Entradas etiquetadas como ‘tradición’

El hotel más antiguo del mundo: un oasis enfrentado a los nuevos tiempos

El hotel más antiguo del mundo se encuentra en Japón, en la zona de Awazu, en el centro del país. Se llama Hoshi y está bendecido por un hermoso jardín zen; cual arquitectura de oasis, o bosquecillo benévolo, aparece incrustado entre edificios modernos que respetan con pudor su antiquísima forma.

Lleva en pie y dando servicio desde hace 1300 años, y su fuente termal nunca ha dejado emanar gracias al cuidado de sus administradores. Es un ryokan (hotel tradicional) construido alrededor de esas aguas en el año 718 y regentando por la misma familia desde hace 46 generaciones.

El fotoperiodista Fritz Schumann ha publicado un corto documental, titulado Houshi, que se adentra en este establecimiento que llegó a albergar en su centenar de habitaciones a miembros de la familia real, geishas y samuráis. Un espacio de relajación que sobrevive en el contraste de lo nuevo y lo viejo, la tradición y la tecnología, que hay en Japón.

El Hoshi ha sufrido a lo largo de los siglos cataclismos y guerras, pero la familia siempre lo reconstruyó para continuar con un oficio que puede solo transmitirse- según el estricto protocolo privado– a los hijos mayores del clan, y cuya misión es la de proteger con convicción de samurái la fuente termal.

El linaje de esta familia proviene de un antiguo monje que fundó un templo en la zona y que adoptó a un niño llamado Zengoro, el cual sentaría el legado dinástico, vinculando su descendencia al hotel budista. Desde entonces cada uno de los dueños de este espacio cargaron con su nombre: el último administrador responde a Zengoro 46.

En el documental de Fritz Schumann se desliza el conflicto existente entre un modelo tradicional -que lucha por sobrevivir en un mundo volátil- y las nuevas generaciones de la familia, especialmente las mujeres, que pelean por encauzar su destino dentro de una estructura conservadora y asfixiante. La muerte prematura del hijo mayor provoca un conflicto en el sistema de herencia, la preocupación de decidir quién puede ser elegido el próximo Zengoro 47, cuando para cubrir este vacío solo queda la hija superviviente.

Houshi (english) from Fritz Schumann on Vimeo.

Un ilustrador que dibuja todos los yōkai, los demonios del folclore japonés

Los yōkai son demonios o criaturas del inframundo o sobrenaturales, propias del folclore japonés. Hay un gran número de ellos, y cada uno, como en nuestra tradición occidental, con los duendes o los espíritus, tienen una función, un peligro, una virtud, o una capacidad exclusiva.

Algunos acechan a los humanos y otros rehúyen su presencia. Los hay benéficos y nefastos. Muchos se cuelan en las habitaciones cuando las personas duermen. Todos muestran una gran riqueza imaginativa y han inspirado las artes antiguas y modernas.

Su nombre apela a varios conceptos: hechizante, calamidad y misterio.

Yokai. Wikimedia Commons.

Yōkai. Wikimedia Commons.

El ilustrador Matthew Meyer es un especialista en recrear estos seres. Pinta fantasmas, espíritus y monstruos del folclore nipón, y está desarrollando una enciclopedia muy completa de este imaginario popular. Ha publicado varios libros centrados en esta temática (The Night Parade of One Hundred Demons: A Field Guide to Japanese Yokai y The Hour of Meeting Evil Spirits), y que son como guías para conocer a estos demonios orientales. También lleva la web Yokai.com, donde puedes encontrar una información detallada sobre los diferentes seres sobrenaturales.

Por ejemplo, el Aka Shita. Un demonio japonés cuya traducción sería lengua roja.

Este espíritu habita los campos de arroz y las zonas agrícolas. Tiene rostro de bestia, con su característica lengua roja, y se mueve dentro de una nube tormentosa. Es señal de mala suerte y de castigo sobre aquellos que malgastan el agua.

Lee el resto de la entrada »

Una segunda vida ‘dorada’ para la cerámica defectuosa

'Translated Vase' - Yeesookyung - Foto: www.yeesookyung.com

‘Translated Vase’ – Yeesookyung – Foto: www.yeesookyung.com

Cada pieza de cerámica debe tener un acabado perfecto o ser destruida. En Corea, los maestros de la cerámica tradicional no contemplan más que esas dos opciones. Los vasos, tazas y jarrones con defectos, por pequeños que sean, serán eliminados para —como detalla la coreana Yeesookyung (Seúl, 1963)— “mantener la condición poco común y el valor de las obras maestras que sobreviven”.

La artista aprovecha las sobras, transforma la destrucción en una nueva vida. Desde el año 2002 amplía la serie de trabajos Translated Vase (Jarrón traducido), un proyecto de “esculturas reconstruidas”, “rompecabezas tridimensionales” para las que sólo utiliza fragmentos de esa cerámica que prometía ser exquisita y decepcionó a su creador.

Lee el resto de la entrada »