Europa inquieta Europa inquieta

Bienvenidos a lo que Kurt Tucholsky llamaba el manicomio multicolor.

Entradas etiquetadas como ‘medios de comunicación europeos’

Las nuevas fronteras de Radio Europa Libre

Creo haberos hablado ya, durante estos meses, de varios proyectos europeos, unos más jóvenes, otros de larga tradición europeísta, que a su modo completan el fresco de los que es Europa, su inquieta sociedad civil y su historia reciente. Hoy vuelvo a la tarea con Radio Europa Libre, que no solo sigue emitiendo después de más de medio siglo, sino que estos días, con la crisis ucraniana, ha vuelto a cobrar relevancia.

Radio Europea Libre os sonará, seguramente, a Guerra Fría. Y así es. Fue la emisora de radio, que financiada con fondos de la CIA y el Gobierno de EE UU, llevó la propaganda anticomunista (¡y la perversa música occidental!) al otro lado del Telón de Acero, tanto a la URSS como a sus países satélites. Como tal, Radio Europa Libre es parte de la historia de la Europa dividida en dos bloques, pero a diferencia de hitos vergonzosos como el Muro de Berlín, sigue existiendo, aunque en parte reinventada.

Los antiguos estudios centrales de REL, en Munich, en los años ochenta.

Los antiguos estudios centrales de REL, en Munich, en los años ochenta.

Su principal misión, como ellos mismos fundamentan hoy, es la de “promover los valores democráticos” a través de la información periodística en países donde no existe aún libertad de prensa o donde esta sigue siendo un derecho con frecuencia cercenado. “El primer requisito de la democracia es una ciudadanía bien informada“, dicen. Yo no tengo nada que objetar, es más, estoy de acuerdo, aunque a algunos esto les suene a vil imperialismo yanqui.

Radio Europa Libre, o Radio Libertad, contribuyó ya en las décadas de los 70 y 80 –por supuesto mucho más que el Papa Juan Pablo II y que Margaret Thatcher– al fin del comunismo en Polonia y en la República Checa. Este peculiar medio de comunicación, que sufrió atentados con bomba y demasiadas críticas injustas del propio occidente, está asociado ya para siempre a personalidades ilustres como las de Lech Walesa o Vaclav Havel.

Hoy, pese a las apariencias, el mundo es bien diferente, pero Radio Europa Libre sigue emitiendo; lo hace para 21 países, entre ellos Afganistán, Pakistán, Irán o Irak. Como se puede apreciar, sus prioridades –que también son las de la Secretaría de Estado de EE UU, que sigue financiándola– han variado geográfica y culturalmente.

La radio sigue presente en algunos de los países del antiguo bloque soviético –basta leer el despliegue mediático sobre Ucrania–, pero ha ampliado su radio de acción a oriente próximo y Asia central. En Europa misma sigue presente en regiones de pasado reciente turbulento como Kosovo, Macedonia, Serbia y Bosnia. La CIA no me paga por ello, pero os animo a que le echéis un vistazo.

¿Cómo unir Europa sin medios realmente paneuropeos? En el cierre de #Presseurop

Tampoco voy ahora a dármelas de que lo leía con devoción y diariamente. No es tal el caso. Conocí el portal independiente y plurilingüe de noticias Presseurop poco antes de comenzar con este blog, mientras buscaba (aún sigo en ello) hacerme una idea cabal del complejísimo ecosistema mediático europeo.

Captura de pantalla de la web de Presseurop

Captura de pantalla de la web de Presseurop

Cuando lo añadí a ‘favoritos’ no sabía ni de su utilidad ni de su prestigio ni de su repercusión, simplemente lo guardé como fuente de consulta porque me pareció una publicación valiosa, el embrión del gran medio paneuropeo que muchos echamos en falta (si Europa quiere llegar a ser una nación —signifique lo que signifique ahora este concepto— es vital que tenga su propia prensa).

Este mismo lunes, gracias a un tuit urgente de Dídac Gutiérrez, me enteré de la triste noticia: Presseurop.eu está condenada a desaparecer este mismo mes de diciembre por la falta de apoyo presupuestario de la Comisión Europea (aunque el portal ya ha anunciado que buscará vías alternativas de financiación), según ha denunciado el propio equipo de redacción a través de una carta abierta publicada por la Asociación de Periodistas Europeos.

A menos de seis meses para unas elecciones cruciales para el devenir de la UE, cuando más necesario resulta ese esfuerzo pedagógico que tantos reclaman, los europeos podrían perder uno de sus mejores vehículos informativos (modesto en términos cuantitativos —600.000 usuarios únicos al mes, 17.500 seguidores en Twitter—, pero muy influyente).

La propia presidenta de la sección francesa de la AJE, Nora Hamadi, ha pedido en un artículo a la comisaria europea Viviane Reding que la CE rectifique su decisión y al mismo tiempo ha denunciado que cerca de 70 periodistas especializados en asuntos europeos podrían perder su puesto de trabajo. No ha sido la única en dar la voz de alarma. A continuación, una selección de tuits al respecto.