Maestro, va contigo

27 mayo 2010

Me mandan un texto dedicado a los maestros que me ha encantado. Se titula como este post y está firmado por Elvis Canino, autor del recomendable ¡blog no me maltrates, soy un niño!.

Mi peque tiene la suerte de contar con educadores estupendos: cariñosos, pacientes y con vocación. Y hablo en plural pese a que los niños de tres y cuatro años sólo suelen tener una persona de referencia dado que mi hijo por sus necesidades especiales, además de una maestra (tutora la llaman ahora) también aprende y juega con la profesora terapeuta (pt) la profe de audición y lenguaje (AyL), su profe del aula de tgd…

Ellos no necesitan leer las recomendaciones de Elvis, afortunadamente.

Siempre es importante contar con buenos maestros. Cuando además hay problemas añadidos, es algo vital.

Os dejo el texto:

Si eres un educador, eres un ser admirable pues no todo el mundo tiene la vocación, la paciencia y la resistencia para ejercer tu profesión. No todos podríamos tener una responsabilidad como la tuya de recibir el futuro todos los días en un aula y tratar de impartir conocimientos y hacer las bases sobre las que se erigirá la personalidad de alguien que desempeñará algún papel en el futuro de nuestra raza y de nuestro planeta.

Pero justamente por eso, me gustaría recordarte algo que en mi humilde opinión es súper importante para llevar con bien esta difícil profesión que es la de educar niños. Son sencillas sugerencias que salen de mi reflexión y que me gustaría compartir contigo:
1.- Los niños no deben ser etiquetados bajo ningún pretexto, no son “flojos”, “brutos”, “desordenados”, “terribles”, “demonios”, etc. Simplemente son niños. Recuerda que alguna vez tú también lo fuiste.
2.- Los castigos y las humillaciones verbales no enseñan. Lo que enseña es el ejemplo. Así que trata de ser el mejor modelo a imitar.
3.- Sacar buenas o malas calificaciones no hacen a ningún niño mejor o peor que los demás. Las calificaciones son otra forma de etiquetar y podrías frustrar una vida entera sólo con mal calificar a un niño en la etapa en que se está haciendo un concepto de sí mismo.
4.- Recuerda que muchas veces pasan más tiempo contigo que con sus padres, procura que este tiempo sea de calidad. Que haya juegos y que el sentirse feliz y a gusto se convierta en una prioridad.
5.- Cuida bien tu vocabulario. Recuerda que un Maestro también es un modelo.
6.- Ser ordenado no es un requerimiento para ser buena persona. El desorden también se vale. Dejemos de seguir transmitiendo nuestras conductas neuróticas. Alguien debe cortar la cadena.
7.- El castigo no enseña, lo que hace es crear seres “obedientes” y nulos. Si quieres enseñar objetos inanimados, creo que te equivocaste de profesión.
8.- Desobedecer y llevar la contraria no convierte a un niño en “Malo”, más bien es signo de inteligencia. ¿O será que lo que te inquieta es que ese pequeño pueda ser más brillante que tú?
9.- Hablar en clase o distraerse no es señal de mala conducta o pretexto para disciplinar a un niño. Si lo haces, en vez de ayudarle, estás matando su esencia.
10.- Lo más importante, “SON NIÑOS”, no puedes pretender que estén quietos mientras los encierras a escucharte por horas. Los recesos y unas horas semanales de educación física no son suficientes. Los niños están repletos de energía, ellos mismos son energía, son vida. No pretendas tenerlos como un ave en una jaula y obligarlos a cantar como si surcaran el cielo. Particularmente pienso que el mejor salón de clases sería al aire libre, en contacto directo con la naturaleza, y no entre cuatro paredes de concreto.

La lista se extendería hasta no caber en este blog, pero me parece que las recomendaciones referidas ya aliviarían muchos de los sufrimientos a los que tienen que verse expuestos muchos de nuestros niños. La escuela debería ser un lugar divertido; pero al contrario muchas veces están diseñadas para acostumbrarnos a la vida de “esclavos robots” que la sociedad ya tiene predestinada para cada uno de nosotros.

Maestro, creo que tú puedes contribuir mucho al cambio que necesita nuestra humanidad. No hacemos nada con querer salvar el planeta, los animales, el ambiente, si antes no hacemos algo, por pequeño que sea, por salvar a la raza humana. ¿O es que nadie se da cuenta que nuestros hábitos y sistemas nos han condenado a una extinción segura? Los niños son nuestra esperanza, no les crees el mismo infierno.

59 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser yop

    Estoy flipando, especialmente con estos puntos… pagaría por ver una clase del tipo este y cómo controla a los nenes:

    6.- Ser ordenado no es un requerimiento para ser buena persona. El desorden también se vale. Dejemos de seguir transmitiendo nuestras conductas neuróticas. Alguien debe cortar la cadena.
    7.- El castigo no enseña, lo que hace es crear seres “obedientes” y nulos. Si quieres enseñar objetos inanimados, creo que te equivocaste de profesión.
    8.- Desobedecer y llevar la contraria no convierte a un niño en “Malo”, más bien es signo de inteligencia. ¿O será que lo que te inquieta es que ese pequeño pueda ser más brillante que tú?

    Siiiii clarooooo, que un mocoso de 4 años me reviente la clase me jode porque es más brillante que yo.

    9.- Hablar en clase o distraerse no es señal de mala conducta o pretexto para disciplinar a un niño. Si lo haces, en vez de ayudarle, estás matando su esencia.

    En fin, otro buenrollista más, con el cuento de anular, traumatizar… Por decir algo positivo, con algunos puntos estoy de acuerdo, pero con estos… uffff. Cuando estos niños sean mayores y vayan a su puesto de trabajo con normas ¿cómo piensan que se van a integrar?

    27 mayo 2010 | 11:03

  2. Dice ser Antonio larrosa

    Pues mire usted, hay cosas en las que no sé que pensar . El otro dia leí en algún sitio que los niños mentirosos son los más inteligentes, pues decir la verdad es algo sin problemas, pero mentir necesita estrategias muy elaboradas, para que no te pillen . asi que , y eso esta comprobado, si a un niño se le enseña a ser muy formalito, lo más seguro que a lo maximo que puede llegar, y eso si estudia idiomas y alguna carrera como por ejemplo abogado es a barrendero o basurero , lo que esta comprobado actualmente. En cambio si es un gran embustero y liante, aunque no sepa ni inglés, que un dia te dice una cosa y al otro otra , puede llegar a ser presidente del gobierno español.

    Clica sobre mi nombre

    27 mayo 2010 | 11:26

  3. Dice ser yopsss

    Vaya, vaya, madre reciente… el unico post que dedicas a los maestros, y son “consejitos” que sinceramente, la mayoría son gilipolleces como una catedral que dirá alguien que lo más cercano de estar en una clase con 30 niños de 3 años es a la recogida de su hijo. ¿que no se castigue?¿que no se mande al silencio?¿que no queramos que sean limpitos y ordenados con sus cosas? ¿que me de miedo que un nene sea mejor que yo? ¿HOLA?

    Oh sí, es que si mando a callar a un crío que no me deja contarles el cuento que el resto de niños quier escuchar, que no me deja mostrarle los bits que los demás quieren ver, que no se queda quieto y entorpece el juego a los que los demás sí quieren jugar… soy una ogra y estoy traumtizando y haciendo “sufrir” a ese pobre niño. VENGA YA!.

    Típico papi que se cree más que nade y opina sobre la educación, los colegios y que se cree que él/ella siempre lo haría mejor.

    Si tan fabulosos educadores son, que estudien tanto como han estudiado maestros.

    Y tú madre reciente… la tutora sigue siendo maestra… simplemente se le llama tutora por ser la maestra principal de esa clase.

    También vas de enteradilla.

    Por favor, si vas a poner post dedicados a los maestros, pon post que sean realmente buenos hacia los amestros… esos consejitos me hacen reir, la verdad.

    27 mayo 2010 | 11:29

  4. Dice ser Celia A. C.

    Muy interesante, MR, y me ha gustado mucho. Todo un ejemplo a seguir.

    Voy a ser maestra por vocación, pero antes fui alumna y sé lo que es que un maestro insulte y humille a un niño, por cosas tan nimias como por decir que el Cabo Finisterre estaba en Galicia, así que creo que este texto debería estar expuesto en todas las aulas y en todas las casas donde haya un niño, que a muchos padres también se les olvidan ciertas cosas…

    Un saludo

    27 mayo 2010 | 11:33

  5. Dice ser Martola

    Pues no estoy de acuerdo en muchos de los puntos que se exponen.
    Es cierto que hablamos de niños y las personas que trabajan con niños lo primero que deben tener es MUCHA paciencia. Pero también hay que enseñarles el respeto y que hay ciertas normas que deben cumplirse (aunque a la mayoría nos guste la libertad de la anarquía) y un orden a seguir. Imaginaros un colegio con niños de 6 años, cuyo único y principal interés es jugar, haciendo lo que les venga en gana.
    En la guardería a la que va mi hija, tienen sus horarios y su orden y los niños tienen su hora para jugar, su hora para cantar, su hora para aprender a lavarse las manos y la importancia de la higiene, su hora para comer y su hora para dormir…
    Y desde luego espero que si un niño muerde a mi hija, que sea castigado ( o por lo menos le llamen la atención) y viceversa!

    27 mayo 2010 | 11:35

  6. Dice ser anónima

    Jajajajaj a pesar de estar de acuerdo en algunos puntos, hay otros que son una barbaridad. Luego nos quejamos de niños quinquis, que pegan a sus padres y no respetan a sus maestros. Así nos luce y nos lucirá el pelo. Esto es una fábrica de futuros niños y adolescentes tiranos.

    27 mayo 2010 | 12:10

  7. Dice ser Ana T

    Soy maestra de audición y lenguaje, por vocación, y tan sólo decirte GRACIAS, ,muchas gracias

    27 mayo 2010 | 12:22

  8. Dice ser Amayya

    Me estoy imaginando una clase en la que el profesor cumpliese todos los puntos. Sería, y perdon por la expresión, el coño de la Bernarda!! si desobedece, que desobedezca, si saca malas notas que las saque, si tiene el pupitre lleno de mierda, pues que lo tenga… la cuestión es no hacerles perder su esencia… Está claro que no estoy de acuerdo con el regletazo en la palma cuando se contravenían los normas del profesor pero tampoco se puede dejar a 30 niños que hagan lo que les dé la real gana… Cuando yo era pequeña y hacía algo mal en el cole (pocas veces porque era una niña bastante buena) me castigaban y te puedo

    27 mayo 2010 | 12:24

  9. Dice ser brujanoni

    He entrado porque me ha llamado la atención el título. Solo quería decir la tristeza que siento, junto a muchos compañeros y amigos, por el fallecimiento de don Jose Manuel Esteve, nuestro profesor en la carrera de Pedagogía, un referente en España en Europa, y una magnífica persona por encima de todo.

    Todos tenemos un profesor que nos ha “tocado” en algún aspecto de nuestra vida, para muchos fue él, Esteve.
    Mi mas sincero recuerdo para él.

    27 mayo 2010 | 12:26

  10. Dice ser Amayya

    (se me cortó… jajaja) asegurar que me cuidaba muy mucho de volver a hacer la misma gamberrada… o sea que en algunos casos el castigo sí sirve.

    27 mayo 2010 | 12:26

  11. Dice ser Elena

    Yoops tienes toda la razón.
    Es increíble que se atrevan a dar normas a los educadores y que lo que más se apoye sea la falta de respecto y de disciplina, cuanto “enteradillo” hay y cuánto mal se hace a los niños con esto, luego, cuando son mayores se nota lo mal que se les ha enseñado.
    Harta de escuchar que “ahora a la maestra se la llama tutora”. La tutora o tutor es designado/a para hablar con los padres en nombre del resto de profesores y encargarse de transmitir los problemas. Un profesor sigue siendo un profesor, no es diferente de un tutor. Tutor de curso hemos tenido todos y era, a la vez, el profesor de alguna asignatura, qué manía de querer descubrir lo ya descubierto y confundirse uno mismo y a los demás.
    Y que hay quién no se apea del burro en sus errores y se cree que lleva la razón por derecho.

    27 mayo 2010 | 12:28

  12. Dice ser psicorous

    Ya, ya… como se nota que el crío todavía es pequeño…

    Es el tremendo error de la mayoría de padres actualmente, que creen que sólo tienen la obligación de educar los profesores, cuando en realidad el mayor peso de la educación y el respeto por los demás tiene que pasar por los padres. Un niño que llega con una buena base desde su casa no va a tener ningún problema con los profesores, y a las pruebas me remito, lo que visto demasiadas veces ya.

    Y eso de cuidar el vocabulario, también empieza en casa. Lo del castigo ya me parece la monda. Yo de pequeña no copié ninguna frase porque fui muy quietecita y obediente, però mi hermana mayor se hartó de copiar por rebelde y no veas como se lo agradece ahora a mis padres, porque con eso aprendió, y es un tipo de castigo que no inflinge mal alguno, solamente quita tiempo para hacer otras cosas (ella aprendió a escribir con varios bolígrafos a la vez y con ambas manos, o sea que mira si aprendió).

    Más educar los padres y menos cargar las culpas a los maestros de la falta de educación de sus hijos. Los hijos casi siempre son un reflejo del comportamiento de los padres.

    27 mayo 2010 | 12:30

  13. Dice ser ANGELA

    Muchos de los puntos que has comentado me parecen una soberana estupidez. Como se nota que no eres profesora, por lo que no sabes lo que es tener que llevar una clase de 15 o 20 alumnos como poco.

    Si dejamos que los niños hagan lo que quieran, como quieran y cuando quieran como tú sugieres, apaga y vámonos, se nos crian salvajes y luego a ver como los metes en vereda. A mi de pequeña me castigaron más de una vez, porque era muy habladora, me distraía con facilidad y no dejaba escuchar a los demás. Por eso no me traumaticé, al revés, aprendí disciplina y a respetar a los demás.

    Hoy en día, y debido al tipo de vida que llevamos (trabajo, horarios, etc.) la mayor parte de los padres no tienen el tiempo suficiente para educar a sus niños y pretenden que en los colegios el profesor haga también el trabajo de los padres, que es principalmente el de educar, pero también quieren que no regañen ni castiguen nunca a sus niños. Pues ya me diras como.

    En fín, que más puedo decir, que en teoría tu discurso queda mi bonito, pero dista mucho de la realidad. Baja de tu nube.

    27 mayo 2010 | 12:55

  14. Dice ser ines

    ¡¡¡Anda qué….!!! Me da la risa floja sólo de imaginar a esta persona dentro de una clase, pero más dentro de una clase de un centro de difícil desempeño (sí, una etiqueta).
    Prueba a pasar, sólo una semanita, dentro de cualquier clase, de cualquier colegio, con esas normas.. para el martes ya tienes publicado un nuevo post rectificando tantas tonterías.
    Así van los niñ@s, con padres que no respetan el buen hacer de la mayoría de los maestr@s.

    27 mayo 2010 | 13:06

  15. Dice ser Valeria

    Soy maestra de Primaria y me parece que SIEMPRE intentamos corregir a los maestros (y miramos la paja en el ojo ajeno, pero no la propia). Me gustaría saber que si alguien es capaz de exigir todo ese catálogo de normas también lo sabe aplicar en casa. Nada más que eso.

    Muchas gracias!

    27 mayo 2010 | 13:09

  16. Dice ser Niñera

    Pues a mi me gusta, estoy estudiando para ser maestra de audición y lenguaje y todo lo que dice ahí son cosas que te enseñan en la carrera y que después a la mayoría se les olvida.

    Me alegra ver que cada vez más profesores se atreven a salirse de la norma y de la comodidad.

    Gracias por el post!

    27 mayo 2010 | 13:12

  17. Dice ser .Partisano.

    A los niños hay que controlarlos como hace César Millán con los perros. Un toque de atención para sacarlos del estado e excitación y premiarlos sólo cuanto estén relajados y sumisos.

    27 mayo 2010 | 13:14

  18. Dice ser David

    Muy bien!!!, derechos derechos y más derechos… y ni un sólo deber de los niños, que son como las florecillas del campo que se marchitan, angelitos….

    Por tonterías como estas, es por lo que hoy en día afrontamos en las aulas las tonterias de muchos niños irreverentes…

    Mi abuela decía otra frase muy celebre también:

    Cuando seas padre, comerás huevos….

    Pues eso, al niño lo del niño, DISCIPLINA que no es una palabra tan fea ehhh

    27 mayo 2010 | 13:14

  19. Dice ser Maria

    Tres echarme unas buenas risas con la lectura anterior creo que es el momento de dejar mi opinión: como madre de un bebé y como maestra.
    Hay puntos que me parecen acertados: Puntos 1 , 2 , 4 , 5 y el 7 con alguna puntualización.
    Pero el resto me parecen una estupidez.
    ¿Que no hay que poner malas calificaciones a los niños?. Pues entonces que no vayan al colegio. Las calificaciones sirven para indicar los puntos en los que debe esforzarse más. Si no tendremos en el futuro adultos analfabetos funcionales. Así escriben hoy en día los niños que para poner una palabra sin falta de ortografía escriben 100 mal; por poner un ejemplo.
    El orden y los horarios son fundamentales para el correcto desarrollo de los niños y no es que se les esté alineando ni educando borregos. Si antes de escribir blogs se mirase un poco de psicología y desarrollo infantil se sabría.
    El desobedecer y llevar la contraria. Lo que es cierto es que hay que dejar a los niños que expresen su opinión. Los niños no están en clase para escuchar, sino para participar (cuando lleguen a la facultad ya tendrán que estar calladitos y aprendiendo como loros las materias). Además esa participación también es fundamental para el desarrollo de sus capacidades cognitivas: deducción, lógica, etc… Pero siempre dentro de un orden para propiciar la participación de todos los alumnos. Con lo cual tienen que seguir unas normas de obediencia.
    ¿Hablar en clase no es señal de mala conducta?. ¿Y donde está eso de no interrumpir a los demás cuando hablan y de escuchar cuando te están hablando?. Quien escribió estos puntos es la típica persona que sólo se escucha a sí mismo y no muestra el respeto debido a los demás.
    Y respecto al punto 10 ¿qué opina de los padres que cuando llegan sus hijos a casas les enchufan delante de la tele o de la play para que les dejen tranquilos?. Que les lleven al parque a jugar como hacíamos nosotros cuando éramos pequeños.
    Como decía al principio, ésta es sólo mi opinión.

    27 mayo 2010 | 13:16

  20. Dice ser .Partisano.

    Por muy jóvenes que sean, o se les empieza a “adiestrar” y educar en las normas de convivencia, o cuando sean mayores no habrá quien los eduque o simplemente costará un esfuerzo mayor hacer que aprendan algo.

    Lo de la “esencia” me ha matao…

    27 mayo 2010 | 13:18

  21. Dice ser Zaragozana

    Con algunos de los puntos estoy de acuerdo. Otros muchos podrían ser el ejemplo del resultado de muchos niños/as maleducados de hoy: sin ninguna tolerancia a la frustración, sin normas casi de ningún tipo, etc, etc, etc.
    Bien, los niños son niños, pero necesitan la adecuada disciplina y el órden, los horarios y el respeto a los demás son algunas de la cosas necesarias.
    Con todos los respetos, si no les enseñamos a dormir, (que duerman donde y como quieran), no es extraño que también después estemos de acuerdo con esto, (no seré yo, desdeluego).

    27 mayo 2010 | 13:24

  22. Dice ser Uno de esos maestros...

    Querida autora del post:

    Solo te hago una preguntita, si tuvieras 30 niños de 4 años todos hijos tuyos (entiende el símil) en casa durante cinco horas todos los días, ¿seguirías todos tus consejos al pie de la letra?.
    ¿ Les consentirias que te ensuciaran tu casa, tus cosas, a tus visitas, a sus amiguitos cuando vengan a casa?. ¿Les consentirías que lo rompieran todo eso con esfuerzo y con cuentagotas te dan desde Consejería?. ¿Les consentirías que mintieran descaradamente cuando les pillas comiendose el almuerzo de otro niño al que deja sin comida porque la suya no le gusta y su madre o padre, quien le prepara el desayuno no sabe que eso no le gusta y lleva dos meses poniéndoselo a diario para el recreo?.
    Si es así, perdona por esta contestación que te doy, y cuenta con mi más sincera admiración.

    27 mayo 2010 | 13:35

  23. Dice ser Lara

    Quien ha escrito este artículo está claro que no tiene ni idea de la dificultad a la que se enfrentan muchos educadores a la hora de impartir clases.
    Estoy totalmente de acuerdo, que después de la familia, el educador es la base sobre la que se edificarán las futuras generaciones y también en que hay que enseñar una serie de valores.
    SIn embargo yo invito a este “crítico” a ponerse delante de 25 alumnos saltando, hablando, riendo…

    Y a propósito de esto dejo aquí un gran poema de un gran escritor, Gabriel Celaya

    “Educar es lo mismo
    que poner un motor a una barca…
    hay que medir, pensar, equilibrar…
    … y poner todo en marcha.

    Pero para eso,
    uno tiene que llevar en el alma
    un poco de marino…
    un poco de pirata…
    un poco de poeta…
    y un kilo y medio de paciencia concentrada.

    Pero es consolador soñar
    mientras uno trabaja,
    que ese barco, ese niño
    irá muy lejos por el agua.
    Soñar que ese navío
    llevará nuestra carga de palabras
    hacia puertos distantes, hacia islas lejanas.

    Soñar que cuando un día
    esté durmiendo nuestra propia barca,
    en barcos nuevos seguirá
    nuestra bandera enarbolada.”

    27 mayo 2010 | 13:38

  24. Dice ser aam

    Este artículo del blog me parece muy divetrtido
    Leyéndolo me he reido mucho, pero lo mejor son los comentarios, con la mayoría me he desternillado
    Muy ameno, dá gusto leerlo. Y los comentarios lo mejor, muy didácticos la mayoría

    27 mayo 2010 | 13:47

  25. Dice ser Armando

    Lo primero que veo es que el has creado post debate y polémica, lo cual espero sea lo que pretendieras por que los puntos en su mayoria son inasumibles en clases de al menos 25 alumnos como se ha dicho o incluso una clase con distintas edades, que por desgracio o no , todavía se dan en esta España nuestra.
    Los puntos me dan la impresión que estan genial en un mundo perfecto utópico en el desde los 3 años sabemos distinguir el bien del mal, sabemos respetar al prójimo y sabemos nuestros derecho y tambien nuestros “deberes”, si alguien cree que con 3 años saben todas estas cosas y no hace falta enseñarselas e inculcarsela a los niños, pues entonces el post es correcto, pero….

    27 mayo 2010 | 13:55

  26. Dice ser Miriam

    ffffffffffffffffffffffffffffffff

    27 mayo 2010 | 13:56

  27. Dice ser Caty Gata

    Recibí hace unos días este escrito por email… es fantástico, lo reenvié a toods mis contactos.

    Miauuuuuuuu
    (\____/)
    (=0_0=)
    (“)___(“)
    http://www.videosdegatos.eu/

    27 mayo 2010 | 13:56

  28. Dice ser Miriam

    Hola, os mando este artículo que he encontrado

    27 mayo 2010 | 14:04

  29. Dice ser CARMEN

    Mira que te leo desde hace años pero esto no me lo esperaba. Creo que este hombre no sabe lo que dice, no tiene ni idea de lo que es educar y dudo mucho que nunca haya castigado a su hijo o le haya dicho esto no se hace……. creo que en esta sociedad se esta perdiendo el respeto y la educación y es una pena

    27 mayo 2010 | 14:04

  30. Dice ser Bravisimo

    Quien ha escrito esto nunca ha estado delante de unos niños e incluso no debe de tener hijos, porque decir que:

    8.- Desobedecer y llevar la contraria no convierte a un niño en “Malo”, más bien es signo de inteligencia. ¿O será que lo que te inquieta es que ese pequeño pueda ser más brillante que tú?

    es la leche! O sea que si te desobedecen es por brillantez?
    Bravisimo!

    27 mayo 2010 | 14:05

  31. Dice ser Toño

    No he podido resistirme a escribir, a pesar de estar comiendo en el cole, hacer guardia de comedor y tener que preparar un examen.
    Es muy bonito y queda muy bien todo este tipo de comentarios sobre lo ideal…
    Pero la realidad es que la escuela es una isla en medio del océano, desprestigiada y sin apoyo ni de padres(en general), administraciones …
    Por eso, quiero decir a tod@s los que se dedican a la educación: GRACIAS por vuestro esfuerzo y dedicación (aunque solo recibamos palos) , por la preocupación (aunque los padres no se preocupen nada más de que aprueben sus hijos), por trabajar en el futuro de nuestra sociedad. ¿Que hay más grande?
    Sigamos trabajando con la ilusión del primer día a pesar de todo!!!

    27 mayo 2010 | 14:06

  32. Dice ser YVNNA

    POR FAVOR QUIERO QUE ME ENVIEN ESTE ARTICULO A MI CORREO ELETRONICO A, pro1423@hotmail.com , YA QUE LO CONSIDERO DE VITAL IMPORTANCIA PARA MI,ME GUSTARIA COMPARTIR CON ALGUIEN MAS.

    27 mayo 2010 | 14:13

  33. Dice ser aNA

    Os paso la carta que me pasaron proveniente de un maestro:

    Un día como hoy en un aula de 26 alumnos-as de 3 años.

    Entran en ” semi fila” porque se despistan, se sueltan, algunos se vuelven hacia la puerta porque no quieren entrar, … tiras de ellos hasta el aula. Quito la mayoría de los chaquetones porque ellos solos no son capaces ya que encima del chaquetón llevan envuelta una gran bufanda, gorro y guantes que hay que guardar en los bolsillos de cada uno con cuidado no vaya a ser que se pierdan y la madre te lo recrimine durante toda la semana.

    Talegas con el desayuno por el suelo, unos sentados en su sitio, otros corriendo por el aula. Se pone orden levantando la voz y terminando con un golpe de silbato o de tambor. Las 9.20, por fin se han sentado todos. Hacemos asamblea, repito más de 20 veces que para hablar hay que levantar la mano, hay que respetar el turno, unos escuchan, otros están en su mundo y otros, después del gran tazón de cereales de desayuno que les han puesto en casa sienten la llamada de la selva. En mitad de la asamblea 7 niños se levantan porque quieren hacer ” caca “. Según van acabando hay que limpiarles el culito, porque no saben y se llenan ropa, manos, baño y a otro compañero si se acerca demasiado. Además, si va manchado de caca a casa, la madre te lo recriminará toda la semana y lo contará en las reuniones de madres de los cumpleaños de los niños-as. Y limpio mocos.

    Empezamos el trabajo por rincones, y los no contentos con su tarea del momento se levantan, le quitan el material a otro compañero, grito, agresión, llanto,… niño a la silla de pensar. Así 3 uno detrás de otro.
    Cambiamos de tarea y vuelta a empezar, grito, agresión, llanto, … limpio mocos, limpio mocos.

    Para recoger el material yo pido, yo vuelvo a pedir, yo toco el silbato, yo toco el tambor y termino GRITANDO: A RECOGER A ORDENAR CADA COSA EN SU LUGAR, a la vez que voy cogiendo cosas del suelo.

    Hora del aseo, por grupos se lavan las manos y van al baño. Reparto jabón, reparto servilletas, reparto papel higiénico, uno se sube al lavabo, otro empuja porque iba el primero, uno mete el dedito en el grifo, agua por todas partes, pis fuera, cola de niños pq todos los baños están ocupados porque 4 están haciendo caca.

    Desayunos, señorita ábreme el zumo, señorita se me ha derramado el zumo, un yogur abierto en el suelo, galletas oreo pisoteadas, yo no quiero pan, a mi ésto no me gusta, llanto me quiero ir con mi mamá, seño pélame la pera y limpio mocos. Anda, fulanito ha vomitado.

    Recogemos y 15 minutos para volver a poner los chaquetones. Patio y madres en la muralla vigilando que a sus hijos no les pase nada, porque las maestras ¿ para qué estamos?
    Señorita mocos, señorita pipi, señorita fulanito me ha pegado, menganito no te subas en el árbol, periquito no muerdas, las piedras no se chupan, la arena no se come,limpio mocos, limpio mocos, limpio mocos …

    Vuelta a clase, colgamos chaquetones en las perchas, limpio caras con toallitas, manos con agua y jabón, y vuelta a la tarea: no se pinta en la ficha del compañero, los papeles a la papelera, el cuaderno no se come, con el lápiz no pintamos el suelo, limpio mocos, limpio mocos, limpio mocos…

    Hora de la salida: la familia agolpada en la puerta para que su hijo-a salga el primero, me piden explicaciones de por qué un niño se ha arrancado la postillita de la frente, otro dice que se ha raspado el dedo con el suelo, otro que no se ha tomado el zumo, otra madre preocupada porque el niño ha bebido poca agua, y otra porque su niño ha salido de clase con mocos, una bufanda que no aparece, un guante perdido desde la semana pasada, una botella de agua que no es suya, …

    Llego a casa con la coleta al lado, la boca seca porque no me acordé o no tuve tiempo de beber agua, y una vecina que me dice, andaaa ehhh ya hasta mañana, que poco trabajáis los maestros. Así con 67 no, con 80 podríamos jubilarnos y tan frescos.

    27 mayo 2010 | 14:18

  34. Dice ser Ele

    Así nos va, con una generación de niños mal educados, irreverentes, irrespetuosos, groseros, difíciles, tiranos e insoportables. Niños de padres “listillos” que no tienen ni idea de educar, que envían a verdaderos problemáticos a las aulas y que, encima, se permiten el cuestionar a los profesores e intentar imponer su voluntad.Siguiendo estos estupídisimos puntos es imposible hacer algo provechoso con los niños, estarían como las cabras del monte, así van a los colegios y así se les enseña en las casas.
    Es lamentable y penoso que alguien se haga eco de algo así.
    Pienso que no hay que complicarse tanto con enseñar a un niño, no es tan complicado, no es necesario leer tanto, rebuscar tanto y darle tantas vueltas. Es cuestión de sentido común y de tener una buena base como personas, la educación de un hijo empieza veinte años antes de que éste nazca. Si los padres no tienen educación o no prestan la debida atención a sus hijos por tanta obligación laboral y otras memeces que se buscan, no hay remedio, los colegios no son milagrosos.
    Las futuras profesoras que “dan las gracias prácticamente de rodillas” por esta payasada que han puesto hoy aquí, se nota que anda aún en los Mundos de Yupi, que no tienen ni idea de lo que es la práctica y, lo que es peor, si piensan seguir estos consejos, mejor sería que se dedicaran a otra cosa, porque van a ser pésimas profesionales.

    27 mayo 2010 | 14:19

  35. Es una pena que me anime a comentar en un lugar que leo muy a menudo y que me gusta justo las cosas con las que no estoy de acuerdo.

    Me produce una pena inmensa leer escritos o escuchar opiniones como la que reflejas aquí. Detrás de este edulcorado escenario teatral sólo se esconde la ausencia más total de reflexión profunda.

    Mi familia fue exigente conmigo: me enseñó que el orden; el respeto a personas, animales y cosas; la responsabilidad sobre mis actos y el afán por hacer lo mejor posible las cosas te hacían mejor persona. Tuve que aceptar que me riñiesen si mi comportamiento había sido inadecuado. Según el escrito que reproduces fueron poco menos que maltratadores… pero eso no es así en absoluto, educar en preparar a alguien para vivir en el mundo y de dotarle de la madurez necesaria para tomar decisiones propias y de la inteligencia suficiente para establecer diferencias.

    Sólo puedo remitirme a las pruebas: la educación familiar sigue cada vez más los presupuestos pseudopedagógicos que mencionas y te puedo asegurar que el resultado es absolutamente desolador. Las normas que recoges son las mejores para crear inadaptados sin límites claros, sin recursos para lidiar con la frustración y con muy pocos alicientes para mejorar como personas en cualquier aspecto de la vida.

    La exigencia y las correcciones que cualquier niño necesita no suponen ni falta de cariño, ni de comprensión ni de apoyo. Todo lo contrario, ninguna de esas cosas se dan verdaderamente a un hijo sin unas normas claras y unos límites. Llamar a todo eso de forma genérica “Infierno” quizás necesitaría un estudio psicológico para el profesional que lo afirma.

    Como no volvamos al sentido común en la educación de nuestros hijos y dejemos tantas tonterías pseudopedagógicas la sociedad asumirá las nefastas consecuencias.

    Y por cierto, no puedo terminar sin decir que la expresión escrita de este señor deja bastante que desear. Pero claro, como el usar adecuadamente el castellano debe ser para él tan poco importante como la ortografía, el orden, la disciplina y la concentración.

    27 mayo 2010 | 14:47

  36. Dice ser maestras

    Si, eso es lo que te enseñan en la Universidad y tal. Con 22 años y en mi primer año como maestra de Infantil en un colegio público, empecé así mis clases, de buenas, en plan participativo, políticamente correcto y tal. No te puedes imaginar. Niños que se pegan unos a otros, me sacan la lengua, insultan, tiran cosas, se ríen en tu cara, se niegan a hacer lo que les dices con un “no quiero”… La clase era un campo de batalla, destrozaba mis nervios y llegaba a casa temblando, a pesar de que me encantan los niños y de que soy una persona con una paciencia infinita. Te juro que ¿Sabes cómo he conseguido poder dar clases medio en condiciones en estos últimos días?
    Te explico. Seria. Orden en plan “aquí se hace lo que yo digo”. Cualquier niño que se levante, hable cuando no le corresponde… se escribe en la pizarra y se le cataloga de niño malo. Y mientras explico o hago actividades, con una mano en el móvil fingiendo que a la más mínima , llamo al director del colegio. Y no hay otra. O lo tomas, o lo dejas.

    27 mayo 2010 | 14:57

  37. Dice ser Suni

    Creo sinceramente que el autor de la carta o tiene algún trauma infantil no superado o vive en los mundos de Yuppie. ¡Vaya sarta de tonterías! Así nos va hoy en día con la educación.

    En mi opinión, padres en primer lugar y maestros en segundo lugar, debemos inculcarles educación y respeto, no dejarles “libres” para que no se traumaticen.
    ¿O acaso cuando tengan que trabajar les van a dejar libertad para jugar o moverse fuera de su sitio o no respetar horarios, etc.?
    La vida yo la entiendo así, con normas, horarios y disciplina. La anarquía sólo conduce a la tiranía por parte de unos y el sometimiento a otros.

    MR es evidente que el autor no es maestro y no tiene hijos, pero parece mentira que te hayas decidido a publicarlo.

    Saludos.

    27 mayo 2010 | 15:15

  38. Dice ser ainss

    Lo mejor de todo es el tono chulesco-desafiante de los presuntos profesores/maestros que comentan, “anda ya, enteradilla”, “baja de la nube”, “no tienes ni idea”, “menudas gilipolleces”…Francamente, si vuestra manera de educar incluye menospreciar e insultar a aquellos con quienes no estáis de acuerdo, decidnos dónde ejercéis…para no llevar ahí a nuestros hijos ni de paseo.

    27 mayo 2010 | 15:19

  39. Dice ser sara

    muchas veces nos toca exigir en casa los modales, el orden, el respeto y la educación en general que no se les exige en casa. Somos educadores, por supuesto, pero la educación de los pequeños no nos corresponde sólamente a nosotros…
    para que los niños hagan lo que deseen en el momento que deseen ya está la selva, nosotros nos encargamos de educar y transmitir valores e intentar que con el paso de los años se conviertan en personas íntegras capaces de llevar una casa, una familia, un trabajo, y un largo etc. Y lo siento mucho, pero la disciplina en la medida justa no es negativa, y el orden tampoco lo es, y el respeto hacia el resto de los compañeros tampoco lo es…

    mire usted. Póngase en una clase, delante de 25 niños y siga al pie de la letra lo que ha dejado aquí escrito… no hace falta más, para que se de cuenta de que alguna de sus pautas son completamente absurdas e inservibles.

    un saludo

    27 mayo 2010 | 15:24

  40. Dice ser Lali

    Toda mi generación y alguna posterior, hemos sido educados en el respeto, en la disciplina, en el orden y en la educación, no por ello sin cariño, sin atención o sin interés. No conozco a nadie traumatizado por esto, ni que recuerdo su etapa escolar como un “infierno” o que se sienta “esclavo robot”, al revés, todos recordamos esos años como bonitos, cariñosos, divertidos,…y somos personas con educación y con formación, personas que distinguimos entre lo que está mal y lo que está bien, dónde termina nuestra libertad y empieza la de los demás, sabemos respetar a nuestros mayores y ¡milagro! no cometemos faltas de ortografía y nos sabemos las capítales del mundo, todo esto entre muchas otras “cosillas” aprendidas en esos colegios “infierno” y habiendo recibido educación por parte de nuestros padres, esos que nos han levantado la voz cuando les hemos hartado, nos han castigado sin salir alguna vez y hasta nos han dado una colleja (menudos padrastrones sinvergüenzas). Con ese mismo método educo yo a mis hijos, enseñándoles lo mismo que me han enseñado a mí mis padres y haciéndoles respetar el colegio y a sus educadores como lo hice yo. No quitando la razón al profesor, no creýendomo todo lo que dice el niño y no criticar a sus maestros jamás delante de ellos. Valorándole por supuesto su esfuerzo, pero diciéndole que ha de aprobar y procurar sacar buenas notas, que en clase no se habla y se escucha y que lo que le diga el profesor lo tiene que respetar porque se preocupa por él y le desea lo mejor.
    Está claro que los niños no participan en conversaciones de adultos y que si se les dice que se callen, se callan, que no mandan en casa más que sus padres y que tienen que tener modales al pedir las cosas. No creo que nada de esto sea traumático, el trauma surge cuando dejas al niño hacer lo que le dá la gana y cuando ves que se está yendo de las manos intentas hacer lo que no has hecho nunca, educarle, ahí ya no admite disciplina y se convierte en un rebelde y un desobediente.
    No me parece adecuado el educar a un hijo según métodos ajenos (tipo el panfleto ése que está publicado aquí), esos métodos “modernos” no son más que un saca cuartos y sólo convencen a quién no tiene ni idea de educar a un hijo y está perdido, cómo no sabe, busca por internet, ¿dónde se ha visto que se educe a un hijo con instrucciones?, así son los niños de ahora, estúpidos y maleducados, niños autoritarios a los que no te sale decirles ni una gracia porque son repipis y asquerosos.

    27 mayo 2010 | 15:26

  41. Dice ser Estupefacta me hallo

    Simplemente lamentable. Si los maestros de tus hijos son como dices buenos profesionales – cosa que no dudo, porque en esta profesión abundan los buenos profesionales aunque no queramos creerlo – sabrán explicarte por qué muchos de los puntos que enumeras son simplemente sandeces. La disciplina no está reñida con el cariño. Desafortunadamente muchos padres no lo saben.

    27 mayo 2010 | 15:29

  42. Dice ser sarita

    Yo voy a dar mi opinión como alumna que fui.
    El temario que se da durante toda la educación primaria y secundaria es muy fácil, todo el mundo puede sacar muy buenas notas, por tanto nunca se llega a apreciar la diferencia entre listos y tontos sino el grado de motivación. La mayoría de los que sacan buenas notas no lo hacen porque les encante aprender, más bien por miedo a lo que dirán sus padres o la sociedad. Hay gente que no llega a tener ese miedo y entonces las notas no le dicen nada.
    Creo que hay un grave error de concepto en la educación, se da demasiada importancia a las notas pero en realidad lo importante es que todos los alumnos lleguen a adquirir los conocimientos básicos, aprendan a razonar, evaluar la calidad de la información que reciben… y esa debería ser la función del profesor.
    Hoy en día la mayoría de los veces el colegio solo se dedica a etiquetar a los alumnos desde que empiezan, malas notas= tonto; buenas notas= inteligente; y así se queda porque nadie hace nada para solucionarlo. Las notas solo deberían servir para orientar al profesor quien necesita ayuda, que se sienten con él a explicar lo que le atasca (suele ser la menor de las veces), ayudar a que adquiera motivación por aprender o que le ayuden a tener una rutina de trabajo (suele ser el problema más habitual). Muchos no pueden hacer esto solos y sin ayuda se les condena al fracaso durante toda su estancia en el colegio.
    La educación es demasiado pasiva desde la escuela hasta en la universidad, la función del alumno es estar sentado mientras le dan toda la información digerida y le mandan lo que tiene que hacer y este lo hace.
    Mis sugerencias para mejorarlo serian:
    _ Que los alumnos trabajen en grupos o parejas para que los que vayan deprisa ayuden a los más lentos. La función del profesor es que los que aprendan rápido no se consideren superiores al resto sino que den utilidad a su condición, que no se fomente la competitividad y que los alumnos no le tengan miedo sino que vean que él/ella está para ayudar y guiar y no para clasificar y señalar al que no sabe.
    _Hacer las clases más participativas, por ejemplo, que los alumnos se encarguen de preparar las clases y sean ellos los que expongan el tema a sus compañeros, que se hagan debates sobre los temas tratados…
    _Que cada alumno sea tutor de un alumno de un curso inferior y se encargue de guiarlo, esto también sería evaluado.
    _Que no se obligue a tener los libros recomendados, sino que los alumnos aprendan a buscar la información que necesitan y que contrasten con otras fuentes o que sepan adaptar los libros de sus hermanos mayores…

    27 mayo 2010 | 15:29

  43. Dice ser Rosilla

    Pues nada, desde bien pequeñitos les dejamos que hagan lo que les de la gana. Que desobedecen, les damos un premio; que llevan la contraria, les aplaudimos; a los “brutos” les decimos que como son niños, pueden seguir haciendo el animal y empujando a sus compañeros, total, son niños.

    Y luego, cuando crezcan un poco (porque crecerán y no siempre serán niños) y sigan siendo brutos, desobedientes y haciendo lo que se les ponga en las narices, irán los padres a quejarse a los maestros de que no les enseñan nada en la escuela.

    Y cuando sigan creciendo y ya no vayan a la escuela a ver quién es el guapo que les dice que en este país hay derechos, pero también hay deberes y que si no se lo enseñaron en la escuela es porque “eran niños” y no se podía “matar su esencia”.

    27 mayo 2010 | 15:31

  44. Dice ser yosolo

    Vamos a ver Ainss, que parece que no has leido bien. Los maestros que aquí estan hablando no están diciendo que esten de acuerdo con las humillaciones, leételo de nuevo.
    A las de PT y AL que dan las gracias, decirles que como se nota que ellas se llevan a uno o dos niños a un aula aparte, que es muy distinto dar clase a 25 o 30 niños a la vez. Y si no, preguntadle a vuestras compañeras. ¡Ah, por cierto! en la facultad lo que dan es pedagogía barata por parte de gente que no han pisado jamás un aula.

    27 mayo 2010 | 15:36

  45. Dice ser carla

    Lo mejor de todo el comentario de aNA.
    Respecto a los puntos del texto no tengo mucho más que añadir que lo que ha dicho ya mucha gente aquí. La mayor parte son soberanas tonterías.

    Los niños tienen que aprender muchas cosas y entre ellas disciplina, respeto, orden, etc… más que nada porque en la vida cuando eres adulto necesitas todas esas cosas. Cuando llevas una vida de adulto has de ser disciplinado y ordenado en tu trabajo. Has de ser respetuoso con la gente y has de saber estar.

    Cuando has de presentar un papeleo oficial hay plazos y normas. Si un niño aprende en el colegio a entregar sus trabajos en el plazo y a seguir las normas luego tendrá menos problemas.
    Si un niño no aprende esas cosas de pequeño mal le va en la vida.

    Está muy de moda lo de que no hay que reñir y dejar desarrollarse a los niños, pero eso es un mundo ideal muy lejos de la realidad.
    Los niños tienen que aprender para vivir en el mundo cuando sean adultos.

    27 mayo 2010 | 15:40

  46. Dice ser ainss

    Yosolo:
    He leído bien, no te preocupes. Y lo que me asombra no es lo que dicen , SINO EL TONO en que lo dicen. Repasa las intervenciones que cito y verás que le dicen a la autora del post “que va de enteradilla”, que “baje de la nube”, que “menudas gilipolleces”. Yo no estoy de acuerdo con muchos de los puntos del texto, pero no me parece correcto hablar de “gilipolleces”;a veces estoy de acuerdo con lo que leo en este u otros blogs y otras no, pero de ahí a ponerme desagradable y llamar a alguien “enteradilla”…pues va un ratillo. Pero esto, como todo, va en caracteres y en la educación que uno tiene, y no hay que olvidar que éste es el país donde triunfa Belén Esteban; en cosas como ésta es donde se hace evidente el por qué.

    27 mayo 2010 | 15:51

  47. Dice ser Ele

    Ainss:
    Te has pasado, vas de “culta” y has resbalado, ¿tú la que no insultas?, pues ya lo has hecho con Belén Estéban (independientemente a que me guste o no) y con los demás al compararlos con ella.
    No dés a nadie lecciones de educación porque no eres la más indicada. Serás amiguita de quién escribe esto y te has sentido “ofendida” pero has de tener en cuenta que cuando uno escribe algo en un medio público está expuesto a las críticas, a que le rebatan y que no estén de acuerdo con lo que diga. ¿Hay que alabar y pelotear al que cuente cosas en un blog, aunque te parezcan soberanas gilipolleces como éste (por mucho que te pese es gilipollesco)?

    27 mayo 2010 | 16:03

  48. Dice ser ainss

    Ele:
    Que sí, que lo que tú digas, chato/a. Que si para ti esto es rebatir y criticar, pues pa’ ti la perra gorda. Ahora, que quien se pica, ajos come.

    27 mayo 2010 | 16:17

  49. Dice ser aNA

    De parte de mi hermana, profesora:

    Pues yo quiero recordar, bajo mi humilde opinión que…

    1. Somos los maestros los que estamos muchas horas con los niños, somos ejemplo en la escuela. Si es importante, por qué la familia en lugar de apoyar al maestro le crítica delante de sus hijos, le amenaza y pretende que sea el maestro el único ejemplo?

    2. Por qué un padre pide al maestro estar atento cada segundo sobre su hijo (solo mi tutoría es de 29 y tengo 250 en secundaria a la hora del recreo) pero él no sabe lo que su hijo está haciendo en su habitación con internet?

    3. Por qué un maestro es capaz de ver que un niño tiene problemas en casa y el padre no ve los del niño en el colegio hasta que llega junio?

    4. Por qué un maestro, que no come con una adolescente, ve que tiene síntomas de anorexia y sus padres no?

    5. Por qué un padre no hace caso de las advertencias que un tutor le da sobre problemas de bulimia, drogas, uso de redes sociales…. hasta que es demasiado tarde?

    6. Por qué un padre pone siempre por encima lo que su hijo le dice y jura, llega urgentísimo al colegio a pedir explicaciones y luego tiene que salir “con el rabo entre las piernas” ?

    7. Por qué ese mismo padre que ha venido urgentísimo para poner “verde” al maestro cuando éste le llama para tener una tutoría siempre está trabajando?

    8. Por qué un padre, a los 3 segundos de estar dando el niño la lata en el salón le manda a la habitación con un grito y el maestro no puede echar a un alumno del aula tras varios días, meses e incluso cursos dando la lata?

    Todo esto debe ser porque, claro, tenemos muchas vaciones. Pues ya sabéis, os cambio vuestros 3 jefes por mis 250 jefes-adolescentes, los 500 jefes-padres, el inspector, la consejera de la consejera del consejero de educación y a Gabilondo (ministro).

    Asi que, como maestra felicito a los padres que ven a la escuela como una continuidad de su hogar y no como el lugar donde dejar a sus hijos.

    Como madre felicito a los maestros que se llevan a su hogar los problemas de sus niños(alumnos).

    SALUDOS,

    27 mayo 2010 | 16:55

  50. Dice ser moi

    alucino con que lo hayas publicado. no regañar a un niño que habla cuando el resto escucha? sabes lo que es el respeto a los demás? ser muy consciente de que tus derechos acaban donde empiezan los derechos del otro. y eso se aprende desde pequeñito. muy fuerte también lo de que un niño que desobedece no es malo. eso ya lo sabíamos hace mucho, creo. pero eso no significa que no haya que explicarle al niño el porqué de nuestra petición y las consecuencias de sus actos. y lo de que ser ordenado no es fundamental para ser bueno??? hey, gracias por aclararnos esto pero aún así creo que la mayoría de la sociedad preferimos el orden al desorden porque te imaginas como sería el mundo si todos los niños y adultos fueran desordenados?
    no me gusta pecar de marisabidilla pero es que este post me ha parecido muy fuerte. pero tú has visto el blog de este señor??? sólo hace falta echar un vistazo para flipar.

    27 mayo 2010 | 17:13

Los comentarios están cerrados.