BLOGS

La inteligencia del ser humanoes la capacidad que tiene para adaptarse a la realidad.Xavier Zubiri, filósofo. (San Sebastián, 1889 - Madrid, 1983)

Siempre que se baja… Y vuelta a Tiznit

Bajar, bajar… hasta Dakhla, la antigua Villa Cisneros, son 503 km más; a los que hay que añadir otros 327 hasta la frontera mauritana. Pero el objetivo de este viaje era llegar a El Aaiún y darse la vuelta. No obstante, para los interesados, puedo contarles en unas pocas líneas más que, hasta Dakhla, la monotonía del paisaje se repite como el eco. Eso sí, la vieja Villa Cisneros, asentada en una lengua de tierra que se adentra en el mar 40 km —que conozco por otros viajes—, merece una visita. Todavía se respira en ella el aire español de aquellos años 60 y 70 anteriores a la descolonización. La iglesia, algún restaurante, el hotel-parador, alguna que otra villa…

Y dicho esto, nos damos la vuelta por donde hemos venido; es decir, dejamos El Aaiún para llegar a Tiznit (539 km) que, que aunque parece una barbaridad la distancia, no resulta pesado hacerla pues la carretera es recta y despejada, está en buen estado, y apenas tiene circulación. Así que, sin prisas, a media tarde avistamos la ciudad de la filigrana en la plata. No sin antes haber disfrutado de una sorprendente borrasca, 90 km antes de llegar a Guelmim, con agua a raudales… ¡En el desierto! En Tiznit hay hoteles de todos los precios para pasar la noche. Por la mañana, dado que estamos de vuelta, alguien comentan que les gustaría llevarse un recuerdo; de todos modos, merece la pena una visita pausada al zoco de los plateros… Pulseras de plata (desde 6 euros), anillos, collares, prendedores y adornos... La vista se ahoga de tanto mirar; los escaparates son, a la postre, la repetición de la monotonía. Observo que hay mucho “barbudo integrista” regentando el negocio de la platería, algo que nunca había visto hasta ahora por aquí.

Pero, para los que la plata no tiene mayor interés, lo mejor es sentarse en la Plaza al-Machouar, en cualquier café, en el Au bon accueil por ejemplo, y disponerse a observar tranquilamente a los parroquianos que llegan, que entran y salen sin cesar mientras discuten o shablan pausado en cirnculoquio… Observar a los campesinos que llegan y piden el desayuno tradicional de por aquí: café, un platito con aceite y abundante pan…Y una botella de agua de manantial para ayudarse, supongo, a bajar tanta miga. Aquí podría uno pasarse el día entero mirando. Más hay que irse ya porque nuevas sorpresas aguardan.

1 comentario

  1. Dice ser Eva Peregrina

    Hola Señor EscolarMe llamo Eva, estoy registrada en su diario como Eva Peregrina, debido a que estoy muy implicada en el Camino de Santiago, y quiero protestar porque el 20 Minutos se ha convertido, con respecto a la censura, en una “razón de la sinrazón que a mi razón se hace que con razón me quejo de la vuestra fermosura”.Vale que haya normas. Lo entiendo. Pero es increible el grado de “burrez” que demuestran los encargados de ese cometido de censurar. O de capricho subjetivo, que es mucho peor.NUNCA he dejado un comentario fuera de tono o que no estuviera relacionado con el tema. El otro día en una de las noticias me votaron más de cincuenta lectores en “positivo”.Tampoco tengo una foto porno en mi avatar, simplemente tengo la mía y es mi cara.No entiendo porqué a lo largo del día de hoy me han borrado mis comentarios.¿Será porqué bajo mi nombre aparece una URL? Ustedes dan esa opción y me parece INCREIBLE y VERGONZOSO, si ese es el motivo, que esos incapacitados no se tomen la molestia de mirar que “mi página” ni siquiera es “mi página”, sino que he puesto mi web favorita sobre el CAMINO DE SANTIAGO.Mírela usted mismo. http://www.arteycamino.com¿Encuentra ahí algo reprochable o reprobable? ¿Se venden chorizos de Pamplona rellenos de cocaína?Es una simple web (bueno, no tan simple porque es preciosa) que enlaza con un foro del camino, un chat de peregrinos, la guía del camino, etcSé que no nos dará una respuesta y menos a mí. Pero cada día aumentan las protestas, no ya por la censura necesaria en muchos casos, sino por el grado de estupidez de las personas que se ocupan de ese cometido.Creo que sus lectores merecemos un poco más de respeto y una atención por su parte en este tema que podría solucionar en media hora si se tomara la molestia de preocuparse un poco por las personas que le damos de comer, tanto a usted como a esa pandilla de iletrados censores.Un saludo.Eva Peregrina.

    28 Marzo 2008 | 1:44

Los comentarios están cerrados.