BLOGS

Perros de raza, ojo a lo que debe facilitar el criador

UN PERRO DE LA RAZA BULLDOG FRANCES JUGANDO CON UNA PELOTA DURANTE EL WORLD DOG SHOW 2007 EN YOKOHAMA Koji Sasahara / AP Photo / © RADIALPRESS 24/11/2007 YOKOHAMA  *** Local Caption *** French Bulldog "Annan" chases a ball thrown by its owner to bring it back in Yokohama, near Tokyo during their performance in the Dog Olympics, World Dog Show Saturday, Nov. 24, 2007. (AP Photo/Koji Sasahara) © RADIALPRESS

Un bulldog francés jugando (GTRES).

No soy muy de perros. Me gustan más los gatos. Y me gusta más adoptarlos que comprarlos, pero a mi amigo Juan no. Él es un apasionado de los canes, hasta el punto de que hace mes y medio se adquirió un bichón frisé. Lo hizo a través de Internet contactando directamente con un criador.

Pero la compra de este tipo de perros requiere de muchos trámites y de mucho papeleo por tratarse de perros de raza y Juan aún no tiene nada. El criador quedó en enviarle todos los certificados y a fecha de hoy mi amigo no tiene ni el contrato de compra-venta que anunciaba en su página web el criador, ni el certificado de pedigrí, que le garantizaron que habían pedido a la Real Sociedad Canina de España.

Parece que el problema no es nuevo, y algunos criadores se desentienden en el momento en que han entregado el perro y recibido el dinero. Así que me informé sobre qué puede hacer mi amigo. Lo primero, la raza del perro que adquirió está catalogada como “perro de compañía” en el listado de razas de la FCI.

Y en este sentido, la norma dice que “si expresamente se pactó que el perro tenía pedigrí y se pagó el precio estipulado teniendo en cuenta esa condición, el perjudicado puede instar acciones judiciales, bien resolviendo el contrato o bien reclamando la cantidad la cantidad por la depreciación del valor del perro, al no poder acreditar la pureza de su raza y, en su caso, los daños morales y materiales sufridos por este hecho. Estas acciones deben interponerse dentro del plazo de seis meses desde la compra”.

Suena muy crudo tirar de estas cosas tratándose de la vida de un animal, y más una vez que ha sido adquirido, con el componente emocional que ello conlleva. Pero no se pueden dejar impunes los atropellos por parte de algunos criadores a los que parecen importarle bastante poco sus perros, y no así el dineral que perciben por ellos.

El criador debe solicitar el justificante del pedigrí de inscripción en el L.O.E. por cada cachorro, en cualquier caso, pero antes de comprar el perro, si se quieren conocer sus orígenes, se debe solicitar al criador o dueño que muestre el certificado de pedigrí.

Este certificado de pedigrí debe reflejar: denominación del Libro Genealógico y número con el que el perro ha sido registrado, fecha de la inscripción, nombre del perro, títulos de campeonatos obtenidos, raza, variedad, sexo, color, fecha de nacimiento, código de identificación (tatuaje o microchip), nombre del criador, fecha de la transferencia de propiedad, nombre y domicilio del propietario, fecha de emisión del pedigrí, firmas autorizadas de la Sociedad Canina y nombre y número de registro de los antecesores.

Una vez hechas estas comprobaciones, si deseamos ser los nuevos propietarios de ese perro debemos firmar el documento de solicitud de Cesión de Propiedad que deben firmar tanto el anterior propietario como el nuevo.

En este caso, de esto mi amigo Juan no tiene nada. El criador se comprometió a facilitárselo todo, pero se desentendió y a Juan no le quedará otra que acudir a los tribunales.

9 comentarios

  1. Dice ser Zuri

    Si hubiera adoptado un perro de tantos que hay (con y sin raza) no le hubiera pasado eso.

    19 junio 2015 | 12:14

  2. Dice ser Noelia90

    Hay perros de raza que hay en perreras, Pastores Alemanes, Galgos, Podencos, etc… no hace falta comprar un cachorro.

    19 junio 2015 | 12:39

  3. Dice ser MiMiga

    Yo también soy más de gatos, pero visto lo expuesto, quiero añadir las recomendaciones del grupo de trabajo alemán contra el comercio ilegal de cachorros a tener en cuenta en la compra de un cachorro.

    1. ¿Ha visto a la madre?
    Dejarse sin falta enseñar la madre. En criaderos poco serios no se verá. Y si, vigilar siempre
    cómo trata a los cachorros y si p.ej. los deja mamar. ¿Tiene la impresión que se trata de sus
    propios cachorros? Si la madre echa al cachorro, no muestra interés o éste se separa de la
    madre puede considerar que no se trata de madre física. El criador muestra una perra “de
    coartada”. No comprar en ningún caso!

    2. El precio
    Por un perro de raza de un criador serio se paga a partir de 600 euros y más. Todo lo que esté
    significativamente por debajo, no se ajusta a las condiciones de mercado y con ello no formal.
    Por supuesto, el precio es sólo en parte un indicio para un traficante de cachorros. Ellos
    subieron entretanto los precios. Criadores serios se encuentran en España en La Real Sociedad
    Canina de España: http://www.rsce.es/web/

    3. ¿Dónde y cómo se vende?
    ¿En parkings, mercados, patios traseros? ¿Sacados de furgoneta, maletero, cartón o jaula? Es
    otro indicio del tráfico de cachorros. ¡Cuidado también con ofertas en Internet!

    4. ¿El vendedor hace preguntas?
    Un criador responsable quiere saber en qué condiciones familiares y hogareñas crecerá el
    cachorro. Si no hay preguntas, sólo interesa ganar dinero.

    5. ¿Existe un contrato de compra-venta?
    Si es así, ¿refleja nombre, dirección y garantía del vendedor? ¿Se menciona el precio?

    6. ¿Que aspecto tienen los cachorros?
    ¿Son delgados o hinchados por parásitos intestinales? Están tumbados apáticos en un rincón o
    muestran un comportamiento raro? ¿Tienen el pelo sucio y apagado? ¿Chillan o permanecen
    incluso en silencio absoluto? ¿Hay agua y comida cerca?

    7. La oferta
    ¿Cuántas razas ofrece el criador? Con más de 2 razas y más de 4 camadas al año hay que ser
    prudente. En este caso muchas veces no se trata de un criador, sino de un explotador, que
    implica gravísimos sufrimientos.

    8. La negociación
    Requiere de varias visitas y frecuentemente varios días. Perro y nuevo propietario deberían
    acostumbrarse el uno al otro y comprobar que se lleven bien. Un paseo muestra si el perro está
    acostumbrado a andar con correa y cómo reacciona a su futuro entorno. Las visitas se deberían
    acompañar con asesoramiento, porque en ellas se muestra, si se ha tomado la elección
    correcta.

    Opinamos que siempre se debe conocer al animal a adoptar/comprar personalmente. Un compañero que nos acompañará durante los próximos 15-20 años de nuestra vida (en los tiempos que corren muchas veces más tiempo que una pareja humana) no se debe elegir por una foto y una descripción. Sobre todo en el caso de los gatos es imprescindible que haya un ‘feeling’ mutuo.

    Además, también creemos que la primera opción debería ser la adopción bien meditada y por ello os dejamos un enlace a un post en nuestro blog sobre tenencia responsable con un cuestionario de las preguntan que debemos hacernos ANTES de adoptar (o comprar).

    Un saludo

    19 junio 2015 | 12:46

  4. Dice ser MiMiga

    Sorry, el link se ha quedado fuera: http://bit.ly/nosomosuncapricho 🙂

    19 junio 2015 | 12:50

  5. Dice ser Carlos

    Esto es debido a que la gente se compra perros como quién compra coches y espera que le den “los papeles” y esto, en mi opinión, debería estar reservado a los profesionales o al menos verdaderos aficionados del mundo del perro. Si el destino del perro es simplemente ser una mascota, y el futuro comprador es alguien sin experiencia ni conocimientos en el tema canino pues le suelen pasar estas cosas. Sucede porque compramos los animales por capricho, no siendo conscientes de lo que realmente son, como el que se compra unas zapatillas de marca y quiere que vengan con el logo de la empresa perfecto. Si la decisión de tu amigo de tener un perro de raza hubiese sido fundamentada, tomada con calma y buscando las mejores opciones eso no le hubiese pasado nunca. De hecho nunca hubiese comprado un cachorro por internet. La crianza canina es un tema muy serio y necesita unos conocimientos importantes, es necesario conocer a los padres como minimo para poder elegir un cachorro con unas mínimas garantías. Por otra parte, ¿para que quiere tu conocido los papeles? Si el perro solo va a ser una mascota los papeles son irrelevantes. Y si los quiere porque así aspira a algún día buscar otro perro de la misma raza para cruzarlos y vender los cachorretes, pues sinceramente espero que no le lleguen nunca los papeles. La crianza canina que genere un lucro económico debería ser un tema del que se ocupen los profesionales de ello con unos controles estrictos como ya sucede en numerosos países. Un pedigree debe ser un documento que nos aporte garantías sobre la crianza, no un papel que otorga el derecho de cobrar cantidades astronómicas solo cruzando perros sinsentido porque en sus papeles dice que son de la misma raza. Querer un perro “de raza” por el único motivo de que es de raza sin saber ni haber conocido si quiera al cachorro que nos van a traer a casa es como llevar un rolex pero no saber mirar la hora.
    Un saludo

    19 junio 2015 | 12:50

  6. Dice ser Alba

    Tu amigo Juan sin conocerlo, ya te digo que es un idiota si le gusta comprar perros…pedigrí? un certificado por el que te cobran un dineral que prácticamente certifica que tu perro tiene más consanguinidad que la familia Borbón?, con los perjuicios que ello conlleva…
    Los amigos no se compran, y mientras los perros puedan comprarse por internet como si de un reloj se tratase, seguirá habiendo perros atados de por vida, ahorcados, abandonados, apalaeados…no ves que todo forma parte de lo mismo?
    Tu amigo Juan compra una cosa, y todos sabemos que las cosas que compramos un buen día dejan de parecernos interesantes.
    Una pena, hasta que no cambien las leyes seguiremos siendo el primer país de la unión europea en abandono de perros, 140.000 perros al año, más de 90.000 gatos… pero sí, que gente como tu amigo Juan siga comprando perros( por cierto la mayoría enfermos), si vieras lo que yo veo cada día en la clínica, no hablarías con tanta naturalidad de que a tu amigo Juan le gusta comprar perros por internet. QUÉ VERGUENZA!

    19 junio 2015 | 13:01

  7. Dice ser el problema es la educación

    El perro favorito de mi padre es el pastor alemán. Después de tener dos pastores con parálisis (su enfermedad característica) y que la que tenemos empezó a cojear, nos temimos lo peor. Así que mi padre contactó con un señor de la zona que cría pastores alemanes y que sigue sus camadas para comprobar que no tengan parálisis (pues muchas veces es genético). Pues dicho señor antes de llegar a un acuerdo si nos lo vendía o no, vino a nuestra casa para saber en que condiciones estaría el perro y nos dijo que en caso de que el perro estuviese mal atendido que nos devolvía el dinero y se quedaba con e perro. Por no decir que o cogíamos en ese momento el perro o teníamos que esperar un año o más porque las dos hembras ya tuvieran varias camadas seguidas (con seguidas me refiero a una al año pero durante un par de años).

    Nosotros compramos un perro porque lo queríamos de una determinada raza y teníamos miedo a volver a pasar por el mismo trago de que enfermaran y pasarlo mal (tanto nosotros como el pobre perro). No fue un capricho y jamás nos dejará de parecer interesante, más bien, cada día que pasa nos asombra más y la queremos más.

    Los anteriores pastores alemanes que tuvimos fueron uno un regalo y otro recogido de la calle. Además, la otra pastora alemana que tenemos (que está viejita) nos la dieron porque los dueños se marchaban y no la podían llevar. Ah! Y nuestra gata también fue adoptada. Todos fueron criados con el mismo cariño… bueno, con la gata más aún porque sino se pone celosa de los demás!

    En resumen, que da igual que compres o adoptes, si es por capricho van a ser abandonados igual. La cuestión es educar a la gente en la responsabilidad de una mascota y en el cariño que te van a dar a cambio.

    19 junio 2015 | 20:27

  8. Dice ser lola amigo

    totalmente de acuerdo en que mejor adoptar que comprar y más ahora que se abandonan perros de raza, sin pedigrí claro, pero de raza.
    dicho esto, estoy más que de acuerdo con Mimiga, en caso de comprar un perro no vale internet, hay que fijarse en todo lo que ella comenta porque una cosa es comprar un perro y otra contribuir a la explotación salvaje de las hembras que tienen de cría los criadores irresponsables.

    20 junio 2015 | 10:52

  9. Dice ser Canino

    No se hace cuanto tiempo que tu amigo le compro el perro al criador pero el tema de la documentación del perro tarda un poco de tiempo, no es llegar y besar el santo.

    Antes de que el criador te mande la documentación por correo normalmente espera a haber vendido toda la camada para registrarla entera y no ir sólo por un perro.

    Yo respeto completamente la crianza y el cuidado de las líneas genéticas de las razas pero sinceramente, si no vas a criar o hacer trabajo deportivo con el perro, sacarse el pedigrí es absolutamente innecesario. Es más, para tener un miniperro en casa con el único propósito de acariciarle la cabeza mejor adoptar uno.

    20 junio 2015 | 19:33

Los comentarios están cerrados.