Entradas etiquetadas como ‘reproducciones’

Narcissa, miniaturista antes que dama de sociedad

'English Dining Room of the Georgian Period,  1770-90'. c. 1937 - Narcissa Niblack Thorne

‘English Dining Room of the Georgian Period, 1770-90’. c. 1937 – Narcissa Niblack Thorne

De perfil aristocrático y semblante tranquilo, vestida y peinada como para un evento social de alto copete, Narcissa Niblack Thorne (1882-1966) podría haber sido cualquier dama de sociedad, preocupada por demostrar de modo constante que, a principios del siglo XX, la alta burguesía estadounidense podía ser tan elegante y sofisticada como la aristocracia europea y que incluso la superaba en frescura y espontaneidad.

Sus padres pertenecían a la alta sociedad. Nacida en Indiana, su familia se mudó a Chicago cuando ella era niña. Se casó con su amor de la niñez, Montgomery Ward, un rico empresario dueño de unos grandes almacenes. Sin embargo, en lugar de obsesionarse con vivir a lo grande, Thorne sentía una atracción por explorar lo pequeño, perderse en una escala de 1:12.

Narcissa Niblack Thorne con una de sus obras

Narcissa Niblack Thorne con una de sus obras

De niña se había aficionado a coleccionar utensilios de cocina, jarrones y muebles para lujosas casas de muñecas y la pasión por la miniatura no la había abandonado. La búsqueda de objetos a pequeña escala la llevó a diferentes ciudades estadounidenses y europeas, pero pronto dio el paso a la pieza única: empezó a reproducir habitaciones de época.

Un salón inglés de la época de los Tudor, un aristocrático dormitorio francés del siglo XVI, la cocina de una casa de veraneo estadounidense, un moderno salón californiano de los años cuarenta, una sencilla vivienda japonesa, una sala de estar alemana de la alta burguesía del siglo XIX… La dama de sociedad se hizo una miniaturista de renombre.

No escatimó en suelos de madera, frescos en las paredes o moldes de escayola, las fotos frontales de los trabajos de Thorne podían pasar por escenarios reales de una película o fotos de viviendas de ensueño de una revista de decoración. Previamente se documentaba visitando museos y casas históricas y al principio se manejaba para hacerlo todo sola, pero con el tiempo ansió la perfección y empleó a expertos artesanos que la ayudaban con lo más difícil.

'German Sitting Room of the 'Biedermeier' Period, 1815-50'. c. 1937 - Narcissa Niblack Thorne

‘German Sitting Room of the ‘Biedermeier’ Period, 1815-50′. c. 1937 – Narcissa Niblack Thorne

En 1932 se atrevió a exponerlas por primera vez en una muestra benéfica y a lo largo de los años treinta ganaron fama. Le dedicaron un reportaje en la revista Life y en 1936 recibió el encargo de reproducir una de las habitaciones del Castillo de Windsor para celebrar la coronación (que nunca fue) de Eduardo VIII del Reino unido, el aspirante a rey que renunció a ser heredero para casarse con una plebeya estadounidense.

Se conoce la existencia de 100 mini-estancias, 68 de ellas en la colección permanente del Instituto de Arte de Chicago. Las demás están repartidas por museos estadounidenses, no es posible disfrutar de ellas en Europa. Nunca cobró por sus obras, cuando murió su marido millonario, la herencia le permitió seguir en su pequeño estudio de Chicago, centrada en sus casitas. Sólo cerró el estudio y se quitó su elegante bata de trabajo en 1966, unos meses antes de morir.

Helena Celdrán

'French Library of the Louis XV Period, c. 1720', c. 1937 - Narcissa Niblack Thorne

‘French Library of the Louis XV Period, c. 1720’, c. 1937 – Narcissa Niblack Thorne

'California Hallway, c. 1940'. c. 1940 - Narcissa Niblack Thorne

‘California Hallway, c. 1940’. c. 1940 – Narcissa Niblack Thorne

'English Entrance Hall of the Georgian Period, c. 1775'. c. 1932 - Narcissa Niblack Thorne

‘English Entrance Hall of the Georgian Period, c. 1775’. c. 1932 – Narcissa Niblack Thorne

'Tennessee Entrance Hall, 1835'. c. 1940 - Narcissa Niblack Thorne

‘Tennessee Entrance Hall, 1835’. c. 1940 – Narcissa Niblack Thorne

'Japanese Traditional Interior', c. 1937 - Narcissa Niblack Thorne

‘Japanese Traditional Interior’, c. 1937 – Narcissa Niblack Thorne

'English Great Room of the Late Tudor Period, 1550-1603'. c. 1937 - Narcissa Niblack Thorne

‘English Great Room of the Late Tudor Period, 1550-1603’. c. 1937 – Narcissa Niblack Thorne

David Edwards, una eminencia de la miniatura

Miniaturas de carretes de hilo - David Edwards

Miniaturas de carretes de hilo sobre uno de tamaño natural- David Edwards

La escala de los objetos que David Edwards hace a mano es de 1:12, la misma a la que Jonathan Swift reduce a los liliputienses en Los viajes de Gulliver. El artesano de Edimburgo (Escocia) trabaja en un apacible cuarto, sobre un escritorio dispuesto frente a un ventanal dividido en tres, con la vista de los tejados de pizarra y las chimeneas de las casitas de cualquier barrio británico.

En absoluto se trata de manufacturar juguetes: Edwards crea réplicas de la realidad, no versiones infantiles. En un carrete se distingue cada vuelta que da el hilo a su alrededor, las cerdas de un cepillo de dientes parecen incluso algo gastadas por su diminuto dueño, los sobres de las cartas —con su textura de papel ligeramente arrugado— podrían estar en el buzón de cualquiera. Edwards se vuelca en los aspectos más insignificantes, los que marcan la diferencia. Si un reflejo es demasiado brillante, parece un juguete: “tiene que tener lustre, no brillo”, especifica en una entrevista.

Miniaturas de David Edwards

Miniaturas de David Edwards

La eminencia de la miniatura tiene 75 años. Confiesa que hace poco ha comenzado a reducir sus jornadas de trabajo “a siete y ocho horas” y justifica así que el avance de su lista de encargos se haya ralentizado un poco. Es tal la demanda que ha dejado de aceptarlos porque tiene el cupo cubierto para los próximos años y es consciente de que el tiempo ya no es infinito.

Lo sorprendente del artesano, además de su dedicación extrema a un arte casi invisible, es su pasado previo. De 1958 a 1983 fue cellista en la Filarmónica Real y en la Orquesta Nacional de Escocia, un músico profesional consagrado a su instrumento. Su interés por las casas de muñecas comenzó cuando fabricaba una para sus dos hijas pequeñas, los muebles que había en el mercado no eran de su gusto y comenzó a hacerlos él mismo. Cuantos más complementos se le ocurrían, más le atraía el mundo preciso de lo pequeño, que lo terminó atrapando a tiempo completo.

El taller de David Edwards en Edimburgo

El taller de David Edwards en Edimburgo

Entre los alrededor de 150 objetos de su catálogo hay artículos rebuscados: una cuchara para el huevo pasado por agua, un afilador de cuchillas de afeitar, un zurcidor, siluetas de perfiles del siglo XIX enmarcados… Desde el comienzo de su carrera a tiempo completo (en 1983) selecciona los detalles más buscados por los coleccionistas y se convierte en el miniaturista dominante de ese objeto. Su franja temporal es casi siempre la era victoriana, aunque también reproduce utensilios atemporales que habitan los hogares de todas las épocas.

El material es otro de los secretos del poder de las piezas. Reutiliza la materia prima de objetos antiguos. Por pequeños que sean, la cantidad que emplea en cada obra es mínima y puede aprovecharlos durante años. Trata el oro, la plata y hasta el prohibido marfil, convierte el reciclaje en excavación arqueológica. Entre sus tesoros, está el bloque de madera de alrededor de 400 años que usa para reproducir sus afamados violines, instrumentos que podrían sonar si los tocaran los dedos adecuados.

Cuando muestra su impoluto trabajo en público adjunta potentes lupas de aumento para que nada pase desapercibido. Mañana 24 de noviembre será uno de esos días: Edwards expondrá sus creaciones en el Kensington Dollhouse Festival (Festival de casas de muñecas de Kensigton), en Londres, el prestigioso evento anual al que acuden coleccionistas de miniaturas de todo el mundo para ver y adquirir las creaciones de más de 175 artesanos. No es frecuente que Edwards acuda a ningún evento y este es de los pocos a los que sigue siendo fiel. Aprovechen si están cerca.

Helena Celdrán