Entradas etiquetadas como ‘petróleo’

Solo la danza explica el asesinato de Pasolini

La muerte fue el chapero más afamado, y muchos adquirían sus servicios. Años de sermones, prédicas y anatemas que constituían una amenaza de bala o algo peor. Fue un temerario lúcido en una Italia que se desangraba por atentados de distinta podredumbre política. Anni di piombo. “Escandalizar es un derecho, como ser escandalizados es un placer», dijo Pasolini en su última entrevista. Allí soltó su titular premonitorio: “Todos estamos en peligro”. Fue asesinado.

Pier Paolo Pasolini. Wikimedia Commons.

Pier Paolo Pasolini. Wikimedia Commons.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El motor apagado actúa como elemento simbólico en el escenario de Bologna: Pasolini, de la compañía de danza La Veronal, obra que recrea su masacre. El lugar de la matanza, Ostia, adquiere un doloroso significado en el idioma castellano (Pasolini recibió una paliza mortal que empezó por sus testículos dejándole una hemorragia que se expande como una carnicería del Estado Islámico). El coche de marca Alfa Romeo Giuletta 2000 GT que condujo el último día evoca la tragedia: dijo el artista que esta “educación” haría trizas el mundo por una colonización de los individuos que fabrica “gladiadores desesperados”.

Así lo sentenció en la entrevista con el periodista de La Stampa, Furio Colombo, un día antes de morir:

El poder es un sistema de educación que nos divide en subyugados y subyugadores. Pero cuidado. Un mismo sistema educativo que nos forma a todos, desde las llamadas clases dirigentes hasta los pobres. (…) Todos son los culpables, porque todos están listos para el juego de la masacre. Con tal de tener. La educación recibida ha sido: tener, poseer, destruir.

 

Lee el resto de la entrada »

El petróleo que vuelve a la lata, una reflexión artística sobre los vertidos

Son nueve latas de gasolina, con etiquetas de aspecto anticuado y colocadas en un expositor. Una de ellas —la del centro— presenta una fuga de la que parecen caer las gotas amarillentas que forman el charco de la superficie que aguanta el expositor.  Pero la trayectoria del petróleo no es clara: si el espectador se acerca se dará cuenta de que el combustible parece volver a la lata aunque el vertido no se haga más pequeño.

'Supermajor' - Matt Kenyon

‘Supermajor’ – Matt Kenyon

El estadounidense Matt Kenyon, autor de la instalación a la que ha llamado Supermajor, forma parte del colectivo de artistas SWAMP, que con obras de arte de carácter crítico abordan temas relacionados con las corporaciones globales, los medios de comunicación, la industria, el ejército…

En sus intervenciones utilizan la electrónica, el software, la mecánica e incluso organismos vivos. Tres tentetiesos hinchables (con la forma de tres mascotas de tres cadenas de hamburgueserías) crecen hasta explotar. Un robot programado para localizar charcos de Coca-cola a su alrededor y tirarse el líquido por encima, se autodestruye cuando el refresco corroe sus materiales.

Supermajor es una reflexión sobre la mancha de fuel que recientemente se ha avistado en el Golfo de México. El suceso está ligado al catastrófico vertido de la compañía petrolera BP en el 2010, con 4,5 millones de barriles vertidos en el océano. Los investigadores alertan de que después de dos años hay varios miles de barriles de petróleo más atrapados entre los restos del naufragio, con fugas que seguirán contaminando el agua durante un periodo indefinido de tiempo. La mancha es sólo una de las muchas que asolarán la zona en los próximos años.

El truco visual parece sencillo, recuerda a la típica jarra de cerveza (frecuente en las tiendas de regalos de dudosa utilidad) que nunca se vacía, pero Kenyon no revela la técnica. Las gotas, en un bucle infinito, se meten en la lata agujereada sin que el charco se reduzca nunca, la analogía con la realidad es dolorosa.

Helena Celdrán

Un jersey para salvar la vida de un pingüino

Pingüinos abrigados

Pingüinos abrigados

Antes de hablar del invento que traigo hoy a Artefactos, conviene preparar el terreno para que no piensen que esta es otra creación absurda más, derivada del aburrimiento occidental.

Los Eudyptula minor o pingüinos azules son los más pequeños de su especie, miden unos 25 centímetros y pesan poco más de un kilo. Viven en Nueva Zelanda y en el sur de Australia.

El mes pasado fueron, junto con otros animales marinos, víctimas del vertido de petróleo del carguero Rena en las costas de Nueva Zelanda. La Organización para la Conservación de las Aves Marinas y Forestales ya ha declarado que la proporción de animales que se salven será mínima comparado con la de los que morirán.

Uno de los pingüinos afectados por el vertido de Tasmania en 2002

Uno de los pingüinos afectados por el vertido de Tasmania en 2002

El buque llevaba unas 1.700 toneladas de combustible, sin contar con los contenedores de sustancias tóxicas que transportaba a mayores. Encalló el día cinco de octubre en la costa norte, una zona de gran importancia natural, en la que hay gran variedad de fauna salvaje.

Tras dificultades técnicas, los expertos están ahora vaciando el último de los tanques del barco semihundido con un sistema de bombeo. Los equipos de limpieza se afanan en salvar al mayor número de animales afectados, manchados de la sustancia negra y pegajosa que ha inundado su hábitat.

Es cierto que el invento del que quiero hablar hoy causa algo de risa, pero por lo visto es una solución para salvar la vida de más ejemplares de pingüino azul.

Skeinz es un negocio familiar neozelandés que lleva más de 25 años vendiendo lana.

Reaccionaron ante el desastre haciendo un llamamiento a todo aquel que supiera tejer para que elaborara una especie de jersey para los pingüinos afectados por el vertido.

Algunos de los jerseys enviados a Skeinz

Jerseys enviados a Skeinz

El fin, que los ejemplares que rescatan y que deben ser limpiados no mueran envenenados intentando acicalarse. Además, el petróleo anula las capacidades aislantes del plumaje y es fundamental que las aves estén abrigadas antes y después de la desinfección a la que los someten los equipos de rescate.

La respuesta ha sobrepasado al negocio, que ha recibido mini-jerseys de todo el mundo, incluso con diseños exclusivos.

Lo sorprendente es que una solución aparentemente tan peregrina no es nueva. La iniciativa ya la aplicó con éxito la Penguin Foundation en 2002 para otro desastre causado por un vertido en Tasmania (Australia). Además sirve para recaudar dinero: Skeinz comercializa peluches vestidos con la prenda en cuestión y parte de lo que cuesta cada ovillo se destina a un fondo de rescate.

Helena Celdrán