Entradas etiquetadas como ‘Robbie Williams’

La trayectoria de Mark Owen, el guaperas de Take That

A lo mejor lo primero que habría que comentar es que Take That, esa boy band al más puro estilo New Kids On The Block, BackStreet Boys o -introduzca aquí su año de nacimiento para calcular su boy band de referencia- es, igual que las Spice Girls, británica, no estadounidense. Que a veces se nos olvida que en Europa también hacemos estas cosas.

take that en los tempranos 90

Take That en los tempranos 90 (GTRES) Mark Owen abajo, a la izquierda.

Como buena boy band que era, eran cinco sus integrantes. A saber: Howard Donald, Jason Orange, Gary Barlow, Mark Owen y Robbie Williams.  Por razones que nunca llegaré a comprender, el que reunía más fans, más portadas y más posters era Mark Owen (en la foto, camisa blanca y chaleco negro). Y, curiosamente, el considerado “menos atractivo” y más payaso era Robbie Williams (en la foto, abajo a la derecha), el único que después consiguió triunfar en su carrera en solitario.

mark-owen-poster-superpop

Juguemos a un juego: ¿Mark Owen o Daniel Craig?

La banda estuvo en activo desde su formación en 1990 hasta su -primera- disolución en 1996. Durante ese tiempo sus álbumes encabezaron, uno tras otro, las listas de éxitos tanto británicas como europeas. Quién no recuerda Back for Good.

Después de esa separación, fue Mark el primero en lanzar un trabajo en solitario. En el 96 presentó su álbum Green Man con el sencillo Child. Fue disco de oro en Reino Unido. Clementine y I Am What I Am pertenecen también a este álbum.

«Hola, soy Mark Owen. Encantado de conocerme».

Sin embargo, para la discográfica parecía que el rendimiento de su álbum no era el esperado (tal vez el impacto que, por contra, estaba teniendo Robbie Williams en todo el mundo -en el 97 lanzó Life thru a Lens con Angels- contribuyó a ello) y Owen no tardó en convertirse en carne de reality. En 2002 se convirtió en el ganador de Celebrity Big Brother. Mark rompió a llorar y confesó que “creía que no le quedaban fans después de la separación de Take That”. Era el público quien elegía al ganador y recibió el voto del 77% de la audiencia.

En 2003, Robbie Williams lo invitó a actuar con él en Knebworth y, tras ese chute de breve y renovado éxito, Universal le propuso sacar un nuevo álbum, que se dio a conocer entonces con Four Minute Warning.

En 2004 fundó su propio sello discográfico, Sedna Records. No le avergonzó decir que, además, buscaba trabajo fuera de su propio sello. En 2005 lanzó su último álbum en solitario, How the Mighty Fall, presentado con el secillo Hail Mary.

(Que no, que no es Raquel Sastre en el cartel de las feria de Murcia).

Fue sorpresa para muchos que, cuando la formación se reunió para la gira The Ultimate Tour, en 2006, decidieran volver a poner en marcha el grupo. Fue Universal quien les propuso la creación de nuevo material después del éxito cosechado, y así llegó el álbum Beautiful World, que presentaron con el tema PatienceAunque, claro, Robbie Williams no regresó con la banda (de aquella, porque unos años más tarde si grabó con ellos) y, probablemente, en la memoria de los profanos (entre quienes me incluyo) es difícil ubicar si Patience es de principios de los 2000 o de los ’90.

Después llegaría The Circus (con no poca controversia, porque se lanzó al mismo tiempo que Circus, de Britney Spears) y en 2010 Robbie Williams volvió a unirse a Take That. Su actuación en X-Factor con The Flood fue la primera actuación de los cinco integrantes originales en quince años.

Mientras Robbie confesaba sentirse un poco como un hijo pródigo, Mark decía:

Que estemos los cinco juntos, aunque siempre fue un sueño, nunca parecía que podría convertirse en algo real. Ahora que es real, siento que es un sueño.

El regreso (anunciado como temporal desde un principio) de Robbie Williams a la formación hizo que Progress (el primer álbum de la vuelta) vendiera 235.000 copias en su primer día y más de medio millón en su primera semana. Debutó como primero de lista en varios países de Europa y en el top10 fuera de las fronteras del continente.

Después de Progress, fueron Jason Orange y Robbie Williams quienes se despidieron de la formación, convertida ya en trío. De ahí el título del siguiente álbum: III. Se presentó en diciembre de 2014 con These Days.

Ese mismo año, el trío superviviente de Take That fue acusado de evadir impuestos: un total de más de 29 millones de euros a través de una sociedad tapadera. Igual que no encontraron pruebas de que Williams ni Orange estuvieran involucrados, sí le pidieron a Gary Barlow que devolviera su condecoración de la Orden del Imperio Británico como muestra de arrepentimiento.

III fue el último gran éxito del grupo (batió el récord de preventas en Amazon UK). A él seguirían Wonderland (2017) y Odissey (2018) que, salvo para los/as fans más fieles, pasaron en general sin pena ni gloria, alejadísimas sus cien mil copias vendidas de los casi tres millones de Nobody Else (álbum que contenía Back for Good).

Mark, padre de tres criaturas y casado desde 2009 con la actriz británica Emma Ferguson (no se puede tener un nombre más british, no me digáis que sí), no destaca por su actividad en redes sociales, que mantiene discreta y lejos de la industria musical, aunque no de la música.

Y aquí tenemos a Mark, que se ha convertido con el tiempo en el eslabón perdido entre Daniel Craig y David Spade 🙂

mark-owen-eslabón-perdido