Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘gatos’

Denunciado por dar comida y agua a los gatos callejeros en plena ola de calor

Por Silvia Rodríguez

Le escribo porque quiero denunciar una injusticia doble que se está produciendo en mi barrio (Tablada, Sevilla) desde hace un mes.

En primer lugar, el acoso que estamos sufriendo de una vecina que está vulnerando nuestro derecho a la intimidad y al honor. Se cree la dueña del barrio y lo hace fotografiando a vecinos dentro de la intimidad de su casa, de noche, con flash, nocturnidad y total alevosía. Realiza acusaciones indebidas sobre la privacidad de algunas familias del barrio o, como en el caso de mi padre, le graba con su teléfono móvil, escondiéndose detrás de él, con total descaro e impunidad.

Imagen de archivo de un gato.

Imagen de archivo de un gato.

¿La causa que molesta a esta mujer? Que demos agua a unos gatos callejeros. Con temperaturas de unos 45 grados a la sombra, pienso que es más la humanidad que nos mueve que el querer crear una colonia de gatos descontrolada que cause problemas de neumonía a sus hijos, tal y como nos acusa.

Ha denunciado a mi padre, militar en la reserva desde 1998, de ser un hombre que capaz de agredirla porque ella vive en un piso bajo, y pide al juez que le retire su arma-desactivada desde dicho año. Mi padre es un señor de 73 años pacífico y operado del corazón, por lo que no debe alterarse, con un historial militar impecable y sólo ha cometido el ‘delito’ de dar agua a los gatos. Hecho que, por otro lado, consta en la Ley de Defensa Animal como no censurable. Al contrario, está penado denegar el alimento y el agua.

Por toro lado, esta mujer deja las bicicletas en los pasillos del portal donde vive con total impunidad cuando le viene en gana y cuelga carteles “recomendando” a los vecinos que recojan los excrementos de los perros como si no lo supieran, creando un ambiente asfixiante al máximo.

Una situación de vergüenza en un barrio de Sevilla que parece anclado en tiempos pretéritos donde no se podía alzar la voz y donde los derechos más básicos debían ser silenciados. No respetar a los mayores ni a los seres vivos es el germen de las posteriores situaciones de injusticia de la vida diaria. Una pena.

¿Y si habilitan comedores para gatos callejeros?

Por Patricia Peña

Un gato come en la calle. (ARCHIVO)

Un gato come en la calle. (ARCHIVO)

Hay muchas personas que toman como iniciativa cuidar a los gatos sin hogar. Muchas veces es habitual al bajar calle encontrase debajo de los coches, al lado de los árboles o en zonas verdes, depositada la comida para gatos y, muy cercana a ella, se encuentra una colonia de gatos.

En días de lluvia o viento, el papel con el que se envuelve la comida acaba llegado a locales, entradas de portales y aparcamientos. Por no hablar de la comida, que acaba mojándose y esparcida por el suelo.

Desde los ayuntamientos, podrían estudiar la posibilidad de habilitar espacios para que estas personas desinteresadas que cuidan de los animales continuaran con la acción pero de una manera más ordenada, procurando así que días lluviosos o de viento la comida de los animales se mantuviera en buenas condiciones y a la vez mantener el correcto orden en las vías.

Rescate en el río Alberche de cuatro gatos recién nacidos abandonados

Por Patricia Pérez

Gatos rescatadosEscribo esta carta en agradecimiento a Emergencias de Toledo, Guardia Civil y Bomberos de Santa Olalla (Toledo) y a la protectora Apadat.

El pasado día 29 de marzo Viernes Santo a las 15.30 horas encontré una bolsa colgada de un árbol con gatitos dentro vivos en la orilla del río Alberche, en la localidad de Escalona (Toledo). El acceso era imposible. Llamé al Seprona, que junto a Emergencias de Toledo se encargaron de avisar. En media hora estaba en la zona una patrulla de la Guardia Civil que intentó rescatarlos sin éxito debido al complicado acceso. Ellos volvieron a solicitar una dotación de Bomberos, que vinieron enseguida y con los medios adecuados consiguieron rescatar a los animales. Eran cuatro, todos vivos y aún con el cordón umbilical.

Después de llamar a varias protectoras y estar toda la tarde alimentándoles y dándoles calor por fin la protectora Apadat (Toledo) me dijo que se hacían cargo de los cuatro pequeños. Pasados dos días, hablé con ellos y me dijeron que estaban muy bien y que saldrán adelante. Todo esto gracias a todas esas personas que, a pesar de ser festivo, se molestaron y preocuparon por ayudarme a salvar a esos peques que algún/a desgraciado/a había abandonado.