Entradas etiquetadas como ‘alfombras’

Alexandra Kehayoglou, tejedora de la naturaleza

'Refugio para un recuerdo' - Alexandra Kehayoglou - Foto: alexkeha.com

‘Refugio para un recuerdo’ – Alexandra Kehayoglou – Foto: alexkeha.com

Es hierba de diferentes colores, parcheada y asalvajada, de esa que muestra impune calvas de tierra y rincones menos frondosos y verdes que otros. Nada que ver con el césped mimado de un campo de golf: la naturaleza no obedece a más cánones que a los suyos.

Alexandra Kehayoglou teje con tal destreza que cuesta aceptar que en realidad la superficie es una alfombra que sube del suelo a la pared para continuar como un tapiz. En vertical, la artista representa hierbas y arbustos que se pierden en la oscuridad incitando a explorar el bosque. Para completar el conjunto, un columpio hecho con cuerdas blancas y una tabla de madera espera a que alguien lo disfrute.

Refugio para un recuerdo es una de las hazañas de la diestra tejedora de pastizales, bosques, jardines… También tapiza banquetas de las que salen descolocadas pelambreras verdes o imita lagunas como vistas desde las alturas.

Lee el resto de la entrada »

Óleos de alfombras sospechosamente abultadas

'Alicia' (2014) - Antonio Santin

‘Alicia’ (2014) – Antonio Santin

Antonio Santin (Madrid, 1978) se esmera en los tapizados, crea al óleo alfombras de exhaustivos adornos florales y arabescos que, de cerca, parecen más bordados que pintados sobre el lienzo. El asombroso dominio de la técnica queda olvidado por un momento cuando el espectador percibe las arrugas en la superficie: sombras y claroscuros que llevan a la conclusión de que hay algo debajo y ese algo se parece sospechosamente al cuerpo de una persona.

Ya en la serie Still-lifes (Naturalezas muertas), el pintor —primero residente en Berlín y ahora en Nueva York— daba muestras de su gusto por representar textiles en sus cuadros. Calificar de naturalezas muertas escenas protagonizadas por mujeres tumbadas es un indicativo de que algo no va bien, de que la postura relajada, la mirada perdida o los ojos cerrados de los personajes femeninos revisten la tragedia de un crimen. Pero el pintor no da más pistas, obliga a quien observa la obra a vivir en soledad con el terrible presagio.

Ofelia (2009) - Antonio Santin

Ofelia (2009) – Antonio Santin

Su experiencia como escultor y la admiración por la pintura tenebrista española son antecedentes lógicos para Rugs (Alfombras), una colección de obras que amplía desde 2011 y en la que continúa inmerso. Las espléndidas alfombras rectangulares y circulares ocultan siempre un bulto alargado y no hay indicativo alguno de que bajo ellas haya una persona. Por supuesto, para alimentar la duda las piezas reciben nombres como Claire o Alicia, pero también Nubes o nieblas o Volver.

Santin no da importancia al desasosiego que causa no resolver el misterio y otorga al espectador el poder de decidir si existe una víctima o no. En una entrevista a la publicación online berlinesa Freunde von Freunden (FvF), el autor cuenta que hacer desaparecer los cuerpos de las obras fue un acto de valentía. “Me divierte mucho trabajar con la figura humana, pero también es mi zona de confort. Fue un reto quitarse de enmedio a la figura, trasladar el fondo al frente de manera tan drástica. He aprendido mucho con esta serie. De todas maneras, el cuerpo sigue ahí, bajo la alfombra”.

Helena Celdrán

'K de etaat' (2013) - Antonio Santin

‘K de etaat’ (2013) – Antonio Santin

'Claire' (2014) - Antonio Santin

‘Claire’ (2014) – Antonio Santin

Detalla de 'Claire' (2014)  - Antonio Santin

Detalla de ‘Claire’ (2014) – Antonio Santin

'Volver' (2013) - Antonio Santin

‘Volver’ (2013) – Antonio Santin

'Fall' (2010)  - Antonio Santin

‘Fall’ (2010) – Antonio Santin

'Yeh' (2013) - Antonio Santin

‘Yeh’ (2013) – Antonio Santin

Las inesperadas alfombras de Faig Ahmed

'Destroyed' - Faig Ahmed

‘Destroyed’ – Faig Ahmed

Los tejedores de más talento eran venerados por los mejores poetas y sus obras eran consideradas por los gobernantes piezas de gran valor y prestigio. En Azerbaiyán —la república caucásica exsoviética situada entre Asia y Europa que consiguió su independencia hace poco más de 20 años— las alfombras han sido siempre más que un elemento doméstico, con un desarrollo técnico del que hay testimonios arqueológicos desde el 2000 antes de nuestra era.

“Al principio se consideraban un sofisticado tipo de escritura más que una mera pieza decorativa”, señala Faig Ahmed (Baku-Azerbaiyán, 1982). Convencido de que las alfombras son “una estructura del tiempo y no gráfica”, el artista las ve como el resultado de una evolución y no obras aisladas: con sus creaciones quiere continuar con esa progresión.

'Error', 'Rapture' y 'Ledge' - Faig Ahmed

‘Error’, ‘Rapture’ y ‘Ledge’ – Faig Ahmed

Ahmed se adentra en la compleja labor artesanal de las alfombras azerbaiyanas y analiza las clásicas composiciones para reinterpretarlas. Controla el estricto proceso de creación tradicional, pero sus obras tienen sorpresas inesperadas. Algunas parecen haber sufrido errores, estar deformadas como si fueran una prenda dada de sí o tener irremediables manchas de pintura; otras simulan contener un grafiti dibujado o provocan ilusiones ópticas que parecen la entrada otra dimensión. El único truco es crear esas sensaciones visuales a mano, no valen los elementos externos.

El siguiente paso para el artista ha sido despegar sus trabajos de las dos dimensiones. Además de transformar alfombras en trabajos escultóricos, en este último año ha convertido los patrones en delicados hilos de colores que emergen de una pared y aún así siguen recreando la esencia de la artesanía clásica azerbaiyana.

Helena Celdrán

'Double Tension' - Faig Ahmed

‘Double Tension’ – Faig Ahmed

'Traditional pixels'

‘Traditional pixels’- Faig Ahmed

'Conversion' - Faig Ahmed

‘Conversion’ – Faig Ahmed

'Instability' - Faig Ahmed

‘Instability’ – Faig Ahmed

'Creation' - Faig Ahmed

‘Creation’ – Faig Ahmed

Alfombras de piel de peluche

'Home' - Agustina Woodgate

'Home' - Agustina Woodgate

La alfombra es deliciosa. Causa cierta envidia ver a Agustina descalza sobre el colorido tapiz, ampliando la superficie con paciencia mientras habla de su obra con acento argentino. En el vídeo se refiere al momento en que se dio cuenta de que en  sus cambios de residencia la ha acompañado siempre un viejo oso de peluche marrón, la inspiración inicial de Skin Rugs (Alfombras de piel).

El proyecto  de Agustina Woodgate, una argentina residente en Miami, explora “las relaciones físicas, emocionales y culturales que establecemos con nuestro entorno”. En el mosaico de cada pieza se descubren patas, rabos y algún morro de los peluches que ha utilizado para confeccionarlas.

Destaca que cada uno tuvo dueño, que alguien construyó una relación de afecto a partir de ellos. Al final de su trayectoria volvieron al principio, a ser un simple objeto fabricado en serie.

'No Rain No Rainbows'

'No Rain No Rainbows'

“Cosidas a mano y hechas con la piel de peluches reciclados, no son sólo una referencia a las historias personales de los dueños de los juguetes, sino que investigan la alfombra como un objeto que organiza y expone recuerdos y linajes”. La artista alude en su proyecto al papel de la alfombra en las culturas orientales, en las que son el centro del espacio de la casa.

Los motivos de cada una son parte de la cultura autóctona del país y las técnicas para tejerlas son características de la geografía. Los animales, las plantas y los colores que aparecen en cada modelo no son casualidad: componen una historia gráfica de la historia de cada familia.

Woodgate lleva la tradición a un terreno más popular, juntando las piezas de peluches para los que pasó su momento, abandonados en el cruel camino hacia la madurez.

Helena Celdrán