Entradas etiquetadas como ‘vísceras’

Las damiselas tatuadas de Jessica Harrison

'Painted Lady 3' - Jessica Harrison- Foto: Chris Park

‘Painted Lady 3’ – Jessica Harrison- Foto: Chris Park

Todo cambia cuando el escote y los brazos desnudos de las damiselas se muestran cubiertos por sirenas, calaveras con chistera, anclas, ángeles, banderolas con términos relacionados con la vida, la muerte y el amor…

Las figuritas de porcelana que escoge para sus obras la escultora británica Jessica Harrison (St Bees, 1982) posan impunes en su naturaleza desfasada y decimonónica, viven en un mundo idílico sin importarles el aspecto kitsch. Harrison ha jugado mucho con ellas: en otra ocasión, me referí en este blog a la colección de estatuillas que había modificado con maestría para darles un aire de inesperada candidez gore.

La artista da un paso más en la transformación de figuritas de porcelana y esta vez experimenta con las puras e inocentes damiselas tatuando sobre ellas. Para la colección Painted LadiesDamas pintadas, una alusión a las famosas casas victorianas de San Francisco (EE UU)— se ha decidido por grabar sobre las estatuillas tatuajes flash, diseños ya famosos, genéricos y simbólicos: dagas con corazones, galeones, rosas, mujeres desnudas, golodrinas…. El conjunto se expone hasta el 24 de junio en la galería L.J. de París.

La contradicción de su aspecto no les borra la sonrisa, es curioso ver a las idílicas señoritas con la piel modificada y aún con sus antiguos vestidos de fiesta, combinando los tatuajes de pintura lacada con collares de perlas, lazos en el pelo y abanicos desplegados.

Siempre centrada en la relación de extrañeza que nos produce nuestra propia anatomía, a la autora le llama la atención la piel como frontera entre la visión amable del cuerpo y el horror de la víscera. Con los tatuajes, sigue reflexionando sobre el papel del órgano humano más grande, esta vez interpretándolo como un lienzo abarrotado.

Helena Celdrán

Detalle de 'Painted Lady 5' - Foto: Galerie L.J., París

Una de las 'Painted Ladies' que se exponen en la galería L.J. de París-5

Una de las 'Painted Ladies' que se exponen en la galería L.J. de París

Una de las 'Painted Ladies' que se exponen en la galería L.J. de París

Una de las 'Painted Ladies' que se exponen en la galería L.J. de París

Máquinas con entrañas humanas

Mads Peitersen - 'Capture Everything'

Mads Peitersen - 'Capture Everything'

Insultar al ordenador, hablar con la tele, suplicarle a un reproductor de mp3 que no te deje colgado sin batería…

Los artefactos de esta semana son los del dibujante danés Mads Peitersen.

Es un admirador de la cacharrería electrónica que nos acompaña a diario: “Estos aparatos se están volviendo tan sofisticados que los consideramos como si estuvieran vivos. Los usamos tanto que casi nos fusionamos con ellos. Cuando llevas un tiempo con la Xbox o la PS3 empiezas a sentir que tienes en tus manos una extensión de ti”, dice por su experiencia de jugador de consolas.

Desde hace un año dibuja entrañas de cámaras fotográficas, reproductores de mp3, teléfonos móviles… Las vísceras corresponden a la anatomía humana.

Mads Peitersen - 'Control Life'

Mads Peitersen - 'Control Life'

Una parte del dibujo muestra el plástico, los botones y las pantallas; la otra parte deja al descubierto ojos, terminaciones nerviosas, intestinos, costillas y músculos: “Es una forma de seguir alimentando la sensación de que hay algo vivo y real dentro de esas carcasas”.

Contradiciendo su amor por las máquinas, Peitersen comienza los dibujos a papel, en bocetos donde intenta encajar huesos, músculos y tripas en la forma del aparato. Además, intenta que la composición no se limite a la estética, sino que las vísceras coincidan de alguna manera con las funciones de las piezas. Después lo escanea y termina el trabajo en el ordenador.

Las máquinas cobrando vida son un clásico de la imaginería humana. Pueden sacarte de quicio, alegrarte el día, ser tu peor pesadilla, solucionarte la vida, condenarte al servicio técnico… ¿Cómo puedes estar tan seguro de que no sienten nada por ti?

Helena Celdrán

Vísceras de porcelana

En origen son estatuillas de porcelana del montón, de colores y sentimientos baratos. Las posturas de las jóvenes, pretendidamente dulces y cándidas, son una representación de la dulzura femenina, de la mujer-niña victoriana o, remontándonos más, de la heroína romántica. Personifican a la chica de desmayo fácil y tienen nombres como Charlotte, Georgina o Rosamund.

'Grace Ann' - Jessica Harrison

'Grace Ann' - Jessica Harrison

La escultora inglesa Jessica Harrison tienen fijación por la anatomía y su obra siempre guarda relación con el aspecto más físico del cuerpo humano.

Le intrigan las diferentes percepciones que tenemos del material del que estamos hechos, el miedo que nos produce la víscera cuando es  sólo una fina cobertura de piel lo que separa ese mundo sangriento del exterior.

La colección de figuritas femeninas modificadas de aire gore son un modo de quitarle peso a la cuestión corporal que la obsesiona. “Quiero tratar de manera directa con el cuerpo, como realmente es. El humor que reside en estos trabajos es una manera de equilibrar este sentimiento con la posible agresión que supongan para el espectador o la posible visión de estos objetos como grotescos”.

Grace Ann tiene la cabeza vacía y sujeta con gracia su cerebro, Fiona muestra con admiración sus tendones, Caroline baila sujetando un globo ocular en cada mano, Susan lleva su corazón en la mano mientras sujeta el volante de su vestido amarillo.

Jessica Harrison, su doctora Frankenstein particular, las compra en subastas por internet, son de segunda mano y suelen estar deterioradas. “Las selecciono dependiendo de la expresión facial y la pose. No cambio ningún elemento original. Cuando las miro por primera vez, en menos de un minuto ya tengo claro lo que les quiero hacer”.

Helena Celdrán