Recordando a Brad Renfro (‘Sleepers’): la triste historia de lo que pudo ser y no fue

De vez en cuando la reponen en la tele, en uno de esos canales que yo llamo “secundarios”, como AXN o Calle 13: canales a los que no suelo ir a propósito a ver nada, pero en los que de vez en cuando me topo algo que me apetece. Y no recuerdo en cuál de ellos fue, el otro día reponían Sleepers: una de esas pelis con un algo hipnótico que siempre me hace parar.

Nunca entendí que no estuviera nominada al Oscar a mejor película. Pero es lo que hay.

Aún así, contando con un impresionante reparto del que formaron parte, por ejemplo, Robert De Niro, Kevin Bacon y Dustin HoffmanSleepers fue una de las grandes películas de la década de los ’90. Cruda y no apta para sensibles, contaba una historia tristemente real: los abusos a menores en un centro de detención. Y nos contaba también cómo cuatro chicos, trece años después, recordaban lo sucedido para vengarse por ello. Desgarradora.

Gente joven que me leéis, en serio: si no la habéis visto, vedla.

Y, será porque llegamos al final del otoño y andamos todos un poco en esta época de recogimiento y melancolía (previa a ese desenfreno navideño de ascensor), me dio mucha penita recordar a Brad Renfro, ese joven gran actor que, en Sleepers, daba vida al joven Michael, interpretado en su versión adulta por Brad Pitt.

Brad-Renfro-sleepers

Renfro, nacido en el ’82, tenía 14 años cuando hizo el que yo estoy convencida de que fue el papel de su vida (y eso que tuvo muchos muy buenos). Cosa, por cierto, que se agradece: ya está bien de meter a veinteañeros a hacer de adolescentes, como si no existiera el talento por debajo de los 18.

De hecho, mediados de los ’90 fue para Brad una gran época: no solo subió a la cumbre con Sleepers, sino que fue nominado a varios premios en festivales internacionales por sus interpretaciones en otras dos películas: El cliente (su película debut) y Que nada nos separe, en la que compartía protagonismo con Joseph Mazzello (el niño de Jurassic Park que, por cierto, tuvo un papel principal en Bohemian Rhapsody).

brad-renfro-que-nada-nos-separe

Posicionado como un joven actor con un GRAN talento, Renfro entro en la década de los 2000 siendo una de las apuestas fuertes de Hollywood.

A partir de 2000, y a pesar de haber sido acusado de posesión de cocaína y marihuana, su producción se disparó. Llegó a reunir una docena de trabajos para cuando, en 2002, lo vimos en uno de los papeles principales de Jóvenes salvajes, con Stephen Dorff, Matt Dillon y unos jovencísimos Norman Reedus y James Franco.

brad-renfro-jovenes-salvajes

Renfro (derecha) con Stephen Dorff.

Algo sucedió después. Renfro se vio inmerso en proyectos que fueron razonablemente sonados en taquilla, pero que la crítica (y el público) no terminó de querer, como American Girl, en 2002, y A sangre fría, protagonizada por Daryl Hannah, en 2003.

En 2004, recién estrenada su paternidad (tuvo un hijo llamado Yamato que vive en Japón con su madre) interpretó a Wyatte en una de las películas que sus fans más recuerdan (aunque no te sorprendas si no has oído hablar de ella): The Mummy an’ the Armadillo (tal como lo oyes: La momia y el armadillo). Un thriller francamente horrible que daba de todo menos miedo 🙁

brad-renfro-mummy-an-the-armadillo

Creo que no sería justo decir que fue la mala elección de sus papeles lo que lo condujo al declive. Desde que a finales de los ’90 lo hubieran acusado de posesión, los hábitos de ocio de Renfro no cambiaron demasiado, y en 2005 fue detenido en una redada contra el narcotráfico. Fue acusado de posesión de heroína y  una foto suya esposado fue portada en Los Angeles Times.

brad-renfro-arrestado

Renfro admitió ser consumidor de heroína y metadona, y fue condenado a tres años de rehabilitación. Pero solo un año después pasó diez días en la cárcel cuando fue detenido conduciendo bajo los efectos de la heroína, y en 2007 el juez a cargo de su caso descubrió que no había asistido a rehabilitación, por lo que fue ingresado forzosamente en un centro de desintoxicación.

El 15 de enero de 2008, Brad fue encontrado muerto en su apartamento en Los Ángeles. La causa oficial de la muerte fue una sobredosis de heroína y morfina. Tenía 25 años.

Fue enterrado siete días después. Mark Foster, de Foster the People, compuso en su honor Downtown.

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.