Entradas etiquetadas como ‘factura eléctrica’

Misión: reducir la factura de la luz este invierno (6 trucos que funcionan)

Cada invierno es lo mismo: te acercas al buzón con miedo a abrir una carta y encontrarte esos odiosos picos en el consumo eléctrico que dan como resultado un aumento considerable de tu factura de la luz.

Y mira que, año tras año, te propones a ti mismo/a encender menos la calefacción, tirar menos de calefactores cuando te duches o cuando llegue la noche, racionalizar los consumos en general y optimizar las horas a las que enciendes las luces.

Pero nada. Las subidas llegan, los gastos se multiplican en estos meses y empiezas a pensar que no hay mucho que puedas hacer para cambiarlo.

El Instituto de Diversificación y Ahorro Eléctrico afirma que tirar de estufas eléctricas y calefactores supone la mitad del gasto energético de los hogares de nuestro país.

Así que hoy te vamos a plantear algunas ideas que sí funcionan, y vamos a invitarte a ponerlas en práctica desde esta misma noche hasta que el frío desaparezca, dentro de 6 meses.

Y te garantizamos que, si las sigues a rajatabla, notarás un descenso considerable de tu consumo energético y una amortiguación muy conveniente para tu bolsillo en tus próximas facturas. ¡Palabra de manitas!

Antes de nada, vamos con el mantra que nuestros profesionales del hogar más repiten a todos nuestros clientes, especialmente nuestros cristaleros y cerrajeros:

“La mejor calefacción es un buen aislamiento”

Ten siempre esto en mente cuando llegues a casa –y cuando la abandones camino del trabajo o cualquier otro sitio– porque tan importante es producir calor como no perderlo inútilmente.

¿Preparado para pasar a mejor vida sin gastar más cada invierno? 😉
.

1. Aprovecha el Sol siempre que sea posible

Seguro que podrías describir perfectamente en qué momento da la luz solar en cada punto de tu casa.

Aprovecha este conocimiento y abre cortinas y persianas para dejarlo entrar y calentar tus distintos espacios en cada momento del día, cerrándolas en los otros ratos para que ese calor natural no se escape.

Por otro lado, no abras las ventanas más de lo necesario, para evitar que ese mismo calor se escape.

Para ventilar la casa no son necesarios más de 5 minutos cada mañana, y te recomendamos hacerlo en ese preciso instante en que el Sol la bañe con más intensidad.

2. ¡Esa puerta, que se escapa el gato!

¿Cuántas veces habremos oído repetir esa frase a nuestros mayores? La experiencia es más de un grado en su caso, y saben bien que las corrientes de aire –que tanto bien nos hacen en verano para refrescar– se llevan el calor acumulado a las zonas que menos nos interesan.

Por eso, al contrario que durante el estío, es importante tener cerradas todas las puertas de nuestra casa en invierno.

De esta manera, el calor que generáis con vuestra estancia en el salón no se irá a una habitación vacía, o al baño, donde no hace falta en ese momento.

3. Persigue el aislamiento perfecto

Pasea por la casa en las noches donde haga más frío fuera, buscando los puntos de entrada de ese aire gélido exterior (que son los mismos por los que se escapa tu preciado calor).

Acércate a marcos de ventanas y puertas, detectando los puntos que requieren revisión… y, una vez localizados, actúa: instala burletes en todas las zonas que no estén bien aisladas, y sírvete de otras soluciones como siliconas especiales para tapar agujeros y reforzar barreras.

.

Para hacerte con los burletes adecuados para cada punto del hogar, ten en cuenta el siguiente consejo: los burletes de goma funcionan muy bien en rendijas pequeñas las ventanas, mientras que los burletes de espuma son más convenientes para cubrir franjas grandes, como el hueco que deja una puerta por debajo.
.


 .

4. Aprovecha la Teoría del Color

Si aún no has visto Before the Flood (Antes que sea tarde, el documental de National Geographic y Leonardo DiCaprio sobre el calentamiento global, sus peligros inminentes y nuestra necesaria reacción inmediata) te recomendamos que lo devores hoy mismo.
..

.
En él mencionan una gigantesca y dolorosa lección de física que los científicos han descubierto en Groenlandia: a medida que su superficie se deshiela, su característico color blanco está dejando paso a uno gris oscuro.

Esto supone un problema tremendo, pues el blanco ayudaba a reflejar y devolver al cielo los rayos solares, pero el gris y el negro absorben el calor y aceleran aún más el deshielo.

En tu casa sucede lo mismo a muy pequeña escala: si colocas al alcance de los rayos solares una superficie oscura, esta acumulará mejor y durante más tiempo el calor del Sol.

Prueba a colocar una funda oscura a tu sofá o a tu sillón favorito y a ponerlo al alcance del astro rey, verás cómo disfrutas de calor durante muchas más horas.
.

5. Pon soluciones a tus pies: el suelo es importantísimo

Si tu casa tiene suelos de mármol, piedra, terrazo o similares, habrás comprobado que en invierno se convierten en contactos hostiles solo soportables por los mejores faquires.

Si tienes la posibilidad de pasarte al parquet o a la tarima, disfrutarás de un mejor aislamiento y un confort inmediato.

Por cierto, hablando de estos suelos tan gustosos… ¿sabes cuándo ha llegado el momento de acuchillar tu parquet o tu tarima?

Aquí tienes un consejo:


Y si no dispones de ellos ni te apetece cambiar, plantéate instalar alfombras o moquetas para evitar que estas superficies más frías absorban el calor y conviertan en un suplicio cada paseo por tu vivienda.
.

6. Demuestra tu buen juicio: ¡cúbrete!

Hay pocas cosas con menos sentido que esas situaciones en las que se pretende elevar la temperatura de la casa en invierno para después estar en camiseta.

Somos seres humanos: supervivientes inteligentes en los entornos más hostiles. Demostrémonos a nosotros mismos esa astucia y un poco de respeto al medio ambiente que nos acoge, apagando calefacciones y vistiéndonos de forma congruente: textiles gruesos para no perder nuestro propio calor corporal incluso en casa, mantas en el sofá y en la cama, etc.

La manta polar, la franela y la lana son soluciones estupendas, agradables al tacto y muy económicas si las comparamos a encender absurdamente la calefacción para corregir una sensación térmica que podemos resolver con una o dos capas de ropa más.

Hablando de nuestro propio calor corporal (una fuente increíble de bienestar en invierno, si sabemos aprovecharlo), otra idea fantástica es realizar ejercicio en nuestro propio hogar.

Si te mueves, sea cual sea el ejercicio, pondrás en marcha tu función metabólica, adelgazarás, mejorarás tu salud y generarás calor en tu entorno. Todo ventajas, sobre todo en los meses más fríos del año.

Así que elige una tarea: ya sea pasar el aspirador, barrer o fregar, quitar el polvo, limpiar los cristales y espejos de toda la casa, y ponle vigor.

En seguida entrarás en calor y lo compartirás con los tuyos, te sentirás de mejor humor gracias a la liberación de endorfinas y la dilatación de arterias en tus músculos hará que tu sangre corra de forma feliz y saludable por todo tu cuerpo.

Si no tienes tareas domésticas pendientes, ponte a bailar, súbete a la bicicleta estática, o haz algo de ejercicio aprovechando el propio suelo: sentadillas, flexiones de brazos, planchas para las abdominales…

¡Aquí encontrarás 14 ejercicios para hacer en casa sin ningún tipo de equipamiento necesario!

¿Qué te parecen estas soluciones para reducir tu consumo energético en invierno? ¿Tienes más ideas que nos hayamos dejado en el tintero?

¡Comparte tus trucos invernales en los comentarios! 😉

.

Evita enfermar por un mal uso de tu aire acondicionado. Te explicamos cómo

Los expertos en reparación de todo tipo de averías y roturas del hogar de Reparalia te traen hoy 4 trucos para evitar catarros, alergias, asmas y otros problemas de salud por culpa de un mal uso del aire acondicionado en verano

Nos preocupa tu salud tanto como la de tu hogar. Por eso hemos realizado una gran encuesta este verano, en la que descubrimos que 7 de cada 10 españoles enferma por culpa de un uso indebido del aire acondicionado, ya sea en su casa o en el trabajo.

Y es que, por mucho que Vicente del Bosque nos diese instrucciones desde la banda de no bajar más allá de los 24°C para que la factura de la luz no nos colase un buen gol, aún seguimos desobedeciendo al Míster del sentido común y despilfarrando tanto nuestro dinero como nuestra salud.

No lo decimos nosotros, sino todos vosotros: el 30,8 % de las personas sigue manteniendo el aire acondicionado a temperaturas bajas.

Y cuando decimos “bajas”, nos referimos a entre 24°C y 22°C.

La mala noticia no acaba ahí: otro 20,5% de nuestros vecinos lo mantiene a temperaturas muy bajas -entre los 20°C y los 22°C.

Los expertos en reparación de todo tipo de averías y roturas del hogar de Reparalia te traen hoy 4 trucos para evitar catarros, alergias, asmas y otros problemas de salud por culpa de un mal uso del aire acondicionado en verano

Antes de nada, dos consecuencias inmediatas: cada grado de reducción dispara un 7% el consumo eléctrico (y económico) y aumenta las posibilidades de que te pilles ese “catarro tonto de verano”.

Vicente del Bosque se puede equivocar en una alineación. Pero cuando él e Iniesta te hacían aquel gesto con el dedo para que no bajases la climatización por debajo de los 24°C, tenían más razón que unos santos. Y sin embargo, nuestra encuesta reveló que solo 8 de cada 100 personas -que es, aproximadamente, po-quí-si-mo- siguen esta recomendación.

Si el bolsillo no te duele, lo harán la garganta y la cabeza, en forma de faringitis, rinitis, asma, neumonía, dolores de cabeza, contracturas musculares, lumbalgia y cervicalgia, entre otros.

¿Cómo evitar todos estos dolores cada verano? Atiende y comparte:
.

Limpia los filtros del aire acondicionado

Nunca nos cansaremos de decirte que tu equipo de climatización es el mayor laboratorio biológico oculto en tu casa, a unos niveles de actividad que sonrojarían tu wc, la tabla de cortar de la cocina y el cajón de las verduras del frigorífico.

Los expertos en reparación de todo tipo de averías y roturas del hogar de Reparalia te traen hoy 4 trucos para evitar catarros, alergias, asmas y otros problemas de salud por culpa de un mal uso del aire acondicionado en verano

Ahí se desarrollan, ocultos y alimentados por humedad, corrientes de aire y cambios frecuentes de temperatura, decenas de tipos de bacterías y microorganismos que te pueden provocar y agravar todo tipo de enfermedades respiratorias como asma y alergia.

Por eso cada verano has de llevar a cabo una limpieza completa y exhaustiva de tu equipo de aire acondicionado al completo: no solo extraer y lavar los filtros del aire, sino también limpiar la bandeja de desagüe, los conductos… ¡todo!

Si no tienes tiempo, lo encuentras peligroso o inaccesible, o prefieres quedarte tranquilo, solicita la ayuda de uno de nuestros profesionales especialistas en aire acondicionado para que lo limpie y revise por ti, y garantízate un verano de relax sin enfermedades ni disgustos.

¿Quieres respirar aire más puro? Mejor un aire acondicionado de conductos

La diferencia entre este tipo y un Split de pared es que el primero tomará aire de la calle y lo filtrará a conciencia, mientras que el segundo utilizará una y otra vez el aire del interior de tu casa.

Evita las grandes diferencias de temperatura entre interior y exterior

Causan algo más que condensación y grandes consumos eléctricos ¿Recuerdas aquel anuncio de una bebida con más propiedades que los herederos de la Duquesa de Alba? Ese que decía que en verano caímos enfermos por los constantes cambios de temperatura (del autobús a la calle, a la oficina, al metro, al cine…) pues tenía toda la razón.

Los expertos en reparación de todo tipo de averías y roturas del hogar de Reparalia te traen hoy 4 trucos para evitar catarros, alergias, asmas y otros problemas de salud por culpa de un mal uso del aire acondicionado en verano

Por eso te recomendamos que no se sobrepasen los 10°C de diferencia entre la temperatura de tu casa / oficina y la de la calle (salvo, claro está, los momentos más críticos del verano o el invierno).

Así, en verano es aconsejable poner el termostato en 24°C, y en invierno en 20°C.

Y un truco extra a la salud… ¡de los pajaritos!

Es muy habitual que los pájaros creen sus nidos sobre un aire acondicionado. Por eso, antes de encenderlo este verano, comprueba si ha sucedido esto y retíralo con cuidado.
.
Comparte esta información con tus amigos y compañeros de trabajo, y ayuda a evitar esa imagen tan -tristemente- habitual en las oficinas de todo el país: personas usando pañuelos en sus cuellos en pleno agosto para evitar cogerse el constipado más innecesario del año  :/

 

3 fotos “trucadas” que te ayudarán a pasar mejor el caloret

Fotos: blog.guidetrip.comglittermamawishes.comtheoutlook.com.ua

Te pasaste el invierno maldiciendo el frío. Y ahora que ha llegado la respuesta a tus plegarias, tampoco te gusta. Es que te quejas por vicio, ¡de verdad!

Sea como sea, no podemos verte pasarlo mal en casa, es superior a nuestras fuerzas. Así que haznos caso de una vez, que te lo vamos a poner muy fácil.

Ahora, cierra los ojos y visualiza un lugar agradable en el que combatir este calorazo.

Tómate tu tiempo pero no te quedes dormido: necesitarás volver a abrirlos para terminar de leer este post. Además, tenemos tres sugerencias para esta pequeña escapada mental… y tres consejos inspirados directamente en estos lugares.

Atiende:
.

Si quieres ahorrar en tu factura eléctrica y aprender a usar eficientemente tu aire acondicionado, los profesionales del hogar de Reparalia tienen 3 consejos con truco para disfrutar más del verano en tu hogar

.
La exposición directa del Sol, tanto en las paredes de tu casa como a través de oquedades como ventanas y terrazas, es el enemigo número uno de tu bienestar en verano.

Instala parasoles y toldos siempre que sea posible para reducir su impacto en el interior de la vivienda, y poder ahorrar en la factura eléctrica tirando menos de aire acondicionado. Por cierto, aquí tienes unos consejos geniales para mantener tu toldo como nuevo durante todo el año.

 

Reparalia_Blog_meme_truco_consejo_temperatura_aislamiento_hogar_aire_acondicionado_ahorro

.
Nuestro maestro cristalero Pedro Jiménez ya lo advierte: puedes reducir hasta un 40% el consumo de tu aparato de aire acondicionado si logras mantener en casa el aire enfriado por él, y fuera de ella el aire caliente de la calle.

¿Y cómo se logra esto? Elemental, querido Watson: con un buen aislamiento. Este elemento casi invisible de tu hogar te ahorra dinero tanto en verano como en invierno. Por no hablar de la disminución de ruidos cuando pasa alguien de fiesta o tus vecinos cantan gol (algo que, ya sabes, duele solo cuando no es de tu equipo).

Si quieres empezar a aislar puertas y ventanas, en este vídeo te contamos cómo colocar burletes, ¿te atreves?

 

Si quieres ahorrar en tu factura eléctrica y aprender a usar eficientemente tu aire acondicionado, los profesionales del hogar de Reparalia tienen 3 consejos con truco para disfrutar más del verano en tu hogar

.
Para acabar, un truco del almendruco: en lugar de encender el aire acondicionado, usa un ventilador. Es muchísimo más económico y la sensación térmica de remover el aire resulta agradable y mucho más saludable. Si además pones un recipiente con hielo entre sus aspas y tú, conseguirás un extra de frescor que… ¡haz la prueba tú mismo, y nos lo cuentas!

 

Por cierto, si no quieres que tu factura de la luz te provoque pesadillas este verano, más vale que pongas en práctica nuestros 8 consejos de mantenimiento y ahorro para tu aire acondicionado.

¿Qué te parecen estas soluciones? ¿Qué haces tú para refrescarte en casa en los días más insoportables del verano?

 

6 formas de ayudar a tu casa a ahorrar (y a respetar el Medio Ambiente) mientras estás de vacaciones

Si quieres ahorrar dinero en tu hogar este verano (sí, sí, mientras estás de vacaciones), no te pierdas estos 6 consejos para reducir tus facturas de agua y electricidad en vacaciones.

Fotos: novinite.comtomrants.com.

El último vistazo atrás cuando cerramos la puerta, maleta en mano, nos pone a todos la piel de gallina. ¿Me dejaré abierto el gas? ¿Habré dejado comida que se pueda estropear? ¿Todo bien cerrado?

Pensamos en la seguridad de nuestro hogar. Y después de garantizada, olvidamos que hay muchos otros gestos que nos ahorrarían dinero en nuestra ausencia. Dinero real, pero que se fuga de forma invisible… hacia nuestras facturas.

Esto sirve tanto para los hogares que dejamos al marchar de vacaciones, como para aquellas segundas residencias que pasan gran parte del año aguardando nuestra llegada en soledad.

Por eso, hoy vamos a preparar la segunda parte ideal de nuestro “10 trucos para evitar que te roben en casa”. No solo puedes volver y encontrarlo todo como lo dejaste. Además, puedes…

 

1. Apagar el calentador de agua. Los ladrones son un incordio, pero las fugas de gas y las averías eléctricas son palabras mayúsculas. Si el tuyo es eléctrico, desconéctalo de la red. Y si es de gas, cierra la llave de paso.

 

2. Hablando de electricidad, cuidado con los vampiros energéticos: prácticamente todos tus electrodomésticos consumen energía estando enchufados. Y no hablamos solo de todos aquellos que dejas en stand-by. O de tu router, cuyo panel de luces parece el cuadro de mandos de la Enterprise. También aquellos aparentemente más inofensivos, como un simple cargador de móvil que se deja enchufado tras su uso.

Además de consumos innecesarios, los protegerás de un pico de tensión provocado por una avería o por una tormenta veraniega.

Por cierto, ¿sabías cuál es el consumo de tus aparatos eléctricos en reposo? Echa un vistazo y no volverás a mirar igual a tu impresora y a tu decodificador de televisión.

 

3. La comida no viaja: revisa frigorífico, congelador y alacena o despensa. Entrega a tus conocidos todo aquello que pueda perecer durante los próximos días para evitar tirar comida: un delito todavía mayor que el de malgastar energía.

Además, no quieres volver a casa y que te reciba un olor desagradable que te recuerde aquel racimo de plátanos sin consumir.

 

4. Comprueba tu cuadro eléctrico. Sí, ese con el limitador automático de tensión que salta cuando detecta un problema en tu red doméstica. Lo quieres más alerta que nunca mientras tú estás fuera.

 

5. Cierra la llave del agua. Esto te evitará esa mítica imagen mental de película, en la que el protagonista se encuentra una piscina en el salón al volver a casa. No es ciencia ficción: cada verano atendemos cientos de percances como ese, y no deseas ser el próximo. Los grifos que gotean son un mal menor a su lado, pero mal al fin y al cabo: pierden litros y litros al día. Comprueba su estado.

Ojo: disclaimer al punto anterior. Si tu casa está en un lugar de mucho frío, no cierres el paso del agua. Si se produjese una gran congelación de las canalizaciones, mantenerlas abiertas podría evacuar la presión y evitar una rotura de tubería.

 

6. ¿Tienes jardín? ¿Necesitan tus plantas algún tipo de mantenimiento estos días? Procura conocer los distintos métodos de riego automático –psss, pssss, que te los contamos aquí– y el ritmo de riego adecuado para ellas. Eso te evitará una inversión innecesaria en agua y echar a perder vegetación por falta o exceso de riego.

 

Pero dinos, ¿y tú? ¿Qué haces para asegurar tu hogar y reducir al mínimo su consumo cuando estás lejos de él?

 

Publicidad: ¿Quieres más ideas, trucos y proyectos DIY increíbles para tu hogar? Sígue a Reparalia aquí y forma parte de nuestra comunidad de amantes de su hogar:

Reparalia está en Facebook para compartir contigo las ideas más interesantes sobre hogar, decoración, bricolaje, ahorro, manitas... síguenos y participa en nuestra comunidad de amantes de su hogar!