BLOGS
Madre Reciente Madre Reciente

Vivir es cabalgar un dragón y disfrutar del viaje

¿Qué significa eso de que los niños trabajan por proyectos en tu colegio?

Cada vez es más frecuente encontrar encontrar colegios en los que los niños trabajan por proyectos, un sistema que a mí particularmente me encanta y que lo que se emplea en el centro al que va Julia, un colegio público en el que tampoco hay libros de texto ni deberes al uso.

Lo de que no haya libros de texto o deberes lo entiende todo el mundo, la pregunta más frecuente en estos casos es qué material usan y hasta cuando es así. Pues bien, hay una cooperativa, de ese dinero que se pone y gestionan padres en todas las clases, los maestros van gastando para excursiones, actividades y material. Los deberes y los libros de texto comienzan a usarse a partir de cuarto de Primaria aproximadamente, pero no entran en tromba, sino poco a poco.

En cuanto a eso de trabajar por proyectos, ¿cómo funciona? Pues los niños votan tres o cuatro proyectos a lo largo del curso (los hay más cortos y mas largos), el proyecto que sale ganador será sobre lo que lean, dibujen , jueguen e investiguen en clase. La idea es motivarles para que aprendan, para que les guste mirar lo que les rodea con curiosidad y ganas de indagar, que vean que hay mucho en lo que fijarse, trabajando al mismo tiempo en lo que corresponde curricularmente y todo ello con temas que ellos han elegido para que la motivación sea aún mayor.

Y os voy a contar un secreto, también es más motivador para los padres investigar voluntaria y libremente con nuestros hijos sobre la prehistoria, las hormigas, los miedos, el mar o el arte que sentarnos con ellos a hacer fichas. No, no hay deberes, pero nos invitan a buscar con ellos en casa sobre el proyecto que tengan entre manos, a llevar a clase cuentos o manualidades relacionadas, a que cuenten lo que hayan leído, visto o visitado.

imagePongamos un ejemplo. El proyecto que acaban de elegir ahora es Egipto. En las últimas dos semanas hemos visto las películas de Astérix y Cleopatra y (por partes) la Cleopatra de Liz Taylor, también un documental sobre la última reina del Nilo, hablando ya de paso de Alejandro Magno, de que Cleopatra era de la dinastía de los Ptolomeos, descendientes de un general de Alejandro y no de aquellos faraones que construyeron las pirámides, que se casaban entre hermanos, y hemos descubierto quiénes eran Julio César, Marco Antonio y Octavio y un poco sobre Roma en aquella época.

También hemos visto juntos el álbum de fotos de cuando su padre y yo estuvimos allí hace doce años. El sábado visitamos el Museo Arqueológico Nacional, comprando allí un cuento muy baratito con solapas sobre Egipto, descubriendo sus dioses, el proceso de la momificación y el juicio en el que pesaban el corazón y practicando el hieratismo.

Y ayer convertimos a Blancanieves en Cleopatra, que hoy viajará en su sarcófago con sus vasos canopos (aportación de la abuela) al cole.

Imposible lo del flequillo para abajo, pero no ha quedado mal. Diría que la muñeca incluso ha salido ganando. Yo al menos hubiera preferido ser la amante de Julio César y Marco Antonio antes que estar limpiando y cocinando para siete enanitos.

image

Y aun nos queda mucho por explorar: la hermosa Nefertiti, Akenatón, el faraón hereje que quiso instaurar el culto a Amón o Hatshepsut, la reina faraón.

Obviamente la idea no es convertir a niños de seis años en egiptólogos, aunque la experiencia me dice que queda en su memoria más de lo que parece, mucho más de lo que dejarían un par de páginas de un libro de texto, la idea es que les guste aprender, que crezcan dispuestos a hacerlo y a divertirse y asombrarse en el proceso.

Para saber más:

13 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser marian

    Yo no tendría tiempo para ser la profesora de mi hijo, buscando, enseñando y estudiando el material.
    Parece muy bonito pero me temo que poco práctico para lo que les espera después.

    En la enseñanza como en todo, el idealismo resuelve poco o nada; proyectos de ese tipo para talleres extraescolares y sin que sean imprescindibles los padres (que precisamente tiempo para hacer el trabajo de otros, no les sobra).

    Me alegro por tu hija y por ti, que lo disfrutéis mientras podáis y que no la suponga rémora en un futuro.

    12 Noviembre 2015 | 10:19

  2. Dice ser dfsafa

    que aprendan cosas de ciertos aspectos esta bien, pero este trabajo si esta bien y los deberes mal, cuanta chorrada por dios

    12 Noviembre 2015 | 11:15

  3. Dice ser Cristina

    Es que como ahora se lleva la ley del mínimo esfuerzo, no vaya a ser que se traumaticen los nenes… Verás tú qué risa cuando, en algún momento (digo yo) tengan que ponerse a ESTUDIAR, a APRENDER COSAS IMPORTANTES y a tener deberes o algún tipo de obligación… Ya me veo con 80 años manteniendo a una generación de inútiles de 30.

    12 Noviembre 2015 | 12:46

  4. Dice ser Tobor

    Queramos o no, vivimos en una cultura judeo cristiana. Da igual que seas ateo: sigues perteneciendo a esa cultura, que se trasmite inconscientemente de padres a hijos. Y tu cultura domina tu mente, aunque te hace creer que eres tú quien decide. La Biblia dice: ganarás el pan con el sudor de tu frente. Y es una maldición de Yahvé a la Humanidad. El trabajo es un castigo, y produce sufrimiento. Esa es la moral que ha impreso en nuestras mentes nuestra cultura. Cuando se habla de “cultura del esfuerzo”, en verdad se está hablando de “cultura del sufrimiento”. Si no sufres, está mal visto. Si aprendes sin sufrimiento (que se puede), está mal visto. Los niños (y los jóvenes que todavía no han sido completamente sometidos a nuestra cultura) son capaces de esforzarse. Cuando algo les apasiona y les sale del alma, pueden pasar horas dedicados a una tarea. Eso es esfuerzo. Pero lo que nuestra cultura les exige no es eso: es empollar cosas que no les interesan, que olvidarán pronto, durante horas en las que deserarían hacer otras cosas. Eso es sufrimiento. Un concepto cultural, tan cultural como la ablación del clítoris.

    12 Noviembre 2015 | 15:00

  5. Dice ser julio

    Seguro que cuando vayan a la universidad , si llegan, y se encuentren con que ahi no hay proyectos que valgan, y si no tienen una base muy buena en matematicas y fisica, ya se pueden olvidar de sacar una ingenieria, se daran cuenta de que han perdido el tecnico. Esto de los proyectos puede ser util para alumnos desmotivados y vagos, pero a los demas , es conducirlos al fracaso. En unos años, nos cuentas…

    12 Noviembre 2015 | 21:29

  6. Dice ser Madredeinglesitos

    En Inglaterra monton de coles trabajan por proyectos, no es algo nuevo y tampoco se lo toman tan a pecho..Rara vez tenemos q buscar algo en casa, ni la motivacion les llega tan lejos a los niños como para querer hacer algo relacionado los fines de semana. Sobre todo centran las actividades de ciencias, de arte , de escritura, cultura/religión…preparan alguna visita o invitan a alguien a clase..para la lectura siguen un método específico, y las matematicas, no importa como las disfraces, que siguen siendo matemáticas. Aprender, aprenden mucho y sin darse cuenta.
    Tampoco tienen libros de texto, ni siquiera en secundaria que yo sepa, aunque podrìa equivocarme todavìa no estamos ahí.! Me alegro de que poco a poco vayan reciclándose también por la península!

    12 Noviembre 2015 | 22:41

  7. Dice ser Tia de SobrinoS

    Claro esta claro que el sistema clásico de libros de texto y deberes esta funcionando, que en España no hay fracaso escolar y en los informes internacionales nos salimos, que somos punteros en ciencia e investigación o en innovación empresarial, o en la industria, en productividad……Pero eso que la gente lo siga defendiendo y así educaremos inútiles sin comprensión lectora, ni ningún interés por aprender, curiosidad e iniciativa.

    A mi me parece genial el tema de los proyectos, esta claro que cada padre se involucra lo que quiere, pero mejor pasar la tarde con tu hijo en el museo que en el centro comercial, mejor jugar con una muñeca que enchufarles a Bob Esponja para que no molesten.

    A partir de cuarto de primaria introducen libros y un método mas “clásico” seguramente, pero con un poco suerte habrán llegado a ese punto con gusto por aprender, entender, llegar al fondo del asunto, investigar por su cuenta y disfrutaran del hecho de aprender en su mismo.

    Ademas me parece genial que decidan los proyectos entre todos, fomenta la responsabilidad de la participación grupal tan importante para ejercer de ciudadano en una democracia.

    Que encima sea en un cole publico lo hace mas valioso todavia

    13 Noviembre 2015 | 00:23

  8. Dice ser Unomismo

    Hay centros que usan esta metodología, pero no pueden olvidar que existe un curriculum que deben completar. Este método, como todos, no es la panacea, pero ahora es el que está de moda. Y como tal, la mayoría de profesores que lo usan no tienen ni el dominio ni la habilidad necesaria para llevarlo a buen puerto. Por cierto… ¿publicidad encubierta? La imagen que acompaña es de una editorial digital (Aula Planeta) cuyos materiales van en línea de proyectos.

    13 Noviembre 2015 | 10:15

  9. Dice ser marian

    No, cada padre no se involucra lo que quiere, sino lo que puede y no obstante reitero, que mi trabajo no es ser la profesora de mi hijo, que todo esto es muy moderno, como el trabajo cooperativo (resuelven en grupo y la nota la ponen por el grupo, si hay un vago redomado éste se beneficia del grupo y el resto baja nota, pero mejoran la cifra del fracaso escolar).
    Las ganas de saber (que no aprender), se motivan fuera del horario escolar con extraescolares o padres con tiempo, tipo hoobie, pero no juguemos con la base cultural, que harto precaria es ya por enseñarla de soslayo, poco a poco y jugando.

    13 Noviembre 2015 | 12:36

  10. Dice ser Carlos

    Para Marian. Lo primero, si es ignorante en el tema educativo, al menos, no lo demuestre. Los trabajos cooperativos, como dice, obtiene un resultado el grupo, pero no se evalua unicamente ese resultado sino el trabajo de cada uno y el rol de cada uno dentro del grupo, es decir, no solo hay una evaluacion colectiva, sino una evaluacion individual (por parte del profesor, por parte del alumno hacia el otro alumno y por parte del alumno hacia si mismo). Por lo tanto, al termino del proceso, se evalua mas exahustivamente que si se hiciese un examen. Por otro lado, los primeros que deben educar y proporcionar conocimientos e inquietudes a los hijos son los padres, las escuelas no son fabricas ni guarderias. Los proyectos ayudan a aprender a aprender y gracias a ellos no solo consiguen conocimientos sino que ademas “lo viven”. Y por todos es sabido que algo vivido se aprende mejor que algo leido u obligado. Y ya para terminar, las ganas de saber se motivan, las cosas que gustan de adulto son aquellas experimentadas de alguna manera de niño, ya sea en la escuela o por influencia de padres o conocidos.

    14 Noviembre 2015 | 11:39

  11. Dice ser marian

    Pues lo siento mucho Carlos, pero hay más de una evidencia sobre el trabajo cooperativo que baja nota y que muchos alumnos terminan hasta el gorro de algunos compañeros.
    Tildar a alguien de ignorante sin conocerlo, se identifica a si mismo como tal.
    Una cosa es educar a nuestros hijos y otra cosa es sacar información para trabajos con ellos en casa, habrá padres que tengan tiempo para , repito, hacerles el trabajo a los profesores, yo no.
    Todo es muy motivable de distintas formas, pero en el colegio o aprendes lo que en un futuro te van a exigir o te dedicas a la vida hippy

    16 Noviembre 2015 | 10:37

  12. Dice ser Cristina

    100% de acuerdo con Marian.

    17 Noviembre 2015 | 08:41

  13. Dice ser Ana

    Hola, Marian,

    lo que en un futuro les van a exigir es, precisamente, trabajo cooperativo. En las empresas se trabaja por proyectos y en equipo. Coordinarse, repartirse el trabajo, planificar, cumplir los plazos, resolver conflictos con los compañeros que intentan escaquearse o que tratan de imponer su criterio… todas esas habilidades son imprescindibles para su futuro laboral. La educación por proyectos no tiene nada que ver con la “vida hippy” ni es incompatible con otras tareas educativas individuales.

    En cuanto al tiempo libre, te aseguro que yo también tengo muy poco, y es cierto que a veces los profesores parecen olvidar que los padres trabajamos a jornada completa. Pero, aun así, considero que ayudar a hacer los deberes, ya sean trabajos por proyectos o ejercicios de matemáticas convencionales, forma parte de las responsabilidades paternas. A la hora de la verdad todos hacemos lo que podemos, claro, y llegamos a donde llegamos. Los horarios laborales en España son una locura y nos complican la existencia mucho más que los deberes.

    20 Noviembre 2015 | 10:12

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.