Entradas etiquetadas como ‘cera’

Una casa derritiéndose en el centro de Londres

'The Melting House' - Alex Chinneck - Foto: Angie Dixon

‘The Melting House’ – Alex Chinneck – Foto: Angie Dixon

Es una construcción a tamaño real, de ladrillo, una típica vivienda londinense que no desentona en el paisaje de la calle Southwark, en el sur de la capital inglesa. Se trata de un edificio recién construido y nadie dudaría de su solidez, pero sólo durará en pie 30 días.

Alex Chinneck (1984) da a la casa el críptico nombre de A Pound of flesh for 50p (Una libra de carne por 50 peniques), aunque también se refiere a ella como The Melting House (La casa que se derrite). El artista británico y su equipo han construido los 8.000 ladrillos, los cristales y los marcos de las puertas y las ventanas: todo está hecho de cera salvo el tejado, que descansará sobre una masa amorfa en el plazo de un mes.

La instalación artística forma parte del Merge Festival, que —desde el 19 de septiembre y hasta el 18 de noviembre— aúna proyectos musicales y artísticos en las orillas de la zona sur del Támesis, en el distrito de Bankside. Con la elección del efímero material, el autor recuerda la existencia en ese mismo barrio, hace dos siglos, de una fábrica de velas.

Para la tarea se ha rodeado de químicos, fabricantes de cera e ingenieros que lo han ayudado a conseguir el mayor realismo usando cera de parafina. Desde su inauguración en septiembre, la casa está desmejorada, regueros de gotas recorren los muros como si fueran chocolate derretido. Los cristales se arrugan y encogen formando agujeros. Aunque cabría pensar que hay que esperar a que se derrita por sí sola, en realidad el artista la está derritiendo a su antojo.

Con un aparato para aplicar calor, igual al que se suele usar en las reparaciones de tejados, disfruta del control de transformar el edificio. “Se inspira en el proceso clásico de esculpir un material para darle forma mediante un procedimiento contemporáneo y único”, dicen los organizadores del Merge Festival.

Helena Celdrán

'The Melting House' con el aspecto que presentaba el 16 de octubre - Foto: Merge Destival

‘The Melting House’ con el aspecto que presentaba el 16 de octubre – Foto: Merge Destival

'The Melting House' (detalle) - Alex Chinneck

‘The Melting House’ (detalle) – Alex Chinneck

'The Melting House' - Alex Chinneck

‘The Melting House’ – Alex Chinneck

Aspecto de 'The Melting House' ('La casa que se derrite') el 19 de octubre

Aspecto de ‘The Melting House’ (‘La casa que se derrite’) el 19 de octubre

‘Sampuru’, el arte de hacer reproducciones de comida japonesa

Fake Food Sushi - (www.fake-food.net)

Fake Food Sushi – (www.fake-food.net)

Niguiris y rollos de sushi con apetitosas rodajas de pescado, tempura perfectamente rebozada, deliciosas sopas de fideos con sobreabundancia de ingredientes… Los platos son perfectos como estatuas, lo único sospechoso en ellos es que brillan demasiado.

Denominadas sampuru (del inglés sample, muestra), las reproducciones de comida tienen un papel importante en los restaurantes japoneses, permiten al potencial cliente hacerse una idea de lo que hay en el menú y estimula las papilas gustativas de quien pase por delante. En las grandes ciudades cumplen además la función de facilitar la comunicación entre camareros y los clientes extranjeros en un país donde el inglés es una rara avis.

Hecha de cera —aunque cada vez más, de plástico— la comida falsa requiere de un proceso artesanal que comienza en la mayoría de los casos con alimentos reales de los que se sacan moldes. Después, se añaden detalles realistas a la pieza y se pinta.

Cada restaurante encarga los modelos según los platos que ofrece y con el tiempo el diseño y la confección de estos conjuntos se ha convertido en una especie de disciplina artística. Hay concursos de creación de comida de mentira y los manufacturadores más destacados guardan con celo los secretos para lograr que sus productos tengan un aspecto más realista que otros.

Yakisoba-takoyaki y una tempura de gamba - (www.fake-food.net)

Yakisoba-takoyaki y una tempura de gamba – (www.fake-food.net)

La consideración del sampuru como disciplina artística hizo que en 1985 incluso protagonizara una exposición en el Museo Victoria y Alberto de Londres. En el documental de Wim Wenders sobre Japón titulado Tokyo Ga (1985) el director alemán también se esmeró por enseñar los pormenores de la manufacturación de la comida falsa.

Aunque parece un invento desarrollado tal vez en los últimos 40 años y más relacionado con la extravagancia y el gusto por lo artificial que se cultivan en Japón, las reproducciones de alimentos son un invento de principios del siglo XX.

Para entender su origen es necesario remontarse a la era Meiji, marcada por el reinado del emperador Meiji, de 1868 a 1912. El país iniciaba su apertura al mundo efectuando cambios sociales, económicos, militares, de política interior y exterior, dejaba de ser un país aislado y anclado en un sistema feudal y evolucionaba con el objetivo de ser una potencia mundial.

A raíz de las recién instauradas relaciones comerciales, tuvo acceso a productos que hasta ese momento, como mucho, se conocían de oídas. La comida no fue una excepción: cuando en los años sesenta del siglo XIX se crearon los primeros asentamientos occidentales en el país. Al archipiélago comenzaban a llegar productos occidentales, entre ellos ingredientes y recetas que los japoneses nunca habían probado.

En el libro Modern Japanese Cuisine: Food, Power and National Identity (Cocina japonesa moderna: comida, poder e identidad nacional) la polaca Katarzyna Joanna Cwiertka —académica especializada en Estudios Modernos Japoneses en la universidad holandesa de Leiden— explica que sólo en aquellas últimas décadas llegaban al país zanahorias, guisantes, cebollas, tomates, espárragos, coliflores, perejil… El contacto tardío con otras potencias hizo que por ejemplo, hasta 1925, nadie hubiera probado la mayonesa.

Las réplicas comenzaron representando platos occidentales, entonces sofisticados. Los restaurantes veían difícil que los clientes pidieran lo que desconocían y empezaron por ofrecer muestras, hacer fotos y dibujos… Los métodos disponibles eran caros o no terminaban de ofrecer una visión clara del conjunto y en ese momento surgió el sampuru. Contradictoriamente, ahora son en su mayoría platos japoneses los que (también fuera del país) se exhiben para que el cliente occidental sepa lo que esperar o caiga rendido al aspecto limpio y colorido de las piezas de cera y plástico.

Helena Celdrán