Fuentesycharcos

“Mark Twain tendría hoy un blog, pero jamás habría escrito gratis”. Robert Hirst, estudioso de Mark Twain

Entradas etiquetadas como ‘Cartagena de Indias’

¿Apoya El País al Gobierno?

De izquierda a derecha, los periodistas colombianos Juan Carlos Iragorri y Antonio Caballero, Martin Baron, director del Washington Post y Antonio Caño, director de El País
De izquierda a derecha, los periodistas colombianos Juan Carlos Iragorri y Antonio Caballero, Martin Baron, director del Washington Post y Antonio Caño, director de El País. Foto: FGM.

Antonio Caño viajó a Colombia para dar la lección inaugural de la maestría de periodismo de la Universidad de Rosario y Publicaciones Semana y participar en el Hay Festival de Cartagena de Indias, donde le preguntaron si El País era un periódico partidario del Gobierno.

Mientras en la redacción de El País se vive una sensación de cierto descontrol y se hacen cábalas sobre el destino de algunos corresponsales, para terminar el puzzle iniciado con el cambio del periodista asignado para cubrir la información sobre el PP, Antonio Caño aseguraba en la revista colombiana Semana: “Tengo claro que nuestro futuro está en América. Por eso estoy en Colombia”.

A diez mil kilómetros de distancia, los problemas se ven de otra manera. El sábado, 31 de enero, Antonio Caño (Martos, Jaén, 1957), en el Hay Festival, dijo que “pertenecemos a un ámbito de periódicos de calidad, somos medios responsables, que no atacamos por atacar ni vivimos del sensacionalismo. Tratamos de ser rigurosos, precisos. Por tanto, cuando publicamos una información que puede ser perjudicial para un político intentamos que esté bien documentada”. Pero no siempre es así.

El domingo 1 de febrero, la defensora del lector de El País explicaba que no se había aplicado la prudencia en una información publicada el 28 de enero sobre Juan Carlos Monedero, el número tres de Podemos. En la portada de El País aparecía que “Monedero falseó la mayor parte de su currículo académico”. El titular se justificaba porque unos profesores a los que Monedero citaba como referencia en su currículo no lo conocían. La información fue un error, como reconoce la defensora del lector ante el aluvión de críticas a la noticia.

“Para cuestionar el currículo del número tres de Podemos habría que haberse apoyado en algo más sólido que la memoria de un profesor de 75 años o los datos de una empleada del departamento de pagos de una universidad, dada la complejidad del entramado de relaciones docentes entre los centros. En estas circunstancias, llevar el tema a portada era muy arriesgado. La única forma de atenuar el error hubiera sido publicar adecuadamente la puntualización y la carta de la Universidad de Puebla. Lamentablemente, no se hizo”.

En los salones del lujoso hotel Santa Clara de Cartagena de Indias, Antonio Caño charlaba de forma distendida. Aparece en las fotos que realizó Daniel Mordzinski con aspecto relajado, rodeado de escritores y editores españoles y, en otras, acompañado por Martin Baron, director del Washington Post. No resulta extraño que Caño busque el futuro de su periódico en América Latina cuando las cifras de OJD muestran que El País vendió en 2014 (primer año en que Caño lo dirigió) una media de 153.570 ejemplares, casi 20.000 diarios menos que en 2013. El descenso de ventas ha sido nada menos que de un un 55% desde 2007.

El Hay Festival de 2015 en Cartagena de Indias ha tenido un gran éxito de público. La gente llenaba las salas de las conferencias pagando alrededor de ocho euros por escuchar en directo a conocidos escritores y editores. Esperando en la zona de “acreditados” para entrar al Teatro Adolfo Mejía de Cartagena de Indias, le pregunté a quien me precedía en la cola por qué había tanta expectación para ver una tertulia de periodistas, mientras los reventas ofrecían entradas para poder acceder al teatro. “Interviene Antonio Caballero, que es un periodista muy conocido y cuyas opiniones son de ultra izquierda”, me respondió un hombre que llevaba una acreditación donde se podía leer “Radio Caracol”.

El periodista Juan Carlos Iragorri, flamante premio de periodismo Rey de España en la categoría de televisión, fue el encargado de intentar que Antonio Caballero, columnista de la revista Semana, Martin Baron, director del Washington Post y Antonio Caño respondieran a la pregunta: “¿Puede escapar la prensa del poder político y de la presión económica? (Se puede ver el vídeo completo aquí. El País también lo ha publicado).

Antonio Caño, que utilizó circunloquios en todas las respuestas, acaparó la mayor parte de la hora que tenían asignada los tres contertulios (en parte porque el moderador le formuló más preguntas que a los demás). Bebió agua con frecuencia directamente de la botella (no había vasos) y en una ocasión sonó su teléfono y tecleó algo aprovechando que en ese momento no intervenía.

Iragorri se dirigió a Caño: “Ha habido algunas críticas porque El País ha dejado de ser ese periódico de centro izquierda de los años ochenta y de la época de la Transición porque apoya más a Rajoy. La pregunta es: ¿se volvió gobiernista El País?“.

Para responder, Caño necesitó 225 palabras. Hacia la mitad de su intervención, comenzó a contestar:

El País no apoya en lo más mínimo al Gobierno, ni a la oposición, ni apoya a nadie. Y las mejores personas para dar testimonio de esto serían los propios afectados que continuamente se están quejando de lo mal que los tratamos. Lo que hay en este momento en España es un estado de ánimo muy crispado en el que continuamente se buscan culpables a un lado y a otro. El debate general se ha polarizado mucho. Se han introducido muchos elementos demagógicos y es muy difícil, en cualquier ámbito, en el de un periódico o en el de la universidad, mantener la serenidad, la cabeza fría… Y es lo que tratamos de hacer, francamente…”

Después de responder a una pregunta sobre Podemos y tras intervenir sus compañeros de escenario, Caño interrumpió sin que le preguntaran para volver a hablar sobre si El País es gobiernista.

“Quizá estamos confundiendo gobiernista con ser parte del sistema. Los periódicos que estamos aquí representados somos parte del sistema, esto no se puede negar. Cuando una gente en España acusa al periódico El País de que es parte del sistema, es parte del sistema. Y la crisis del sistema le afecta también. En España, el sistema está en crisis y, por tanto, los medios de comunicación del sistema están en crisis también. Eso es distinto a ser gobiernista. Los periódicos influyentes, importantes, los medios de comunicación que tienen una posición central en una sociedad democrática tienden a ser prudentes, contenidos. Esto yo lo menciono como virtudes, no como defectos. Otros medios no son prudentes. Procuramos no equivocarnos y para no equivocarte es necesario ser prudente. Defendemos el sistema, el sistema democrático, el sistema que nos permite hacer uso de la libertad de expresión, el sistema que nos permite informar sin límites ni ningún tipo de cortapisa a nuestros lectores. Eso es lo que defendemos, indiscutiblemente. Y eso a veces puede sonar gobiernista, pero no lo es”.

Continuación: Antonio Caño dice que no puede detallar quiénes son los actuales propietarios de El País

John Naranjo: “Gracias a Caparrós se está descubriendo la crónica periodística”

John Naranjo

John Naranjo, la semana pasada en el Centro de Formación de la Cooperación Española de Cartagena de Indias. Foto: FGM

A veces como editorial independiente y en otras ocasiones como estudio de diseño, Rey+Naranjo publica en Bogotá libros muy bien editados y con un cuidado diseño. “Estamos convencidos de que la época actual es la más emocionante para estar vinculados al mundo editorial. Desde los tiempos de Gutenberg no se presenciaba tanta emoción vinculada al libro. Somos especialistas en concebir y producir contenidos de gran impacto cultural y, como editores, esperamos compartir nuestra pasión por los libros”, explican en la página de un sello editorial que se conoce por los apellidos de un matrimonio: Carolina Rey y John Naranjo.

Tras intervenir en Talento Editorial, un encuentro que se llevó a cabo en el marco del Hay Festival de Cartagena de Indias, Colombia, John Naranjo (Bogotá, 1973) continúa hablando con pasión sobre su editorial en el patio de la casa colonial que ocupa el Centro de Formación de la Cooperación Española, mientras su hijo corretea por los pasillos.

Rey+Naranjo ha logrado un interesante catálogo de libros ilustrados y cómics. Algunos, como Chico y Rita, de Trueba y Mariscal, y la novela gráfica Gabo: Memorias de una vida mágica se encuentran con facilidad en las librerías españolas. También han iniciado la colección Latitud que dedican a la crónica periodística, donde, por el momento, han publicado dos títulos.

Naranjo ha sido director de arte de las revistas Número, El Malpensante y del diario El Tiempo. “Desde que trabajé en El Malpensante me interesa mucho el periodismo literario porque abre nuevos mundos al lector”, dice mientras recuerda nombres de autores de “periodismo de largo aliento”, como Tom Wolfe, Jon Lee Anderson y Alma Guillermoprieto.

Balas por encargoEn España, a partir del mes de abril, se podrá comprar Balas por encargo, un libro que es una apuesta personal del editor (también se puede conseguir en ebook). “El autor, Juan Miguel Álvarez, siempre ha tenido una gran visión para la crónica. En El Malpensante publica textos de 6.000 a 8.000 palabras. Son investigaciones pensadas para revistas de periodismo narrativo, que no hay muchas, o para ser publicadas en un libro. “Balas por encargo” es una investigación, que realizó a lo largo de cinco años, sobre los sicarios. Intentaba encontrar la respuesta a por qué la vida no vale nada en Colombia, un país donde la gente se mata por 30 o 40 euros”.

John Naranjo reconoce que no hay muchos medios donde se puedan publicar reportajes de 6.000 palabras. “Es una apuesta a largo plazo. Editamos 4.000 ejemplares de “Balas por encargo”. Pero el común de las gente no sabe qué es la crónica. A mí me interesa mucho el género y me gustaría llegar a publicar un libro de crónica al año”.

Martín Caparrós, con su imprescindible investigación sobre el hambre en el mundo, genera esperanza en el editor colombiano. “ Después del éxito de El hambre en la feria de Frankfurt, gracias a Caparrós se está descubriendo el género de la crónica periodística en español”.