20 hit combo 20 hit combo

Thank you Mario! But our princess is in another castle! Toad (Super Mario Bros.)

Entradas etiquetadas como ‘samurai shodown’

Crimen contra Samurai Shodown

Hace unos días al fin tuve la oportunidad de probar Samurai Shodown Sen, de la Xbox 360. Tenía ganas de probarlo, no porque pensase que podía estar bien (ya sabía que era flojillo) sino por ver una entrega de esta fantástica franquicia de lucha en 3D. Ése era un gusanillo que tenía desde que en los 90 vi en una revista una captura de Samurai Shodown 64, uno de esos juegos que jamás llegué a contemplar con mis propios ojos.

Ya he saciado mi curiosidad…¡y a qué precio! Samurai Shodown Sen es uno de los peores videojuegos de lucha que he probado en muchísimo tiempo. Podría ponerlo a parir sólo por el hecho de que no conserva ni un ápice de la esencia de la saga, pero es que, si no tenemos en cuanta los videojuegos previos, sigue siendo igual de malo.

¿Por qué es tan feo?, ¿por qué se ven esos polígonos?, ¿por qué hay tantos escenarios tan oscuros que es imposible apreciar nada?, ¿por qué los personajes son como muñecos de plomo a los que les cuesta horrores dar un ligero saltito?, ¿dónde están los movimientos especiales?, ¿dónde el control y la jugabilidad de antaño? Es feo, horrible, injugable.

El colmo del desastre de diseño, más allá del apartado visual o de lo absurdo de que los luchadores apenas salten, es que existen un par de tajos hiperpotentes con los que se puede derrotar al enemigo de dos golpes. Más incomprensible es, si cabe, la idea que tuvieron al crear a uno de los enemigos finales, un tipo que lleva un rifle.

No voy a entrar en discusiones sobre lo lógico o ilógico de introducir a un personaje con un arma de fuego en Samurai Shodown. Lo que de verdad me escandaliza es que, si alguien se elige a este personaje, tiene la victoria asegurada con tan sólo ponerse a disparar desde lejos. La lentidud y pesadez de los luchadores hace que sea imposible acercarse al rival.

He optado por no incluir un trailer en el post ya que el vídeo da demasiada buena imagen de Samurai Shodown Sen. Parece mucho mejor de lo que es en realidad y alguien podría sentirse engañado. Y ahora que lo miro bien, me parece que las capturas de pantalla tampoco le hacen ninguna justicia al bajo nivel del juego.

En mi opinión, no merece la pena ni comprárselo de segunda mano. Malísimo.

Cameos curiosos en los videojuegos

Hace ya mucho tiempo, a poco de empezar este blog, escribí un pequeño texto sobre la aparición de Yoda y Darth Vader en Soul Calibur IV. Entonces prometí que algún día le dedicaría un post a cameos curiosos de la historia de los videojuegos. Pues aquí está, no puedo prometer que sean los más llamativos, pero desde luego son los que más gracia me hicieron cuando los descubrí en su día.

Capcom, Namco, Nintendo y Sega son probablemente las compañías reinas del cameo. A menudo llenan sus juegos de referencias a otros: cartelitos escondidos en algún lugar, escenarios de juegos de lucha repletos de personajes conocidos, trajes y objetos típicos de sus más populares franquicias… Pero dejaré esos homenajes evidentes a un lado por otros un poco más rebuscados.

Sonic en el cubo de la basura

Corría el año 1995 y Rare lanzaba Donkey Kong Country 2, una más que dignísima secuela del revolucionario título que supuso el triunfal retorno a los videojuegos del gran simio de Nintendo. Jugué al DKC 2 junto a un amigo. Ninguno de los dos esperábamos la sorpresa que ocultaba el juego, una sorpresa que a mí me hizo mucha gracia y que a mi amigo (fan a muerte de Sega) le indignó profundamente.

Cuando te pasabas el juego aparecía un podio en el que el número 1 era para Diddy (siempre y cuando hubieras completado el 102%), el segundo pedestal era para Mario y el tercero para Yoshi (si Diddy y Dixie no han reunido suficientes monedas DK. aquí aparece Link ). Junto a ellos aparecía un letrero que dice algo así como “fracasados no”, un cubo de basura y al lado las zapatillas de Sonic. Toda una afrenta en un momento en el que la rivalidad entre Sega y Nintendo era encarnizada. Por cierto, en su día no me fijé que junto a las zapatillas de Sonic se puede ver lo que parece ser el arma de Earthworm Jim. ¡Qué buenos tiempos eran aquellos para Rare!

Un alien en Samurai Shodown

Gen-an Shiranui, esa especie de Freddy Krueger verde del Samurai Shodown, es protagonista de dos cameos, a cual más extraño. En primer lugar, en algunos de los finales de Gen-an hace acto de presencia la sexy Mai Shiranui. Durante muchos años me pregunté qué relación existía entre estos dos personajes, sobre todo teniendo en cuenta que pertenecen a dos épocas diferentes (al mundo del Japón medieval el primero y al edad actual la segunda). Pues bien, tras investigar un poco parece ser que todo es una pequeña broma de SNK: no existe ningún vínculo entre ambos personajes, salvo su apellido y su perfil idóneo para trabajar en el musical de La Bella y la Bestia.

El segundo cameo es aún más extraño. Resulta que en Samurai Shodown II, en el escenario de Gen-an, aparece una enorme olla en la que una fea criatura está cocinando algo. ¿Qué es ese algo? Pues nada más y nada menos que un alien de esos que le hacían la vida imposible a la Teniente Ripley. Puede que os cueste apreciarlo en la captura que incluyo aquí debajo, pero si probáis el juego en un emulador o en alguna de las consolas actuales veréis claramente al bichejo.

Los Ha-do-ken de Mega Man

Mega Man, uno de los personajes a los que más cariño tengo, también me impresionó con una fantástica referencia en un videojuego no menos estupendo: Mega Man X. En dicho título, uno de los pocos que pude comprarme para la Super Nintendo, existía un truco fantástico en el que podías conseguir la habilidad de lanzar Ha-Do-Kens.

Para conseguirlo había que eliminar a los ocho jefes iniciales y conseguir todos los objetos ocultos del juego. Entonces había que completar la fase de Armored Armadillo de nuevo hasta la bola de energía situada sobre la guarida del jefe final. Habí que repetir la operación cuatro veces. En la cuarta ocasión, junto a la bola de energía aparecerá una de las típicas cápsula del Doctor Light. Éste aparecía vestido como Ryu, con kimono y una bandana en la frente, y te otorgaba el poder de lanzar Ha-Do-Kens realizando el típico movimiento del Street Fighter (media ‘U’ hacia adelante). Lo mejor es que de un solo impacto se podía destruir a cualquier enemigo, incluidos los jefazos.

Mario y Sonic en Metal Gear Solid

La colaboración de dos genios como Hideo Kojima y Shigeru Miyamoto sirvió para crear Metal Gear Solid: Twin Snakes, un soberbio remake para Gamecube del Metal Gear Solid original de la PlayStation. El aspecto que más se mejoró fueron los gráficos, especialmente en las secuencias, mucho más espectaculares. Pero entre tanta tensión, espionaje, asesinos despiadados y ninjas cibernéticos se escondió un simpático detalle.

En la sala en la que Snake conoce a Otacon (Hal Emmerich), aparte de un póster de anime, puede verse un par de muñequitos, uno de Mario y otro de Yoshi. Si se dispara a la figura de Mario, Snake recupera vida, si se dispara a Yoshi, se escucha el típico sonidito del dinosaurio.

Chun-Li chupa cámara

La fantástica luchadora de Street Fighter ha lucido sus moños en múltiples juegos de Capcom. Yo recuerdo especialmente dos cameos curiosos de la hermosa china. Uno de ellos tiene lugar en el primer Breath of Fire, un juego del que no pude disfrutar hasta tenerlo en el emulador de SNES, ya que jamás llegó a tierras europeas. Debido a mi pasión por Breath of Fire II decidí jugarlo y pude comprobar que, efectivamente, Chun Li aparecía en un momento del juego, practicando sus famosas y veloces patadas en una habitación. También en BoF aparecía un retrato de Arthur, protagonista de la saga Ghosts ‘n Goblins.

La conocida luchadora oriental también hacía un cameo en otro de los grandes títulos de Capcom: Final Fight, concretamente en la segunda parte de la saga para Super NES. Al poco de empezar (la primera fase era Hong Kong), Chun-Li aparecía en el fondo de la pantalla comiendo comida china en un puesto en plena calle.

¿Qué otros cameos curiosos recordáis vosotros?