que con Lucía. Ella se ha quedado de piedra. Creo que no lo tiene nada claro con el tema de Omar y Paula por ahí.

Lucía se despide de la casa:

“Te amo, que nadie te a quitar de mi lado, me como al que sea”, dice Omar. Lo de “me como al que sea” creo que se refiere a cualquier órgano reproductor femenino que se le cruce.

¿PUES NO SE PONE A LLORAR EL FALSO DE FRAN? JA JA JA

Eso sí, Lucía tiene una visión enorme: “con Omar, tu eres mi ganador”.

JA JA JA Le ponen la imagen de Paula para que de despida: “Pasa la bola”, dice Lucía, “hala, hasta luego”, dice Paula, ja ja ja.

MERCEDES SE DESPIDE DE LA CASA.

Vitín y Yolanda se enzarzan. No les ha gustado que Yoli dijera que el trío era falso con ella. Vitín sigue despechado.

Y se acabó lo que se daba. Mañana, como siempre, resumencito de la gala.

¡Gracias por estar ahí!

Y a la calle… ¡¡LUCÍA!!

Antes de la expulsión, ración de azúcar: Luis y Paula.

Ellos dicen que no, pero están pelando la pava que la van a dejar calva ya mismo.

Todo el día de “que dulce eres”, “no, tu más”, “no, tú”, y así.

Ya están los tres en la sala de expulsión:

Milá revela que Lucía nominó a los primos, toma ya. Lucía se explica diciendo que les nominó por falta de afinidad y Omar, que también les nominó, que le nominó por que no salieran ellos solos.

El primo vuelve a la casa: se salva. NORMAL.

SE ACERCA EL MOMENTOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO

El primo vuelve a la casa entre muestras de júbilo. Fran se le acerca y le abraza como si fuera su padre, no sea que le nomine o algo. Que falso es el jodío.

Mayka lo dice claro: “Fran es un Judas”.

En serio, Paco tiene la cabeza como el pubis de una albina en los años ochenta.

Omar dice que él debería ser el expulsado porque es el sueño de Lucía más que de él (hace unos días no se creía lo del sueño de Lucía) y que él y ha ayudado a mucha gente a cumplir sus sueños “como a Vitín y a Alfredo”. JA JA JA Este tío se ama, no cabe duda.

Y A LA CALLE… ¡¡LUCÍA!!

JA JA JA JA JA

Estaba cantado. El plató entero rompe a aplaudir. Es como si estuvieran repartiendo billetes.

“Te voy a estar vigilando, ¿eh?”, le dice Lucía a Omar. Eso es confianza en la pareja, amigos.

Lucía está muy preocupada, por eso se preocupa de decirle a Omar que le deje el mechero amarillo. Y vuelven a rebozarse los morros como si estuvieran rechupeteando una cacerola repegá.

¿Son imaginaciones mías o a Omar se le ve aliviado por la marcha de Lucía?

OMAR VUELVE A LA CASA.

JA JA JA JA JA

Paula da palmaditas discretamente y se descojona. Está más contenta que el día de reyes abriendo regalos.

Omar intenta consolar a los demás sin saber que en realidad a nadie le importa una mierda que se haya ido Lucía.

Paula está llorando en el almacén, aliviada, porque se ha ido su acosadora.

Bueno, repasemos nuestra lista de futuros expulsados:

OMAR, FRAN.

Y ya con eso me conformo.

VA A ENTRAR SANTIAGO SEGURA.

No os lo vais a creer, pero lleva una camiseta de Torrente 5. Este tío se pasa la mitad de la vida con la misma camiseta. Es lo más, porque así no se tiene que comer la cabeza por las mañanas.

DUELO verbal entre Santiago Segura y Flo. Frente a Santiago hay dos trufas. Una pica y la otra no. Debe elegir al azar. Flo también lo hará.

JA JA JA

Segura ha pillado la chunga. Asegura que tiene hernia de hiato y que va a palmar. Sería lo más un fallecimiento en directo.

JA JA JA JA JA JA QUE HIJOS DE SU MADRE. LAS DOS TRUFAS ESTABAN TRUCADAS Y PICABAN DE LA HOS… LECHE.

Hay un cacharrito con 14 trufas. Todas pican. Segura cambia una de las que pican por una que no, ése será el que gane la inmunidad.

Vamos con la inmunidad y después la entrevista con Lucía.

El supermaligno les manda congelarse y Omar sale corriendo. “Eres muy tonto”, le dice el súpermaligno.

Santiago Segura entra. Les explica cómo va la prueba.

JA JA JA JA JA

“Hola Paula, ya se ha ido Lucía, ya puedes liarte con Luis o volver con Omar”, le dice a Paula. ja ja ja

Empieza Alfredo. Coge la dorada. JA JA JA JA cara de haberse metido una guindilla por el gaznate hasta el colodrillo.

Va Luis. Picante. La escupe al suelo.

Yolanda. Picante, se la lanza a no se quien. Aquí compartir cosas masticadas y llenas de baba es lo más.

Paula, pica. Ah, pues no. ESTÁ BUENA, ESTÁ BUENA grita.

JA JA JA JA JA

LA CARA DE OMAR ES UN POEMA. Pero un poema de los malos, de los de mucha pena y desengaño.

Y CAMBIAMOS DE POST. CAMBIOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO

CAMBIOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO

¿Omar o Lucía, quién de los dos será expulsado de Gran Hermano 15?

Empezamos.

Ah, como vamos a disfrutar de esta gala…

“Sé que lo he hecho genial, me siento realizada”, dijo Lucía. JA JA JA. Que poco pide esta mujer para realizarse.

75,3%,  14,4% y 10,3%. Así están los porcentajes.

¡¡OSTRAS!! Milá lleva puesto el collar del Señor de los Anillos, ese que brilla. Lo mismo si sale lucía saca a Dardo y se lía a tajos.

El caso es que el Súper llama a Omar en solitario a la sala de expulsiones.

Omar se despide de la gente de a casa, incluida Paula, a la que le da dos besos diciendo “bueno, Paula”, sin que haya más que formulismos. Sólo les ha faltado hablar del tiempo.

Luci-Fer y Chul-Omar se han pasado la semana elucubrando sobre cuál de los dos se va, porque tienen claro que uno de los dos se las pira, claro.

“A mi madre sé que la he decepcionado, le prometí que no volvería con Omar”, dijo Lucía. Claro, la madre debe tener dos dedos de frente y además cuando Omar vaya a comer a casa debe estar mirando todo el rato el codo peludo y se le quita el hambre.

“Yo mis cojones siempre han ido por delante, estoy yo, después yo y luego yo”, dijo Omar, que deja claro que es una buena persona. Que no se vaya de la casa a luchar contra el hambre en África, así, sin avisar.

Lucía es una retorcida y sobre todo tiene más complejo que Cuasimodo en una tienda de mochilas. Por eso se pasa la vida jodiendo a Paula, insultándola, despreciándola… aun cuando Paula pasa como de comer mierda del asunto.

¿PERO QUÉ COJONES SE HA PUESTO PACO EN LA CABEZA? ¿PUES NO SE HA CARDADO EL PELO DE ENCIMA DEL CABEZÓN?

Ay, dios. Ahora Milá le pregunta al amigo de Omar si se ha trinchado a Lucía. El muchacho se ha puesto más nervioso que una langosta en la pecera de un restaurante. Milá le acusa de callarse hasta que le den pasta por contarlo.

“Criticándome el otro día por lo del diente y resulta que tú eres un traidor”, dice la Milá, que le acaba de dar una hostia al chaval que se le ha quedado la cara roja como el culo de un mandril.

“Es una espinita que tenías clavada, te estás vengando”, le dice el muchacho, que se está jugando el tipo.

“Yo siempre hago las cosas delante de todo el mundo”, dice Milá, “incluido desnudarme”.

“Desnúdate, que lo disfrutemos todos”, replica el muchacho.

“Yo me desnudo cuando quiero, no cuando me lo dice un tipo como tu”, continúa Milá.

AQUÍ HAY MÁS TENSIÓN QUE EN LOS CABLES DE SAN FRANCISCO.

Cuando Milá lee el cue se le oye de fondo decir “voy a vomitar”.

“Pues buscas un rincón y vomitas”, le dice Milá, que le advierte de que como vuelva a interrumpir le echa del plató.

En ese plató hay buen rollo como en las puñeteras colinas de los Teletubbies.

Y vemos el movidón del “perro”.

La discreta Lucía, con Omar y Alfredo se pusieron a escuchar en la puerta del confesionario mientras Paula estaba dentro. Y oyeron la palabra “perro” y Lucía dijo que había llamado un perro a Omar.

Y se lió.

Ah, Lucía, esa mujer equilibrada. Es una macarra de niveles insospechados. Es como si le estuvieran dando calambres todo el día y estuviera cabreada por eso.

Las del Bronx cuando quieren pillar ejemplo se bajan vídeos de Lucía para saber cómo ser más chulas.

Omar y Lucía son lerdos, así os lo digo. Están encumbrando a Paula.

Y ojo Fran, ojo el apoderado. Es más malo que ir a cagar a una zarza. Va malmetiendo allá donde puede.

La hermana de Lucía no sabe dónde meterse ya. Es que tiene que ser jodido defender a una muchacha que cae peor que una inspección de Hacienda.

Lucía a la sala de expulsión. No sé porqué estarán sacándolos uno a uno. Supongo que para que se vean las despedidas.

“Bueno, adiós”, le dice a Paula y le da dos besos. JA JA JA JA. Frialdad, frialdad everywere.

Vemos el segundo broncón Paula-Lucía. Ocurrió después de que Lucía llevara mucho rato cagándose en Paula. Lucía está obsesionada.

FRAN ES ASQUEROSITO. ES UN CHAQUETERO DEL COPÓN. PRÓXIMO NOMINADO PARA ABANDONAR LA CASA.

Lucía se encuentra con Omar y se refrotan los hocicos como si no hubiera un mañana. Le ha dejado a Lucía la cara roja del pintalabios, pero en realidad parece una extra de The Walking Dead después de merendarse a un señor.

Vemos la hora sin cámaras. La parte que no se vio, la del audio. Se oía a Lucía así como respirar fuerte, como si estuviera haciendo flexiones y a Omar diciendo “me quedo con ganas de más”.

Nivel erótico: 3,5. Y dos de esos puntos son porque había dos moscas que se lo montaron a la vez y las puntúo.

También os digo una cosa: Paula no ha dejado a nadie ni nada a lo que no le haya restregado el culo. Si sus nalgas dejaran rastro los de CSI entran en esa casa con la luz ultravioleta y se hinchan a ver marcas de culo.

“Para mi el ganador de Gran Hermano es Fran”, dijo Alfredo. JA JA JA JA JA no se lo cree ni el. Fran se va a ir a la calle y por la puerta grande. Lo de la puerta grande lo digo porque por la normal no entra a no ser que ponga la papada de lado.

Otra que reboza es Yoli. Lo que pasa es que ella restriega marisco y sólo a Jonathan. Esta muchacha es la que pone el sabor a pescado a los palitos de cangrejo. Y no doy más detalles del proceso.

CAMBIAMOS DE POST PARA LA EXPULSIÓN.

CAMBIOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO CAMBIO DE POOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOST.

Llega la primera hora sin cámaras a Gran Hermano 15 con bostezos y asesinato de mosquitos

Omar y Lucía, comiéndose los morros en una imagen de archivo (TELECINCO)

Omar y Lucía, comiéndose los morros en una imagen de archivo (TELECINCO)

La hora sin cámaras ha llegado a Gran Hermano 15, oiga. Es como la navidad, que llega te guste o no y que le hace ilusión a algunos y una úlcera de duodeno a otros.

Pudimos ver en el Última Hora a Jordi González en el picadero que les habían preparado a Omar y a Lucía justo antes de que éstos lo mancillaran. El sitio era precioso.

Bueno, eso si precioso significara tener aspecto de lugar de lenocinio con pago Premium. Cena, champán, cama con pétalos de rosa y un sospechoso dominio del color rojo por todos lados. Yo no sé si era una sala para el amor o la red rum de El Resplandor.

El caso es que allí les convocó el súper que definió el lugar como “habitáculo especial”, y que en esta ocasión hacía de mamporrero. De hecho, una vez en la sala de la hora sin cámaras Omar dijo “Súper, ¿vas a decir algo o cómo va esto?”.

Yo no sé si Omar esperaba instrucciones precisas del tipo: “quítate la ropa, quítasela a Lucía, agarra con brío tu…” bueno, ya os imagináis. Si soy yo les dejo un esquema o un vídeo sobre abejas y flores.

Cabe destacar que mientras iban para allá sus compañeros les aplaudieron y corearon como si fueran a subirse a un cohete para colonizar marte. Bueno, lo mismo Lucía sí se subió a un cohete.

A la que no le hizo mucha gracia fue a Paula, que puso cara como de estar oliendo un queso de cabrales del siglo XII y dijo “voy a por un vasito de agua”, cuando en realidad quería decir “voy a por un chupito de cianuro”.

Eso sí, Omar, que es al deseo sexual lo que el Pato WC a los gérmenes, estaba más preocupado en bostezar y en matar mosquitos que en el otro asunto.

Pregunta: ¿Hará Omar el amor con la gorra puesta? ¿Es esa la evolución del fornicio con calcetines blancos de los años 80? Dudas, dudas everywere.

Por otro lado, si yo fuera Lucía estaría acojonada. ¿No os habéis fijado en lo mucho que Omar se rasca los testículos? Si Omar se quedara manco tendría que aprender a usar los cubiertos con los pies, pues la mano buena la tendría ocupada con sus huevos.

Así que me pregunto: Además del niño de las gorras, ¿no será el niño de las gonorreas?

Paula por su parte se hace de rogar con el asunto del torero. Ya sabéis que han estado tonteando, pero ella dice que le ve “con un hermano mayor”. Pues se debe referir a Pedro García Aguado, porque se frota con el torero cosa mala. Si Luis es su hermano, en la biblia van a poner una foto suya al lado de la palabra “incesto”.

Yo creo que lo que pasa es que Luis ha puesto en práctica los consejos de cortejo de Paco, que sólo pueden funcionar en una residencia de ancianos o con Paula. ¿Y a quién le parece mal esa relación?

¡BINGO! a Omar y a Lucía. Fíjate.

Dice Lucía, que si se muerde la lengua no es que se envenene, es que se vuelve un zombie-vampiro-hombre lobo, que Paula se lía con el torero porque está “despechá”. Así: “despeCHÁ”.

Omar, que es muy de aportar comentarios de calidad, añadió que Paula se parece “a la comadreja de Ice Age”. Pues bien que le dabas candela a la comadreja, Omar, corazón, que el despechado eres tú, salao, que hace unos días le decías a la comadreja que era “el puto amor de tu vida”.

Esta misma mañana los tres han tenido una interesante bronca los tres gracias a Alfredo, que pone la oreja pero la debe poner con cera como para que se le mude una familia de abejas pensando que es una vivienda de protección oficial. El caso es que el mediohermano de Omar oyó a Paula decir en el confe la palabra “perro” y le dijo a Omar y a Lucía que se refería al gorritas.

Y para qué queremos más: conversación culta y distinguida en la casa, con sentencia de Lucía a Paula a lo Gomorra: “Ten cuidado conmigo”.

Seguiremos informando y olé.

Dos chicas de Gran Hermano 15 ofrecen sexo… y son rechazadas

Yo no entiendo nada.

En mis tiempos estábamos todo el día como aguiluchos sobrevolando una pradera listos para lanzarnos sobre cualquier cosa que se moviera. Cualquier hembra de todo tipo, clase y condición (y si me apuráis, especie) era apta para el acercamiento erótico.

Y ahora veo en la tele a ChulOmar y al Jonathan rechazando peticiones sexuales EXPRESAS de Luci-fer y Yoli, respectivamente.

Os cuento: A la hora de irse a dormir, con ChuloOmar ya en el sobre, y con Lucía a su lado como una lapa al casco de un barco, ésta le dijo que si había mandanga, ya sabéis, que si el tren de las diez y media iba a entrar en el túnel, que si el señor del casco rojo iba a hacer espeleología, que si le hacía un agujero para colgar un cuadro, que si salía a pasear el ariete del amor…

Omar y Lucía (Telecinco)

Omar y Lucía (Telecinco)

Pero Omar, que es al sexo lo que una monja al reguetón, le dijo que nones, que él quería dormir. Así que Lucía, que tiene menos amor propio que un supositorio de marca blanca, estuvo un rato humillándose y metiendo mano al niño las gorras sin que éste reaccionase.

Al final, la muchacha, ya desesperada porque la lombriz de su hombre estaba como conservada en formol, le dijo con insinuante voz: “te hago lo que quieras”.

A mí una zagala me dice eso y seis horas después se está arrepintiendo como que hay dios, que así se las ponían a Felipe II, así reviente.

Pero Omar… no, Omar no. Él dijo que le hiciera el desayuno por la mañana. DIOS BENDITO.

Eso sí, luego se van al confe y piden una hora sin cámaras. ¿Una hora para qué?

Según pudimos ver con Paula, Omar aguanta unos diez segundos de acto carnal antes de que se abra la presa. Veamos. Una hora son sesenta minutos, que por sesenta segundos hacen 3.600 segundos, entre diez segundos que aguanta la virilidad de nene gorritas, hacen 360 coitos en una hora.

Omar palma. De ahí lo sacan deshidratado. Va a acabar como un conejo semental en un concurso. Le van a tener que dejar los condones con un palé.

En fin.

El segundo caso de rechazo provino de Jonathan, que dice que tiene alguien fuera a quien quiere respetar y no se refiere a su abuela sino a una muchacha.

Peeeero, ahí está Yoli, que tiene una inquietud en el mejillón que va a ser el primer molusco que aprenda a nadar para cambiarse de roca buscando percebes.

Y Jonathan es un percebe. No os puedo poner la imagen, así que he aquí una analogía, siendo Yoli el gusano superchungo y Jonathan el pez empanao que se zampa.

El caso es que Yoli le hizo eso mismo al primo en el almacén. Porque ojo, no hay nada que excite más que iniciar una relación sexual rodeado de espaguetis y detergente.

Pero a pesar de que Yoli se arrimó al primo en muchas ocasiones con intenciones deshonestas, el primo, temeroso de su virtud y en pos de que no le robaran la flor, dijo que no, que allí no se iban a meter más que los espaguetis en una cazuela.

En fin, qué juventud perdida.

La ex robanovios es nominada de forma masiva en Gran Hermano 15

Me vais a perdonar si rompo un poco mi línea.

Milá empezó anoche mandando su apoyo a Teresa Romero, la enfermera infectada de ébola. De poco podrá servir, pero yo también quiero mandarle mi fuerza. A ella, una persona capaz de presentarse voluntaria y jugarse la vida por paliar el dolor de otro ser humano.

En fin.

Cambiemos de tercio.

¿Echar a quien? ¿Vídeos de qué? Anoche la gala no fue sino un largo prólogo para ver quién saldría a la palestra y cómo decidirían Lucía y Paula cuál de las dos iba a ser la nominada. Memorable.

Peeeero, ya sabéis que a mi, ni a mis novias, (si hubiese existido alguna) les gusta que adelante acontecimientos.

“La casa vomita información constantemente“, dijo Milá, mientras en su cabeza llevaba pelo de haber tenido problemas al cambiar un enchufe. Problemas de esos que hacen que salten los plomos.

Además, llevaba una falda con ristras de leds a los lados. Era como si se hubiera colgado unos ajos radiactivos. Jo, que práctico. A Milá la sueltas en medio de la Selva Negra alemana y le cambian el nombre a Selva Blanca.

Lucía, la exnovísima de Omar (TELECINCO).

Lucía, la exnovísima de Omar (TELECINCO).

Ni que decir tiene que el tema OMAR-LUCÍA fue el hilo principal.

Un trol de las cavernas podría coger a Omar por los tobillos y agitarlo como un garrote para pegarle a Harry y no se le caería la gorra. Eso lo dice todo. ¿Cómo va a tener el chiquillo riego sanguíneo en el cerebro?

ChulOmar y Luci-fer han estado estos días haciéndose carantoñas como si fueran una parejita feliz normal y corriente que no le hubiera destrozado el corazón a nadie.

Lucía suelta sonrisas a diestro y siniestro con esa boca que tiene, que parece el portón de un ferry. Un verano se echó a tomar el sol en una playa de Algeciras y al bostezar se encontró con la boca llena de seis coches de esos que llevan un bulto enorme atado a la baca camino de Marruecos.

Eso no es una boca, eso es una mina a cielo abierto.

Paula, salá, no sufras por Omar, que si se lo lleva Lucía es como si el de delante pisa una caca: ya no la pisas tú.

A Lucía le joroba que Paula viva. Que respire. Que esté en el mismo planeta que ella. Llegó a pedir “cianuro” para resolver el asunto, poco antes de decir que ella “no es celosa”. “Andaaaa, despechada”, le soltó a Paula. “No estaría aquí enrabiándome“, dijo. EN-RA-BI-ÁN-DO-ME. Cada vez que Lucía dice enrabiándome un catedrático de la RAE pierde sus alas.

“Podríamos ser más canallas o malos y estar intentando hacerla daño, pero no, es ella la que va picando”, dijo la pareja infernal sobre Paula. Claro, al final la Paulizza Fraggle va a tener que dar las gracias porque no la despellejen en el patio y le den de comer los restos a la cabra.

Paula, por su parte, reflexionó: “Le miraba con unos ojos… y me encantaba y ahora le miro y me da asco, ¿cómo me ha podido gustar alguien así? es vomitivo, vomitivo total“. Pobre muchacha. Es como si hubiera despertado una noche después de una borrachera y se hubiera encontrado a Cuasimodo en su cama. Solo que lo mismo a Cuasimodo también le habría dado cosica encontrarse a Paula.

“Yo paso, y a otra cosa mariposa”, dijo Paulizza, tal y como Josefina le espetó a Napoleón cuando se enteró de que había sido derrotado en Waterloo.

Nos jugamos trecientos mil pavos“, dijo Lucía cuando Vitín le aclaró que unos cojones se ponía él en la nominación. NO, LUCÍA, NO TE JUEGAS NADA. Se congela el infierno y Belcebú se viste de Hello Kitty antes que tú ganes el maletín.

“Yo no tengo la culpa de tener la cultura que no tienen los demás, que hubieran estudiado”, afirmó sin reírse ni nada Omar. JA JA JA JA. Para Omar “cultura” debe ser el nombre de su gorra preferida. Así se llama. Se la pone y tiene “cultura”, se la quita y no.

Paula y Lucía, en el confe (TELECINCO).

Paula y Lucía, en el confe (TELECINCO).

“Mira que es guapa tu hermana… todo lo que tiene de guapa lo tiene de mala”, soltó Milá a la hermana de la Luci-fer. La muchacha entró en brote, “¡¡NO ES MALA, NO ES MALA!!”.

Me recordó al doctor Frankenstein cuando los del pueblo persiguen al monstruo con antorchas y palos y él se pone delante intentando que no le quemen. Sólo que Lucía no sabe cultivar patatas y tiene menos cicatrices.

“¿Es que tú no te has bajado las bragas hasta los tobillos cuando has estado enamorada?”, dijo la hermana a alguien del público que criticó a Lucifer. Eso dice mucho del amor propio de la hermana y de su actitud independiente y liberada. Esto nos enseña una lección: Si estás enamorada no tienes donde sujetarte la compresa.

El amigo de Omar en plató se ofendió mucho porque Milá habló de que a su colega le falta una muela y se preguntó porqué no se la arreglaba. El colega dijo que Milá había ofendido “a todo el que le faltan muelas” y que si Omar no se lo arregla es porque no tiene dinero. Tócate los cojones, Pepe. Ya veo a la Asociación de Personas a las que les Faltan Muelas enviando mensajes para nominar a Milá.

Con todo, Milá le pidió perdón, porque el muchacho lo estaba vendiendo como si Omar fuera un líder de clase baja luchando por los derechos de los pobres. Teresa de Calcuta al lado de Omar era una puñetera ricachona dada a los excesos. Con lo que se ha gastado en gorras Omar podía tener los dientes de Tom Cruise. Los originales.

Vimos también cómo Lucía tuvo una pesadilla nocturna. Probablemente soñó con el codo peludo de Omar. El payaso de It cuando se va a dormir mira debajo de la cama por si está el codo peludo de Omar.

Shaima es sutil como ella sola: delante de Lucía fue y le dijo a Omar que no le ve los ojos brillantes cuando mira a Lucía. JA JA JA JA ¿Sabéis cuando a Julio César le apuñó su hijo Bruto? Pues eso dolió menos que lo de Shaima a Lucía.

Ah, Omar. Es el embajador del buen rollo. Cuando Omar hace una recepción con embajadores en lugar de Ferreros Roché les pone granadas de fragmentación. Ha discutido con todo el que ha tenido ocasión. Cómo no les iban a nominar.

Milá dijo muchas veces “polla”. Doy fe.

¡¡Y A LA CALLE MAICA!! Maika, Mayca, Mayka… como cojones se escriba.

Normal. Si es que es más mala que la quina y además Shaima da mas juego. Como Shaima se puso a llorar, Maica le dijo “anda, que eres una papelera…” y en esta ocasión tenía razón. La tristeza de Maica era más falsa que inaugurar un aeropuerto sin aviones. ¡Qué tontería, eso no es posible!

Llegó la prueba de inmunidad:

RobinFood entró en la casa. No sé si le conocéis, pero es un crack. El confe estaba lleno de chocolotate. A mi me dejan ahí y palmo antes que dejar una sola miga.

Los concursantes entraron y el súper les tuvo que decir que no tocaran nada y ellos empezaron a salivar como los perros de Pavlov oyendo un carrillón.

“Estoy en Gran Hermano, que néctar imperial”, dijo RobinFood. “¡Una cabra, si lo llego a saber la meto en horno… con patatas y vino blanco te calculo como una hora y diez…”, exclamó emocionado. JA JA JA. Rubia se ha quedó acojonada.

El caso es que escondió un pimentero en el horno.

ALFREDO JODIÓ PERO BIEN A OMAR: abrió el horno, pero no vio el pimentero, por lo que privó a su amigo de salvarse del marrón de la nominación. Loli tampoco lo vio. ¿Esta gente para qué cojones busca si no mira? ¿Es que quieren que vaya mi madre, que lo encuentra todo?

Lo encontró Yoli, así que las primas inmunes.

De la prueba semanal, que superaron, sólo destacaré ésto: “El líder de la independencia de la India: Gandhi. Acuérdate de Gandhi y Lucas”, dijo Fran. Dios santo. Gandhi estará revolviéndose en su tumba deseando salir para soltar un par de hostias.

Y volvió Flo. Le tiró los trastos a la Milá. “Porque tengo que obedecer a Álvaro, que si no subía ahí y te daba un pollazo“. ¿Esto lo dijo Flo? Pues no, lo dijo Milá. Pocas cosas deben dar más miedo que Milá de mala leche y con un arnés con pene puesto (en la imagen, Milá, un finde aburrida en casa).

El caso es que de lo que había en el confe no se comieron más que un par de donuts para todos. Era todo una broma. JA JA JA. Zampa interruptus.

¡Las primeras en nominar fueron Lucía y Paula!

Lucía empezó diciendo “como voy a salir yo, si te parece bien, deja que de yo los dos puntos“. Lucía nominó con dos puntos a los primos, porque no tiene trato con ellos. Paula usó su punto para Alfredo, Omar y Vitín, “por el problema que ha tenido con Omar”.

Lucía tenía cara de pensar “menos mal que no tengo un cuchillo, mala pécora”.

A partir de ahí las nominaciones consistieron en que la gente decidiera si nominaba con dos puntos a Omar o a Lucía y el punto a Lucía o a Omar.

¡¡QUE ESCABECHINA, SEÑORES!!

NOMINADOS:

CON 11 PUNTOS, OMAR, VITÍN y ALFREDO

CON 8, LUCIA Y PAULA

CON 4, LOS PRIMOS

Que pesado es Omar, por el amor de dios. Se pasa las galas preguntándole al súper si puede ir a fumar. No, Omar, no, no puedes ir a fumar. Si no tienes parches de nicotina métete un cigarro por donde escuecen los pepinos a ver si absorbes la nicotina.

De la entrevista con Maica sólo se puede destacar que Milá tenía problemas para sentarse en su taburete: “Es un diseño cabrón”, dijo. Ahora mismo hay un tipo con gafapasta y dueño de un Mac llorando en su casa porque hizo la banqueta con mucha ilusión.

TURNO DE ELEGIR QUIÉN SE EXPONÍA:

Omar dijo que no está orgulloso de lo que ha hecho, pero que no va a cambiar dos años de lucha por quince días aquí. Así que dijo que asume las consecuencias y que tira para adelante (vamos, que sale nominado).

“A pesar de que intentaste convencer a Vitín de que se pusiera él…”, le dijo Milá. ZAS EN TODA LA BOCA. Con esa hostia el ratoncito Pérez tiene para un mes de recoger dientes.

Turno para los primos. Decidieron que sea Jonathan el que esté en la picota. Como despedida Juanma le soltó dos collejas a Jonathan que le mandó el bulbo raquídeo a hacer el Erasmus.

Y LLEGÓ EL MOMENTO MÁS ESPERADO: PAULA Y LUCÍA EN LA SALA DE PREEXPULSIÓN.

“Estamos aquí por mí”, dijo Lucía. Qué luces. Anda que ha descubierto el nuevo mundo.

Paula tomó la palabra: “Yo estoy aquí por ser como soy y no por ser la ex de nadie“. La gente aplaudía a rabiar. Lucía estaba todo jodida. JA JA JA JA JA

“Me tiro, yo, Mercedes, igual que entré con dos cojones, me tiro con dos cojones“, aseveró Lucía, que no sé si hablaba de salir nominada o de echarse a las vías del metro.

Entonces Milá le dijo a Paula poco más o menos que nadie es mejor que otro por pasar diferentes castings. Se lo dijo como un comentario más, pero Lucía se agarró a eso como un koala podría agarrarse al codo peludo de Omar.

Pooooobre Lucía (modo irónico), que piensa que Milá está a su favor y ha empezó la gala diciendo “Todo lo que tiene de guapa lo tiene de mala”. Lo mismo eso no le subía tanto el ánimo… ja ja ja

Ahí llegó un momento raro: Alfredo estaba muy rayado y no sé porqué. Creo que era por algo de fuera. “No sé qué se les pasa por la cabeza, que se lo he dicho treinta veces al programa y no me hacen ni puto caso”, se le oyó decir.

Lo primero que hizo Lucía al volver a la casa fue fliparse y contarle a todo el mundo que Mercedes la ha defendido mientras gritaba “eres muy grande Mercedes, enorme, graciaaaaaaaaas“, ja ja ja ja. Pobre diabla.

¿Habéis visto los tráilers de Anabelle, la muñeca diabólica esa? Pues esa era la cara de Lucía, que se piensa que “Merche” y ella son ya como Heidi y Clara. Y no.

Y así está la cosa. Recordemos, nominados: Jonathan, Omar y Lucía. 

¿Quién saldrá? Yo apostaría todo a Lucía.

La guerra definitiva se resuelve… ¡¡Lucía se arriesga!!

Vamos con la entrevista a Maica antes de la decisión final.

Vemos las imágenes de cuando entraron y parecían personas normales, risueñas e inocentes.

Luego les debieron dar de comer después de medianoche y se volvieron pequeños monstruitos.

“Entrasteis limpiando”… empieza Milá “y habéis acabado repartiendo mierda”, termino yo.

Y ahí lo vemos. Empezaron a dar instrucciones nada más entrar y se adueñaron de la cocina que parecían Sauron encima de la torre. ¿Cómo les va a coger cariño nadie si sólo han hecho de chachas y de broncas?

Paco le dice a Maica que no es su tipo. JA JA JA JA O sea, Maica está en ese 10% de mujeres que Paco no se tira.

Y LLEGA EL MOMENTO: LUCÍA Y PAULA A LA SALA DE PREEXPULSIÓN.

“Estamos aquí por mi”, dice Lucía. Que luces. Anda que ha descubierto el nuevo mundo.

Paula toma la palabra. “Yo estoy aquí por ser como soy y no por ser la ex de nadie”, le dice a Lucía. La gente aplaude a rabiar.

Lucía está todo jodida. JA JA JA JA JA

“Me tiro, yo, Mercedes, igual que entré con dos cojones, me tiro con dos cojones”, dice Lucía, que no sé si habla de salir nominada o de echarse a las vías del metro.

Lucía y sus sonrisas. Después de pasar por Interviú debería pasar por un anuncio de dientes. Las sonrisas de Lucía son más falsas que las de las azafatas del Un, Dos, Tres.

Se ha venido arriba porque Mercedes ha dicho que nadie es más que nadie por pasar diferentes castings.

JA JA JA JA

Pooooobre Lucía, que piensa que Milá está a su favor y ha empezado la gala diciendo “Todo lo que tiene de guapa lo tiene de mala”. Lo mismo eso no le subía tanto el ánimo… ja ja ja

Alfredo está muy rallado y no sé porqué. Creo que es por algo de fuera. “No sé qué se les pasa por la cabeza, que se lo he dicho treinta veces al programa y no me hacen ni puto caso”, dice.

“Esto es un juego y la gente ha venido a jugar”, dice Maica, que no sé si piensa que está en El precio justo.

Milá conecta con la sala de expulsión para mandarlos a la casa. Muchos abrazos y besos, como si no hiciera diez minutos que se han visto. Es lo que tienen las separaciones largas…

Lo primero que hace Lucía es fliparse y contarle a todo el mundo que Mercedes la ha defendido y grita “eres muy grande Mercedes, enorme, graciaaaaaaaaas”, ja ja ja ja. Pobre diabla.

¿Habéis visto los tráilers de Anabelle, la muñeca diabólica esa? Pues esa es la cara de Paula.

Y es que Lucía actúa como la cretina que es, como una niña de seis años, intentando hacer rabiar a Paula. Da saltitos, taconea, se ríe… NO SE PUEDE TENER UNA ALEGRÍA MÁS FALSA.

“¿Tienes miedo a salir a la calle?”, le pregunta Milá a Maica, como si hubiera salido de prisión tras ser condenada por robar en un asilo de ancianos pobres.

“El día antes de entrar el horóscopo me decía que tenía suerte en los sorteos y en los concursos de televisión”, dijo. Estas dos hermanas deberían dejar de confiar en el más allá para sus cosas, porque aciertan menos que la gente meando en el servicio de un bar.

Maica se despide de la casa. “Ya sabéis que no se puede ser tan sincero, por eso me han echado”, dice Maica. Y a su hermana le dice que no tenga tanto genio que no se puede tener.

Milá les recuerda que dejen de mirar a las cámaras, que lo odia.

Lucía sigue pensando que es la nueva super mejor amiga de Merche. JA JA JA Inocente… JA JA JA Lucía se está inventando lo que le ha dicho Milá. Lo está reinterpretando a su manera.

“Mercedes sabe lo que hay, le ha callado la boca pero bien, que es lo que le falta un poco de humildad”, y eso lo dice trufándolo de soniditos macarras.

Ah, por cierto, lo dice en el jardín y a Alfredo, porque los demás están dentro con Paula.

Y se acabó lo que se daba. Mañana como siempre, resumencito de la gala. ¡GRACIAS POR ESTAR AHÍ!