BLOGS
Se nos ve el plumero Se nos ve el plumero

"La libertad produce monstruos, pero la falta de libertad produce infinitamente más monstruos"

Entre bueyes (políticos) no hay “cornás”

No se lo pierdan. La metástasis de los partidos políticos nos ha llevado, en gran parte, a esta situación de crisis económica tan profunda, de descomunal corrupción política y de regreso al clientelismo, nepotismo desvergonzado y caciquismo rampante a nivel nacional, autonómico y local.

Cánovas y Sagasta

Cánovas y Sagasta (incluso el golfo Romero Robledo) se morirían de envidia si levantaran la cabeza.

Muerto el ominoso dictador Francisco Franco en su cama, la doble transición política (de la dictadura a la democracia) y económica (del tercer mundo al primer mundo) recibió el apoyo de casi toda una generación.  Fue una conspiración nacional para sobrevivir en paz. Por nobleza o por miedo a otra guerrra civil, gentes extraordinarias de la derecha, del centro y de la izquierda dieron lo mejor de sí mismos para conquistar y consolidar la libertad, esa joya tan rara en la historia de España. En situaciones extraordinarias, la sociedad produce líderes extraordinarios.

En pocos años, esos grandes políticos (Suárez, Felipe, Carrillo, Abril Martorell, Guerra, Tarancón, Gutierrez Mellado, Sabino, etc.), asistidos por un aluvión de voluntarios no profesionales, se fueron retirando y/o perdiendo posiciones y fueron dejando paso a los nuevos jóvenes profesionales de la política.  No me cabe duda de que, al principio, muchos idealistas, con vocación de servicio al interés general, acudieron a las eleciones libres (y tenemos miles de ejemplos de alcaldes y concejales, incluso diputados honrados) con la intención de resolver los problemas de los ciudadanos.

Desgraciadamente, demasiado pronto, la frágil y joven democracia española  (saltándose los 40 años de tenebrosa guerra incivil y dictadura franquista) entroncó con lo peor de nuestra reciente historia seudodemocrática: el turno de dos grandes partidos a nivel nacional y el poder caciquil enquistado a nivel local. Un mal retrato de la Restauración de Cánovas y Sagasta. De esta degeneracion de la democracia no nos libramos casi ninguno: ni el PP ni el PSOE ni CiU ni PNV. Ni siquiera Izquierda Unida (allí donde hayan tocado poder real) ni los grandes sindicatos CC.OO y UGT.

Nuevos profesionales se arrimaron a la política en busca de fortuna (“para forrarse”) y otros porque no valían para la empresa privada o para sacar las oposiciones a la función pública. Una lástima y una gran oportunidad perdida.

Un documentado artículo de , publicado hoy en El País (pag. 29), me ha provocado estas tristes reflexiones. Recominedo su lectura. Copio y pego:

Los partidos, ¿el núcleo de todo esto?

La política se ha salido de sus raíles. La raíz del mal funcionamiento de las instituciones ha de buscarse en los grupos políticos, que han evitado ponerse normas de democracia interna y legislar sobre sí mismos

Seguro que les ha pasado, en alguna reunión reciente alguien reelabora la pregunta de Vargas Llosa sobre Perú en su “Conversación en La Catedral”: “¿cuándo se gripó España?”. Propongo dos días: el 1 de julio y el 2 de agosto de 1985, fechas de las Leyes Orgánicas de reforma del sistema de elección del CGPJ pasando a elegirse sólo por las cámaras; y de reforma de las Cajas de Ahorro, entregando el 89% de sus asambleas a partidos y sindicatos (mediante la representación de ayuntamientos y comunidades; impositores y empleados), lo que suponía darles sus consejos de administración. Entonces se desbordó la política. Después vendrían otras leyes que desparramaron los partidos por los entresijos de la sociedad: la elección parlamentaria o por el Gobierno de las comisiones reguladoras de los mercados, del Tribunal de Cuentas, la propuesta al CGPJ por las Asambleas Autonómicas de candidatos a los Tribunales Superiores de Justicia de las comunidades, la financiación por múltiples vías a partidos y sindicatos (¡cuánto habremos gastado en formación profesional!), la creación de montones de organismos, una ley de Función Pública (30/84, de otro 2 de agosto, pensada como “provisional”) que hace que las carreras de los funcionarios directivos dependan sobre todo de sus relaciones personales y políticas (con honrosísimas excepciones), se facilitó a jueces y fiscales circular por la política lo que han utilizado algunos con grave daño para la credibilidad de la Justicia, etc. La combinación de esta omnipresencia de la política con una larga expansión económica y con la creación de 17 administraciones autonómicas era explosiva: basta sumar los altos cargos y parlamentarios autonómicos y el crecimiento de empleados públicos y organismos vinculados a la política (excluida la prestación de servicios).

Este entramado es cómodo para las direcciones nacionales y regionales –clave- de los partidos, pone a su disposición muchos recursos con los que controlar sus organizaciones y el proceso de toma de decisiones políticas. Con el tiempo se oxidó, por ejemplo, sobre las cajas de ahorros en esta crisis, J. M. Campa, exsecretario de Estado de Economía, escribía (El País, 29-6-12): “la cajas de ahorros tenía(n) … carencias en sus órganos de gestión que cuestionaban su profesionalidad”. El CIS muestra la preocupación creciente por “la política”, hay que pensar que los ciudadanos pensamos que este diagnóstico se puede extender a muchas instituciones.

España es la democracia más rígida de Occidente y la que más gravita sobre las cúpulas partidarias

Es claro que el diseño institucional del país está fallando y es una de las claves de la crisis. Sobredimensión, ineficacia, costes disparatados, deslealtades institucionales, comportamientos deplorables ante los que la Justicia se atasca, en fin, la política se ha salido de sus raíles. Tras el mal funcionamiento de las instituciones hay una raíz: los partidos. El país se ha gripado por la política, y la política se ha gripado porque los partidos han evitado ponerse normas sobre su funcionamiento interno.

El diseño de la política de la Transición respondió al temor a la inestabilidad y a la prioridad de consolidar los nuevos partidos. Se amontonaron instrumentos para reforzar el poder de sus cúpulas: moción de censura constructiva, listas electorales cerradas y bloqueadas, sin que las leyes electoral o de partidos previeran cómo se seleccionan los candidatos, quedando al arbitrio de los partidos; falta de una ley que regule la actividad interna de los partidos, reglamentos parlamentarios que gravitan sobre los grupos, financiación a cargo de los presupuestos públicos, etc. Los procesos de cooptación de los candidatos a las instituciones, a consejos de las cajas, del CGPJ, Tribunales Constitucional o de Cuentas, a magistrados en los Tribunales Autonómicos, consejos consultivos, defensores del pueblo, etc., son materia reservada. Prolongar durante décadas una política dominada por estos usos ha producido su metástasis.

La evolución de los grandes partidos es común. PP, PSOE, PCE-IU, CDC, UDC y PNV desde 1978, han dilatado los periodos entre congresos de uno o dos años a tres o cuatro prolongando así los mandatos de sus dirigentes, sus procedimientos para elegir cargos internos han pasado de listas abiertas a cerradas y bloqueadas, los órganos de control de sus direcciones son inoperantes por el elevado número de miembros y sus esporádicas reuniones, todos han sido salpicados por escándalos sobre su financiación (o de algunos de sus miembros), las ejecutivas se reservan el derecho de expulsar a los afiliados y son más ágiles para echar a irreverentes con la dirección que a sospechosos de corrupción. Si se comparan los partidos españoles con los de otros países europeos atendiendo a criterios como los plazos entre congresos, la duración del mandato de los dirigentes, la discrecionalidad de las direcciones para nombrar candidatos y ordenarlos en las listas, la laxitud de sus estatutos y la influencia de los votantes para decidir quiénes ocuparán los escaños, se concluye que España es la democracia más rígida de Occidente y la que más gravita sobre las cúpulas partidarias, salvo Italia.

Con la competencia interna a los presuntos corruptos les sería más difícil sobrevivir

Tanta rigidez provoca disfunciones. En los 80 y 90 sus crisis se cronificaron (PSOE, 1991-96 y 2010-11), acabaron en escisiones (PCE-IU, PNV-EA) y/o con una estabilización burocrática que eliminaba las alternativas internas basadas en proyectos o dirigentes con perfiles distintos, ahogándolas por los largos periodos entre congresos, la supresión de los espacios de debate, y la exclusión de las listas. Las alternativas internas a las direcciones solo pueden proceder de reductos de poder territorial (comunidades) en manos de rivales de la dirección. Los congresos de algunos partidos recuerdan las guerras de bandas mercenarias medievales.

En su funcionamiento ningún partido español cumple con las normas de la Ley de Partidos alemana o los usos de Gran Bretaña, sin mencionar las primarias estadounidenses abiertas a los ciudadanos para elegir todos los cargos. En Alemania la ley de partidos establece que los congresos se celebren al menos cada dos años, que los candidatos para las instituciones representativas se elijan por elecciones primarias con voto secreto de los afiliados (reguladas por la Ley Electoral), regula la financiación de los partidos y el control de sus cuentas mediante auditorías externas, el voto secreto de los afiliados y delegados a congresos para elegir los cargos internos y la composición de los tribunales internos y sus incompatibilidades. En Gran Bretaña, las conferencias son anuales. En Austria, en el Boletín Oficial se publican los estatutos, las auditorías anuales y el informe de los gastos en publicidad electoral supervisados por una comisión de jueces y expertos del sector publicitario.

Tras el mal funcionamiento de las instituciones laten la política tejida en los partidos y los políticos seleccionados por ellos (la mayoría honestos y personas de valía). La experiencia de otros países dice que la mejor manera de prevenir este fallo sistémico de la política es tener leyes que obliguen a los partidos a garantizar la competencia entre sus dirigentes. La competencia interna es la que obliga a un ministro alemán a dimitir por haber copiado una tesis doctoral, porque sabe que vendrán rivales internos a explotar su pérdida de credibilidad. Esto es sano, renueva la política y obliga a los políticos a desarrollar habilidades para ganar apoyos propios y definir propuestas, sin tener que arrimarse a la dirección. Con la competencia interna a los presuntos corruptos les sería más difícil sobrevivir, y ambiciosos compañeros de partido controlarían las sombras en la gestión de los cargos públicos e internos. En España la competencia en los partidos, en términos democráticos, ha sido aplastada, lo que ha producido lo que estamos viviendo. Que esta política “desregulada”, tejida sin normas ni contrapesos se extendiera a todas las instituciones sólo podía terminar de esta mala manera. En esta metástasis de la política radica el agotador desasosiego que arrastra la sociedad española. España afronta algo más profundo que subir o bajar impuestos o prestaciones, requiere una radical reforma de su política e instituciones, o sea, sencillas reglas de funcionamiento.

José Antonio Gómez Yáñez es profesor de Sociología de la Universidad Carlos III.

—–

8 comentarios

  1. Dice ser CAFE

    Entre directivos tampoco, no JAMS?

    Los trabajadores de 20 minutos han criticado a la dirección por las medidas que está tomando. Algunas reuniones internas han sido tensas. Los periodistas, que hicieron una huelga de firmas durante tres semanas, no entienden que la cúpula del periódico no haya aplicado los mismos recortes en los puestos directivos.

    “Su único esfuerzo ha sido una reducción salarial del 5%”, lamentan desde la redacción. Recuerdan que los once directivos continuarán disfrutando de móvil de empresa, plan de pensiones y sueldos que superan los 150.000 euros.

    13 Julio 2012 | 11:42

  2. Dice ser IVA a la velocidad de la luz.

    Porque no como el agua. La luz es necesaria para vivir hoy en día, no pagamos como con el agua el IVA una cierta cantidad por Kw luego el precio más alto… También porque pagar Alquiler de sus aparatos y por encima de lujo 21% IVA. Porque la privatización es cobrar dos veces o dar otro trabajo a ex políticos. De nuevo pasara lo mismo con lo que privatizara el estado. El turismo y los restaurantes es necesario para vivir. Solo para ricos y Políticos. Sería un grave error pagar IVA de lujo a esta gente. Pero que los pobres no puedan sobrevivir. El ayuntamiento o el estado no han pagado pero no pasa nada. Tú pierde todo por no pagar algo. Los que han sacado dinero al estado como la familia Real y políticos no puede devolver el dinero porque no tienen, Zp tampoco tenía ahora sí. Muchos sin trabajo y otros dobles y pagas de lujo. Esto es democracia . Al voto , pero tampoco porque algunos vale mas

    13 Julio 2012 | 17:12

  3. Dice ser Una sorda con audífonos

    Un artículo muy interesante. Ojalá las cosas cambien a mejor. A veces me cuesta creer que de verdad estemos gobernados por ineptos y malvados, es como una pesadilla y me tengo que pellizcar a ver si no estaré soñando.

    13 Julio 2012 | 18:03

  4. Dice ser Julian Martinez

    QUE ESTA PASANDO EN LA TIERRA QUE ME VIO NACER

    “¿Qué está pasando en España?” Lo que está pasando en España (I told you so) es mucho peor de lo que pensé hace unos años tras la doble crisis: la financiera de las subprime, Lheman Brothers, etc. (que atacó a casi todos los países) y la explosión de la burbuja inmobiliaria (que atacó sobretodo a España).
    Es una crisis grave pero no es peor que la que sufrimos y superamos entre 1975 y 1985, la década que siguió a la muerte del dictador. Entonces tuvimos que cerrar masivamente industrias básicas que emigraban a países emergentes (siderurgia, naval, textil, calzado, etc) y un tercio de los 150 bancos , lo que elevó el paro al 23 % de la población activa. Al mismo tiempo, en un ejercicio de malabarismo político, tuvimos que construir las bases de la democracia, una palabra casi extranjera en España. Como decía el primer presidente de la Democracia, Adolfo Suárez, “cambiamos las cañerías sin cortar el agua”. Sobrevivimos como la décima economía del mundo y como ejemplo de transición pacífica de la dictadura la democracia. Y no estábamos aún en la Unión Europea.
    Ahora tenemos el mismo porcentaje de parados que en 1984 y, además, cientos de miles de viviendas vacías (¿te acuerdas de nuestra visita al imperio fantasma de El Pocero?) y de solares rústicos (activos tóxicos valorados tramposamente como urbanos en los balances de los bancos y cajas de Ahorro) que han llevado a la quiebra a casi la mitad del sistema financiero español.
    La manta de la expansión económica suele ocultar los vicios e ineficiencias. La crisis tira de la manta y descubre las vergüenzas: despilfarro público y privado, nepotismo, economía sumergida, corrupción, abusos contra el Estado del Bienestar, injusticias, impunidad de los delincuentes de guante blanco, etc. En estos momentos, percibo un gran desprestigio de la clase política (pocos jóvenes piensan dedicarse a la política como algo honroso) y lo que yo llamo el Indice de Corrupción Ambiental (el ICA) resulta hoy insoportable.
    Los datos macroeconómicos de la crisis son muy conocidos (cae el PIB, se hunde el consumo, crece el endeudamiento público y privado, caen los ingresos públicos, sube el déficit, cae la Bolsa, sube la prima de riesgo, etc., etc.). O sea, todos los indicadores parecen conjurados para favorecer el circulo vicioso de la recesión.
    Sin embargo, y aunque España no es Grecia, hay algo distinto en esta crisis económica que me perturba: el deterioro de la confianza de los ciudadanos en las instituciones democráticas que representan los poderes del Estado (Legislativo, Ejecutivo y Judicial).
    Hay ejemplos terroríficos: los partidos políticos se financian ilegalmente –e impunemente-, mediante la corrupción generalizada del sector inmobiliario y bancario, el Gobierno ha perdido su poca credibilidad ya que está haciendo exactamente todo lo contrario de lo que prometió antes de las elecciones del 20-N de 2011, y los jueces híper politizados y sesgados están en el escalón mas bajo de la estima social.
    Se dan situaciones grotescas y ridículas: el presidente de la Corte Suprema, Carlos Divar, se ha desprestigiado por sus 22 viajes, acompañado por “un cargo público” desconocido, a hoteles de lujo en la costa de Málaga y Cádiz, (largos fines de semana de viernes a martes) pagados con los impuestos de los españoles.
    La impunidad del golfo presidente del Tribunal Supremo (causa archivada) contrasta con la persecución inquisitorial contra el juez Garzón (quien mandó detener al general Pinochet, investigar los crímenes de la Dictadura del “generalísimo” Franco y una red de corrupción ligada al Partido Popular gobernante). Jueces partisanos han expulsado a Garzón de la carrera Judicial en base a minucias y tecnicalities en el procedimiento.
    Hasta la Monarquía -que era respetada tras su papel contra el fallido golpe de Estado militar del 23-F de 1981- ha perdido el norte mientras el Rey mata elefantes en África y su yerno está procesado por robar dinero público.
    Y lo peor es el paro juvenil (casi el 50%) y la consiguiente sangría de jóvenes bien preparados que están emigrando en masa a otros países. Se está descremando España. Como suele ocurrir con los movimientos migratorios, los mejores se van fuera. Afortunadamente, dos de mis tres hijos ya están trabajando y viviendo en Estados Unidos (Erik en Hollywood y David en Santa Fe). Es posible que si todo sigue en Europa por el camino actual toda la familia acabemos pronto en tu país del que guardo tan maravillosos recuerdos.
    No me gusta nada el renacimiento de los nacionalismos (especialmente, otra vez, el alemán) y la abundancia de líderes europeos mediocres. También crecen los ataques casi racistas contra Portugal, Italia, Grecia y España (los PIGS, países del Sur a los que unen a la católica Irlanda, que no veneran la ética del trabajo ni practican la milla extra ni comparten el espíritu del capitalismo destacado por Max Weber). No por casualidad, los PIGS son los más dañados por la crisis.
    Lo peor es que, después de lo que pasó no hace mucho con la ex Yugoslavia, no veo claro el futuro en paz de Europa. La primera gran crisis del euro (¿la moneda de la paz?) ha destapado las vergüenzas ocultas y la insolidaridad tribal de la Unión Europea en donde el grito de moda parece ser “sálvese quien pueda”.
    El péndulo económico y social lleva demasiado tiempo parado en el lado de la avaricia y muy lejos de la compasión o la solidaridad. La confrontación ante los socios europeos está superando a la necesaria y urgente cooperación.

    15 Julio 2012 | 05:34

  5. Dice ser ANTONIO LARROSA

    @ Señor Juan Martinez. Tiene usted gran razón en casi todo lo que expone , pero mi humilde opinión sacada de mi experiencia es algo diferente . En mi humilde opinión todo lo acontecido en nuestro pais deriva de que España iba tirando y eso era mucho para otros que lo pasaban muy mal y empezaron a venir , primero timidamente y despues a oleadas por tierra mar y aire y el trabajo que teniamos para vivir dignamente toda la vida , posiblemente cien años, se realizó en solo veinte, todo elpais se lleno de edificios y todo el mundo pese a la desaparición de industrias trabajó sirviendo a ese sistema de llenarlo todo de construcciones de cemento hierro y cristal , que naturalmente empujaron a los cosnstructores de muebles , vehiculos y etc. Las arcas del gobierno se deberían haber llenado considerablemente pues los impuestos de los cien años se habian pagado en esos veinte . pero lo malo es que los corruptos viendo tantisimo dinero empezaron a meterselo en los bolsillos y ha realizar obras enormes para que sus compadres también se inflaran de ganar . ahora tenemos aeropuertos inutiles , lineas de ave deficitarias y por si fuera poco , los millones que se han ido al extranjero fugados por esos corruptos además de otras personas a paraisos fiscales o a Ecuadores y sitios semejantes. O sea que ahora si se hubiera administrado bien el dinero llegado a las arcas tendriamos ese remanente para cien años puespor esa cantidad se cobró en veinte, pero como todo esta limpio , ya veremos como terminaremos, con tantos gobiernos autonómicos y tanto geta.

    Clica sobre mi nombre

    15 Julio 2012 | 15:24

  6. Dice ser Julian Martinez

    Sr. Antonio la Rosa.

    Tengo que decir a Ud. que estoy de acuerdo con su comentarios ya que la aceleración que comenta de 100 realizado en 20, es totalmente cierto entre tantas barbaridades que los piratas calcularon muy bien para llenar las arcas en parte y hacer desaparecer todo a paraísos fiscales y otras cuevas de antemano preparadas, o nos quieren hacer creer que llegaron “extra-terrestres” y fueron los que se lo llevaron. Lo malo de todo este tinglado es que ahora quedo el pueblo hipotecado con el agravante que como todo lo inflaron mucho para el robo, el resultado que tienen es de múltiples de hipotecados por que les vendieron ladrillos de oro, cuando eran de barro. Por otro lado, llegan los desahucios por los Bancos, que no mantienen las propiedades ni tampoco venden, siendo millones de viviendas que se encuentran cerradas, esto es un caos de grandes dimensiones, mas el trabajo que podíamos tener para 100 anos, bien administrado con cálculos de prosperidad Nacional y para todos, esta robado y cargado la responsabilidad del robo al pueblo trabajador.

    También, abrieron las fronteras para que llegara esa mano de obra barata que a la vez, reducía en general y condiciones cívica a los nacionales. Esto lo calcularon muy bien, sabiendo que la inmigración cede mas a la explotación y condiciones anti-humanas que los nacionales ubicados. Por otro lado, esto también esta calculado en la comunidad Europea, con la apertura de fronteras de mano de obra, ya que tiene el mismo objetivo.

    Que significa todo esto: Que en el pasado fueron los mismos gobernantes que hoy los que hicieron y siguen haciendo estas injusticias sociales, unos con las consignas de socialistas, otros de derechas fascistas mas la comparsita de sindicatos defensores de nuestra raza y clase, cuando la única verdad ateniéndonos a lo resultados es que todos son iguales y trabajan para el mismo padre, robando las arcas nacionales, regionales, Ayuntamientos y los posibles ahorros personales del pueblo trabajador entre las estafas legales por los ladrones de guante blanco con un Tribunal de justicia también de guante blanco y un Rey, “Borbónico” que cuando supuestamente su pueblo esta en crisis el, esta de recreo en África, matando elefantes y si no; osos borrachos. Esto es para ponerse a mear y no echar gota, y ojo; que todavía por mencionar esto puedo ser un “terrorista”, en el pasado, eramos “comunistas.

    Por las condiciones que dejo expuestas, yo no creo en ningún político de la casta que sea y veo un hecatombe social si no; se ponen medidas civicas y sociales, que saquen el dinero que han robado y dejen de promover tanta prepotencia desde el poder de los Estados, porque el padecimiento humano sera para todos. La zona Euro, caerá y el desbarajuste social para varias naciones, sera de guerra civil, donde tomaran el poder las fuerzas militares porque al final, son ganadores los que mas armas tengan y cuanto mas mortíferas mejor.

    Sr. la Rosa, es lamentable ver las cosas así y la prueba es que el ser humano, es la bestia mas salvaje que hay en la tierra empleando lo que descubre con ciencia para oprimir y explotar a sus semejantes de su misma especie, incluido su medio ambiente y recursos naturales.

    Saludos,

    16 Julio 2012 | 01:11

  7. Dice ser erik

    Muy buen articulo. Gracias.

    17 Julio 2012 | 08:05

  8. Dice ser Alvaro del Rio

    El artículo de Gómez Yáñez es muy bueno, y merece la pena su lectura. Gracias por señalarlo. Un profesor de política se focaliza en los partidos políticos, y ciertamente están en el núcleo. Pero desde algún sitio se debieran también señalar los aledaños del núcleo, si no tan núcleo, el mundo de la información y los diarios, y el de las grandes corporaciones y sus altos ejecutivos.
    Te animo, Martínez Soler, a abrir la caja de Pandora de lo que han sido los bueyes de la comunicación. Y a que des pistas sobre los cien o doscientos empresarios/ejecutivos que han flotado por encima de todos los vaivenes, sacando siempre su mejor carnaza, sin perjudicar a los amigos si no es necesario (los que no han sido nada bueyes y se han repartido bien el serrano). Son necesarios más enfoques como el de Gómez Yáñez para intentar acotar la plaga de algunos hijos del franquismo, que pensaron (y siguen pensando) que cualquier medio es aceptable si no te mancha a tí las manos, y te da mucho más dinero que el que corresponde a tu esfuerzo, caiga quien caiga, y si no que espabilen. Dudo que antes de 20 años se borren las plagas del franquismo ancladas en nuestras cabezas (como la miserable ETA, o el cainismo, o el silencio cómplice). Empiezo a creer que es mejor dejar en el trastero a los Cánovas/Sagasta/Larra y empezar a pensar en reprobar, construir, y andar por lo derecho (que decía mi madre, que padeció la guerra civil y no pudo evitar que el clima entre 1940 y 1975 estuviera dominado por el silencio sumiso, el apoliticismo imperante, o la negación cobarde; pero nunca por la resignación).

    17 Julio 2012 | 18:44

Los comentarios están cerrados.