Entradas etiquetadas como ‘4×4’

Un refugio de Barcelona necesita un 4×4 para poder atender a sus animales

Hace pocos días me escribieron desde la asociación DAYA Cervelló, que desde diciembre 2014 gestiona el Santuario de Cervelló, que está a unos treinta kilómetros de Barcelona.

Acogemos a perros y gatos enfermos o ancianos, sobre todo gatos positivos de leucemia o inmunodeficiencia, o perros en peligro de sacrificio en perreras. Nuestros recursos son muy limitados, como suele ocurrir en cualquier centro privado, pero hemos podido aguantar hasta ahora, y queremos seguir.

Necesitan ayuda. Necesitan la ayuda que todo refugio: socios, voluntarios, acogidas… Pero ahora, de forma puntual, necesitan un tipo de ayuda poco habitual.

Es habitual que las protectoras estén alejadas de núcleos urbanos y accesibles mediante caminos en malas condiciones. Algo que dificulta probablemente el voluntariado. En una de mis visitas a Proa hace una década pinché, lo recuerdo perfectamente. Pero es que llegar a Daya Cervelló es más difícil que la media. Para llegar hasta el santuario hay que recorrer un camino forestal que está en muy malas condiciones y por el que solo pueden llegar con un 4×4.

Hace ya dos fines de semana que el viejo coche que tenían para llegar se estropeó.

Un mecánico que vino a valorar el problema nos ha dicho que más vale no gastarnos un euro más en reparar un vehículo en pésimo estado, que nos vamos a arruinar, y no servirá de mucho: con ese camino nuestro coche no va a aguantar.

Y ahora viene la petición de ayuda. Necesitan un coche, un 4×4 que pueda aguantar unos pocos años y que no cueste mucho dinero. Si es una donación, aún mejor. Así ese dinero se destinaría a los animales,

De momento se están apañando pidiendo ayuda para que les suban el pienso hasta el refugio y los voluntarios recorren casi cuatro kilómetros andando de subida y otros cuatro de bajada, pero no es una solución sostenible durante mucho tiempo.

Contacto: 636 79 40 13 info@dayacervello.org


La gatita de la imagen se llama Nemea. Es gaditana y positivo en inmunodeficiencia, una enfermedad que no impide que tenga una vida larga y feliz. “Daya ha sido siempre muy volcada en la acogida de gatos positivos de inmunodeficiencia y de leucemia. Nuestros recursos son limitados, y por esta razón no podemos acogerlos a todos”.

El perrete se llama Café
, llegó a Daya con nueve años y tiene ya quince. “Es un abuelo que proviene de un centro de acogida de Cataluña que cerraba sus puertas. Solicitaron nuestra ayuda y dada su avanzada edad decidimos acogerlo para que tuviera una vejez digna y formará parte de nuestra gran familia. Café es todo un señor mayor pero muy muy listo, un anciano marchoso, tierno y pícaro que se las sabe todas. Conoce todos los rincones del Santuario, le gusta explorar y aprovecha su tamaño para colarse por todas partes e investigar. Es un dulce abuelito mimosón que te conquista con sus travesuras y personalidad”.

Ambos están en adopción.