Entradas etiquetadas como ‘porcelana’

Porcelanas ‘repulsivas’ que sin embargo necesitas tocar

'Luba' - Jason Briggs

‘Luba’ – Jason Briggs

Carne de gallina, arrugas, redondeces, pliegos, apéndices, lunares, vello… Aunque las esculturas sean masas irreconocibles, cada elemento que representa resulta familiar, evoca una anatomía. Son visiones tan repulsivas como atrayentes, la primera reacción tal vez sea acercar la mano; la segunda, poner una mueca de disgusto.

Jason Briggs reconoce su enganche con el tacto y embauca al espectador para que sienta la misma “compulsión por tocar” las obras. “Más allá de las inspiraciones externas está ese impulso básico, primario. Reconozco —y actuo en consecuencia— mi profundo deseo de apretar, dar, estrujar, acariciar y pellizcar. Quiero que mis piezas provoquen una tentación similar”.

Lee el resto de la entrada »

Jarrones doblados en un baile de luces

Laurent Craste - 'Abuse'

Las piezas de porcelana de Laurent Craste están fijadas a la pared con un clavo oxidado, tiene un hacha clavada, están aplastadas, despellejadas, derretidas… Los jarrones y vasijas sufren todo tipo de percances, pero permanecen enteras como si no fueran frágiles.

El artista de origen francés y residente en Montreal (Canadá) se basa en modelos de jarrones de porcelana del siglo XVIII y XIX, elementos decorativos que sirvieron de ostentación de lujo y poder. Craste los somete a “una práctica de deconstrucción y alteración violenta de sus estructuras formales”, los moldea para que parezcan criaturas sufrientes, magulladas y abandonadas a su suerte.

Era cuestión de tiempo que sintiera la necesidad de complementar las piezas de rasgos animados con un sistema que permitiera crear la ilusión de movimiento. En la instalación interactiva Parade (Desfile), dentro de un gran cubo de manera abierto por una de sus caras laterales, hay un mueble blanco sobre el que descansan dos de sus obras dobladas.

picasion.com_b0b73803d45fc229922cf4c974edfb66

Colgada del techo, una lámpara industrial ilumina la pared tras las piezas de porcelana: sólo hay que darle un pequeño empujón para que la bombilla proyecte una sombra en movimiento y parezca que los jarrones inventan una danza agitando los brazos y girando entre sí.

Creada en colaboración con la agencia digital creativa Dpt., la obra fue presentada en el Chromatic Art Festival (Festival de Arte Cromático) de Montreal, que celebraba su 5ª edición con la premisa de que los 150 artistas participantes crearan sus trabajos en torno a la idea del hábitat.

Helena Celdrán

Las damiselas tatuadas de Jessica Harrison

'Painted Lady 3' - Jessica Harrison- Foto: Chris Park

‘Painted Lady 3’ – Jessica Harrison- Foto: Chris Park

Todo cambia cuando el escote y los brazos desnudos de las damiselas se muestran cubiertos por sirenas, calaveras con chistera, anclas, ángeles, banderolas con términos relacionados con la vida, la muerte y el amor…

Las figuritas de porcelana que escoge para sus obras la escultora británica Jessica Harrison (St Bees, 1982) posan impunes en su naturaleza desfasada y decimonónica, viven en un mundo idílico sin importarles el aspecto kitsch. Harrison ha jugado mucho con ellas: en otra ocasión, me referí en este blog a la colección de estatuillas que había modificado con maestría para darles un aire de inesperada candidez gore.

La artista da un paso más en la transformación de figuritas de porcelana y esta vez experimenta con las puras e inocentes damiselas tatuando sobre ellas. Para la colección Painted LadiesDamas pintadas, una alusión a las famosas casas victorianas de San Francisco (EE UU)— se ha decidido por grabar sobre las estatuillas tatuajes flash, diseños ya famosos, genéricos y simbólicos: dagas con corazones, galeones, rosas, mujeres desnudas, golodrinas…. El conjunto se expone hasta el 24 de junio en la galería L.J. de París.

La contradicción de su aspecto no les borra la sonrisa, es curioso ver a las idílicas señoritas con la piel modificada y aún con sus antiguos vestidos de fiesta, combinando los tatuajes de pintura lacada con collares de perlas, lazos en el pelo y abanicos desplegados.

Siempre centrada en la relación de extrañeza que nos produce nuestra propia anatomía, a la autora le llama la atención la piel como frontera entre la visión amable del cuerpo y el horror de la víscera. Con los tatuajes, sigue reflexionando sobre el papel del órgano humano más grande, esta vez interpretándolo como un lienzo abarrotado.

Helena Celdrán

Detalle de 'Painted Lady 5' - Foto: Galerie L.J., París

Una de las 'Painted Ladies' que se exponen en la galería L.J. de París-5

Una de las 'Painted Ladies' que se exponen en la galería L.J. de París

Una de las 'Painted Ladies' que se exponen en la galería L.J. de París

Una de las 'Painted Ladies' que se exponen en la galería L.J. de París

Autopsias falsas de porcelana fina

Dissected china - Beccy Ridsdel

La rígida porcelana parece abrirse como una tela o como la piel en una operación. El instrumental médico podría ser la prueba definitiva de que la superficie de los platos y las tazas es blanda y vulnerable. Por suerte, en lugar de vísceras, en la autopsia hacen su aparición delicados estampados florales que extrañamente no tienen que ver con el motivo central de la pieza de la vajilla.

Una de las piezas de porcelana 'diseccionada' de Beccy Ridsdel

Una de las piezas de porcelana ‘diseccionada’ de Beccy Ridsdel

Usando calcomanías e instrumentos quirúrgicos, la artista Beccy Ridsdel —residente en York (Inglaterra)— “altera” finas piezas de porcelana como diseccionándolas. Con la colección realizó una instalación dispuesta como “un experimento de laboratorio en proceso” con batas de laboratorio, bisturíes, agujas y microscopios. “Sobre la mesa había pilas de material cortado y descartado (…) estilo Frankesntein“, dice la autora.

Se define como ceramista y escultora y opina que la distinción entre arte y artesanía está relacionada con el fin de cada creación: “Creo que la artesanía es técnica y el arte tiene significado (o una razón para ser creado que va más allá del objeto en sí)”. La autora aporta así su punto de vista a un debate que se remonta a hace siglos y sigue sin resolverse, siempre en detrimento de la artesanía, injustamente rebajada por su condición práctica.

Con la estética pantomima, Ridsdel reflexiona sobre la línea borrosa entre los dos campos. Las piezas por separado, sin incisiones, son consideradas artesanía; pero el conjunto de autopsias falsas es una instalación artística porque está “más allá de las cosas en sí mismas”.

Helena Celdrán

Beccy Ridsdel

Beccy Ridsdel

Beccy Ridsdel

Beccy Ridsdel

Beccy Ridsdel