Entradas etiquetadas como ‘terapia’

Los perros no hacen magia y los labradores y golden retrievers no son peluches

Un amigo me pasó este fin de semana emocionado una noticia que publicamos en 20minutos.es, una noticia preciosa que contaba la historia de una residencia de ancianos que había adoptado a una mastina en la protectora madrileña Perrigatos en apuros y cómo esa perra había cambiado la vida de muchos de los ancianos, motivándoles a pasear, incluso a hablar pese a que la enfermedad de Alzheimer estaba robándoles esa capacidad, ilusionándoles, ilusionando también a los trabajadores del centro. Una historia muy bonita, no lo niego, especialmente porque detrás hay una segunda oportunidad de una perra abandonada.
image
Es cierto que los animales pueden ser un apoyo fantástico, elevando nuestra autoestima, reduciendo el estrés, conectándonos al mundo, haciendo que nos relacionemos, que salgamos a la calle a andar, que nos sintamos útiles por tener que cuidarlos…

Lo primero que me vino a la mente de todas formas al ver la noticia de la mastina fue pensar “lo que hay que hacer es permitir que los ancianos vayan con sus propios perros y gatos y no tanto meter perros ajenos, que también está bien oye, pero peor es que te separen de tu compañero”.

Lo de que envejezcas hasta ser dependiente y en las residencias no te permitan ir con tu perro o tu gato es un drama habitual en este país. Mangoneamos a nuestros viejos como a niños de teta en demasiados aspectos, ese es uno de ellos. Miedo me da cómo llegaré a la vejez, por mucho que intente dejar todo atado.

Está genial que haya perros de terapia entrando en residencias, hospitales y colegios especiales, pero no podemos olvidar que los ancianos entran en las residencias dejando atrás a sus animales, que la gente se muere en el hospital sin poder despedirse de ellos o que los niños con discapacidad no pueden entrar en los coles con sus perros de asistencia.

Los medios recogemos como noticia todas esas iniciativas en las que perros de terapia acuden a ver a niños con cáncer, a las cárceles, a los juzgados… que está genial, claro que sí, pero al hacerlo contribuímos a reforzar también su reverso tenebroso, que crea nuevas problemáticas en el panorama de la protección animal.

Por un lado las empresas, autónomos o asociaciones que se dedican a la terapia con animales están creciendo como setas y con escaso control, adiestrando no siempre de la manera óptima, sin especialización en técnicas de terapia e incluso criando y vendiendo con un claro afán de lucro como prioridad.

Por otra parte les estamos haciendo un flaco favor a todos los perros en general y muy en especial a los golden retrievers y labradores, las razas que suelen emplearse en terapia y aparecer en esas noticias. La gente que tiene poca idea o experiencia con perros compra estas razas pensando que se educarán solos. No es así. La gente compra goldens y labradores creyendo que van a ser peluches, que harán magia con sus hijos con discapacidad o sus ancianos. Y la cosa es fácil que acabe mal.

Los animales no hacen magia, sean de la raza que sean. Hay que educarlos y supondrán retos, trabajo y gastos da igual su pedigree o su carácter. Y no todas las personas con discapacidad, enfermos o ancianos se benefician con su presencia por bien que se lleve a cabo la terapia.

Los goldens y los labradores que veis en las imágenes están en adopción en la asociación SOS Golden. Si entráis en su web veréis numerosos perros de estas razas y sus cruces que busca un hogar.

¿Perros de Raza? ¿Perros de refugio o perrera? ¿Perros de casa? Todos pueden ser perros de terapia

Tamara G. Cid, de Line Animal Trainig, me ha ofrecido un artículo para sacar en el blog sobre los perros de terapia. Se llama en concreto El perro de terapia, es bastante extenso, relativamente sesudo (ya os advierto que si no sabéis del tema muchos conceptos se os escaparán) y lo podéis encontrar tras el enlace si tenéis interés en leerlo.

Yo traigo aquí un fragmento que me ha interesado especialmente, sobre la procedencia de estos perros. ¿Perros de Raza? ¿Perros de refugio o perrera? ¿Perros de casa? Todos pueden ser a priori perros de terapia. Pero hay muchos factores a tener en cuenta. Es un poco como decían en la película Ratatouille: todos pueden cocinar, pero no todos pueden cocinar.

Pancho busca un hogar: refugibaixcamp@hotmail.com

Pancho tiene tres años y busca un hogar: refugibaixcamp@hotmail.com

Mientras que no hay limitación de razas o incluso cruces, sí se recomienda tomar en consideración lo señalado previamente así como otros aspectos propios de la morfología y apariencia del animal. Será más difícil introducir animales grandes, de colores oscuros, de hocicos chatos, sonidos fuertes, pecho y cuello anchos, dentadura muy visible, etc., en comparación con perros que ya están asociados de manera positiva como los cachorros de labrador (especialmente los amarillos), los perros delgados que despiertan más motivación a su cuidado (como los galgos), los divertidos y suaves collies, etc. Hagan terapia o no, somos partidarios de poder ofrecer, al menos de manera puntual, cualquier actividad afín a la necesidad de la raza o el ejemplar, como pueden ser actividades acuáticas y de cobro, pastoreo, actividades de estimulación olfativa, etc., siempre conociendo los posibles pros y contras de esta práctica sobre la actividad principal del perro de trabajo.

También existen razas o ejemplares con determinadas características que suelen ser más “cómodos” de entrenar tanto por su alto interés por refuerzos primarios como la comida, como por su facilidad para trabajar a través de refuerzos secundarios y que, además, tienen mayor disposición al contacto y al juego. Así como razas con mayor predisposición al cobro (una importante habilidad tanto en perros de terapia como de servicio).

Puede suceder que por falta de formación o deducciones a partir de determinada información se ponga de manifiesto que todo animal es apto para entrar en cualquier centro y “hacer terapia”, lo cual es bastante común y son muchas las entidades de este país que conocen casos de malas prácticas (ni mucho menos culpa de los perros, tanto de raza como sin raza).

En cuanto a los perros de perrera o refugio, puede ser una labor muy interesante, ya que muchos muestran un perfil apto para desempeñar labores propias del perro de terapia. Es cierto que en algunos casos no conoces su historia, pero puedes evaluar si se adapta a las necesidades de este trabajo sin el cuidadoso trabajo que supone preparar un animal desde pequeño. No obstante, el proceso de selección, socialización y entrenamiento de un ejemplar desde etapas tempranas, es un proceso más que recomendable para todos profesionales y futuros expertos.

Señalar que, pueden existir ejemplares que, de no ser adoptados de manera indefinida (o con quienes se siga un programa de seguimiento y trabajo adecuado) pueden no mostrar una adaptación adecuada a los cambios de rutinas; nos referimos a perros de refugio que pasan por diferentes manos o participan en talleres o intervenciones puntuales y luego vuelven a sus parques/perreras.

Tal vez, de no hacerse con cuidado, podríamos estar dando una falsa información generalizada donde se cree un espacio más propicio para el abandono ya que “estos animales cada vez tendrán más oportunidades” y esto no es, por desgracia y por el momento, cierto. Muchos de ellos no muestran un perfil idóneo ni tan siquiera tras evaluaciones y sesiones de entrenamiento, aunque sí sean ideales para convivencia en diferentes tipos de familias y espacios.
Si bien, elaborar un cuidadoso programa de selección de perros de ayuda social dentro de todos los ejemplares de refugios y perreras, puede ser una forma de colaboración excelente donde además de asegurar el bienestar del futuro compañero, se contribuye a la concienciación, tampoco esto debe considerarse un extremo y apoyar las típicas ofensivas a profesionales que para realizar un trabajo u otro, deciden adquirir perros de raza con una línea de trabajo muy selecta.

Por último, los perros de casa. Son numerosos los estudios que apuntan a los beneficios de compartir espacio y vida con una mascota, pero esto no significa que tengamos una clara herramienta terapéutica en casa, “terapéutica” en el sentido de contar con un programa de intervención, un seguimiento y una evaluación. Al igual que muchos podemos convivir con psicólogos, médicos, profesores y otros, en términos éticos no se recomienda ser tratados por alguien tan cercano o bien porque no solemos contar con todas las herramientas o espacios en casa para seguir el plan de intervención. Con un perro sucedería algo similar, a no ser que este perro estuviese preparado por un profesional, controlado por la familia y supervisado en varias ocasiones por un experto que ofrezca las herramientas a los tutores o familiares a cargo para poder trabajar con su animal de compañía, por ejemplo en programas de estimulación sensorial, como apoyo en determinadas intervenciones conductuales (como en niños con autismo) y afines. Otro caso es el perro de asistencia, el cual, además de todos los beneficios sociales, emocionales, físicos y psicológicos propios de la tenencia de un animal, su labor radica específicamente en la ayuda técnica ante determinadas necesidades del usuario (cobro de objetos, abrir y cerrar puertas y cajones, encender y apagar luces, avisar de sonidos, guiar en la calle y sortear obstáculos, alertar de hipoglucemias, etc.)

Los perros también ayudan a jóvenes con trastornos de la alimentación

Hace poco os hablaba de las muchas ventajas de tener un perro como compañía y de cómo cada vez más se utilizan como terapia para ancianos, discapacitados, gente que necesita integrarse en la sociedad…

Pues ahora me encuentro con una vertiente más en la que los perros nos ayudan: jóvenes con trastornos alimenticios, un mal cada vez más frecuente en nuestros tiempos modernos. Y no me ha extrañado lo más mínimo al leerlo.

Como os he contado en el pasado es sabido que tener un perro ayuda a aumentar la autoestima, a responsabilizarte de una vida ajena y por tanto a anclarte al día a día, te ayuda a socializar y a hacer ejercicio, te estructura la jornada y te aporta cariño incondicional.

Os dejo con el teletipo de EFE que habla de su aplicación precisamente a chavales con trastornos alimenticios. Y además usando perros de una protectora, la de Mataró en este caso. Algo que veo que cada vez es más frecuente y me alegra doblemente. Los beneficios de la compañía canina no requieren de cuidados pedigrees.

La Fundación Instituto de Trastornos Alimentarios (FITA) ha puesto en marcha, junto a la Sociedad Protectora de Animales de Mataró (SPAM), una prueba piloto en la que aprovechan la capacidad terapéutica de los perros para ayudar a jóvenes que padecen algún transtorno alimentario.

La iniciativa ha nacido después de que FITA haya aprovechado el proyecto social de la SPAM, “Vincles”, que utiliza las capacidades de los perros acogidos en sus refugios para ayudar a colectivos de personas o colectivos que presentan discapacidades o problemas de integración social, informan los promotores de la iniciativa.

Un día a la semana, técnicos en terapias asistidas de la SPAM se desplazan al centro que ITA tiene Cabrils (Barcelona) acompañados de cuatro perros y, durante una hora y media, los pacientes aprenden las técnicas de adiestramiento y realizan sesiones de entrenamiento con los perros.

Actualmente, una decena de jóvenes participan de este programa que consta de doce sesiones.

La responsable de proyectos sociales de FITA, Sílvia Navarro, ha destacado que esta actividad tiene beneficios tanto para los pacientes como para los propios animales, ya que la interacción entre ellos favorece la creación de unos vínculos y la mejora de algunas actitudes personales.

“Es una buena oportunidad de ayudar a los jóvenes a nivel terapéutico para fomentar la autoestima”, ha afirmado Navarro, quién ha manifestado que “los chicos y chicas trabajan en equipo, fomentan la empatía, mejoran las relaciones sociales…”.

Además, gracias al adiestramiento los perros pueden tener más opciones de ser adoptados por una familia al conseguir una conducta que facilita la convivencia en un hogar.

Según Navarrro, la previsión es que el programa finalice en abril. Además, al final del proyecto los jóvenes y los perros harán una exhibición donde demostrarán todo lo aprendido. Si tiene éxito, la iniciativa se volverá a repetir.

FITA es una entidad sin ánimo de lucro fundada en 2002 para la prevención, la formación, la investigación y la creación de nuevos recursos sociales para personas con Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA).

Esta entidad está vinculada ITA (Instituto de Trastornos Alimentarios), red asistencial creada en 1998 para dar una respuesta global a las necesidades de estos enfermos, no únicamente en el ámbito médico sino también psicosocial, con programas pioneros en España.

Este cachorro de tamaño pequeño se llama Sócrates y está en Almería esperando un hogar.

Contacto: estherpadua@hotmail.com

“Quererlos para quererme”: terapia con animales que fueron abandonados para ayudar a menores en situación de riesgo

Inauguro una nueva sección del blog dedicada a noticias con este teletipo de ayer de EFE. Una iniciativa que me parece preciosa.

La interacción con perros abandonados y adiestrados será utilizada como terapia asistida para trabajar, de momento, con ocho menores de la provincia de Alicante en situación de exclusión social, dentro de un proyecto pionero en España y puesto en marcha por la protectora de animales de Alcoy.

La Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Alcoy
ha presentado esta iniciativa, única en España hasta la fecha, y consistente en realizar una terapia asistida con animales dirigida a menores en situación de riesgo y/o exclusión social.

El proyecto ha sido titulado “Quererlos para quererme” y está coordinado por Natalia Pérez, miembro de la Consultora ‘Humanymal’, institución especializada en terapias con animales.

Pérez ha explicado que el objetivo de la iniciativa es “dar una respuesta integral a los menores con problemáticas familiares, problemas de salud mental, situaciones de maltrato o abandono, fracaso escolar o conductas ‘predelictivas’ y antisociales”.

La primera sesión del proyecto se desarrollará el próximo 9 de julio en el albergue canino municipal de Alcoy.

La coordinadora de la iniciativa ha señalado que, en esa primera jornada, participarán ocho menores de edades comprendidas entre los 11 y los 16 años procedentes del Centro de Recepción y Acogida de menores Lucentum de Alicante y del Llauradors de Elche.

Estos adolescentes interactuarán con otros tantos perros del albergue alcoyano, previamente adiestrados, y todos ellos estarán asistidos por terapeutas, psicólogos y técnicos en animación sociocultural.

“Quererlos para quererme” pretende impulsar los recursos personales de los jóvenes que participen en el programa ofreciéndoles un entorno favorecedor para la adquisición de conocimientos, hábitos, y entrenamiento en competencias sociales y emocionales, han resaltado fuentes de la protectora de Alcoy.

Además, el proyecto busca cambiar las actitudes de los menores implicados a través de una metodología “novedosa y pionera” en toda España, basada en la interacción con animales abandonados que, previamente, han sido adiestrados para trabajar con esos jóvenes y favorecer su inserción social.

El proyecto ha visto la luz tras nueve meses de trabajo, gracias a la colaboración de los voluntarios de la Sociedad Protectora de Animales de Alcoy y la entidad Adiestramiento Canino en Positivo (ACEA) y alumnos del instituto de enseñanza Secundaria ‘Pare Vitoria’ de Alcoy que han participado en las dinámicas de grupo.

Las sesiones se desarrollarán todos los sábados, a partir del próximo 9 de julio, hasta el próximo mes de septiembre, durante tres horas por jornada.

Los organizadores han expresado su intención de que la iniciativa llegue a consolidarse para que pueda beneficiar a otros colectivos.

Según Pérez, la intención del programa es que “los menores, una vez reinsertados, puedan también ayudar a otros colectivos como el de discapacitados“.

La coordinadora ha indicado que varios centros de educación especial de Alcoy, como el colegio Tomás Llácer y la residencia comarcal de menores El Teix, “ya se han interesado en el proyecto”.

Arriba algunos de los animales que esperan una segunda oportunidad en la
La Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Alcoy
. Tras la imagen hay más información.

Si necesitas terapeuta felino o quieres aprender más sobre los gatos

Conozco a Laura desde hace unos diez años, que se dice pronto. Con su ayuda elegí a Troya. Y aunque nos hemos tratado menos de lo que me hubiera gustado, es de esas personas con las que hay una afinidad, una conexión inmediata.

Si tenéis algún problema con vuestro gato, os aseguro que es una persona completamente de confianza a la que podéis acudir.

Imparte además cursos pensados para particulares amantes de los gatos, profesionales, voluntarios y trabajadores de Centros de Protección Animal para saber entenderlos mejor, cuidarlos y actuar en cualquier situación, prevenir enfermedades y problemas de comportamiento. También para trabajar con ellos y saber gestionar un Centro de Adopción de gatos y el control de colonias felinas.

La podéis encontrar en la web Terapiafelina.com y en laura@terapiafelina.com

La gran mayoría de abandonos de gatos provienen de problemas de conducta que sus dueños no saben (y no quieren) corregir. Y la gran mayoría de estos problemas de conducta tienen solución.

He trabajado como voluntaria activa en protección animal en la asociación ANAA desde principios del año 2000 hasta 2010, realizando tanto tareas de limpieza de los animales, como de terapias a animales con problemas, adopciones y asesoramiento sobre la tenencia de animales domésticos, hasta gestión del Centro de Adopción y como responsable y coordinadora de gatos.

Tras trabajar durante más de 12 años como diseñadora web, decidí cambiar mi vida y dedicar todo mi tiempo y ganas a seguir ayudando a los animales, aparte de en ANAA, de forma personal, aprovechando la experiencia y conocimientos que he ido adquiriendo, y poniéndolos en práctica para evitar futuros abandonos. En todos estos años he vivido y conocido todo tipo de excusas para abandonar un animal a su suerte, ninguna de ellas razonable y la mayoría de ellas solucionables.

Los gatos son animales maravillosos y extraordinarios, y a veces les cuesta vivir en el entorno doméstico, también padecen estréss, y entristecen, y todo problema de comportamiento tiene una causa. Mi trabajo consiste en la corrección y prevención de conductas inapropiadas de gatos, siempre y cuando tú, como propietario y compañero del gato, estés dispuesto a ayudarme. La corrección de conducta empieza por tí, y yo te ayudaré.

Así, el mayor objetivo de mi vida es ayudar a los animales y a las personas que viven con ellos, y en concreto evitar abandonos y sacrificios injustos. Si tienes un problema con tu gato y quieres solucionarlo, ponte en contacto conmigo, pero necesito que tengas ganas de trabajar y solucionarlo de verdad.