La televisión ha creado un mundo esquizofrénico en el que entre el individuo y lo global no hay nada. Alain Touraine

Archivo de la categoría ‘P, de Paris Hilton’

Pepe Navarro

Lo primero que pensé anoche cuando vi a Pepe Navarro fue ¡QUÉ PELAZO!

A partir de ahí, todo en descenso.

Conmenzó con el anuncio de un reportaje sobre peleas de perros (“actividad ilegal que mueve en España más de 750 millones de euros” – ¿ahí se incluyen los segundos de audiencia televisiva? – me pregunto.)

Continuó Navarro con el primer invitado al programa, un ex-campeón mundial de Boxeo: Perico Fernández, que actualmente se dedica a la pintura. A quien Navarro, en un alarde de creatividad televisiva, aparcó en un rincón frente a un caballete para que fuera pintando uno de sus cuadros al grito de:

¡QUÉ GRAN TIPO ES PERICO! (al saludarse había dejado claro que era la primera vez que se conocían)o

¡QUE NO LE FALTE DE NADA AL CAMPEÓN!

Inmediatamente después, Navarro leyó en sus papeles acerca de otro de los asuntos de la noche: Alexia, una transexual que tuvo un hijo como hombre al que no le permiten ver, blablabla. Y yo que pensaba que estas cosas ya no eran carnaza… tonto de mí.

Tras Alexia, ACOSO ESCOLAR. “Un documento único“. Imágenes del ¿presunto? acosado y de sus acosadores. “El chaval” acosado y “los niños” acosadores (en palabras del propio Navarro); todos rondan los 16 años. Escucho y siento nauseas:

– … nos miraba mal e intentaba buscarnos para que le pegásemos

– … es acoso porque se lo ha buscado, si no se lo busca pues no tiene acoso

UN ASCO.

Y entre todo esto, un microsketch con una muchacha que parece una Carrie Bradshaw de mercadillo y Pepe Navarro que lee cada una de sus réplicas en sus papeles. Bochornoso.

Perico Fernández muestra su cuadro y sufre un ataque de sinceridad:

¿Quién se acuerda de mí ahora?

Publicidad. Zapping. ¡Bieeeeeeen!

LA 2: Reportaje sobre torturas en Irak. Los programadores de la pública sí que saben cómo conseguir que Navarro no sea LO PEOR.

TELE5: Monográfico Cachuli marbellí.

CUATRO: Eva Hache (ay, yo me quiero quedar con Eva Hache, por si lleva por tercera vez a Alvaro Pombo a su programa… pero mi conciencia del deber me lo impide)

ANTENA 3: Abducciones extraterrestres a saco. ¡Que salten hasta La 1 por favor, que salten hasta La 1!

LA 1: Vuelvo y Navarro aún no ha llegado. Veo un anuncio de Vodafone donde lo importante no es lo que se tenga que decir sino lo que cuesta (a todo esto, ¿cuánto era que le pagaban a Navarro por cada programita?)

Navarro is back. Sketch con muchachita que hace de tonta. Ella actúa y él lee. GRAN MOMENTO, cuando él amenaza con ponerla en la puta calle y ella mira de reojo los papeles del presentador para confirmar que eso SÍ estaba en el guión.

No puedo más. Zap. Irak. Zap. Cachuli. Zap. La Hache (que no es muda). Zap. BUENAFUENTE.

¡BUENAFUENTE! Me levanto, beso el televisor y decido que ha sido suficiente. Tengo Navarro de sobra para un post. Para un año.

Con lo mal que había empezado la noche… De Navarro (puf) a Buenafuente (¡sí!), que ha invitado a ROBBIE WILLIAMS (¡ñam!)

Zap. Navarro entrevista a Chenoa. Genial.

Zap ¡ROBBIE WILLIAMS!

Paris Hilton c’est moi

Una mujer que nació famosa, que se hizo aún más famosa después de que un vídeo suyo en pleno coito se distribuyera por la red, que vio cómo la agenda de su teléfono móvil aparecía online, repleta de números de famosos (yo tengo una camiseta divina que dice ‘PARIS MADE ME CHANGE MY NUMBER), que ha sido capaz de pronunciar frases tan maravillosas como:

“Chicas, nunca pidáis Coca-Cola Light. Pedir Coca-Cola Light es de gordas”.

Una mujer que está a punto de sacar un disco titulado ‘Paris is burning’ (“París está ardiendo”), que perdió a su perrito y ofreció como recompensa para quien lo encontrara 5.000 dólares – luego resultó que se lo había dejado olvidado en casa de sus abuelos -, que ganó 6,5 millones de dólares el año pasado… no podía faltar en esta galería de personajes.

Más aún después de las maravillosas fotografías que le hizo Mario Testino para el Vanity Fair de Octubre (en las que parece que oculta una cheeseburger junto a su monte de venus – ver páginas 283 y 286 de la edición inglesa, que es la que se vende en España.)

Me gusta Paris Hilton; me parece un personaje casi de ficción y a la vez una famosa alejada de la caspa habitual de la actualidad rosa. Me divierten sus boutades y su pose snob. Tanto que este año he decidido disfrazarme de ella para Halloween, gracias a la maravillosa iniciativa de esa revista tan seria que es Forbes de regalar caretas de famosos, como ésta que veis.

Si os apetece ser Paris, Martha Stewart, Mel Gibson con corona de espinas o el mismísimo Bill Gates, no tenéis más que clicar/imprimir/recortar en este enlace.

No se merecen. Feliz fin de semana. A todos. A casi todos.