BLOGS
Madre Reciente Madre Reciente

Vivir es cabalgar un dragón y disfrutar del viaje

Sí, los chavales españoles beben demasiado alcohol y los adultos les damos un ejemplo de mierda

GTRES

Leo que la ministra de Sanidad plantea poner sanciones económicas a las familias que no vayan al curso de sensibilización con sus hijos si son pillados bebiendo alcohol. Algo que viene de la oleada de noticias relacionadas con comas etílicos de chavalines a los que casi ni siquiera se les puede llamar aún adolescentes.

La semana pasada, justo antes de que arrancasen las navidades la Fundación de Ayuda a la Drogadicción (FAD) lanzó una campaña de sensibilización social en la que daba datos como que más de 480.000 menores se han emborrachado el último mes y que 37.000 menores, de 14 a 18 años, beben alcohol a diario.

No sé a vosotros, pero a mí me parece terrorífico. Pero lo veía y me preguntaba. ¿Y de cuántos adultos se puede decir lo mismo? ¿Cuántos se han emborrachado al menos una vez el último mes? ¿Cuántos beben alcohol a diario? Porque también es algo terrorífico y además estamos dando un ejemplo de mierda a nuestros niños.

Lo veo constantemente a mi alrededor y desde hace años. Mientras son muy pequeños lo de beber con moderación no es algo de lo que hablemos con ellos. No nos sentamos con un niño de siete o diez años y le damos una charla sobre los peligros del alcohol. En cambio nos ven con frecuencia desde muy pequeños sentados en sobremesas interminables tomando primero vino, luego brindando, después con el pacharán o el cubata. Saliendo a tomar unas cervezas o unos vinos a mediodía o media tarde mientras ellos corretean alrededor. Protagonizando alguna ‘escapada’ sin niños en la que pimplar sin freno o recordando entre risas proezas efectuadas bajo los efectos del alcohol, por lo que les estamos transmitiendo que debe ser divertidísimo y aceptado en cuanto eres (o te sientes) adulto. Y si no lo hacemos nosotros, lo hacen otros adultos de referencia: tíos, abuelos, amigos de la familia…

Y puede parecer que esos niños están a lo suyo, que no escuchan, que no se enteran, pero yo estoy convencida de que sí, de que les cala.

Luego crecen, se plantan en la adolescencia y quieren ser mayores, independientes. El consumo de alcohol viene asociado. Y ahí tal vez les soltemos alguna charla o les pidamos que sean responsables o les exijamos que no beban o examinemos su aliento.

Ya es tarde.

No, en este país hay una cultura de tolerancia muy elevada al alcohol que no sirve precisamente para dar ejemplo. Y precisamente a los chavales como mejor se les educa es dándolo. Eso sí que sirve.

Y luego está la presión ambiental a los no bebedores a cualquier edad.

Yo apenas bebo alcohol. Probé la cerveza y el vino y no me gustaron y nunca he insistido con aquello que la primera vez no me convenció. Tal vez eso me libró también de fumar. Medio vaso de un vino blanco me dura una comida entera. En un verano pueden caer media docena de claras con limón. No más. La sidra natural sí me gusta comiendo, tradición familiar asturiana, pero tres o cuatro culines son bastantes. La ginebra y la tónica me parecen repugnantes y alguna vez he tomado ron con cola, pero una copa como mucho porque me gusta mantener la cabeza clara. Solo un par de veces en mi vida he sentido que el alcohol tomaba las riendas y no quiero repetir la experiencia. Si conduzco no bebo absolutamente nada.

Y he tenido que verme observada como un bicho raro por ser así.

Los mismos que se llevan las manos a la cabeza con los comas etílicos de niños de doce años me miran extrañados cuando paso una noche de fiesta solo con una coca cola o cuento que nunca he estado borracha. En muchas ocasiones en las que asoma la bebida me he visto animada hasta el cansancio extremo a beber por todo tipo de personas y en todo tipo de ambientes, he tenido que mojarme los labios con muchos tipos de licores para que me dejaran en paz, he tenido que explicar que no juzgo que ellos beban, que hagan lo que les dé la gana pero que me dejen tranquila, he tenido que vaciar mi copa de agua y llenarla con un vino que se ha ido por el fregadero porque “brindar con agua da mala suerte”, he tenido que oír en tono de broma que soy un muermo, que no sé lo que es bueno, que no sé divertirme, que no sé apreciar lo bueno, que no se puede ser tan sano.

Con frecuencia todo eso ha pasado con niños delante, con mis niños y con sus niños.

Por suerte tengo cuarenta años y paso. No me van a empujar a beber por mucho que insistan, por mucho que el alcohol me rodee. Fue una suerte aún mayor que cuando lo oyera con dieciséis años también me resbalara.

Mi padre es igual que yo. Bebe muy poco. Yo jamás le he visto borracho, ni siquiera algo contento. Y me cuenta que nota que los médicos no le creen cuando dice que no bebe porque un hombre de su edad es raro que esquive el alcohol.

Tal vez el que yo no lo haga ahora también tenga algo que ver. Tal vez no. Pero tengo claro cómo quiero que me vean mis hijos.

32 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Poochie

    La gente es una grandísima hipócrita. Cuando ocurren casos de comas etílicos en adolescentes se llevan las manos a la cabeza, y con el grupo de amigos alardean de las borracheras que se pillan los fines de semana. Yo no bebo nada, me repugna el alcohol, y sinceramente, no quiero que ninguna sustancia me prive de mis plenas facultades hasta el punto de poner en peligro mi seguridad y la de los que me rodean.

    Pero la venta de alcohol mueve dinero, y su consume está tan arraigado en la sociedad que si no bebes como un cosaco eres un bicho raro y un inadaptado.

    Que le den al puto alcohol.

    29 diciembre 2016 | 08:24

  2. Dice ser Parranda

    A mí me salen los demonios cuando alguien en plan “gracioso” le ofrece de su copa de vino a una criatura de 2, 3, 4 años…. y me miran sorprendidos. Luego esa criatura llega a la adolescencia y se echan las manos a la cabeza… no señores, no. Se educa dando ejemplo. De nada vale el manido dicho de: No hagas lo que yo hago si no lo que yo digo…. porque harán lo mismo que usted hace, pero a escondidas.

    Pero está socialmente tan arraigado que costará un triunfo. Miren el tiempo que llevamos de concienciación contra el otro hábito social, el tabaco, y el camino que aún queda…

    29 diciembre 2016 | 08:42

  3. Dice ser biba er bino

    Pero estás muy frustrada, no hay más que ver todo lo que has escrito con conclusiones llevadas al extremo.
    También los chavales hacen más sexo y no nos ven a nosotros dale que te pego todo el día.
    Lo que hay que hacer es lo que ya se hace: prohibir la venta a menores, prohibir la entrada a menores en pubs y discotecas, y más policía en los botellones. Y lo que faltaba por hacer es ir a por los padres que le compran una botella de whisky a su hijo para que se divierta con sus amigos. Esto es verídico, y por culpa de esos padres los hijos de los demás también beben. Lo de que te ven en casa beber es una chorrada, yo pasé media vida viendo fumar a mis padres en casa y respirando su humo y aborrezco el tabaco, nunca he fumado. Y mi hija lo pasa mal cada vez que me ve piripi, y lo que siente es rechazo hacia eso (y procuro que no me vea). No saques conclusiones a X años vista, relájate…

    29 diciembre 2016 | 08:58

  4. Dice ser Carlos

    Lo que me faltaba ver a mí en mi vida es a alguien comparando las hormonas del ciclo natural de la adolescencia con beber alcohol.

    Luego, por supuesto, la solución no es el ejemplo y la enseñanza. Sino la prohibición

    Un comentario firmado por alguien que reconoce emborracharse delante de sus hijos. Cágate lorito.

    Cuñadismo…

    29 diciembre 2016 | 09:14

  5. Dice ser Ana

    No me gustan los extremos. Que escribas desde una postura tan radical hace que pierdas credibilidad. ¿Para que nuestros hijos no consuman tenemos que ser abstemios?. Entiendo que el alcohol debe beberse con moderación, como si de una comida se tratase. Nadie se come 7 roscones de Reyes aunque estén buenos. Pues lo mismo con el alcohol. Este mensaje racional debe ser el que reciban nuestros niños. Tal vez aprecien el buen vino, o les guste tomarse dos cervezas, o incluso una copa de tanto en tanto…Y no pasa nada. Es decir, la comida y la bebida ha de tomarse de manera moderada porque es lo más sano para nuestros cuerpos. Nadie es tan tonto como para hartarse de comer potaje hasta vomitar o perder el sentido, nadie debe ser tan imbécil como para beber y ponerse enfermo. Ese debe ser el mensaje.

    29 diciembre 2016 | 09:35

  6. Dice ser El Castigador

    De toda la vida es sabido que el joven adolescente hace cosas de adulto para ser “como los demás”, en mis tiempos de chaval se fumaban porros con 13 años… no era alcohol, pero joder, eran porros!

    Cierto es que el tema del alcohol ha cruzado la barrera, pero a mi modo de ver tiene mucho que ver con los hábitos más que con adicciones o lo que vean de los padres. Las posibilidades de ocio de alguien de 13 a 18 años son muy reducidas, al final todo se centra en “salir” y eso lleva a beber. Por otra parte lo de que un chaval de 13 años tenga acceso a una botella de ron tan alegremente me parece de juzgado de guardia, eso si que tendría que estar penado.

    29 diciembre 2016 | 09:40

  7. De acuerdo contigo… nuestro ejemplo es la clave para prevenir el consumo irresponsable y escribí al respecto hace unos cinco años; es un tema que me preocupa http://www.mamatambiensabe.com/2011/09/que-nunca-es-tarde-para-que-no-lo-hagan.html

    Yo sí bebí en mi adolescencia, yo sí tuve malos referentes y precisamente por eso mismo es que ya no bebo. Si una cerveza o una copa de vino con la comida, pero ya no me apetece para nada un cóctel o un trago fuerte; y las razones son dos: no quiero nada que me haga perder el control de mis actos y no quiero dar mal ejemplo a mis hijos.

    También me señalan de aburrida, fíjate una colombiana que no bebe… si acá el tema es delicado, por mi tierra natal ya ni te cuento.

    Un abrazo y feliz año nuevo

    29 diciembre 2016 | 09:41

  8. Dice ser Cris

    Totalmente de acuerdo con este artículo. Yo tengo 25 años y nunca bebo nada. La verdad es que me cansa que siempre me tomen como un bicho raro por no querer beber nunca (incluso tengo que soportar burlas), pero de lo que no se dan cuenta es que los bichos raros son ellos consumiendo todos los sábados o poniendo como escusa que es Navidad y que es normal emborracharse. La sociedad debería darse cuenta que están educando a los jóvenes en el consumo “normalizado” de alcohol. Sinceramente me cuesta mucho encontrar personas como yo y leer este artículo me ha alegrado mucho. Un saludo.

    29 diciembre 2016 | 09:53

  9. Dice ser Esther

    Estoy totalmente de acuerdo contigo con cada párrafo que has escrito. No sé de qué nos extrañamos, cuando salen esos críos, porque son críos, en la televisión, que con 14 años se han emborrachado hasta el coma (y alguno me suena que hasta la muerte). Si en este país la “cultura de beber” es lo más arraigado que hay. Yo no bebo alcohol porque no me gusta, y la gente que me conoce sabe que no lo hago y no dicen nada (que no deberían decirlo porque es una decisión libre), pero cuando salía por la noche la gente que no me conocía y veían que aguantaba sólo con coca colas me miraban como a un bicho raro, y era algo que me molestaba profundamente. Mi marido ha dejado de hablarse con “amigos” porque con treinta y tantos años hacían “quedadas” para ponerse chuzos perdidos y a él eso ya no le llama la atención, y estoy hablando de padres de familia, que su vía de escape es quedar y beber hasta no poder más como cuando tenían 20 años….que ellos quieren hacerlo? perfecto, pero es que al que no quiere seguirles el rollo le hacen la cruz directamente… y luego nos echamos las manos a la cabeza cuando unos niños beben alcohol? por qué? si es lo que estamos fomentando!!! hay mucha hipocresía en este país creo yo.

    29 diciembre 2016 | 09:55

  10. Dice ser Angel

    Totalmente de acuerdo con este post, he vivido exactamente la misma experiencia.

    Creo que la presión que recibimos de la gente en realidad viene porque la mayoría sabe que beber en muchas ocasiones es una forma de desinhinibirse de una vida que no les satisface, y no quieren ver a su lado una persona que no esta en el mismo punto, una persona a la que sí le satisface su vida o que tiene la capacidad de encarar los problemas en lugar de mirar hacia otro lado, porque eso destapa su actitud y su gran problema desde lo más profundo.

    Esa actitud es algo que se ve en muchos ámbitos de la vida y esa actitud esta detrás de los grandes problemas que tenemos como sociedad.

    Vale más un post así que todas las noticias desinformativas de los medios.

    Muchas gracias, espero que sigas escribiendo tan claro, es lo que todos necesitamos.

    29 diciembre 2016 | 10:13

  11. Dice ser Dfen

    Cada persona es un mundo no todos beben ni dan mal ejemplo a sus hijos el que tú seas un vándalo inculto no quiere decir que los demás lo sean, ya vale de hipocresia.

    29 diciembre 2016 | 10:16

  12. Dice ser Pilar Fonseca

    Pues que quieres que te diga amiga, voy a ir un poco en plan políticamente incorrecto pero creo que cargar las tintas sobre los padres es tremendamente injusto aunque vistos los casos (que quiero creer son extremos) que planteas pues sí, es preocupante (casi tanto como algunos de los comentarios que te han dejado antes que yo.. en fin..)
    A primeros de Noviembre publicaba esto: http://www.mamasfulltime.com/2016/11/muerte-ninia-alcohol-calle.html sobre el caso de la niña (con 12 años es una niña) que moría de coma etílico en Madrid.
    Es preocupante, mucho y si el ejemplo paterno y materno es el de la borrachera delante de los niños pues poco más podemos añadir pero me niego a creer que eso es la norma.
    Yo sí disfruto de un buen vino en la comida y me tomo una copa de cava en Navidad, me gusta la sidra natural como a tí y el GT creo que es uno de los combinados más interesantes que se han inventado. A todo eso le añado: moderación.
    Creo que me he emborrachado una vez en mi vida, de emborracharme de verdad, de vomitar hasta la primera papilla.. y ni una más.
    Es cierto que la presión social es muy fuerte: démosles herramientas para que se planten frente a ella.
    Es cierto que la cultura española se organiza muchas veces en torno a la mesa (comer y por supuesto beber): enseñémosles a que sepan decir no, hasta aquí (cuando hayan cumplido una edad).
    No soy amiga de prohibiciones y creo que el mejor ejemplo es siempre la educación.
    Jamás me han visto pasarme las horas con el “Call of Duty” pero ellos no sabes cómo le dan al mando.. pues esto lo mismo, pero al revés.
    Bss!!

    29 diciembre 2016 | 10:42

  13. Dice ser marian

    Totalmente de acuerdo con el comentario 6 y en mayúsculas: LOS CHAVALES DE TRECE A DIECIOCHO O MÁS AÑOS NO TIENEN DÓNDE ESTAR MAS QUE EN LA CALLE.
    Y francamente en un Burgos en pleno invierno….
    No estoy de acuerdo con el tema “ejemplo”, yo como ciertos alimentos ( me ha visto toda la vida) y mi hijo de 13 ni les ha probado ni quiere probarlos. Mi marido y yo podemos vestir de una forma y mi hijo totalmente la contraria… no, los ejemplos sirven para muy poco, más bien son las opciones y la forma de ser de cada chaval e incluso a veces la pura genética de padres alcohólicos hijos alcohólicos.
    Con mis 15 años íbamos a discotecas (esas que desaparecieron del centro porque molestaban a los vecinos y tal vez no daban dinero suficiente), echábamos allí las tardes con un San Francisco para tres y sí también tomábamos un manchado o un corto pero nunca hicimos botellón ni pasamos horas en la calle.
    Faltan lugares de ocio para ellos, hacer cumplir la ley a los establecimientos así como perseguir las concentraciones para hacer botellón

    29 diciembre 2016 | 11:13

  14. Dice ser Cake

    Totalmente de acuerdo con el artículo.
    Creo que es hora de usar la AUTOCRÍTICA y plantearse que quizás, sólo quizás, nuestros hábitos no son “normales” o “aceptables” por el simple hecho de ser nuestros.

    29 diciembre 2016 | 11:44

  15. Dice ser Pepon

    Pues es curioso, yo no bebí alcohol hasta que no cumplí los 18, pese a ver a mis padres y familiares adultos beber alcohol. Quizás sería porque nuestros padres nos prohibieron a todos los hermanos beber alcohol hasta ser mayores de edad. Quizás y sólo quizás el problema es la educación que se les da a los críos, donde se les permite todo y donde los padres culpan siempre a otros de los problemas que provocan ellos con cierta inmadurez que transmiten a sus hijos.

    29 diciembre 2016 | 11:44

  16. Dice ser Emilio Molina

    Con 35 años y sin haberme emborrachado nunca, solo puedo suscribir palabra por palabra el artículo. Y no es que no pruebe el alcohol porque no me guste, ya que hay bastantes bebidas alcohólicas que son de mi agrado. No las bebo porque son una droga (por más socialmente admitida que esté) y, encima, cancerígena por mucha «moderación» que se pretenda. Una «moderación» que es más bien el mono hablando que una situación real; pide a alguien «normal» que no coma roscones de reyes durante un año. Prueba a pedirle que no pruebe el alcohol. Se le llevarán los demonios.

    Desde luego que solo una persona, solo unos padres, probablemente no supongan una diferencia en tanto que a cierta edad los referentes son otros. Muchos padres sí podrían suponer una diferencia. Pero me temo que eso, la renuncia al chute «con moderación» y sin ella tan profundamente enquistado en nuestra sociedad, no lo voy a ver en lo que me queda de vida.

    29 diciembre 2016 | 11:59

  17. Dice ser mari mar

    Suscribo toda y cada una de la plabras de este artículo.

    29 diciembre 2016 | 12:32

  18. Dice ser marian

    Habrá muchos adultos que no prueben ni aprueben el alcohol pero tal vez unos ansiolíticos de vez en cuando…somníferos tal vez…relajantes musculares….. yoga…. psicoanálisis… pues el alcohol con moderación es lo que da al ser humano, cierto estado de relajación, terapia antiestress, levantamiento de ánimo, vamos, tal como vivimos ni tan mal.
    La inconsciencia de los chavales es un problema de inmadurez y falta de educación sin mas.
    A muchos de bien pequeños nos daban Quina como reconstituyente, o pan con vino y no hemos entrado en coma etílico ni hemos protagonizado botellones, entendiendo por botellón beber el máximo alcohol posible en un mínimo de tiempo hasta vomitar o caerte redondo…

    29 diciembre 2016 | 12:40

  19. Dice ser Las administraciones y politicos algo tendran que ver

    Mi padre era alcohólico, mi madre lo echo de casa.

    Yo me comí toda la frustración de mi madre hacia mi padre desde los 3 a los 7 años fue horrible, especialmente cuando echo a mi padre porque estaba todo el día en el bar.

    Aun así yo pensaba, si no ha echo nada, si mi padre es bueno , porque mi madre sufre tanto llora tanto, porque esta tan desesperada si no ha pasado nada malo, pero ella me grita, me insulta, carga su rabia conmigo que no entiendo nada, yo sufro sin saber porque porque mi madre sufre mucho y no para de preguntarse por què .

    Con 10 años robaba en los centros comerciales. Iba solo, sin decírselo a nadie y robaba pendientes que regalaba a las chicas de clase. Robaba chocolatinas que regalaba en el metro a los pasajeros. Fue una iniciativa como resultado de ver continuamente el sufrimiento de mi madre. Ella nos tenia que mantener y continuamente nos decía que eramos pobres que no podíamos tener lo que quisiéramos,etc,etc y recogíamos mobiliario de la calle, o trabajábamos en buscarla trabajo.Siempre en casa todo lo que teníamos era de la calle o regalado por otras personas, siempre usado todo. Esto duro hasta los 14 mas o menos.
    No copie de nadie , simplemente fue un camino que escogí como niño como única solución a ese horrible mundo de sufrimiento y dolor que me presentaba mi madre.
    Poquito después descubrí que me daban dinero por recoger litronas entre las jeringuillas de los toxicómanos, también recogía papel y lo entregaba en la chatarrería para sacar unas pesetas.

    Eso fueron años en los que me comí la ira de una mujer hacia un hombre. Yo no lo entendí, hasta que me hice mayor y después de librarme muchísimas veces de la muerte, intentos de suicidios , locuras , cárcel, comas etílicos,etc y por supuesto de repetir los mismos comportamientos con mis parejas que copie de lo que vi de pequeño.

    La primera vez que probé el alcohol de forma autónoma fue con 13 años, ( ya de niño y por hacer la gracia la familia nos daba a probar a veces o bebíamos de porrón)en una excursión de colegio, de forma individual sin decírselo a nadie. Me entro la curiosidad por probar bien el alcohol, en la excursión a Toledo aproveche para ir a un frutos secos y comprar una lata de cerveza que me bebí sin que nadie se enterara.

    No me gusto nada y fue una experiencia desagradable ver como todos mis sentidos se alteraban de forma negativa. Era una sensación asquerosa que duro horas y me mantuvo inmobil y vulnerable.. Pero nadie impidió que me vendieran esa lata, antes era muy común que los hijos compraran las bebidas de los padres, los profesores ,etc entonces a los niños no se les decía nada cuando iban a comprar alcohol.

    A pesar de haber tenido una infancia loca a nivel psicológico, no me pegaban pero las humillaciones , ver a mi madre muchas veces literalmente comportarse como un niño haciéndome burla siendo ella adulta y yo niño hasta que la decía: tu eres la madre no el niño, el niño soy yo y tu eres la mayor que tiene que cuidar del niño. Eso se lo decía a mi madre con 5 años. Cuando le venia la regla se excusaba en eso si me echaba sal en la leche, o si me hacia comida hasta que me empachaba , si gritaba si se burlaba ( aunque eso era siempre)etc, es la regla….). Incluso la llegue a decir en un momento que cuando me hiciera mayor iba a coger cuchillos y la iba a matar, debido a la grandísima frustración y sufrimiento que sentía, me veía continuamente humillado, insultado y vejado por quien se suponía que era la persona que cuidaba de mi, mi madre, y no tenia un padre para al menos protegerme si mi madre se pasaba, ni donde esconderme de su ira.

    Aun así veía el tema de las drogas lejano, no echo para mi, hasta los 15 años que empecé a beber alcohol de manera esporádica poco a poco hasta casi a diario.

    El alcoholismo junto a los problemas de la separación de mis padres mas una educación a través de las pantallas basadas en el amor posesivo hicieron que yo fuera una de esas personas maltratadoras.

    Fue horrible, ya no el dolor físico, que no era nada absolutamente el físico no duele al lado de los problemas de cabeza, puedes matarte amputare destrozarte sin sentir dolor solo cegado por la ira.

    “Por suerte” el maltrato era “auto maltrato” pero todo lo demás es exactamente lo mismo que un maltratador, celos, ideas, comportamientos locos etc… Aunque el daño físico me lo producía con auto lesiones.

    Con alcoholismo, antecedentes familiares negativos y mi primera novia que me quería para lo que me quería…. y con las ideas de amor posesivo que yo tenia sumado a que ella se acostaba con casi todo el que se cruzaba delante mía pero me lo negaba. intente suicidarme varias veces, vías de tren, desde una azotea, ingiriendo productos tóxicos, medicamentos, drogas, alcohol hasta entrar en comas.

    En la adolescencia para mi era habitual acabar en el hospital casi todos los fines de semana.

    Mis problemas familiares se agravaron por el echo de:

    – EL ALCOHOL : Era mas fácil adquirir alcohol 300-400 pts una copa que agua 500 pesetas una botella pequeña. Era mas fácil ir a discotecas que a polideportivos. mas fácil y barato beber alcohol que agua. El estado fomentaba mas el ocio que el deporte. Mas el consumo de alcohol que la vida sana. Yo caí completamente al final, todo el mundo de mi edad bebía y salia, yo era el único bicho raro que iba a los sitios sin beber pero acabe cayendo, todo el mundo me miraba raro y no conociera a ninguno de mis amigos que no bebiera. El alcohol es la droga que siendo neurotóxica y alterando las funciones cerebrales hace que no tengas compasión por ti o tu cuerpo a la hora de meterte otros tóxicos y no como dicen que fumas un porro y acabas pinchándote, en mi caso el alcohol fue la primera droga y al ser la primera las demás entran mas fáciles y mas si estas borracho y te da igual todo.

    – LA EDUCACIÓN: No es la que se da en el colegio, eso es una trampa y mentira para mantenernos completamente inútiles. El aprendizaje lo copiamos del comportamiento que vemos en los demás, incluido eso que llaman “ficción”. La ficción no es mas que simuladores de realidad. Esa es la verdadera educación que de forma inconsciente entra directa de lleno a nuestro libro de aprendizaje sin que nos enteremos.Lo que educa de verdad es lo que llaman entretenimiento o las relaciones sociales. Si es verdad que luego las naves y la tecnología que creamos es gracias a esa educación racional del colegio/universidad, pero el uso que le demos es justo la educación inconsciente del entretenimiento la que elegirá el destino de esa tecnología creada con educación racional y consciente de colegio/universidad.

    – NINGUNA AYUDA: Desde niño sintiéndome incomprendido absoluto. Psicólogos, ninguno ni siquiera mostraba ni el mas mínimo interés en interesarse por mi, solo decían , es normal, tranquilo etc, no querían siquiera que les contara y cuando contaba algo como que no era nada, cuando para mi era todo y me costaba hablar. Hoy en día parece que si hacen mas caso si eres menor. Simplemente tenían que disimular que me escuchaban, que me comprendían y darme soluciones, no decir que lo mio no era nada viendo que para mi era un cuchillo clavado todos los días.

    Yo llevo sin beber unos 15 años. Es de las mejores cosas que hice en mi vida. Eso me destrozaba. El alcohol es un neurotóxico. No se como eso esta permitido y la marihuana que es lo contrario a neurotóxico, es decir la marihuana produce neurogenesis, aparte provoca la muerte de células cancerosas y restablece el cuerpo a la normalidad y está satanizada. Aún así el alcohol en si no es el problema, es como nos comportemos ante el, y ahí tiene que ver la educación donde los mismos productores de alcohol y gobiernos si tienen que ver. El alcohol en si no es el problema son todos los que lo venden por todos lados y luego te echan la culpa a ti de emborracharte.

    Eso lo hace con todo:

    Venden tabaco para luego decirte que no fumes que es malo.

    Venden coches contaminantes para decirte luego que tu coche contamina y poderte robar de forma legal con impuestos y decir que por tu culpa cambia el clima , cuando ellos permitieron a los fabricantes introducir esas maquinas mortales y luego venderlas y distribuirlas masivamente

    Te llenan la comida de cancerígenos y eliminan las vitaminas para decirte luego que lleves una vida sana que si mueres es porque no te cuidas.

    Venden armas de destrucción masiva que matan millones de personas en el mundo cada año para luego venir con premio nobel de la paz por ser un genocida y decir que lucha contra las armas de destrucción masiva.

    Todo es la manzana del diablo, te ponen la manzana porque saben que el ser humano la comerá y te ponen la letra pequeña de que si la comes porque te estas muriendo de hambre pasarás a ser sometido de por vida.

    El alcohol en si no es el problema, es de los intereses comerciales que siempre van por encima del derecho de las personas y esto es en parte para esconder que en realidad es para el control de las mismas.

    Yo ya bebí por 7 vidas , y me salve de la muerte decenas de veces, pero uno de cuantos, cuantos han muerto por el camino sin poder expresar el dolor que sufrieron porque nadie les comprendía y fueron programados para ello? .

    Para los que no comprendan las infidelidades de sus queridas parejas:

    Nadie es dueño de nadie por mucho que nos lo hagan creer en hollywood y en las sociedades occidentales.

    Las personas somos libres y tenemos el derecho cada uno de nosotros a escoger libremente lo que queremos,

    Si es verdad que el engaño es algo horrible cuando dos personas llegan claramente a un acuerdo, pero hay que entender que hay personas que son así , o bien tienen miedo de reconocernos lo que son por como actuemos, o bien les da mas morbo que la situación sea así ,etc. en cualquier caso debemos de estar siempre preparados para eso y sobretodo querernos a nosotros, no querernos si nos quiere otra persona, porque entonces es dependencia y es lo peor para una persona.

    Tenemos derecho a experimentar y la sociedad continuamente asocia el tener pareja a someter a la pareja. Cuando se quiere a una persona se la quiere en todas circunstancias no de forma interesada.

    Si quieres a alguien de verdad si tu amor es de verdad siempre desearías lo mejor por esa persona a la que quieres, aunque te pusiera los cuernos aunque hiciera lo que fuera si es feliz así tenemos que aceptarlo, no aceptar eso es no aceptar que nosotros podamos volar felices también.

    Vivimos en un mundo de miles de millones de personas, porque siempre encadenarnos con una sola persona ? . en 7 mil millones de combinaciones lo que “tuvimos” lo podemos volver a “tener” todas las veces que queramos aunque no seamos consciente de ello.

    Pero sobretodo amarse uno porque sino se comienza por eso no se puede continuar amando a nadie.

    Y para amarse a uno tenemos que entender como funciona este mundo: todo lo que en un momento nos puede curar en otro momento nos mata, la vida y la muerte es parte de lo mismo no hay uno sin otro. Hemos venido a aprender con el sufrimiento para ser mejores no para vivir en el control del odio.
    Cuando no entiendas las cosas, piensa que el mundo esta de verdad echo para que no las entiendas y que te creas el culpable, solo busca con amor y encontraras el camino. El odio te mantendrá justo en el camino de los que inventaron el sufrimiento continuo de los humanos para controlarlos.

    Simplemente repeele el odio inventando que continuamente se transmite todos los días de distintas formas a los pensamientos de los humanos y acepta y comparte el amor.

    El odio es precisamente transmitido para que el amor no nos una y eso lo hacen los gobiernos parra no desaparecer como controladores de los humanos.

    El camino natural del ser humano es la libertad y amor.

    El amor da amor, el odio da odio.

    29 diciembre 2016 | 13:26

  20. Dice ser raise&revolt

    Los adultos se emborrachaban mucho más antes que ahora y de manera más visible.
    Eso sí, si uno pillaba a su hijo borracho, le daba una paliza o le mandaba a trabajar al campo, para que se le pasaran esas tonterías. Ahora, a los padres les han quitado toda autoridad, y ejemplo que tienen los menores es que pueden perpetrar cualquier exceso y tropelía, que siempre van a tener alguien que les defienda. Ese es el mal ejemplo. Que ante mala actitud no hay ningún castigo.
    Y por supuesto que en mi época me he emborrachado hasta no poder ver. Pero eso ha sido impedimento para desarrollar otras habilidades que son las que me hacen ganarme la vida.

    29 diciembre 2016 | 13:29

  21. Dice ser David

    Yo apenas bebo nada tampoco, alguna cerveza cuando salgo, la copita de cava para brindar en fiestas y ya está. El vino no me gusta, y la mayoría de bebidas alcoholicas o no me gustan o no siento ganas de beberlas. No hay problema en consimirlas con moderación pero en este país tenemos la cultura del borracho, nos hechamos las manos a la cabeza con el alcoholismo y los comas etílicos pero a la vez, la sociedad nos empuja a estar en ese límite, bebedor pero con “control”, borracho pero solo de juerga, resacosos pero solo después de una fiesta el fin de semana… Mal visto estar al otro lado del límite, pero también mal visto alejarse demasiado del límite.

    29 diciembre 2016 | 13:34

  22. Dice ser Alejos

    Al #18 marian

    Viendo tu definición de botellón, está claro que no has participado en muchos.

    29 diciembre 2016 | 13:43

  23. Dice ser Psmith

    La autora tiene que conseguir continuar con el blog y como es de pocas luces suelta lo primero que se le viene a la cabeza. ¿Piensa ser “madre reciente” el resto de su vida?

    29 diciembre 2016 | 15:22

  24. Dice ser amanda

    Anda que por ser tú abstemia va a ser lo mejor para que tus hijos no beban, no vas lista ni ná, en cuanto tengan 13 o 14 y vean a sus amigos con las risas de las cervecitas y los primeros “pedos” te crees que van a decir “yo no, que mi mamá no ha bebido nunca.”

    Lo ideal es explicarles que ni es malo ni es bueno, con moderación, con sentido y lógica es aceptable consumir algo de alcohol, la cervecita en pleno agosto es una delicia, un buen vino en una buena cena es un lujo, hasta un gintonic viendo una puesta de sol puede ser un placer nada reprobable pero sabiendo las consecuencias, que excederse es un peligro, que beber garrafón es lo peor, que no se ha de mezclar, pero sobre todo que hagan lo que ellos quieran y no se dejen influir por el grupo. Eso es educar. No predicar con ejemplos como si tú fueras el modelo ideal a seguir. Nadie es modelo de nada, sé más modesta.

    29 diciembre 2016 | 18:55

  25. Dice ser jose

    Y el ejemplo es vital: http://bit.ly/2gFZhob
    Hay ocasiones en que “lo que haces es tan sonoro que no puedo oír lo que dices”…

    29 diciembre 2016 | 19:59

  26. Dice ser Psmith

    Amanda nº24 – Su comentario es de lejos el más acertado e inteligente de todos. Incluyendo el que aprovecha para montarse una tesina/confesión que, naturalmente, no he podido leer; por pesado.

    29 diciembre 2016 | 20:22

  27. Dice ser Es gracioso

    Y más abajo… “Tapas” y su “Disneyworld en el que ya puedes tomar bebidas alcoholicas” y lo anuncian no como critica, si no como una buena noticia para todos.
    Este diario es una locura.

    29 diciembre 2016 | 20:22

  28. Dice ser Ximo

    Totalmente de acuerdo con el artículo. Tengo 40 años y a los 13 ya nos emborrachábamos y fumábamos porros los fines de semana. Los padres se enteraban pero todo quedaba en una reprimenda, pero como adolescentes listos empezamos a hacer botellones poco visibles y procurando ocultar los pelotazos…Pasaron los años y el alcohol ya formaba parte intrínseca de nuestro modo de ocio y los padres, cuando nos pillaban, seguían con sus reprimendas y muy poco más. Pasaron los años y muchos acabaron con veinte años alcoholizados, entre ellos yo mismo…y ya era tarde para tomar el control por nosotros mismos…los padres preferían mirar para otro lado y dejarlo como cosas de jóvenes…Muchos años después algunos de aquellos amigos adolescentes hoy son alcohólicos con graves problemas de toda índole, yo mismo una vez cumplidos los 30 empecé a buscar ayuda consciente de mi problema. He tenido recaídas y depresiones por culpa del alcohol y he puesto mi vida, matrimonio y familia en riesgo por causa de ello. Culpo a mis padres por su pasividad cuando aún era el momento de actuar, por su falta de atención ante un problema que crecía con los años…No se puede culpar a un adolescente por beber…hay que actuar sobre los padres permisivos, descuidados e ineficaces que no actúan con la dureza y las medidas necesarias ante las señales inequívocas de que tu hijo está en grave riesgo.

    29 diciembre 2016 | 20:51

  29. Dice ser marian

    Para Alejos: efectivamente nunca he estado en un botellón, pero por lo que veo….aunque está claro que no todos lo hacen digo, beber hasta caer o vomitar, pero entre todos huellas dejan…llámese vomitonas, botellas y porquerías varias.

    30 diciembre 2016 | 10:41

  30. Dice ser lerele

    Ya están aquí los moralmente superiores por no probar ni gota.
    Que los que bebemos de vez en cuando somos unos borrachuzos alcohólicos crónicos sin remedio.

    Quizá, aparte del ejemplo, también hay que educar.
    Que la diversión no está sólo en beber, hay que inculcarles hábitos y alternativas sanas para pasarlo bien.
    Que las autoridades deberían colaborar en poner en marcha estas alternativas, ¿qué otra cosa pueden hacer los chavales los fines de semana por la noche?
    Que los bares y pubs se han convertido en txiki(peque)-parks, todos ahí con sus cubatas un sábado a las 12 de la noche, y los chavales correteando o gritando porque a esas horas tendrían qu estar durmiendo.

    Y que se ponga aquí la señora como modelo ideal (ella siempre es la más mejor madre del mundo mundial), hable del tema como si sólo su opción sea la válida, cuando hace no tanto nos hablaba y aconsejaba acerca de un alcoholímetro para mamás lactantes, tiene bemoles.

    30 diciembre 2016 | 12:21

  31. Dice ser Vimes

    @Amanda:

    “Lo ideal es explicarles que ni es malo ni es bueno”.

    Eso es mentira. El alcohol es una droga y, como tal, mala para el organismo. ¿Que vivimos en una cultura alcohólica y, como tal, es aceptable socialmente consumir dicha droga? Vale. ¿Que incluso hay contextos donde es socialmente exigible? Venga. ¿Que tomado con moderación lo más probable es que no lleguen a aparecer consecuencias negativas? Trago. Pero lo que es mentira es que “ni es malo ni es bueno”: es objetivamente malo.

    En fin, que no iba a comentar, pero este comentario ya me ha sublevado. Por cierto, para todos los listos que comentan la entrada sin leerla: no sé dónde dice la autora que haya que ser abstemio. Es decir, ella declara expresamente que no lo es, y se preocupa por el consumo desaforado de alcohol, no por el moderado. Lo que denuncia es que nuestra cultura es alcohólica (lo cual es completamente cierto), no que beber un par de copitas con la cena sea malo.

    30 diciembre 2016 | 18:37

  32. Dice ser Andrés

    Qué barbaridad todo lo que refieres. Desde luego ni en mi familia próxima ni extensa, ni en mi entorno pasa nada parecido. Será en algunas familias marginales.

    Por no hablar de que lo de la tolerancia al alcohol tan alta en este país… cosas de no haber viajado. Vete a casi cualquier país de Europa y miras a ver cómo está el tema del consumo de alcohol. Menores alcohólicos, probablemente en la misma proporción, los haya en todos los países, no creo que destaquemos por eso.

    09 enero 2017 | 16:45

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.