Europa inquieta Europa inquieta

Bienvenidos a lo que Kurt Tucholsky llamaba el manicomio multicolor.

Entradas etiquetadas como ‘asociaciones’

CC/ Europa: Así piensa el continente la primera generación comunitarizada

Ya iba siendo hora de que refiriera en el blog algunas de las ilusionantes iniciativas relacionadas con Europa que pululan por el ambiente.

Y para empezar os traigo un proyecto integrado por un grupo de jóvenes unidos por su “europeísmo crítico“, que no piden tanto “más” Europa como una Europa “mejor” y que son plenamente conscientes de ser la primera “generación comunitarizada”. Su nombre Con Copia a Europa (CC/ Europa); si queréis seguirlos (os lo recomiendo) aquí está su página web, su Twitter y su Facebook.

Logotipo de CC / Europa (Ana García Toni)

Logotipo de CC / Europa (Ana García Toni)

CC/ Europa parte de una brecha, por así decirlo, generacional. Lo que significaba Europa para las generaciones anteriores estaba claro: seguridad y ausencia de conflictos bélicos. Hoy, el proyecto necesita un nuevo impulso, y ellos, estos más de 20 jóvenes —europeístas y sobradamente preparados— lo saben y quieren ser un altavoz para que otros jóvenes como ellos también piensen, libre y activamente, en término europeos.

En un tono desenfadado, pero comprometido, amable, incluso humorístico. Sin la habitual retórica academicista (aunque muchos de sus integrantes, algunos de los cuales conozco personalmente, sean investigadores) ni las también demasiado frecuentes servidumbres partidistas e ideológicas. Así se presenta CC/ Europa.

Un altavoz prociudadano, no subvencionado, para hablar de política (“La respuesta a la crisis no es quedarte en casa”); economía (“Tú decides hacia dónde va la integración”); comunicación (“Europa es mucho más que la Champions League”) o  relaciones internacionales (“Europa es una superpotencia, seámoslo también en política exterior”).

Más de una vez he echado en falta iniciativas europeístas no alineadas, por así decirlo, con las instituciones, las fundaciones o los think tanks. No es que aquellas sean intrínsecamente sospechosas de nada, todo lo contrario. Pero las asociaciones vocacionales, no sometidas al dictado de ningún poder fáctico, instintivamente me agradan más. Larga vida, pues. Y mucha suerte.