BLOGS
En busca de una segunda oportunidad En busca de una segunda oportunidad

-Los hombres han olvidado esta verdad -dijo el zorro-, pero tú no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado- 'El Principito'. Antoine de Saint-Exupéry.

Yogui, Pepón y el drama de los mastines

Me escribe Almudena, de la Asociación Protectora de Animales de Trujillo, con una llamada de atención sobre el drama de los mastines.

Y tiene razón. Galgos e incluso podencos tienen sus propias asociaciones defensoras, no hablemos ya de razas de moda como labradores y goldens, dálmatas, cockers, o yorkshires….. Volviendo a los galgos, salen con frecuencia en los medios, de ellos se hacen documentales, obras de arte, cómics… De los mastines pocos se acuerdan. Menos aún se atreven a meter estos perros en sus casas, cuando muchos de esos mastines o cruces de mastín no son mucho más grandes que otras razas de moda como el labrador o el Golden Retriever.

¿Queréis dejar con la boca abierta al personal paseando con un perro a vuestro lado por una ciudad? Pues probad a hacerlo con un mastín español o del Pirineo. No hay perros más impresionantes.

Esto es lo que me cuenta Almudena Retamosa:

Si el drama de los perros de caza es terrible, cada vez se ven más galgos, podencos, bracos o teckel de compañía, pero el drama de los mastines es mucho peor. En zonas rurales como la nuestra, sin que haya época para ello, el abandono de mastines es masivo. Nadie castra a los mastines, o casi nadie, con lo cual la población se multiplica. Es un perro de trabajo que nadie compra y todo el mundo cría, camadas y camadas que siempre colocan pero por poco tiempo.

Ya casi tienes que pedir que los maten, pero que los maten bien, no como el caso de Yogui.

Yogui lo encontraron unos niños que iban a pescar en medio del camino, cerca del río; les siguió y al ver que cojeaba lo recogieron y lo trajeron a la protectora. Recogimos una bola de pelo y huesos y fuimos descubriendo su historia a través de lo que su cuerpo nos fue contando, con su mes y medio de vida tiene fracturas en las patas, en la mandíbula y en los metacarpianos y malnutrición y osteopenia. ¡Con un mes y medio de vida! Lo que ha pasado este pequeño no lo sabe nadie.

Así apareció Pepón.

Así apareció Pepón.

Pero luego encuentras a Pepón, tirado al lado de la carretera, sus patas no le sostienen, su mirada es noble, a las mujeres nos recibe moviendo el rabito, pero de los hombres… tira de las pocas fuerzas que le quedan y huye como del diablo, porque un diablo de hombre le ha pegado una paliza bestial. Le faltan 20 kg para estar en un peso saludable, tenemos que hacer analítica, pero no tenemos sitio donde meterle. Es un perro noble, buenísimo, muerto de miedo, de hambre, de sed y de calor, si no conseguimos nada, pronto estará muerto…

Yogui está recuperándose en una fantástica casa de acogida, pero ¿y Pepón? Si ya es difícil encontrar casas de acogida y adopciones responsables, para un mastín es casi imposible.

Yo siempre me imagino dos niños en el cole, el típico renacuajo y el típico grandote que había en todos los cursos y tengo claro que ambos tienen las mismas necesiades. ¿Por qué nos cuesta tanto entender las necesidades de los perros grandes? A mí me da la misma pena un mastín que un bichón maltés. Lo mismo es, igualito.

Los perros grandes no son de cartón piedra, ni están hechos para trabajar. Nadie esclavizaría al niño grandote sólo por su tamaño.

Yogui y Pepón necesitan padrinos, adoptantes y, en el caso del segundo, un hogar de acogida temporal.

Contacto: almudenaretamosa@gmail.com

Yo no he dedicado ningún post a los mastines, aunque muchos perros de esa raza han pasado por aquí en estos siete años (el blog ya tiene diez años, por cierto, contando con su fase previa a 20minutos). Ya iba siendo hora. Sí que he hablado de los perros de gran tamaño. Y eso es lo que os contaba:

Es una dura realidad que conoce cualquier voluntario de protectora: los perros grandes lo tienen mucho más difícil que los pequeños para encontrar un buen hogar.

Mucha de la gente que se interesa en ellos, lo que realmente buscan es una alarma de seguridad y no un compañero con el que compartir su vida. Desean un animal de gran tamaño para tenerlo en el exterior. Con suerte lo tendrán en un chalet en el que viven todo el año, la otra opción es la casa o parcela de fin de semana, condenando al perro a pasar mucho tiempo solo. Hay protectoras que se niegan por sistema a entregar a un perro si es para vivir así. Otras sí que acceden, por que lo mejor es a veces enemigo de lo bueno.

Desde aquí quiero romper una lanza por los perros grandes. No es cierto que en un piso sólo pueda haber perros pequeños. Hay perros pequeños que son puro nervio y tienden a ser como diablos de Tasmania en miniatura, todo bullicio y destrozo. En cambio hay perros medianos o grandes con complejo de alfombra que no darán ni gota de guerra. Y me hace gracia esa gente que considera una crueldad tener perros grandes en pisos pequeños. Aunque vivan en una casa de 200 metros con un jardín de 500 metros más, siempre los verás discretamente tumbados cerca de dónde esté su amo.

Depende más del carácter del perro que de su tamaño.
Y los perros grandes suelen ser más equilibrados y complacientes que los pequeños. No es una leyenda urbana: son muchas generaciones de selección genética. Los hombres no podían controlar a un perro de gran tamaño por la fuerza, necesitaban animales manejables. Y un mordisco de un perro grande es temible, debían ser perros equilibrados.

7 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Eva

    Acabo de adoptar a Kanu. Un mastín de un año. Un cachorro aún, pero un cachorro tranquilo y bonachón. Sale cada día a jugar con sus amigos y se comporta como el cachorro que es, pero en casa es tranquilo y perezoso. No tira a pesar de que por muchas cosas que hace he llegado a la conclusión de que nunca ha vivido en una casa ni ha ido con correa. Es inteligente, aprende rápido. Es obediente y dócil. No es un perro pesado, ni se agobia al quedarse solo. No se abalanza sobre las visitas pidiendo atención. Nunca gimotea ni es agresivo. Parece un perro muy maduro a pesar de su edad. Los mastines son grandes, pero otros perros necesitan más espacio en casa y más ejercicio al ser mucho más activos. No es un perro con el que salir a correr o hacer ejercicio. Ideal para quien solo le gusta dar paseos. El único problema que puedes encontrarte es intentar subirlo en un avión para ir a otro país. La cosa se complica por el tamaño y el peso, pero nada es imposible. Aún así no es una situación muy habitual.

    Y es cierto, todo el mundo se queda mirando y comentan según pasa. No es común ver un mastín en cuidad. Es como si llevase un oso. Hay gente que ni reconoce la raza. ¿Es un San Bernardo? jajaja….Me preguntan ¿lo tienes en un piso? Pero si no se mueve!!. Sobre todo los niños parecen especialmente atraídos por él. Al principio no se atreven, les impone el tamaño. Pero una vez se dan cuenta de que es como un oso de peluche enorme, quedan encantados. Ya tiene su grupillo de fans entre los más peques.

    Miles y miles de mastines viven vidas miserables y mueren en el campo o en perreras porque nadie quiere darles una oportunidad. No hay casas de acogida, no hay adoptantes. Nadie les ve, son invisibles a pesar de su tamaño.

    Adopta un mastín. Son buenos, nobles, dóciles y tranquilos. Son perros equilibrados que carecen de muchos problemas de comportamiento de otros perros más nerviosos o reactivos. Son unos benditos. Hazles un sitio en tu corazón y en tu casa. Ellos a cambio la guardarán como pocos, porque lo único que hacen los mastines es vigilar y ladrar cuando hay algo raro. No importa lo bonachones que sean, todo el mundo se pone firme ante un mastín ladrando.

    30 Julio 2014 | 9:25

  2. Dice ser lola amigo

    No podría estar más de acuerdo, nosotros en Amigos del Perro, recogemos montones de perros grandes, enormes, mestizos de mastín y cualquier cosa, utilizados toda su vida para estar atados en una finca y cuando empiezan los achaques tirados a la carretera. Son perros normalmente poco socializados, que suelen necesitar paciencia para confiar en nosotros, sin embargo, una vez que entienden que el ser humano también puede ser bueno, son sumamente agradecidos y cariñosos, a la par que tranquilos.
    Yo siempre digo a los adoptantes que no les importa la edad y quieren un perro tranquilo, que apuesten por uno de ellos: “Os ahorrará una alfombra” les indico, porque es cierto, porque cuando no estás, ellos se tumban a esperarte, y te demuestran constantemente que te quieren y puedes pasearlos tranquilamente porque son perros tranquilos y un poco lentos. Para mi, son los ideales para un piso, más que un perro pequeño y muy activo.

    30 Julio 2014 | 9:48

  3. Dice ser Iris

    Asi es la cruel realidad, aun no entiwndo como cualquier humano puede hacerle daño a un animal, no lo entiendo.. Espero de todo corazon que pepón encuentre un hogar porque se lo merece igual que cualquier otro perro, estoy segura de que asi será y de que al fin sea feliz.

    30 Julio 2014 | 9:49

  4. Dice ser Andres

    Yo todos los perros que he adoptado han sido grandes pero no porque yo quiera que sean grandes sino porque en la protectora al ir a por uno la gran mayoría son grandes.
    El problema de los perros grandes es que mucha gente no quiere un perro, quiere un juguete.
    Y un perro grande aunque los hay peludos guapísimos que parecen un peluche gigante a la gente le da miedo porque piensan que no podrán manejarlos. Yo creo que es más fácil controlar un perro grande tranquilo que un perrito ladrador de esos de señora mayor. Pero claro si se descontrola el perrito lo cogen en brazos y ya está, a ver quién coge en brazos un perro grande.

    30 Julio 2014 | 11:38

  5. Dice ser Javi

    De verdad cada vez soporto menos el maltrato animal, no puedo con ello…
    Pero lo que cada vez me apena más es no poder hacer nada por adoptar a algún necesitado, y ayudar a cada uno…

    No hay medios apenas!! Sólo un correo o teléfono para adoptar… Pocas veces puedo donar algo…

    Desde que murió mi Lagun hace dos meses, no sé si estaría preparado para vivir con un nuevo amigo, pero aún así no me lo puedo ni planear, pues no tengo casa propia, y la decisión depende de mis padres, que con la pena que han pasado con la despedida de él, no quieren volver a pasar por lo mismo…

    30 Julio 2014 | 11:41

  6. Dice ser María

    Yo tengo un cruce de mastín de 2 años y medio que pesa 50kg y vivo en un piso e 65 metros¡¡ Y mi perro se pasa todo el día tumbado y apenas notas que está (excepto cuando hay comida de por medio jeje). Yo estoy encanada con Yako y con todas sus virtudes y sus defectos jamás le cambiaría,es parte de mi familia¡¡
    Que la gente no rechace a un perro simplemente por ser grande¡¡ Son fabulososssss¡¡¡¡

    30 Julio 2014 | 11:47

  7. Dice ser Mª Amparo

    Yo siento mucha tristeza de no poder tener, por ahora, más perros. A los mastines, los encuentro dulces y amorosos, me parecen unos seres preciosos en todas sus modalidades y tanto por fuera como por dentro Aquí en Canarias no he visto nunca uno, no digo que no haya… pero desde luego, no se ven por la calle. Algún día podré ir a la península a rescatar, al menos, 2. Es más complicado por la lejanía y el mar de por medio… pero bueno… querer es poder. No entiendo lo que pasa ahí con los mastines. De verdad, que no lo entiendo, en absoluto. Me quedo atónita cuando leo que los tiran a los contenedores de basura. Yo creo que aquí nos pelearíamos por tener uno y en la península se deshacen de ellos. ¡¡¡Qué fuerte!!! Ojalá que se vayan creando asociaciones que los defiendan y promocionen, porque creo que son los grandes desconocidos.

    31 Julio 2014 | 15:43

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.