BLOGS
Solo un capítulo más Solo un capítulo más

Siempre busco la manera de acabar una serie cuanto antes... para ponerme a ver otra.

Archivo de la categoría ‘The Shield’

No es culto, es obligación: The Shield

No son pocos los que dicen que la edad dorada de las grandes series acabó con el fin de Los Soprano, ya que la calidad de sus coetáneas era incontestable. Aunque no esté de acuerdo ni por asomo con esa afirmación, sí es cierto que hay varias ficciones que muchos lamentamos que llegasen a su final: son las denominadas series de culto. Pero aquí iremos más allá, y las llamaremos de una forma más categórica: obligatorias. Cada cierto tiempo homenajearemos a una, recordando su argumento, sus personajes más representativos y sus mejores capítulos. Todo con la idea de que os enganchéis a alguna de ellas durante este verano, que es perfecto para sacar el seriéfilo que todos llevamos dentro. 

TheShield1

La que inaugura esta nueva ‘sección’ es mi serie favorita, la mejor de todas las que he visto y que ya han pasado a mejor vida. Y que, casualmente, también es poco conocida en España: The Shieldemitida en su día por FX.

Creada por Shawn Ryan (también responsable de The Unit o la incomprensiblemente cancelada Last Resort), The Shield trata sobre una unidad policial especial situada en Farmington, un barrio multirracial de Los Ángeles extremadamente conflictivo, y donde el detective Vic Mackey (Michael Chiklis) lidera el ‘grupo de asalto’ (o strike team). Este equipo liderado por Mackey se caracteriza por sus métodos poco ortodoxos para luchar contra el crimen o ‘mantener la calma’ en Farmington. Los recursos de estos agentes van desde la violencia contra los arrestados, el robo o la extorsión. Es decir, parecen haberse inspirado en los imputados en Gürtel o Malaya: son corruptos en casi todo lo que hacen.

Lo que la distingue de cualquiera otra es su ritmo, particularidad que nadie ha podido imitar aún: en sólo 15 minutos tienes la sensación de que han pasado miles de cosas. Los casos que tratan los policías parecen estar resueltos. Pero no. Aún queda casi media hora de metraje vertiginoso del que no te puedes despegar. Y por supuesto, siempre deja con ganas de más, en gran parte gracias a los giros de guión.

THE SHIELD:  Michael Chiklis as Detective Vic Mackey on THE SHIELD on FX.

Las historias de la rutina policial que surgen en la comisaría (conocida como La Cuadra) también están muy trabajadas, ya que no todo se reduce a bandas, asesinatos o narcotráfico, sobre todo gracias a la gran implicación de los protagonistas en los casos. Nada queda al azar en las siete temporadas donde a cada capítulo se va otorgando más importancia al resto de personajes, ya que está concebida como una ficción coral, pero sin que deje de destacar el rol de Mackey.

Porque Vic no es un policía común. Prefiere tomar atajos ilegales para que su equipo obtenga victorias en los asaltos. Y todo eso repercute en su vida personal. De tres hijos y esposa a vivir en un motel. De gustarle ser un corrupto a sentirse mal por lo que hace. De ser el exitoso policía a experimentar la soledad. En definitiva, Mackey se acaba transformando en el General Buendía de García Márquez: admirado por muchos, odiado por otros, consumido por sí mismo.

Los problemas familiares de Mackey, los vaivenes de Shane Vendrell (Walton Goggins, el número 2 de Mackey), la ambición del capitán David Aceveda (Benito Martínez), la cobardía del agente Julien Lowe (Michael Jace), la honradez de Claudette Wyms (CCH Pounder) o la poca autoestima del detective Dutch Wagenbach (Jay Karnes), sumadas al resto de las vicisitudes de todo el elenco, otorgan a la serie un argumento sólido y a la vez dinámico.

Theshield2

Los villanos seleccionados tampoco se quedan atrás, llegando a parecer indestructibles. Y los invitados especiales son el aderezo perfecto para el reparto, tales como Glenn Close en la cuarta temporada o Forest Whitaker en la quinta.

Así, los más de 80 episodios de The Shield conforman una máquina de entretenimiento de calidad perfecta, que no defrauda en ningún momento y que logró reinventarse en cada temporada hasta su gran final en 2008. Vic Mackey y Farmington son el paradigma de las maravillas que pueden surgir en la televisión. Y de los pocos que pueden presumir de hacer gozar al espectador con cada segundo en la pantalla. Por tanto, no la dejéis escapar: os alegrará el verano.