Europa inquieta Europa inquieta

Bienvenidos a lo que Kurt Tucholsky llamaba el manicomio multicolor.

Entradas etiquetadas como ‘1979’

Los temores de 1979 son los de hoy: las primeras elecciones europeas y la abstención

Las primeras elecciones al Parlamento Europeo se celebraron en el año 1979. Participaron 9 estados miembros (España no lo haría hasta las de 1989) y fueron –teniendo en cuenta lo que vendría en los sucesivos comicios– todo un éxito de participación: un (retrospectivamente) honroso 61.99% del electorado (en la última cita electoral, la de 2009, el porcentaje apenas llegó al 43%).

Este descenso continuado, cada 5 años, de la participación se ha explicado, por parte de los especialistas, con una suma de motivos: la ausencia de un espacio electoral uniforme (muy bien contado por Dídac Gutiérrez), el desconocimiento de funciones del PE (y su casi nula relevancia antes del Tratado de Lisboa), la incorporación de estados miembros con históricas  bajas cotas de participación en elecciones nacionales, etc.

(Mario Biani/PressEurope)

(Mario Biani/PressEurope)

Esta vez, en 2014, las elecciones serán diferentes. Las razones están, creo, suficientemente explicadas, pero dado el pobre conocimiento de la realidad diaria europea que refleja la terca estadística del Eurobarómetro, me da que de aquí al mes de mayo habrá que hacer un esfuerzo todavía mayor de pedagogía (aunque la razón última de la desafección, tiene raíces más profundas que la voluntaria ignorancia, pienso).

Todo lo anterior viene al caso porque he estado repasando la hemeroteca, la del El País, que es la mejor y es a la que tengo acceso, para echar un vistazo a cómo se contaron aquellas primeras elecciones del año 79, qué temas preocupaban y cómo se preparó a la opinión pública. No es un trabajo exhaustivo, aunque me gustaría que alguien, especializado y con más tiempo, hiciera algo así respecto a los primeros comicios en los que España participó.

El caso es que, repasando los titulares de entonces cuesta pensar que hayan pasado casi 35 años desde aquella primera llamada a las urnas. Artículo de fondo sobre el “poder teórico” del Parlamento y sobre la necesidad de “pupularizar” la entonces CEE como uno de los retos futuros y principales de los parlamentarios que salieran elegidos. Las informaciones, además, ora hablaban del “control de los hombres sin rostro”, ora alertaban de la abstención, que finalmente se dio, y que Carlos Mendo en su crónica calificaba entonces de “enorme”.

La apatía política, la crisis de la izquierda, el miedo a la baja participación, la perpetua ‘clave nacional’ son vicios que nacieron entonces, en aquellas primeras elecciones, y que no parece que hoy –pese a tantísimos cambios– hayan desaparecido del todo. En esencial, las preocupaciones y los temores son casi idénticos, con una salvedad: hoy el nivel de integración europea y de acción del PE es muy superior al de entonces, aunque por el contrario hoy, hay memoria de lo ya vivido, y si las cosas vienen mal dadas, las comparaciones podrían llegar a resultar odiosas.