Entradas etiquetadas como ‘huesos’

Crean el “humano sintético” perfecto para hacer prácticas quirúrgicas

SynDaver Synthetic Humans

Se pueden abrir con bisturí y cerrar con puntos de sutura. Tienen piel, capas de grasa y fascia (el tejido que envuelve todas las estructuras corporales y las une), sistema digestivo y respiratorio; articulaciones, órganos reproductivos, cada hueso, músculo y tendon de la compleja maquinaria que es el cuerpo humano.

El SynDaver Synthetic Human (Humano sintético SynDaver) es el más sofisticado “simulador quirúrgico” que existe. Su sola visión transmite que no estamos ante un sencillo muñeco, el realismo de su aspecto estremece y causa respeto. Incluso está dotado con un mecanismo que le permite bombear una sangre artificial con la misma temperatura que la nuestra.

SynDaver Synthetic HumanEl laboratorio SynDaver de Tampa (Florida – EE UU) tiene como meta sustituir con sus asombrosa creación la utilización de cadáveres reales de animales y personas en la formación de cirujanos y en los ensayos con nuevo material médico. Desde 2004 han estado desarrollando perfectas réplicas de la anatomía y ahora están inmersos en conseguir que esos cuerpos imiten a la perfección la respiración y el bombeo de sangre y “reaccionen a estímulos con autonomía” mezclando los materiales artificiales más avanzados con incluso algunas células vivas.

La semejanza de esta excepcional pieza de diseño con nuestro cuerpo no termina en el aspecto hiperrealista: las propiedades “mecánicas, físicas y químicas; la geometría y la interrelación entre los órganos” son también fieles al original. Con “la geometría” los creadores se refieren nada menos que a la forma, el diametro y el grosor de las paredes de cada órgano por separado. De los riñones al intestino delgado o la aorta abdominal, cada elemento de tejido artificial imita la porosidad, la resistencia, el contenido de agua, fibra y sal…

“Representa la cúspide de la práctica de la simulación quirúrgica y está hecho como un rompecabezas en 3D. Cada músculo, hueso, órgano y componente vascular es de quita y pon y reemplazable”, detalla el laboratorio, que vende el muñeco completo por un precio medio de 40.000 dólares (casi 30.000 euros).

Helena Celdrán

SynDaver-pic-skull

SynDaver-pic-upper

SynDaver-pic-female

SynDaver-pic-autopsy

SynDaver -pic- laceration

SynDaver-pic-kidney

SynDaver-pic-arm

 

 

Huesos de pollo para reproducir esqueletos de aves extintas

Reproducción de la extinta alca gigante de Islandia - Christy Rupp

Reproducción de la extinta alca gigante de Islandia - Christy Rupp

Las esculturas de Christy Rupp podrían ser inocentes reproducciones de pájaros extintos, un ejercicio de romanticismo para recrear la especie perdida. Pero hay algo más que un mero estudio en la obra de la artista estadounidense.

Lleva años denunciando que hemos creado una situación límite en el planeta, que tenemos la ilusión falsa de poder contrarrestar con tecnología el calentamiento global, la contaminación del agua y la pésima calidad del aire. “Cuando vemos el medio ambiente como un problema sociológico y solucionable mediante la tecnología, ignoramos que somos parte de un sistema con un equilibrio frágil“, dice.

La artista está especialmente concienciada con la calidad de la comida que consumimos: “Las industrias de comida hacen que en seis semanas un pollo pase del huevo a ser comida. Sólo hacen falta unos segundos para que un pájaro vivo se convierta en un producto envuelto en plástico y listo para cocinar”.

Sus obras son un reflejo de la perversión alimenticia en la que vivimos. Rupp utiliza los huesos de pollo de estas explotaciones intensivas para crear sus esqueletos: “Son aves criadas como materia prima de los fast food, de la forma más barata y poco saludable en la que se puede tener a un animal. Los comemos junto con sus antibióticos, hormonas y pesticidas“.

Como resultado, la materia prima de las esculturas de dodos, moas neozelandeses y pájaros carpinteros reales  son huesos de pollo frágiles, procedentes de las sobras de las cadenas de comida rápida, que cierran el círculo de la irracionalidad humana con una nueva forma: la de un pájaro que no existirá nunca más.

Helena Celdrán