Solo un capítulo más Solo un capítulo más

Siempre busco la manera de acabar una serie cuanto antes... para ponerme a ver otra.

Entradas etiquetadas como ‘series’

“Tienes el blog un poco parado, ¿no?”

Que en tu vida pasas por distintas etapas en las que tienes que renunciar a tu día a día por una obligación superior es tan evidente como que fumar es malo. Pero de este axioma, por obvio que parezca, no eres consciente hasta que alguien te lo recuerda. La jefa de los blogs de 20minutos me la ha dicho un par de veces cuando hemos tenido conversaciones sobre mis dificultades para escribir con frecuencia por distintas razones. Y yo no había experimentado esa sensación hasta que empezó febrero. No podía escribir porque no tenía tiempo. Tampoco tenía ganas.Mad Men

Lo “peor” de todo, y que todo lo malo en la vida sea esto, es que tampoco hacía por tener de qué escribir. Porque no me apetecía ver ni una serie. Así he estado prácticamente dos meses. Me apetecía leer, ver más cine y centrarme en el trabajo diario que, por suerte, me absorbe por completo. Aunque con el paso de los días solo hice lo último, consideraba que leer y el cine eran más importantes que ver un montón de series nuevas o ya conocidas. Los capítulos dejaron de tener interés alguno para mí. Solo me dio por ver las españoladas que se estrenaron y que funcionaron bien en audiencia para ver si recobraba el interés, aunque fuese por los bodrios. Y ni así.

Foto: EFE

Foto: EFE

A la gente a la que le preguntaba qué me podía pasar me respondía que estaba “saturado”. Seguramente fuese eso. A lo mejor también me cansé de la falta de ideas actual, con una parrilla europea y estadounidense repleta de historias ya manoseadas con distintos personajes. O quizá me hartase de las precuelas, spin-offs y similares que han proliferado en estos últimos meses. El último caso, de ayer mismo, con David Lynch marchándose de la nueva Twin Peaks. ¿Cómo se puede lanzar uno a recuperar una serie y que luego su creador y director se pire?

Me gusta ver series, y escribir sobre ellas es un honor. Pero cuando no tienes nada que decir… Tampoco existía nada en el mercado que me estimulase demasiado. Supongo que a alguno de mis colegas le habrá pasado alguna vez. Esa sensación de que todo lo que hay no es suficiente. Que ya pueden estrenar lo mejor de mundo, que ni así te vas a decidir. Hasta que te das cuenta de que el problema está en ti mismo y que solo necesitas desconectar para volver a la vorágine semanal de más de 20 episodios a ver en los pequeños huecos que tienes.

Si quieres ver una serie sacas el tiempo de donde sea. Te levantas antes, apuras al máximo para llegar a los sitios obligatorios, modificas tus horarios de ocio… Se hace lo necesario. Estar alejado de la actualidad me ha servido para volver a recordar cómo se hacía eso. Antes pasaba del tema.Captura de pantalla 2015-03-09 a la(s) 19.10.57

Pero lo que me ha convencido del todo a ver que estaba equivocado han sido dos momentos. Uno, hace unas semanas, cuando una amiga me dijo: “Tienes el blog un poco parado, ¿no?”. Ahí me di cuenta de lo que echaba de menos escribir. Era absurdo que no lo hiciese cuando tenía la posibilidad de contar todo lo que quisiera sobre lo que más me gusta. A las series no las eché en falta en ese momento. Seguía fallando algo. Las consideraba menos importantes que, como dije antes, los libros o el cine. Y no podía estar más desacertado.

Kevin headbutts G.R. guy, exits car, asks for Laurie at a G.R. houseAyer en El País, Marcos Ordóñez publicó esta maravilla de artículo sobre series y su narración. Me hizo ver que las buenas, las que de verdad son un placer de ver, beben de muchos libros y películas que han aportado algo al mundo cultural y hasta han contribuido a cambiarlo. Hay que leer como si se nos fuese la vida en ella, y ver todas las películas posibles. A ese club de lo imprescindible se han sumado las series en los últimos años. Ordóñez hace un repaso por las mejores, y con esos nombres debería ser suficiente para convencerse de que su lenguaje también puede aportarnos muchos conocimientos.

Porque si alguien dice que no ve series por leer libros, ver cine o ir al teatro, es que es un pedante. Aparte de un ignorante. A mí ya se me ha pasado esa pájara tonta. Espero que no vuelva a ocurrir. Y que si es así, tenga más razones de peso que estar cansado de estar sentado para ver un capítulo. Lo que sí haré para no cansaros tanto es mencionar libros o películas más a menudo, para que no todo sean los episodios de la semana.14

Cuando cuentas con varios desempeños diarios relacionados con el trabajo es inevitable acabar saturado. Pero mi saturación es una bobada comparada con la de gente que trabaja duro de verdad, y que tiene razones reales para estar cansada y querer desconectar de algún aspecto de su rutina. Y lo peor es que muchos de ellos no pueden permitirse tomar esa medida. Así que he optado por dejar de ponerme excusas y volver a ponerme en marcha. Sobre todo ahora, que tengo más razones que nunca para ver series. ¿O es que pensabais que se habían acabado los artículos sobre Mad Men?

 

También hay que escuchar música. A todas horas. Como esta.

Lo mejor (y lo que hay que mejorar) del Festival de Series

El sexto Festival de Series de Canal + celebrado este fin de semana en Madrid ha sido un éxito. El público ha respondido llenando las salas dispuestas para el evento en Cinesa Proyecciones, todo gracias a unos talleres llamativos y que en su mayoría luego resultaron ser interesantes. El perfil de los asistentes ha sido muy variado, aunque como es obvio el público joven que ve series en internet fue el mayoritario. Los niños también tuvieron su espacio personalizado el domingo por la mañana, y me consta que se lo pasaron en grande por la gente que acudió con sus hijos. Pero, ¿ya es maduro el Festival de Series? ¿Se puede decir que ha tocado techo?5

Como siempre, y tras reposar las distintas impresiones que se te vienen a la cabeza, toca hacer balance. Son varios los aspectos a destacar, y solo dos categorías posibles para encuadrarlos: lo mejor del festival y lo que se puede mejorar del mismo. Y no, no falta una “lo peor” o “lo malo”, ya que no encuentro pegas que ponerle en esta edición. Aún quedan cosas que pulir, y espero que lo siguiente sirva para continuar construyendo algo que está cerca de ser casi perfecto.

Lo mejor

4Los talleres. Pude ir a cuatro, y todos ellos me aportaron algo de cara a mi experiencia profesional con las series. A los demás fue gente que conozco y todos salieron encantados. Destacaré uno al que fui y otro al que no pude ir. El primero es el de novelización de series, donde todas las intervenciones sirvieron para aprender algo (más si tienes entre tus planes escribir libros o ficciones de televisión). El otro es el de guionistas, del que me harté de leer y escuchar comentarios elogiosos.

La organización. La gente de Canal + ha demostrado que sabe cómo montar un gran evento. Todo les ha salido bien: la gente que han traído, los talleres que han dispuesto, los visionados que han ofrecido, el equipo que con el que han contado, y hasta los juegos y photocalls para desparramar un poco por el edificio. También hay que destacar que se vaya a celebrar en Barcelona y Málaga.

La ‘venta’ del festival. El canal de pago ha sabido aliarse con muchos bloggers de series para que lo que iba a ocurrir este fin de semana llegase a más público del esperado. Aunque saben que mucha gente va a ir de por sí porque estaba al tanto de cuándo iba a celebrarse y qué iba a ofrecer, al final otros muchos se acercaron por curiosidad reventando el aforo de las salas. A falta de datos, solo con haber visto las colas se puede decir que el de este año ha superado en asistencia al anterior. Un buen presagio de lo que está por venir si esto sigue así.3

El #birraseriesNunca había estado en ninguno. Soy consciente de que el formato habitual suele ser distinto, ya que se invita a alguien del mundo de la ficción a que charle con algunos bloggers mientras el público espera para hacer sus preguntas. Lo de este domingo no se pareció en nada a eso, ya que fue el público, el presencial y el que estaba desde casa tuiteando, el que se encargó de elegir “la mejor serie”. La sala se convirtió en una locura maravillosa, con la gente gritando y dando saltos para defender a sus preferidas. Desde el escenario, tanto la presentadora como los colaboradores encargados de poner la nota tranquila también contribuyeron a que la hora y media que duró se nos hiciese corta. Que les haya salido tan bien implica que a lo mejor tengan que darle una vuelta a lo que venían haciendo hasta ahora. Veremos. Ah, ganó Arrow. Viva Oliver Queen.

Isabel VázquezQue la pongan a presentar TODO lo que haya en el próximo festival. Y punto.

Lo que hay que mejorar

1La sede. Ha quedado demostrado que Cinesa Proyecciones se ha quedado pequeño. El lío que se forma para montar colas y que mucha gente se haya quedado fuera de las proyecciones y talleres más exitosos evidencia el gran éxito. Pero a la vez atestigua el pequeño fracaso de que haya gente que se las pierda. Soy consciente de que la organización no puede adivinar lo que le va a llegar de público, pero a lo mejor deberían plantearse trasladar el festival a otro emplazamiento. Salir del centro de Madrid puede ser un mal menor.

Visionados. Creo que es lo que más cojea en este festival. No se han emitido estrenos en primicia, lo que provocaba que muchos ni contásemos con lo que se ha emitido por haberlo visto semanas o días antes. Desconozco si es difícil que las cadenas americanas cedan sus capítulos para emitirlos en un evento de estas características, y no dudo de que se haya intentado. Pero igual merece la pena hacer un esfuerzo más. El problema también es de fechas. La mayoría de series se estrenan en el mes de septiembre, y el festival suele ser entre octubre y noviembre. Quizá adelantándolo un mes se consigue mayor atención e interés.

Invitados. El poder del festival es suficiente para traer a gente importante del sector a nivel nacional. Pero faltan los invitados internacionales. Desde luego que no es fácil, pero con un showrunner conocido o actores de series punteras viniendo cada año, el éxito puede ser incalculable. Hay que recordar que en la primera dición vino Annabelle Wallis cuando era una desconocida, y aún así hubo gente que se pasó para verla.

2

Acreditaciones. Los periodistas que escriben sobre series y cultura tienen siempre su acreditación asegurada para todo el festival. Lo mismo ocurre, y debería seguir así, con todo el que se curre un blog de series. Pero que se acredite a gente que no ha escrito sobre esto en su vida no me parece tan bien. Hay que premiar al que se esfuerza. Y aquí, como ocurre en todas partes, hay gente que se acredita para pasar a todo antes que nadie y que no ha dedicado un minuto a trabajar sobre este tema. La criba debería ser mucho mayor. También estaría bien que los pases fuesen personalizados, para así poner cara a esos nombres que te suenan tanto.

Merchandising. He echado de menos que hubiese más regalos para los que han acudido a Cinesa. Aunque fuesen mochilas pequeñas, como el año pasado. Que haya gintonics gratis está muy bien, pero vamos, prefiero otras cosas. A lo mejor hay quien prefiere beber, no lo dudo.

Todas las fotos son de la web del Festival de Series