BLOGS

Archivo de octubre, 2016

Mi experiencia en Facebook Live

wqe

La noche del viernes, mi buen amigo Jorge Gallardo me la volvía a liar en una de nuestras pantagruélicas cenas.

Él me ha iniciado en todas las redes sociales que existen -además de en la tele-, tras la negativa inicial de quien se hace la estrecha con todo lo relacionado con las nuevas tecnologías y desea evitar la sobredosis de intercomunicación, a pesar de vivir desde hace unos años una realidad paralela gran parte del tiempo, como quien sueña mientras camina despierto.

La vez pasada me convenció para hacerme un perfil en Snapchat, abandonado como un juguete sin cabeza desde que existe Instagram Stories; y esta vez le tocaba el turno a Facebook Live.

Así que, pese a la romántica y poco favorecedora luz del lugar y tras asegurarme que no hablaba sola, giré la cámara hacia mi persona y me zambullí en una nueva dimensión de madrugada, al aceptar retransmitir en directo para las personas que me siguen en mi página oficial de Facebook. 

Enseguida una lluvia de corazones, sonrisas y mensajes se agolparon en la pantalla y, para alguien como yo que no ha utilizado jamás Periscope, aquello fue lo más parecido a invitar a sentarse alrededor de mi mesa a miles de personas o a permitir atravesar las celosías del portal de mi casa a muchos de los que se molestan en escribirme tantas y tantas veces cada vez que cuelgo una foto, un vídeo o una noticia y que no siempre reciben respuesta por falta de tiempo.

Facebook Live permite acortar las distancias en un mundo que me gusta pero me asusta, por lo dura que resulta la afirmación de que si vives al margen de los teclados no existes y lo fácil que es construir la farsa de tu vida y entremezclarse de manera impecable con la realidad, hasta confundirnos a nosotros mismos.

Perfiles con frases felices pueden ser los más tristes, una exagerada tirada de fotos de comida sana puede estar detrás del esfuerzo por gobernar una inusual pasión por la comida basura e individuos con un constante apego al lujo estar más tiesos que la mojama.

En mi caso, prefiero entender la vida como una sucesión de cosas buenas y malas, así cuando las últimas llaman a mi puerta no me siento frustrada, lo contrario sería agotador. Y, pese a la poca verdad que hay detrás de Internet, hay mucho que rescatar de genuino que hace que no salga una mañana corriendo con lo puesto.

Ojalá pueda mostraros muchos días mi vida de la manera más auténtica e imperfecta que me sea posible.

¡No faltéis a nuestra cita hoy lunes con Hazte un Selfi, a las 16 horas en Cuatro! ¡Y a las 20 horas en Pasapalabra, celebrando Halloween!

Prometo hacer un Facebook Live al mediodía, para que veáis cómo es la trastienda de este loco programa nuestro, sin ser molestados.

dasda

Avec tout mon amour,

AA

Cómo conseguir un pelo rizado con mucho rollo

img_6518

Atrás quedaron las planchas de la ropa para estirar el pelo, las togas y demás maniobras para llevarle la contraria a lo que la genética y el mal tiempo depara a nuestro cabello. Y el motivo no es otro que la nueva tendencia en peinados a la que, por supuesto, no he tardado en resistirme: la de los rizos con flequillo y pelo corto.

img_6511

Y como si de un perro de aguas me tratara, así presenté el miércoles Hazte un Selfi, en Cuatro, gracias a mi saladísima peluquera Toñi y ante la atónita mirada del resto de compañeros, que me tiraban del pelo creyendo que llevaba peluca. Un pelo que jamás pensé que llevaría en mi sano juicio, porque dependiendo de cómo lo combines puedes parecer Harpo Marx, Ofelia (la secretaria de Mortadelo y Filemón) o la más moderna del barrio.

tres

¿Y cómo conseguir el original look de manera sencilla? Os lo chivo.

Una vez os hayáis lavado el pelo con un champú voluminizador, dividid el pelo en cuatro secciones y, con una tenacilla pequeña, escoged pequeños mechones de cabello y dadles forma hasta completar toda la cabeza. Os llevará un rato. Quizá os tengan que ayudar por detrás para no quemaros y acabar en la unidad de cuidados intensivos, aunque para las más solitarias otra opción es hacerse con unos guantes térmicos protectores y así evitar ampollas indeseadas.

Fumigaos con laca cerca de una ventana. Y muy atentas, porque en esta fase empieza a cundir el pánico y el espejo nos devolverá la imagen de un rizo típico de Barbados y que sólo favorece a las mulatas bautizadas con el nombre de Rihanna o a las protagonistas de las carátulas de los discos de música negra.

Mantened la calma, abalanzaos hacia el cajón donde guardáis los peines y escoged uno de esos con los que vuestras madres y abuelas trataban de hacer la raya a la primera en nuestras cabezas escolares con olor a champús de camomila (aunque tuvieseis el pelo color carbón).

Es el momento de deshacer el rizo y crear un peinado rebelde que no se parezca a la permanente convencional de una peluquería en la que hacen crochet las abuelas con el cabello a tope de Plis gris y destaque por su volumen y densidad. Coged varios mechones a la vez y cardadlos hasta que sean aspirantes a espigas de campo; poco a poco iréis comprobando como los rizos afro aparecen por arte de magia y os dan carácter y altura.

¿Qué os parece esta atrevida y divertida tendencia apta sólo para cabezas MUY seguras de sí mismas?

¿A qué esperáis para probarlo y exhibir con orgullo unos locos rizos?

No olvidéis que vuestro estilo puede llegar hasta donde llegue vuestra imaginación.

img_6522

Avec tout mon amour,

AA

El fascinante y maravilloso mundo del táper

adriana

Esquivar las grasas trans que cocinan las empresas, pasa necesariamente por rescatar los tápers del fondo del armario y jugar a encontrar su tapa.

A vueltas con la tartera -las mías siempre de cristal-, una se siente al salir de casa como si se marchara a trabajar a una excavación, en la que sólo falta una ruidosa cantimplora de aluminio de boca ancha. Y aunque la catástrofe se masca cada vez que abres la fiambrera, con los ingredientes magreándose por las vueltas que da la vida y el bolso, si se hace con cariño el cuerpo lo agradece a menos que, el no ser excesivamente sacrificada -como es mi caso-, te conduzca a meter entre esas cuatro paredes un “sota, caballo y rey”.

Veréis, mi vida trascurre de la siguiente manera de lunes a viernes. Un coche me recoge a media mañana para llevarme a los estudios de Fuencarral, en Madrid. Una vez allí, para ahorrar sustos, paso lo primero por maquillaje y peluquería donde me encuentro a numerosas caras amigas y conocidas y, antes de la reunión de escaleta y la lectura de guion, Uri y yo compartimos mesa y migas en el comedor de Telecinco. Y aunque allí se toman la molestia y el cariño de cocinarme aparte para evitar el gluten y la contaminación cruzada, al igual que otros rostros intolerantes de Cámbiame, como la comida de casa…ninguna.

Además, en la vida en general, me da la impresión de estar pidiendo favores cuando solicito platos especiales y me cuesta tener fe ciega en que todo está elaborado según lo establecido; aunque supongo que esto nos pasa a todos los que tenemos problemas con algún alimento y nos ponemos malitos si hay un error.

Así pues, ahora me hallo haciendo malabares para encajar menús individuales en tarteras colectivas con las que podría alimentar a todo el equipo de Hazte un selfi y hasta sobraría. ¡Compartir es vivir!

Y a las puertas de una nueva, sana y práctica era, en lo que a mi comida se refiere, me enfrento a la encrucijada de elegir el momento de elaboración en el que vestirme el delantal, porque hay platos que mejoran de un día para otro, y otros que todo lo contrario; y como todavía no me considero una purista de la tartera, esta es una misión que manejo y que no controlaré hasta que no haya pasado en varias ocasiones por la naturalísima técnica de aprendizaje de ensayo y error.

Con una buena planificación, no hay legumbre, pasta o ensalada multicolor que se les resista. Los caldos me dan más miedo, por si falla la tecnología hermética y empiezo a dejar un reguero de gotas tras de mí.

El mayor inconveniente que veo a los tápers es que, si se te olvida lavarlos nada más llegar a casa, no hay lejía, decapante o aguarrás que quite los restos de las paredes. Ya puedes hervirlos como si fueran un biberón, que no queda otra que celebrar su funeral.

Pero la salud importa y una buena alimentación es necesaria para rendir al máximo. Al final va a ser verdad eso de que la fiambrera es cool, cada vez somos más los fieles.

¡Ya os iré contando cuáles son las recetas más ricas y fáciles que encierro debajo de esa tapa!

¿Vosotros también sois de la legión del tupper?

dl_a00770485_035

Avec tout mon amour,

AA

* Foto: GTRES

Desayuno con bombillas y ranas en el cielo

img_6218

La geografía española anuncia, con un escenario pluvial y un encapotadísimo cielo, la proximidad de la Noche de los muertos y eso acojona. Madrid no está preparada para recoger el torrente de agua que lame las calles y las alcantarillas están selladas con tierra, como cuando se nos atasca el lavabo de casa con pelos y probamos a drenar con bebida de cola.

Yo no sé vosotros, pero es subir las persianas por la mañana deseando ser cegada por el nuevo sol, con los ojos achinados de Richard Gere -dos puñaladas en salsa de tomate- y venirme abajo cuando he de desayunar con luz de bombilla.

Y mientras mareo la leche con una cucharilla, me engulle la imagen en la cabeza de hormigas en cordones que hacen rafting por la ciudad y sortean las suelas mojadas, o la de esas plumas de paloma sin el abrigo de un secador. No creáis que me he vuelto loca, pues ya lo estaba, pero en los días grises a veces me da por pensar en cosas que habitualmente me pasan desapercibidas. Y a los que siempre buscan la puntilla de la mercería o de los calamares rebozados, deciros que sí, que hay cosas más importantes, pero hoy mi post no va de eso, así que os mando un beso.

Y, como casi siempre que diluvia, busco ranas en el cielo y pienso en el sorprendente impulso que dan las ancas, para llegar tan arriba. También en el motivo por el cual sólo suben ellas y nadie más, como si estuvieran en posesión de un pase para VIPS que nos ha sido negado al resto de los mortales.

Por cierto, ¿sabíais que en Holanda han creado una cerveza hecha con lluvia, que las gotas de ésta no tienen forma de lágrima o que puede dar urticaria?

Tampoco entiendo por qué en los días de lluvia la gente camina con paraguas por donde no llueve, o las abuelas se apropian de la calle y se dedican a sacar los ojos de los incautos, en posesión de este arma, como si de una banda callejera se tratara.

Estos días los chubascos -mucho menos románticos que el rocío, esa lluvia en embrión que aparece por las mañanas y cala hasta los huesos-, me hacen regresar a esos días que con un par de truenos se iba la luz y la tele y con tropiezos alcanzabas el cajón de las cerillas y las velas para no andar a tientas.

Cuánto ha cambiado todo. Ahora sólo busco Hacerme Selfis bajo la lluvia.

fullsizerender

Avec tout mon amour,

AA

Hoy lunes se estrena en directo, en Cuatro, ‘Hazte un selfi’: una maravillosa provocación para los sentidos

fullsizerender

¡Y por fin llegó el gran día! Como una novia con micro de corbata me hallo a escasas horas de que se estrene, en peligroso directo y a las 15:50 horas, en Cuatro, el nuevo programa Hazte un selfi que os volverá locos de lunes a viernes.

Me acompaña en este reto un adicto a las redes sociales como yo, Uri Sabat, que con sus 1.93 metros de masa magra y simpatía me obliga a estar subida a los tacones hasta que se pone el sol, mirando los leds del techo.

Estos días hemos estado jugando a hacer el programa y no puede ser más divertido. El plató de Hazte un selfi, el mismo que Hable con ellas, estrena mesa, decoración, contenidos y flamante presentadora a la altura de las circunstancias (risas). Y aunque en una atmósfera de lluvia y otoño confluyeron allí mismo la semana pasada, por el cambio de tiempo, todas las cepas y cupones de lotería para llegar al lunes como un microbio rubio, estamos con más energía que nunca y locos por inaugurar el programa.

¡Os va a encantar! ¡Lo vamos a revolucionar TODO!

img_5810

Y qué decir de la alegría de volver a ver a todos mis compañeros de Mediaset que se han colgado de mi cuello poniendo a prueba mi musculatura cervical y mi entereza. De repente, me he visto haciendo equilibrios con mis stilettos por los mismos pasillos en los que te cruzas con todo el mundo, bajo el calor de los abrazos y el secador de mis amigas de maquillaje o colándome en programas en los que he crecido en muchos sentidos y en los que habría deseado irrumpir marcándome un Jimmy Jump.

Y precisamente por eso, por todo el cariño que estamos poniendo en que os guste, sólo puede salir bien.

¡Se acabaron las siestas!, a partir de ahora cogeréis la cama por las noches como criaturas, porque vais a desear pegaros celos en los ojos para gozar de este magazine vivo, fresco y desenfadado. Hazte un selfi se trata de una apuesta hilarante en la que hablar de la actualidad, los programas que más molan y del famoseo patrio y extranjero; además nos colaremos en todas las alfombras rojas para contar en primera persona lo que está sucediendo y haremos hincapié en las meteduras de pata de nuestras celebrities, para que no pasen desapercibidas. Tenemos previsto liarla muy gorda y atraparos con muchas sorpresas, ni os imagináis el equipazo que hay detrás para que todo esto sea posible.

¡Nos vemos en los postres de Cuatro con un EXCLUSIVÓN!

Que se encienda ya el piloto rojo. A disfrutar.

img_6078

Avec tout mon amour,

AA

El exhibicionismo que reina en los vestuarios de los gimnasios

adrianagim

Puedo afirmar categóricamente que he regresado a los gimnasios. Desde hace varios meses la nuestra era una relación de virtuosísimo desapego: cada uno en su orilla, sin odiarnos, sin amarnos, ajenos.

Y aunque no sé qué empuja a los individuos a acudir a estos templos de tortura en los que la gente sufre y regurgita pavo, en octubre he recuperado los guantes anticallos, mi inseparable plátano negro que me acompaña en una bolsa de plástico durante días y mi flamante tarjeta de socia en la que se me ve con un entusiasmo inusitado, pese al esfuerzo que me supone acudir regularmente a desgastar las articulaciones, ya que lo más parecido a las odiosas series de repeticiones que hago en mi vida diaria es cuando saco del carro de la compra los yogures.

Así pues, tras meses atrincherada a los triglicéridos que tanto me gustan, vuelvo a familiarizarme con los que convocan las orejas vecinas levantando pesas y dificultad respiratoria, los sudorosos sin toalla y los de tirantes ínfimos que andan inflados y garrosos, todo humildad

Pero lo que más me perturba, sin duda, es el momento vestuario, motivo por el que ya decidí hace tiempo no hacer gasto de agua e irme cuanto antes a casa. Porque vamos a ver, compañeros y compañeras de gimnasio, una cosa es ir a la ducha desnudos y otra hacer vida social en paños menores o con el badajo a la fresca. Lo sé porque en la primera toma de contacto con mi gimnasio, todavía perdida, me introduje con paso decidido y frialdad clínica al vestuario de hombres, en vez de al que me correspondía (en el mismo lugar, pero en diferente planta) y al verme en mitad de un “huerto de pepinos”, me di cuenta de que debía correr hacia la salida antes de poner cara a esas hortalizas y que cambiara todo para siempre.

En el de mujeres, la cosa no mejora. Es agacharme a coger un calcetín y, a lo que me descuido, toparme con un culo en pompa a escasos centímetros de mi cara, mientras me pregunto dónde quedó la distancia de seguridad necesaria para evitar sobresaltos.

Y ojo, que está muy bien que vivamos la naturalidad de los cuerpos desnudos como animales gregarios que somos en un vestuario, pero a las adelfas que optan -todo betacaroteno y piel marrón – por secarse el pelo en pelotas, mientras se les va la vida en un espejo y te chocan, como si de una palmada se tratara, con los implantes mamarios en el lavabo, mientras te escoras pudorosa, las condenaría a ganar grasa en las caderas hasta no encontrar vaquero.

Por otro lado, tan extendida está la depilación integral entre nosotras, que miedo me da que vuelvan las melenas y en esos montes ya no surja la vida, como cuando te arrancas por error un pelo de la ceja y ya no vuelve a crecer.

En el lado opuesto, están todos aquellos que, más chulos que un ocho, después de una clase de spinning con un body y pantalón, lo hacen multifunción como las navajas suizas y abandonan el vestuario, sin desvestirse, en dirección a la piscina con su “bañador” resudado, mientras tú recoges los enseres y juras no meterte en esa misma charca a no ser que se eche tal cantidad de cloro que creas tener un unicornio en el establo. Apercibimiento máximo.

Vamos, que no sé que es peor.

Os deseo una maravillosa semana mientras sufro el vaivén de los cuerpos de vestuario, ahora que el deporte alumbra mi camino magro.

adrianagim2

Avec tout mon amour,

AA

Miss Norma: la aventura de desgastar la vida hasta el final

caniche

La vida es como un tablero del juego de la oca. Lanzas los dados y somos capaces de sortear la cárcel, el laberinto o el pozo, pero la muerte es un rato largo al que todos llegamos. Y la manera en que lo hagamos no siempre se puede decidir, pero si el destino avisa, se puede intentar combatir la eternidad sin garantías en lugares que a nadie gustan… o ponerle el más espectacular broche final.

No todo el mundo puede cerrar su diario con una sonrisa llena de paz y habiendo cumplido todos tus sueños, en una última y desgastada hoja, paladeando los silencios, dejándose arrastrar por un torbellino de amor y la curiosidad de un niño.

Os preguntaréis el porqué de mis palabras de hoy… No, no me estoy muriendo, si acaso muero cada día por ser yo, sin interferencias. Lo que sucede es que el pasado viernes viajaba en el coche para ver a mi familia y, a solas con la radio, evité las lágrimas emocionada en el interior del coche, al conocer la historia de Norma Jean Bauerschmidt, una anciana de Michigan (EEUU) de 90 años que rechazó tratarse el cáncer porque deseaba recorrer el mundo antes de sacrificar los amaneceres.

Todo comenzó en julio de 2015 cuando, dos días después del fallecimiento de su marido, Leo, le diagnosticaron un cáncer de útero. Felices durante 67 años, no quería operarse ni pasar el resto de su vida sometiéndose a agresivos tratamientos oncológicos para estirar el inevitable desenlace. Antes de reunirse con el amor de su vida, Norma manifestó su deseo de exprimir cada día como si fuese el último y así se lo transmitió a su médico: “Tengo 90 años, me voy de viaje”. Así pues, vendió la casa que había compartido con su marido e inició un largo viaje en una acogedora autocaravana, acompañada por su hijo Tom, su nuera Ramie y su caniche Ringo.

Recorrieron más de 20.000 kilómetros y visitaron un total de 32 estados del país. Su enternecedora historia está reflejada en una página de Facebook llamada Driving Miss Norma (Paseando a Miss Norma) que atesora 500.000 seguidores y en la que la gente ha devorado virtualmente cada kilómetro de carretera y sentido como suya cada experiencia vivida por esta anciana.

Esta pequeña mujer de 1,50 metros y 46 kilos ha subido en globo en Palm Springs (California), ha visto el Monte Rushmore, los bisontes del Parque nacional de Yellowstone, ha visitado Disneylandia (Florida), ha probado por primera vez las ostras, ha tocado un ukelele, ha lanzado enormes bolas de nieve, se ha asomado al Gran Cañón del Colorado, se ha columpiado al atardecer … Todo ello sin dejar de sonreír ni un instante.

El 30 de septiembre su hijo anunció la muerte de la gran Norma a través de Facebook. Lo hizo con la imagen de las manos de la maravillosa anciana entrelazadas y un texto que decía: “La vida es un equilibro entre tomar y dejar marchar. Hoy estamos dejando marchar”.

Hasta siempre, Norma. No dejaremos de mandarte mensajes allá donde estés, has llegado a la casilla 63, has ganado.

13002352_1029402573818012_3088458741732290163_o

Avec tout mon amour,

AA

La mentira de los egoblogs

blog

Tener un egoblog es una lata, máxime si te comprometes a escribir sobre ti misma con disciplina militar, tras la euforia inicial. Lo diferente se ha convertido en típico y ahora casi todo el mundo tiene uno, con más o menos repercusión.

La gente nos sigue porque somos conocidos y porque, supuestamente, nuestras vidas son más interesantes que las suyas o, al menos, más entretenidas. Incluso podemos llegar a influir en sus vidas, en calidad de influencers. No os podéis imaginar la cantidad de correos que recibo preguntándome por la ropa, las gafas, los zapatos, los pintauñas, barras de labios, el modelo de silicona que uso en la cicatriz del cuello o incluso el tinte de pelo, los hoteles donde me alojo y restaurantes a los que acudo a cenar, para ir ellos también. Me abruma saber que cada detalle cuenta, puesto que no pretendo ser ejemplo de nada, no soy una persona que destaque por su corrección y me da mucha pena dejar tantos mails sin responder porque la gente es increíblemente educada. Los blogs nos generan dinero, así que no os penséis que se trata de un pasatiempo, creedme si os digo que, a veces, es una tortura generar contenidos que os distraigan o susciten algo, bueno o malo.

Con el blog tienes que ser creativo y buscar un cebo para que la gente entre. Uno sexual, aunque dentro se hable del Vaticano, está bien: en España los culos y las tetas venden, no os descubro nada. Cuando me pongo poética me lee menos gente que si hago uso de lo ordinario y cotidiano, a no ser que tire de demagogia. No me puedo permitir ser una romántica y, no desoyendo el consejo de mi querido Màxim Huerta, unas veces dejo que gane la máquina y otras me concedo el placer de escribir lo que me da la real gana.

Cada post va acompañado de una tira de fotos. Eso implica que a tu lado siempre hay una persona -casi siempre la misma- con cara de perro porque no da con la foto que quieres mostrar. De igual modo, tengo que añadir que no me agrada la sensación de fotografiarme en la calle con poses chorras y arrogantes, me da vergüenza y siempre me aseguro que el móvil está en vibración para que no suene el dichoso clic que delata el disparo. El postureo gobierna en los egoblogs y tal vez un delicioso desayuno en las redes – del que probablemente no habremos probado bocado- se haya preparado con anterioridad o se haya secuestrado de otra cuenta de Instagram rusa con pocos likes y seguidores. No importa lo que de verdad seamos o sintamos, en la blogosfera todo es genial y se finge más que en la cama, así se comporta este mundo de mentira del que también me hago responsable.

Todo depende de la imagen que quieras mostrar. Si deseas potenciar tu lado más deportivo y detestas desgastar zapatilla, es tan fácil como acudir con varios cambios al gimnasio e ir repartiendo por las redes, en diferentes días, la secuencia de fotos. También cabe la opción de montarte en el coche y subir luego los kilómetros recorridos, con una app de esas que lo cuentan todo, cubierta de falso sudor y expresión derrotada.

En mi vida -y en la de todos- hay semanas trepidantes en las que vivo desmelenada y feliz, y otras planas y aburridas en las que no me apetece arreglarme ni hablar sobre mí misma. De hecho, creo que allí estriba el gran problema, pese a lo charlatana que se me presupone, me gusta más escuchar historias ajenas que escribir la mía propia. A ratos me siento imbécil dando consejos no aplicables a la vida real.

Cuelgas masajes que no te han gustado, fotos en bikini y no te has bañado, eventos en los que parece que lo estás gozando, pero estás deseando volver a casa, descalzarte, quitarte el postizo y la tontería… E incluso atardeceres de playa, cuando hace días que has vuelto a casa.

Alguien me dijo anoche al leer este post: ¿Se puede permitir Alejandro Sanz decir que odia el Corazón Partío cuando seguro que esa es la verdad? ¿Una actriz contar que cuando graba una película no tiene idea de qué sentido tienen sus frases en una secuencia ya que ni siquiera sabe de qué va a ir la peli? ¿O David Copperfield desvelar sus trucos al despertar un día?

No lo sé. Pero ya es tarde.

Tachán.

Avec tout mon amour,

AA

Me declaro tortillera

tortillera

Soy tortillera por encima de todas las cosas.

La comida son recuerdos y no conozco a nadie infeliz frente a una tortilla de patata. Y, en ese sentido, uno colecciona tortillas a lo largo de su vida, y ninguna como la de su madre, por eso no voy a entrar en encendidos debates nacionales que no llevarían a ninguna parte.

Aceite de oliva, huevos y cebolla se mezclan calientes o fríos en la boca para acompañarnos en casa o en la calle, en el mar o en la montaña, en el vértice de un tenedor o dentro de dos mitades de pan crujiente.

Y, por muy sencillo que parezca hacerla, tal y como asegura en la película Un viaje de diez metros la prestigiosa chef Madame Mallory de Le Saule Pleureur, una simple omelette basta para saber si estás ante un gran cocinero. Y las posibilidades son infinitas.

E igual que vierto el buen vino en mis guisos, encendiendo el grito de quienes me observan derrochar un buen trago entre verduras, carnes o pescados, con las tortillas intento elegir todo con mimo para revivir con los mejores ingredientes momentos entrañables del pasado o para crear nuevas historias que saborear más adelante.

Este post lo habría escrito sobre una libreta vieja y cuadriculada azul, como en la que escribía mi bisabuela sus recetas, llena de tomate y que pasan de mano en mano; pero la tecnología está exenta de romanticismo y perdono las formas a cambio de que me leáis tantísimos.

Mi maravillosa receta está pensada para dos personas, de vosotros depende con quien deseéis compartirla.

Ingredientes:

  • 3 patatas medianas, prietas y blancas
  • 1 cebolla grande
  • 4 huevos de gallinas felices (en su cáscara la numeración empieza por cero)
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • Una pizca de sal marina
  • Y mucho cariño…

Elaboración:

Pelad las patatas y cortadlas en finos discos en un plato.

Cortad la cebolla en tiras, pero tened cuidado, “lo malo de llorar cuando uno pica cebolla no es simplemente el hecho de llorar, sino que a veces uno empieza y ya no puede parar” (Como agua para chocolate).

Calentad las dos cucharadas de aceite en una sartén antiadherente y volcad la patata y la cebolla. Echad un poquito de sal marina fina, de la que huele a verano. La tortilla es mucho más sana si en lugar de freír, rehogáis los ingredientes, con el fuego bajo, hasta dorarlos levemente. Para conseguirlo, tapad la sartén y maread de vez en cuando la cebolla y la patata.

En un bol, batid los 4 huevos y añadid un poco de sal. Cuando la mezcla de la sartén esté blandita, verted todo en el bol y enredadlo todo, como en la mitad de un cuento.

Subid la temperatura de la sartén que habéis utilizado para hacer la patata y la cebolla y precipitadlo todo dentro, sin incorporar más aceite, ya que no es necesario.

A mí la tortilla me gusta ligeramente jugosa, melosa y no demasiado compacta. Así que cuando veáis que se ha hecho un poquito, tras ordenar los bordes redondeados con una espumadera, tapad con un plato grande la sartén y con la palma de la mano apoyada en su base y un certero giro de muñeca, le dais la vuelta y dejáis que la tortilla se haga por el otro lado hasta adquirir la consistencia deseada.

¡Espero que construyáis bonitos recuerdos con esta receta! Me encantará que me los contéis.

dl_a00747442_030

Avec tout mon amour,

AA