Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘rescate’

La banca tiene que devolver la pasta

thumb

El Banco de España. (EPA)

Por José Carlos Hidalgo Romero

Me gustaría recordar, primero al gobierno de la nación y en segundo lugar a la banca, que el rescate bancario con dinero público, que ascendió a alrededor de 61.495 millones de euros, debe ser devuelto hasta el último céntimo.
A día de hoy sólo se ha devuelto el 4,3% de esta cantidad, lo que manifiesta claramente que no hay intención de devolver nada. El dinero no es gratis, así que toca pagar y devolver lo que los ciudadanos prestaron a la banca; al erario público. De otra manera, se puede entender que se ha institucionalizado la estafa a los ciudadanos.
Si no se recupera el dinero público de todos los ciudadanos, la pregunta del millón, es, ¿para qué diablos los hemos rescatado, si no son capaces de devolver la pasta que les prestamos?
¿No devolvemos acaso los ciudadanos sin remisión los préstamos de nuestras hipotecas que les solicitamos a la banca privada? ¿Por qué no se rescataron también a los ciudadanos que no pudieron pagar sus cuotas hipotecarias por perder sus trabajos y se les dejó en la calle, que este “rescate” sí que era una obligación moral?
Ningún gobierno que diga defender el ordenamiento jurídico actual puede eximir a la banca privada de sus deudas con terceros, en este caso sus deudas con el erario público.

Rescate y orgullo

Por Enrique Chicote

El presidente del Gobierno, Mariano  Rajoy. (EFE)

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. (EFE)

Desde que he oído al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, decir que los españoles nos hemos rescatado solos, se ha despertado en mí una sensación de orgullo personal solo comparable al momento en que aprobé el último año de la carrera y mi novia me lo premió con un beso.

Qué quieren. Me enorgullece saber que me he rescatado a mí mismo a base de vivir peor y que estoy contribuyendo humildemente a tapar los agujeros de la banca y a que las grandes empresas del IBEX vuelvan a la senda de los magros beneficios. No importa que para ello el Gobierno me haya obligado a cobrar menos, pagar más por las mismas cosas que compraba antes, pasar algo de frío en casa, limitar mis salidas al cine o renunciar a viajar de vez en cuando. Pensarán que la mía es una forma algo rara de enorgullecerse, pero todo lo que pasa es tan extraño…

El ‘capitalismo popular’

Por Luis Fernando Crespo Zorita

El ‘capitalismo popular’, desarrollado ideológicamente durante los años finales del siglo pasado como ‘democracia económica’, predicaba que cualquiera, con un pequeño esfuerzo de ahorro previo, podíamos convertirnos en accionista de una o varias macroempresas y participar efectivamente de los beneficios generados, por muy especulativos que estos fuesen. El resultado es que, a pesar de las críticas que se le pueden hacer, el sistema de acumulación capitalista tiene un grado de aceptación social mayor del que la lógica y un análisis racional inteligentes le podrían conceder. Es ya una cultura con valores propios y una visión del mundo enraizada en la mentalidad de los “ciudadanos-clientes-consumidores”, que determina su comportamiento como una segunda naturaleza. Afectados por las preferentes

Hasta que ha aparecido la cruda realidad y sus consecuencias reales y no previstas han ido estallando, una tras otra, las burbujas (punto.com, capital-riesgo, inmobiliarias, preferentes…). Entonces surge de nuevo el ciudadano reivindicativo, el ‘pequeño ahorrador’ que necesita del Estado, que previamente habíamos reducido en aras de la iniciativa privada, para que ponga orden a posteriori en un mercado insaciable y tan canalla que devora a sus propios hijos, sobre todo a los que más habían confiado en el sistema, la sufrida clase media, la única que por su nivel de ingresos puede ahorrar, pero no puede especular.

Lo que está ocurriendo con el rescate de los bancos hipotecarios, los beneficios fiscales a la inversión o la reducción de impuestos exige una desinversión pública poco o nada rentable socialmente y oculta la enfermedad de fondo: la desaparición de la soberanía popular y de la voluntad política conformadas electoralmente, para dejar la defensa del interés general a las fuerzas económicas más rentables en cada momento. Esta es la gran paradoja. Sepamos a ciencia cierta que sus decisiones van a ser siempre egoístas por buscar, con legitimidad o sin ella, exclusivamente el beneficio particular o corporativo.

Rescate en el río Alberche de cuatro gatos recién nacidos abandonados

Por Patricia Pérez

Gatos rescatadosEscribo esta carta en agradecimiento a Emergencias de Toledo, Guardia Civil y Bomberos de Santa Olalla (Toledo) y a la protectora Apadat.

El pasado día 29 de marzo Viernes Santo a las 15.30 horas encontré una bolsa colgada de un árbol con gatitos dentro vivos en la orilla del río Alberche, en la localidad de Escalona (Toledo). El acceso era imposible. Llamé al Seprona, que junto a Emergencias de Toledo se encargaron de avisar. En media hora estaba en la zona una patrulla de la Guardia Civil que intentó rescatarlos sin éxito debido al complicado acceso. Ellos volvieron a solicitar una dotación de Bomberos, que vinieron enseguida y con los medios adecuados consiguieron rescatar a los animales. Eran cuatro, todos vivos y aún con el cordón umbilical.

Después de llamar a varias protectoras y estar toda la tarde alimentándoles y dándoles calor por fin la protectora Apadat (Toledo) me dijo que se hacían cargo de los cuatro pequeños. Pasados dos días, hablé con ellos y me dijeron que estaban muy bien y que saldrán adelante. Todo esto gracias a todas esas personas que, a pesar de ser festivo, se molestaron y preocuparon por ayudarme a salvar a esos peques que algún/a desgraciado/a había abandonado.

Un gobierno inhumanamente discapacitado

Por Simeón Ibáñez

Se acaba de aprobar una ayuda a la Banca española que es exactamente 100 veces mayor que la deuda que nuestros gobernantes tienen ya con los discapacitados. Estos han tenido que realizar –con el esfuerzo particular que eso les supone- una multitudinaria manifestación en Madrid para reclamar al menos el pago de esa deuda y suavizar los recortes que están sufriendo, para no hablar de otros derechos humanos de los que aún están privados. No cabe duda que el más inhumanamente discapacitado es nuestro Gobierno, que en poco tiempo ha faltado a todos sus compromisos, incluso los más elementales y con los más indefensos; y que debemos urgentemente, para no ser cómplices suyos, remediar su incapacidad.