Solo un capítulo más Solo un capítulo más

Siempre busco la manera de acabar una serie cuanto antes... para ponerme a ver otra.

Entradas etiquetadas como ‘Paul Woodrugh’

La nueva temporada de True Detective: de lo filosófico a lo convencional

Es difícil discutir que True Detective trascendió a la televisión. No estoy seguro de si logró cambiar o hacer mejor el medio, gracias a su narrativa, lenguaje y atmósfera peculiares. Pero sí tengo claro que era tan poderosa que hasta la gente que no la había visto fue partícipe de su fenómeno e incluso se sumó a las bromas y memes sobre quiénes serían los protagonistas de la segunda temporada.p19nbrrr0rtr4dvn1ggb1kaem1s7

Nadie acertó. De dos protagonistas se ha pasado a cuatro, sin que haya una pareja de agentes determinada que pudiese emular a Rust Cohle y Marty Hart. Y de una historia compleja se ha pasado a una más convencional. La filosofía de los diálogos ha dejado paso al relato puro de investigación policial, donde el misterio prevalece pero la conspiración religiosa desaparece. Ahora, todo parece ser una cuestión de dinero, corrupción y poder. Se ha dado el paso al género negro puro, vamos. O, insisto, eso parece.

p19nbrrr0rhn21neu1k7f813mdf6Este podría ser el resumen de lo que nos van a contar en la segunda temporada de la serie de Nic Pizzolatto para HBO y que emite Canal + Series en España. Ya he visto tres capítulos y tengo una visión más de conjunto sobre lo que vamos a ver este año. Que no es otra cosa que una ficción donde los malos siguen haciendo cosas malas. Porque en esta historia no hay ni un bueno. Aunque quieran o intenten serlo. De ahí que todo arranque con la desaparición de un trabajador municipal que está aliado con el mafioso de la zona, Frank Semyon (Vince Vaughn). Un caso que acabarán investigando un policía que está a sueldo del criminal, Ray Velcoro (Colin Farrell), una policía con problemas para relacionarse, Ani Bezzerides (Rachel McAdams) y un patrullero que se convierte de repente en investigador por descubrir lo que todos buscaban, Paul Woodrugh (Taylor Kitsch).p19nbrrr0ruqg14ne1cvl1m1sdj85

Lo más destacado de los nuevos episodios es que ahora True Detective aspira a ser un producto televisivo que cualquiera pueda ver. Las (pocas) malas críticas que obtuvo el año pasado resaltaban que era poco accesible para todos los públicos, al enfrascarse en esa nube de filosofía que parecía imprescindible que había un chalado asesinando chicas jóvenes. Unos reproches con los que no estoy de acuerdo, ya que para mí esas soflamas de Matthew McConaughey la enriquecían y la hacían distinta. Pero parece que Pizzolatto ha escuchado a todos y ha querido meterse de lleno en el género negro, aunque eso le haya costado renunciar a una de las esencias de la serie.

p19nbrrr0qqilspjtek1mia1c1k4Tampoco era cuestión de repetir lo mismo cuando los protagonistas han cambiado. Sobre todo si estos son “peores” que los anteriores. Aún así, Colin Farrell está sorprendentemente bien en su papel de detective vendido, padre frustrado y alcohólico (aunque se note que está sobreactuado). No se puede decir lo mismo de Vince Vaughn, que justifica mis recelos de hace unos meses cuando rajé de que él y Farrell no encajarían en esta serie. Al menos Ray Velcoro me ha callado. Rachel McAdams y Taylor Kitsch, por ahora, son irrelevantes y no aportan más que unas escenas sueltas que aparentemente no aportan nada. Pero parece que con el paso de los capítulos serían muy importantes.

True Detective ha pasado de ser una novela de detectives a una serie policiaca. Al menos es lo que a mí me parece. Y eso no tiene por qué ser malo. Puede gustarnos igual o más, según avance. El mayor problema que veo es que el personaje de Vaughn desentona muchísimo y se puede cargar la trama. Veremos a ver qué pueden hacer los directores de los episodios con esto. Justin Lin en los dos primeros da la talla. Aunque muchos estamos expectantes por ver lo que consigue Miguel Sapochnik. Sí, el que dirigió uno de los considerados como mejores episodios de Juego de Tronos.

Esta es la canción de la cabecera, por cierto. A mí no me apasiona.